sábado, 27 de junio de 2020

DIME LA VERDAD

Después de mucho tiempo en suspenso, este blog ha resucitado, y lo hace porque tiene algo que contar.

Inicié mi andadura en esta bitácora con mucha ilusión por la literatura, ilusión que se fue desvaneciendo poco a poco con el paso de los días y por muy diversas razones.
No he dejado de escribir, aunque mis últimas publicaciones han sido de género juvenil. Ahora, sin embargo, vuelvo al público adulto para darle una oportunidad a esta novela que escribí en el año 2012, cuando esa ilusión de la que hablaba estaba intacta, cuando aún pensaba que vivir de la literatura (vivir, no hacerse rico ni famoso ni conocido) era posible, cuando escribía pensando en el lector, en lo que podía sorprenderle, gustarle, atraparle... 

Así nació DIME LA VERDAD, un thriller a caballo entre lo romántico y lo oscuro, una novela pensada para público generalista, aunque especialmente indicada para los amantes de las intrigas, una historia tan humana como inquietante, de las que no merecen la oscuridad de un cajón.

Está en Amazon, y aprovechando la fecha de su lanzamiento, participa en el concurso que la plataforma organiza cada año. Es lo menos importante para mí. Lo que me importa es que reciba su oportunidad, que salga del ostracismo en el que ha permanecido durante ocho años, que vea la luz. Y a partir de ahí, que sea lo que Dios quiera.

Se encuentra disponible en papel y ebook, empieza a despegar y está gustando.

6 comentarios:

Juji dijo...

Maribel, ¡que alegría verte de nuevo por tu casa! Entristece leer, que estás desencantada con ese mundillo literario. Pero, enorgullece que sigas ahí, que quieras seguir publicando, que le des otra oportunidad a tus letras. Me acabo de pasar por Amazon y ahí estás, ponderando tu novela. Me pondré a ello en unos días, en cuanto acabe la que estoy leyendo.
¡Ánimo y muchísima suerte!

Un fuerte abrazo sincero.

José Antonio López Rastoll dijo...

Escribir tiene algo de montaña rusa. Lo que para unos es terrorífico, para otros constituye un acicate. Pero todos, repito todos, adoramos esa sensación de dulce vértigo. Deseando subir a tu magia.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

¡Hola, Juji! Un placer saludarte después de tanto tiempo. Ha merecido la pena resucitar el blog solo por ver a l@s viej@s amig@s.
Gracias por tus buenos deseos.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Yo ya no tengo muy claro lo que adoro, Jose. Últimamente vivo sin vivir en mí.

Un abrazo.

Esther Planelles dijo...

Echaba de menos tu blog.

Como lectora de "Dime la verdad" debo reconocer que me ha sorprendido la calidad de la trama: engancha desde la primera oración, es malvada -incluso retorcida conforme avanza- y carece de ese regodeo en el morbo que tan de moda se ha puesto y que personalmente siempre rehúyo por su falta de elegancia. Otro aspecto a destacar es la desarrollo de los personajes: están tan vivos que mientras los acompañaba en su periplo por Alicante, tenía la sensación de compartir su día a día, cada paso que dan obedece a una idiosincrasia tan marcada que nada queda al azar o al capricho de la complacencia comercial.

No es fácil escribir una novela de suspense, mucho menos si posee tintes de novela negra con toques de un romanticismo para nada ñoño. Creo que te has superado dentro de la literatura dirigida al público adulto.

Creo que nada más tengo que decir, salvo que eres muy valiente al confesar públicamente tu desaliento frente a este oficio en el que has destacado como una profesional, no por méritos vacuos, no, sino por un trabajo de calidad (en otra época habrías podido vivir de tus novelas, aunque es posible que bajo un seudónimo masculino).

Gracias por haber rescatado esta historia, espero que esta civilización tan mutable te dé la oportunidad y el reconocimiento que en verdad te mereces.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Gracias por tu generosidad y tu cariño, Esther. Siempre me dejas sin palabras.
Un abrazo.