martes, 15 de julio de 2014

NEPAL, CERCA DE LAS ESTRELLAS, de Lola Mariné

A finales de enero de 2013, Lola Mariné, acompañada de su hijo Álvaro, viajó a Nepal para colaborar como voluntaria en una escuela de niñas y niños de Tikapur, la Kanasugi English Boarding School. Allí permaneció durante dos meses conviviendo con los nepalíes como una más, lejos del lujo turístico, y empapándose de la cultura y forma de vida asiática.
NEPAL, CERCA DE LAS ESTRELLAS es el testimonio de dicha aventura, narrado en primera persona por la propia Lola, un relato con el que conoceremos cada paso de nuestra protagonista desde que abandonó Barcelona hasta su regreso de nuevo a la ciudad condal.
Se trata de un libro de viajes muy interesante y ameno, que se lee en una tarde, y con el que se disfruta profundamente. Está escrito con lenguaje sencillo, a la vez que cuidado, con un estilo muy afín a este tipo de narración. A través de esta historia conoceremos la forma de vida, cultura, gastronomía o costumbres de un país que nos queda demasiado lejano, pero del que podemos extraer más de una enseñanza. A veces, el tercer mundo se encarga de dar lecciones al primero.
Me ha gustado mucho este relato, las vivencias y reflexiones de Lola, los sentimientos que emanan de su pluma, incluso las confesiones más íntimas, como ese reencuentro con su hijo, ese acercamiento que tuvo lugar tan lejos, como si hubiese sido necesario un viaje de estas características para que ambos se conocieran más y pudieran compartir todo lo que no habían compartido antes.
Considero que es un libro que no solo gustará al viajero y aventurero, sino a todo tipo de lectores, es entretenido, instructivo y agradable de leer. Además, en un gesto que honra a su autora, NEPAL, CERCA DE LAS ESTRELLAS, es un libro solidario, porque un porcentaje de los ingresos recaudados por su venta irá destinado a la escuela nepalí en la que Lola ejerció el voluntariado. Lo recomiendo.

5 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Muchas gracias, Maribel.
Preciosa reseña, no tengo palabras, me has emocionado :)
Besos

Maribel Romero dijo...

Me gustó mucho el libro, Lola, la reseña no es más que un reflejo del disfrute que me produjo su lectura. Felicidades por el viaje y por el libro.

Un abrazo.

Esther Planelles dijo...

Es una suerte que personas como Lola Mariné hagan del mundo su hogar y de la vida, una aventura que comparten con generosidad.
Cada vez que cae en mis manos un relato como éste, no puedo evitar soñar, o tal vez recordar, que mis raíces son como las de los baobabs que crecían en un diminuto planeta.
Felicidades a la autora y gracias por descubrirnos este tesoro, Maribel.

Maribel Romero dijo...

Cierto, Esther, además, las personas como Lola nos abren los ojos al mundo, y nos lo acercan para que desde la comodidad del sillón podamos acariciarlo.

Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Esther, muchas gracias por tus bellas palabras.
Saludos.