domingo, 7 de diciembre de 2014

FRESAS AMARGAS PARA SIEMPRE, de Fernando Martínez López



Isidro Cruz Romero, la inspectora Gabriela Ruiz y Strawberry fields forever, el tema compuesto por John Lennon en Almería cuando se hospedó en la enigmática casa Romero, vertebran esta singular historia con la que su autor, Fernando Martínez López, obtuvo el XXXI Premio de Novela Corta “Ciudad de Jumilla”.

Isidro es un seductor, un provocador, un chulo, un tipo que desde temprana edad consigue que las mujeres caigan rendidas a sus pies, y que decide meterse en política para llegar a lo más alto, lógicamente a base de negocios sucios y favores que cuestan un alto precio, como el de pisar la cárcel, por un caso de corrupción, una vez que llega a ocupar el cargo de concejal del ayuntamiento. Será allí precisamente, en la cárcel, donde Isidro caiga asesinado por un disparo mientras pasea por el patio, y es entonces cuando entra en escena la inspectora Gabriela Ruiz, que a nivel personal ya había entrado en la vida de Isidro muchos años antes, en la época del instituto, aunque para hablar con más propiedad podríamos decir que fue Isidro el que entró como un ciclón en el corazón de ella, desbaratándolo por completo cuando al poco tiempo de iniciar una relación decidió abandonarla. Ahora, sin embargo, tendrá que investigar su muerte y lo hará centrándose principalmente en dos sospechosos: un amigo íntimo del asesinado, sobre el que pesa un escandaloso secreto de familia, y un empresario de la construcción que no es trigo limpio, y con el que Isidro formalizó negocios.

Podríamos decir que Strawberry fields forever es la banda sonora de esta novela, pues aparece vinculada a muchas escenas importantes, y sobre todo a la casa Romero, que también tiene un gran peso en la historia y que perteneció tiempo atrás a la familia de Isidro. 

Es increíble cómo en 128 páginas se desarrolla una trama tan completa y bien urdida, con personajes carismáticos, acción y sentimientos, lo que me lleva a pensar, una vez más, que en la novela corta se concentra la verdadera literatura, sin rellenos, sin adornos, porque no hay nada que adorne más que una obra bien escrita, y en ese sentido Fernando Martínez López la borda. 

Fresas amargas para siempre está enmarcada dentro del género negro. Pertenece a la colección Galardón de Narrativa, de la editorial Autores Premiados.


6 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, pues suena muy bien lo que nos cuentas sobre esta novela. Más aún con esa música de fondo, Strawberry fields forever, que evoca el tema de los recuerdo de niñez pasados.

Tu blog siempre es un buen archivo para buscar pautas de buena lectura. Tomo nota.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Es una novela corta con mucho gancho, Alicia, y la forma de narrar de Fernando te envuelve.
Creo que debemos comenzar a fiarnos de los premios "menores" y digo menores como poco conocidos, porque hay mucha calidad en las obras ganadoras.

Un abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

Leyendo una novela de un autor muy conocido (que, por cierto, te encanta), he llegado a la misma conclusión que tú: la esencia, el tuétano de la literatura se encuentra en los géneros cortos. No habrá que perder de vista a este autor.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

¿Quién será será, Jose? (Me lo imagino).

No, no hay que perder de vista a Fernando porque este premio no ha sido algo casual. Si visitas su página de autor verás que atesora un buen puñado, el último ha sido el "Felipe Trigo".

Un abrazo.

Francisco J. Segovia dijo...

Saludos:

Sin lugara dudas, Maribel, la obra de Fernando Martínez es magnífica. Hacía tiempo que no leía una novela tan bien estructurada y que engancha desde el principio.

Recomendable ciento por ciento.

Un abrazo, Maribel

Maribel Romero dijo...

Sí, Paco. Tuve la suerte de traerme de Sevilla muy buenos libros, cuando acudí al Encuentro de Literatura Fantástica.

Un abrazo.