miércoles, 15 de julio de 2015

Y EL MÁS PRESTADO ES...

Está en las bibliotecas de Elche desde noviembre pasado y ya ha sido prestado más veces que otros títulos míos que llevan varios años. El peso de las horas gusta, convence, emociona y los lectores lo recomiendan. Las opiniones que de vez en cuando me llegan son inmejorables, aunque lo verdaderamente importante es que el boca a boca funcione.

Cincuenta y ocho préstamos registrados, más cuatro ejemplares en la calle en la actualidad, convierten a la novela finalista del Premio Azorín en la campeona.

Este verano puede ser un excelente momento para descubrirla. ¿Te animas?