lunes, 15 de junio de 2015

EL MUNDO, de Juan José Millás


Con esta novela autobiográfica, Juan José Millás obtuvo el Premio Planeta en 2007 y el Nacional de Narrativa en 2008. Se trata de una mirada retrospectiva, cargada de melancolía e incluso de frustración, hacia la infancia del autor, que se vio obligado a abandonar su Valencia natal a los pocos años de vida para instalarse en Madrid en busca de mejor fortuna.

Una vez en la capital, la situación económica de su familia no prosperó, por lo que los nueve hermanos, junto a los padres, vivieron momentos de absoluta pobreza. Si a esto le añadimos que su mejor amigo de aquellos tiempos, el Vitaminas, muere siendo un niño; que las primeras chicas en las que Juanjo se fija lo rechazan; que recibe malos tratos en la academia a la que acude; que piensa repetidas veces en el suicidio y que acaba ingresando en un seminario, descubrimos en el joven Millás a un muchacho desubicado, que solo sueña con el modo de huir del mundo.

Pero no asistiremos solo en esta novela a un catálogo de desgracias o calamidades, también descubriremos que la genialidad de este autor nació entonces, cuando era un niño y veía más allá de lo que es capaz de ver cualquier persona, cuando comenzó a inventar historias que lo llevaban a alejarse de la realidad, una realidad que lo atormentó en muchos momentos de su vida y que más tarde, en la edad adulta, lo llevó a ocupar en alguna ocasión el diván del psiquiatra.

Conoceremos también el carácter obsesivo de este autor, cuya literatura siempre me ha parecido un poco paranoica, sus fobias o manías, que al final se traducen en más genialidad; y lo descubriremos a través de una narración fluida, limpia, envolvente, cargada de misterio en ocasiones, con mucha imaginación y de una gran riqueza, no solo literaria, sino también psicológica.

El mundo es la cabeza de Juan José Millás, lo que le hierve dentro, lo que piensa o sueña, y retroceder al pasado le ayuda o nos ayuda a entender mejor el presente en el que vivimos.

Me ha parecido una obra magnífica y por supuesto la recomiendo.

10 comentarios:

Tracy dijo...

Cuando la leí me encantó y tuve la suerte de hablar con él de la novela y de la época que retrata en ella.

Esther Planelles dijo...

Parece que la vida de muchos genios se rige por un patrón; como si, para convertirse en la esencia misma de la creación, fuera requisito indispensable haber sufrido lo indecible. La naturaleza humana es fascinante: dejamos que las heridas nos marquen, o bien, nos desmarcamos de ellas.

Una buena propuesta de lectura. Gracias.

Un abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

Leí hace algunos años esta novela, y me sorprendió hasta qué punto la infancia influye en lo que somos de adultos. De ahora en adelante, no torturaré demasiado a mis alumnos de la academia. No sea que me salga un Millás. ¿O sí?

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Pues sí que es una suerte haber podido comentar con el autor tus impresiones sobre la novela, Tracy. Siempre es enriquecedor.

Maribel Romero dijo...

Esther, no sé si será requisito indispensable haber sufrido, en cualquier caso sí lo es haber vivido, y me refiero a algo más que respirar. La naturaleza humana es fascinante, estoy de acuerdo.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Jose, ya ves que llevo algo de retraso con los Premios Planeta. Ahora mismo tengo varios para leer y creo que el más reciente es este, el de Millás (los demás no sé si los leeré).

En cuanto a tus alumnos, yo creo que les estás dando una formación muy inspiradora. No me extrañaría que saliera algún genio de tu academia.

Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

La verdad es que tengo este libro desde hace tiempo, pero todavía no me he animado a leerlo. Eso de El Mundo me sobrecoge un poco. Tiene un significado demasiado grande. Y lo último que leí de Millás no me convenció demasiado, asi que de momento seguirá esperando.
Besos

Maribel Romero dijo...

Es lo que pasa con Millás, Lola, una imaginación tan explosiva tiene sus riesgos.
El anterior libro suyo que leí lo tuve que dejar a medias, me cogio demasiado racional como para entender tanta extravagancia. Este te gustará.

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, comentar que a finales de abril tuvimos la fortuna de tener al autor por las tierras vascas presentando su última obra. Me encantó. Sin apenas cambiar el gesto de su cara fue capaz de generar sonrisas y risas en las nuestras. Una ironía sutil mezclada con un ingenioso e inteligente humor hizo que el evento se nos hiciese muy, pero que muy, corto.
Gracias por la reseña y será cuestión de tener en cuenta este libro para una próxima lectura.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Alicia, una amiga, a la que conoces por ser compañera de El pintalabios (Manuela Maciá), tuvo la suerte de asistir hace unos años a un curso de creación literaria impartido por él en Santander. Te puedes imaginar lo que disfrutó de su talento y genialidad.

Te gustará el libro.

Un abrazo.