viernes, 30 de octubre de 2015

HALLOBLOGWEEN 2015




FIESTA DE HALLOWEEN

Llevaba un ojo colgando, las tripas fuera, y de vez en cuando un líquido verdoso repugnante brotaba de su boca. Fue el zombi que más me llamó la atención de toda la fiesta, y por ello no dudé en aceptar su invitación de salir a bailar. Se adivinaba que, debajo de su horripilante atuendo, se escondía un chico guapo. Me estrechó entre sus brazos y el frío de su cuerpo me paralizó. ¡Cuánta perfección había conseguido con su disfraz, ni siquiera se le apreciaba el acompasado ritmo de la respiración! Comencé a inquietarme. Hubiese jurado que su pecho no tenía latido y el hedor que despedía aquel sucedáneo de piel putrefacta era difícil de soportar. Fue entonces cuando me di cuenta. Mi peor pesadilla se hacía realidad. Era él. El joven al que había atropellado dos años antes a la salida de una discoteca causándole la muerte, cuando conducía pasada de copas. Fue imposible gritar, cuando quise abrir la boca ya me faltaba el aire. No pude escapar de su abrazo.

Este relatito participa en HALLOBLOGWEEN 2015, una idea original de Teresa Cameselle.

 


14 comentarios:

Esther Planelles dijo...

Creo que tú has descrito al zombi mejor de lo que yo lo he recreado en el gif.
Parece que en el mundo del terror la ley del karma es implacable, así como la sempiterna advertencia de "cuidado con lo que deseas"...

Un abrazo.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Todo vuelve!... aún el karma de la culpa dentro de un contenedor de muerte
=)
Muy buen relato. Un abrazo

Sindel Avefénix dijo...

Nunca es tarde para vengarse, y en este caso hasta me ha gustado que gané el zombie.
Un relato contundente, atrapa y deja sin aliento.
Un beso.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Y llegó la venganza. La ingenuidad le fue fatal.

Mad El Mago dijo...

La venganza es un plato que se sirve frío....¡Buen relato!. Salud.

Inma Cerezo dijo...

Muy buen relato, con un final terrorífico. Felicitaciones.

José Antonio López Rastoll dijo...

La mala conciencia que vuelve para atormentarnos. Te recomiendo, para este Halloween, una instructiva película llamada Creepshow 2 (Michael Gornick, 1987). Especialmente, su relato "El autoestopista".
Ha ha ha ha ha ha ha.

Un abrazo.

San dijo...

Los remordimientos pudieron con ella, junto a ese muerto viviente !claro! Me gustó mucho.
Besos.

Alicia Uriarte dijo...

Un relato magnífico, Maribel. Esperemos no cometer nunca una acción de tal calibre que nos vengan del más allá a pasar factura ¡Ufffff!
Un abrazo.

María José Aguilar Rueda dijo...

Escalofriante, Maribel. Ese abrazo causa verdadero miedo.

Saludos.

Yessy kan dijo...

¡Terrorífico relato! Y tuvo que pagar las consecuencias de una ebriedad que le llevo apagar la vida a un transeúnte. Un zombie vengador, escalofriante.
Saludos

Tessa Románticamente dijo...

Ya le tendría ganas el finado a la "inocente muchaha" Buen relato.

Teresa Cameselle dijo...

Vengo de tu otro blog, allí me has arrancado una sonrisa, y aquí un escalofrío. Estupendos los dos.
Gracias por participar en el Halloblogween.

Maribel Romero dijo...

Muchísimas gracias a todos, amigos, por venir a esta casa, leer y comentar. He disfrutado un año más con esta divertida y terrorífica convocatoria, y sobre todo he disfrutado leyendo vuestros estupendos relatos. Gracias a todos, especialmente a Teresa por mantener viva la llama zombi, jajaja...

Abrazos.