lunes, 16 de noviembre de 2015

ARRUGAS EN LA MEMORIA, de Felisa Moreno Ortega



 Ha caído en mis manos una joyita literaria.

Arrugas en la memoria quedó finalista en el XXX Premio Felipe Trigo y en el II Certamen de Novela Corta López Torrijos, y después de su lectura me reafirmo en lo tantas veces dicho: el género breve puede ser muy grande.

Como no quiero desvelar mucho de sus 101 páginas cargadas de emoción, secretos, misterio y belleza narrativa, me limitaré a transcribir el texto de la contraportada del libro, añadiendo que el arranque de la novela, a modo de prólogo, ya consigue dejar al lector pegado a la historia, y que la voz narrativa de Salvador, en primera persona, nos deleitará, nos hará sufrir, sentir rabia o dolor en cada capítulo. Es una ficción que bien podría ser realidad, por desgracia lo es en más de una ocasión.

Tras la trágica muerte de su compañera sentimental, Salvador siente la necesidad de regresar al pueblo donde Noelia vivió su infancia para conocer más de su pasado.
Un escalofrío premonitorio, la fugaz visión de una muchacha joven idéntica a Noelia o el halo de misterio que envuelve una vieja masía son elementos que se conjugan en la búsqueda de ese pasado doloroso que Noelia se negó a compartir en vida y que ahora parece aflorar entre la niebla, gris y húmeda, que recorre los pastos del olvido.

Una novela muy recomendable, con el estilo inconfundible de Felisa Moreno Ortega.

6 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, una propuesta muy interesante. La trama hace intuir episodios insospechados.
Gracias por compartir tus impresiones y por difundir la labor de otros compañer@s de camino.

Un abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

Hurgar en el pasado suele ser un material literario excelente. Como la ciencia avanza que es una barbaridad, igual dentro de poco se podrán hacer liftings de memoria. Y recuperaremos con total nitidez hasta los recuerdos más traumáticos de nuestra adolescencia.
Felicidades a la autora por no esconder estas arrugas en la memoria.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Es ciertamente interesante, Alicia, pero no he querido desvelar nada porque considero que una novela corta debe ser descubierta con la lectura. Creo que es obligación, no solo del escritor, sino también de cualquier lector, difundir todos esos libros que merecen la pena. Si no hablamos de ellos, no existen.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Seguramente la mejor fuente de inspiración, José Antonio. El pasado es el almacén del escritor. Quizás una memoria sin arrugas no sea del todo memoria, y Felisa ha sabido sacarle partido a esos pliegues en los que se esconden las vivencias más íntimas.

Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Aún no te había dado las gracias por traer mi novela a tu blog. Creo firmemente que los escritores debemos apoyarnos, sobre todo si se trata de obras de calidad, como son las tuyas, siempre recomiendo tus libros. Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Gracias a ti por escribir, Felisa, y por el apoyo que sé que me brindas.

Un abrazo.