domingo, 6 de abril de 2014

OCHO APELLIDOS VASCOS

Hoy me paso al cine. Llevaba toda la semana escuchando comentarios sobre esta película, opiniones siempre favorables que animaban a ir a verla, y ayer lo hice. Tengo que reconocer que hacía tiempo que no me reía tanto. OCHO APELLIDOS VASCOS es una comedia divertidísima de principio a fin, para olvidarte de problemas y dar rienda suelta a ese montón de músculos que dicen que movemos con cada carcajada.
Rafa, un joven sevillano, sufre un flechazo que lo lleva a trasladarse al País Vasco en busca de Amaia, la chica guapa que le ha robado el corazón. A partir de este momento comienza el enredo. Rafa intenta hacerse pasar por vasco, adoptando el nombre de Antxon, bajo la creencia de que como andaluz no será bien recibido en aquella comunidad. Más tarde serán otras las circunstancias que lo "obliguen" a seguir adoptando el papel de vasco. Y por supuesto el enredo crece.
Son cuatro los principales protagonistas de esta película y todos ellos desempeñan magníficamente su papel, pero hay que destacar las interpretaciones de Dani Rovira (Rafa, y más tarde Antxon) y de Karra Elejalde (Koldo, el padre de la chica), que literalmente lo bordan.
Ah, y además de las risas, no olvidemos destacar la belleza de los paisajes del País Vasco, un verdadero regalo para la vista.
Solo hay que dar una vuelta por la red para comprobar que OCHO APELLIDOS VASCOS es y será la película española del año. ¿Vais a ir a verla?

8 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Sería lindo verla- No sé si llegará por aquí.
un abrazo

Tracy dijo...

Me estoy pensando ir a verla por segunda vez, con eso te lo digo todo.

José Antonio López Rastoll dijo...

Fui a verla el otro día, cuando el fenómeno mediático aún no había estallado, y me quedaron sensaciones parecidas a las tuyas. Sin ser una película original, resulta muy divertida. Había gente, claro está, que ya venía reída de casa, pero no era mi caso. Lo que más me gustó fue ese aroma de concordia que destila la película, en medio de las diferencias irreconciliables que derivan de tomar demasiado en serio la nacionalidad.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Es realmente divertida, Mónica, y aunque la película está basada en tópicos muy regionales, muy nuestros, creo que también gustaría fuera de nuestras fronteras.
Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Pues yo también lo estoy pensando, Tracy :-)

Maribel Romero dijo...

Jose, quizá no sea una película redonda ni original, pero ha sabido ganarse al público con méritos propios. En este aspecto es comparable con cualquiera de esas novelas que andan justas de calidad literaria y, sin embargo, son capaces de atrapar a miles de lectores. Esto conlleva que al final, la una y la otra, se conviertan en una gran película o en una gran novela.
A mí también me gustó el ambiente de concordia, me sedujo Koldo por su ternura (escondida tras esa apariencia un tanto bruta) y me encantó el País Vasco que, personalmente, no conozco.
Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, cuando vi la película yo también pensé en hacer una reseña. Posteriormente decidí no hacerlo porque alguien pudiera pensar que tomaba partido, yo sí que tengo ocho apellidos vascos, ja,ja,ja. Y emparenté con uno del sur ja,ja,ja. Deciros que me reí un montón, y eso que ya iba reída de casa debido los fragmentos que habían dado en la tele y lo que no pudieron evitar contar los compañeros del entorno que ya la habían visto. Al final, si hay algo que no tiene fronteras es el amor y si hay algo que aúna a los pueblos es el deseo de evadirse por un rato de los problemas que a la vuelta tenemos que seguir solucionando. A lo anterior se debe, en parte, el éxito de esta película que en clave de humor trata asuntos por los que aquí, a ratos, se ha ido dejando la piel.
Respecto a los paisajes naturales, decir que son guipuzcoanos. Las escenas del puerto están hechas Guetaria, cuna de Juan Sebastián Elcano. Las escenas de los acantilados están rodadas en el famoso Flysch de Zumaia, paisajes y acantilados espectaculares de referencia geológica internacional. Todos lugares para descubrir. Supongo que ahora estos parajes estarán desbordados turísticamente. Al menos eso pasó con las cuevas de Zugarramurdi. Coincidió que fuimos con el boom de la película de las brujas-que se llevó varios Goyas-y aquello fue una verdadera peregrinación.

Se comenta que ya ha cruzado fronteras ya que anda haciendo bastante caja en Estados Unidos.

Y no sigo, que ya sabéis como somos los vascos con los productos de nuestra tierra ja,ja,ja.

Besarkadatxu bat.

Maribel Romero dijo...

Entonces, Alicia, eres una vasca con pedigrí, jajaja... Y emparentaste con uno del sur pero no de Vitoria, jajaja...
Mi conclusión también fue que el amor es el arma más poderosa que existe, y que es cierto que necesitamos todos más risas. Es una película terapéutica.
Con respecto a los espacios naturales, son una maravilla, y sí pienso que "Ocho apellidos vascos" servirá de reclamo para el turismo, es una buenísima promoción de vuestra tierra.
Me alegro, además, de que la peli esté triunfando en Estados Unidos, porque no tiene nada que envidiarle a la comedia americana.

Un abrazo.