lunes, 2 de noviembre de 2015

NOVIEMBRE




"...Apagó las luces del vehículo y en un instante el terror se apoderó de ella, la oscuridad era absoluta, no la conocía así, en estado puro, ni siquiera las estrellas brillaban. Giró la llave en el contacto y volvió a encender los faros al tiempo que buscaba nerviosa el teléfono móvil en su bolso. Tenía que llamar a Fran. Eran las cuatro menos cuarto de la madrugada, quizá su marido ni siquiera se había acostado, habría aprovechado su ausencia para ver algunas películas de vídeo que tenía grabadas y en cuanto le contara lo sucedido acudiría de inmediato a recogerla. Si se enfadaba o no era un asunto que a Carol no le preocupaba en ese momento. Por fin encontró el móvil. Estaba apagado, y con dedos nerviosos presionó el botón de encendido. El teléfono no respondía. Presionó de nuevo manteniendo el dedo sobre el botón varios segundos, pero aquel aparato no daba ninguna señal de vida. Recordó entonces que la última vez que lo había mirado en el pub para ver si tenía alguna llamada perdida de su marido marcaba batería baja, y claro, después de tres horas la batería se había descargado por completo. No se lo podía creer. Allí estaba ella, en una carretera solitaria, en plena madrugada, a mitad de camino entre su casa y la ciudad, con el coche averiado, sin teléfono. ¿Qué podía hacer? Le entraron unas tremendas ganas de llorar...".

Pertenece a "Noviembre", del libro de relatos LOS MESES CUENTAN. En librerías, y por 0,99 euros en Amazon.
 

6 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, recuerdo este pasaje, una aventura de suspense y pesadilla en la noche finalmente roto en el desarrollo por un final no esperado, aunque no sabría decantarme por un mes en concreto. Animo a aquellas personas que aún no lo hayan leído a que se hagan con un ejemplar de LOS MESES CUENTAN o que se lo descarguen de Amazón. Es un libro para tener en cuenta.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Para mí es más difícil todavía decantarme por un mes en concreto, aunque te confesaré que tengo especial debilidad por algunos. Noviembre nos trae un relato muy inquietante, muy del mes de los muertos. Especial para atrevidos.
Gracias por recomendarlo, Alicia.

Un abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

Buena forma de comenzar el mes. Tenemos que hacer un recital de cuentos alguna vez con autores de la tierra.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Un encuentro de tapas de la tierra acompañadas de cerveza tendría más éxito, Jose.

Un abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

Jajaja. Por eso he escrito un libro de montaditos literarios. Me falta la cerveza.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Pues oye, una lata de cerveza de regalo con cada libro de montaditos literarios y lo bordas. Una nueva forma de concebir, saborear y beber la literatura.

Un abrazo.