domingo, 18 de enero de 2015

LA LUZ PRODIGIOSA, de Fernando Marías




Ha sido mi primera lectura de 2015, una novela que deseaba leer desde hace tiempo. Conocía su argumento, sabía que su autor, aprovechando el hito histórico del fusilamiento del poeta Federico García Lorca en 1936, y la circunstancia de que nunca fuera hallado su cadáver, creó una ficción que podría no serlo tanto, basada en la posibilidad de que, tal vez, el poeta no muriera. Algo parecido se ha especulado siempre con la muerte, o no, de la Gran Duquesa rusa Anastasia Romanov, pero Federico es más cercano, nos toca más la fibra. Me pareció un acierto jugar literariamente con esta hipótesis y no dejaba de ser una asignatura pendiente para mí, porque a pesar de que la novela se llevó al cine, tampoco he visto la película.

Con esta obra Fernando Marías obtuvo el premio de novela corta “Ciudad de Barbastro” en 1991. No puedo afirmar que sea su primera obra escrita, pero según datos bio-bibliográficos sí fue la primera publicada y el primer premio importante de su carrera. Después vinieron muchos más.

Un periodista es enviado a Granada para cubrir los actos del cincuentenario del asesinato de Lorca que se vienen celebrando por toda Andalucía. En su última noche en la ciudad conoce a un viejo borracho en un bar. Después de costearle las copas que el anciano no ha podido pagar, para evitarle así problemas con los dueños del local, marchan juntos hasta la cantina de la estación, ya que el periodista debe tomar el tren de regreso a su casa en la madrugada. Allí el viejo le confiesa que Federico García Lorca no murió en agosto de 1936 y que posiblemente aún siga vivo. Le asegura que él conoció personalmente a Lorca y que está dispuesto a contarle toda la historia si lo desea. El periodista trata de mostrar indiferencia, pero lo cierto es que su interés por el relato del viejo es grande.

A partir de este momento toda la novela se centra en la narración del viejo, desde que encontró a un hombre tiroteado en una cuneta, que creyó cadáver y que más tarde comprobó que estaba vivo, hasta la última pista que, transcurridos muchos años, tiene sobre él. Es una narración sencilla, carente de diálogos, en la que se entremezclan las vivencias del viejo con el día a día del moribundo hallado, que una vez que consigue recuperarse se convierte, primero, en un amnésico, y más tarde, además, en un mendigo. Ese hombre pudo haber sido Federico García Lorca.

La luz prodigiosa es una novela corta para leerla en dos tardes, aunque, si alguien lo desea, puede recurrir a la película. Dicen algunos que supera a la obra literaria.

5 comentarios:

José Antonio López Rastoll dijo...

Interesante argumento para una novela que no conozco, aunque sí al autor, del que leí en su momento "Todo el amor y casi toda la muerte". ¿Quién me la recomendaría?

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Jose, desde esta luz prodigiosa hasta "Todo el amor y casi toda la muerte" he notado una gran evolución en la escritura de Fernando Marías. Han pasado años y en esto no dejamos de aprender.

Un abrazo.

Bricktoys dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alicia Uriarte dijo...

Maribel, al hilo de tu lectura y correspondiente reseña, interesante argumento por cierto, comentar que el bilbaíno Fernando Marías ha sido galardonado con el Premio Biblioteca Breve 2015 por su novela LA ISLA DEL PADRE. Se trata de una novela de aventuras poco convencional en la que aborda la memoria y la sombra de su padre. Fernando ha comentado que quería escribir un libro con su padre, al que le dieron cuatro meses de vida pero que vivió cuatro años más.

Fernando, que que vive en Madrid, es muy fácil de ver por el "bocho" bilbaíno.

Un abrazo y gracias por compartir tus lecturas.

Maribel Romero dijo...

Gracias por la información, Alicia. Me alegro muchísimo por él, y por supuesto leeré la novela, me encanta cómo escribe Fernando Marías.

Un abrazo.