viernes, 30 de octubre de 2015

HALLOBLOGWEEN 2015




FIESTA DE HALLOWEEN

Llevaba un ojo colgando, las tripas fuera, y de vez en cuando un líquido verdoso repugnante brotaba de su boca. Fue el zombi que más me llamó la atención de toda la fiesta, y por ello no dudé en aceptar su invitación de salir a bailar. Se adivinaba que, debajo de su horripilante atuendo, se escondía un chico guapo. Me estrechó entre sus brazos y el frío de su cuerpo me paralizó. ¡Cuánta perfección había conseguido con su disfraz, ni siquiera se le apreciaba el acompasado ritmo de la respiración! Comencé a inquietarme. Hubiese jurado que su pecho no tenía latido y el hedor que despedía aquel sucedáneo de piel putrefacta era difícil de soportar. Fue entonces cuando me di cuenta. Mi peor pesadilla se hacía realidad. Era él. El joven al que había atropellado dos años antes a la salida de una discoteca causándole la muerte, cuando conducía pasada de copas. Fue imposible gritar, cuando quise abrir la boca ya me faltaba el aire. No pude escapar de su abrazo.

Este relatito participa en HALLOBLOGWEEN 2015, una idea original de Teresa Cameselle.

 


jueves, 22 de octubre de 2015

SEXTO TALLER EXPRÉS DE ESCRITURA CREATIVA


Llegamos a la sexta edición del Taller Exprés de Escritura Creativa, un formato de curso de gran aceptación entre las personas que disponen de poco tiempo, ya que se desarrolla en tan solo un par de días.

Tendrá lugar en Librería Ali i Truc, Passeig de les Eres de Santa Llucía, 5 - 7. Elche.

Los días 6 y 7 de noviembre próximos.

Viernes, 6 de noviembre, de 18 a 20 horas.
Sábado, 7 de noviembre, de 11 a 13 horas.

Inscríbete en la librería o llama al teléfono 96 545 38 64.

Precio: 20 euros.

Conocerás los conceptos básicos para enfrentarte con éxito al papel en blanco.

viernes, 16 de octubre de 2015

HALLOBLOGWEEN UN AÑO MÁS


La escritora y bloguera Teresa Cameselle nos convoca un año más a HALLOBLOGWEEN, que no es un concurso literario ni falta que hace, sino una reunión de amigos virtuales con la que llevamos años pasándolo terroríficamente bien.

Si escribes y tienes un blog ya puedes participar, no necesitas más, solo contarnos una historia breve que nos ponga los pelos de punta (aunque también las hay de las que nos hacen partirnos de risa). La actual convocatoria va de zombis. ¿Te animas?


jueves, 8 de octubre de 2015

ÚLTIMO REGALO




Ya en su lecho de muerte, al abrir el paquete vio salir una sombra oscura y se asustó. No imaginaba que, cincuenta años atrás, él había envuelto para ella un trozo de la noche en la que se besaron por primera vez.

Formará parte del libro de microrrelatos "Inspiraciones nocturnas II" (tema "la noche").



jueves, 1 de octubre de 2015

OCTUBRE




"No puedo decir que el marido de mi madre abusara de mí. Cuando era pequeña, de vez en cuando, me daba cariñosamente palmaditas en el culo, y a la edad de once o doce años, a medida que mi cuerpo adquiría nuevas y sugerentes formas, tuve que aguantar en alguna ocasión aquella patética frase de «qué tetas se te están haciendo». Pero no creo que ni una cosa ni la otra constituyeran un abuso.
No sabría cómo definir a Adrián. Físicamente sí, porque toda definición se reduce a una simple frase: tenía cara de bestia. Era un tipo de facciones groseras, pómulos anchos, nariz prominente, ojos pequeños, estrecha frente y pelo abundante y negro, en resumen, la viva imagen del primer hombre que habitó la Tierra, pero en contrapartida a su falta de armonía facial, como él mismo decía, tenía un buen mandao, razón por la cual jamás le faltaron novias. Definirlo humanamente ya resulta más complejo. Podría decir que se trataba de una persona sin aspiraciones, sin proyectos, que respiraba porque tenía un par de pulmones y le latía el corazón porque no le había llegado la hora de morirse.
Adrián entró en mi vida a la edad de cinco años y se convirtió en mi padre. El verdadero, el que se había encargado de suministrar el espermatozoide adecuado en el momento oportuno y en el lugar óptimo, había regresado a su Cuba natal un par de años antes, agobiado por el acoso constante de sus suegros, es decir, mis abuelos. Mi padre, un soñador impenitente, pájaro sin nido, escribía de noche y dormía de día, era un hombre extraordinariamente libre y mis abuelos, con quienes vivíamos entonces,  no estaban acostumbrados a esa clase de libertad, trabajaban la tierra de sol a sol, no tenían ni un  segundo  de  descanso,  y  debían  soportar  la  presencia de ese extranjero gandul, buscavidas y aprovechado sólo porque su cándida hija se había dejado preñar por él. Jamás le aguantaron, y por una simple cuestión de sangre tampoco me aguantan a mí. Y es que en el fondo somos dos gotas de agua emanadas de un mismo mar...".

Pertenece a "Octubre", del libro de relatos LOS MESES CUENTAN. En librerías, y por 0,99 euros en Amazon.