miércoles, 8 de enero de 2014

LA NIEVE EN EL ALMENDRO, de Felisa Moreno Ortega

Julián es un cuarentón con una vida tan anodina como su propia apariencia física. Regenta un bar, ha constituido una familia con la que no es feliz y arrastra los fantasmas de un pasado tormentoso, con una infancia difícil y el peso de un amor imposible, pues siempre estuvo enamorado de Macarena, la madre de su mejor amigo.
Cierto día aparece por el bar una mendiga, una mujer de edad indefinida, con el rostro dibujado por la necesidad y el sufrimiento, las arrugas y la falta de higiene, y a pesar de ello, Julián cree reconocer en aquella imagen decadente a su diosa, a la mujer que le robó el corazón cuando tan sólo era un adolescente, y a la que perdió la pista hace treinta años.
Estos son los pilares sobre los que se asienta La nieve en el almendro, una novela descarnada, en la que los sentimientos navegan por el tormentoso oleaje de duros y, a veces, indeseables recuerdos.
Nos encontramos con una primera parte de la obra en la que se entrecruzan dos novelas paralelas, la primera a cargo de un narrador omnisciente que nos cuenta el presente de Julián, su día a día, su entorno laboral y familiar, sus pocas alegrías y sus muchas penas. La segunda nace de la mano de Salva, un camarero al servicio del bar, que cierto día de confesiones le habla a su jefe de su afición por la escritura, y se compromete a escuchar sus confidencias y a transformar todos sus fantasmas del pasado en una ficción. De este modo, cada cierto tiempo, Salva va entregando a Julián los capítulos de esa novela que comienza a escribir sobre la vida del segundo, Retazos de amor y sexo, con un narrador en primera persona, el propio Julián, que bucea en su pasado y nos muestra los avatares por los que ha transcurrido su existencia.
Podríamos decir que estas dos novelas paralelas compiten entre ellas en el ánimo del lector. A mí me ha seducido mucho más la que viene de la mano de Salva, Retazos de amor y sexo. La cercanía de la primera persona, el intimismo, los sentimientos, la tristeza... se perciben más profundos cuando los cuenta su propio protagonista. Por otra parte, en ese retroceso al pasado, los lectores de mi generación, que es la generación de Julián, se encontrarán con muchos términos y momentos “vintage”, palabra tan de moda ahora, que dan un gran realismo a las escenas narradas y que les harán revivir su propia infancia.
En la segunda parte de la obra, Salva desaparece de la mano de una mujer, y con él lo hace su novela, la que estaba escribiendo con el material facilitado por su jefe, aunque queda un último capítulo que entrega a éste y que se descubrirá al final. Es en esta parte cuando cambiamos de nuevo de narrador. Desaparece el omnisciente y es el propio Julián el que toma las riendas de la historia, mezclando presente y pasado, recuerdos y vivencias cotidianas. Aquí se nos presenta como un hombre perdido, sin norte, sin capacidad para afrontar su vida... Pesan demasiado los recuerdos, las desgracias vividas, su amor por Macarena...
Los últimos capítulos son muy intensos, se desvelan secretos que aún permanecían ocultos, las reflexiones de Julián son de gran hondura, envuelven al lector, lo atrapan y lo zarandean.
La prosa es sencilla pero a la vez muy elaborada, con expresiones de alto contenido metafórico, se nota que hay un gran trabajo de creación por parte de su autora, que no se ha limitado a escribir, se ha esforzado por ofrecer belleza.
Los personajes principales son Julián y Salva, porque de las confesiones entre ambos nace la novela, y por supuesto Macarena, que es al fin y al cabo el leitmotiv. Los secundarios son tan secundarios que a veces pasan de puntillas por la historia, aunque es en Retazos de amor y sexo cuando se les retrata con mayor profundidad, sobre todo a la abuela de Julián o a Carlos, su mejor amigo.
La nieve en el almendro no tiene más trama que la vida, que en ocasiones puede ser más cruel de lo que imaginamos. Ha sido mi primera lectura del año y me ha tenido pegada a sus páginas con verdadero deleite. Con Felisa Moreno siempre está garantizada la calidad.
BLOG DE FELISA MORENO ORTEGA.

12 comentarios:

José Antonio López Rastoll dijo...

Lo has contado como si hubieras escrito la novela, y se nota que te ha dejado poso. Lo de mezclar varios narradores dice mucho de su autora y de su nivel de exigencia. Tomo nota de que la buena literatura no es sólo la que aparece en la Fnac o El Corte Inglés. Afortunadamente.

Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Muchísimas gracias, Maribel, por tu extensa reseña sobre mi novela. Creo que has captado muy bien la esencia de la historia y has sabido apreciar el gran esfuerzo que hay detrás de esta novela. Como se suele decir, he puesto toda la carne en el asador y comentarios como el tuyo son la recompensa. Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Te animo a que la leas, Jose Antonio, me gustaría mucho saber tu opinión. Creo que pronto estará en formato ebook en Amazon. Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Tal vez sea, Jose, porque el estilo narrativo de Felisa me parece muy cercano al mío, o el mío al suyo; en resumen, creo que hay similitudes en nuestras formas de contar, y quizá me tomé la licencia de hacer la obra un poco mía.
Claro que hay buena literatura fuera de la Fnac o Corte Inglés, sólo faltan lectores dispuestos a descubrirla.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Me alegro, Felisa, de haber sabido captar esa esencia, esa intención que sólo vive en el escritor. El gran trabajo que hay detrás se nota y se valora. Gracias a ti por permitirme pasar buenos ratos de lectura.
Por cierto, me parece muy acertado que la novela salga en ebook, ya hay lectores que sólo utilizan su dispositivo electrónico.

Un abrazo.

Africa Crespo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Africa Crespo dijo...

Esperando el ejemplar para poder leerlo...ya estoy ansiosa y con estos comentarios aun mas.
Deseando conocer a los personajes que me esperan dentro de la novela.

Un saludo,
amacrema

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, he leído tu reseña del último libro de Felisa-nos has puesto la miel en la boca con la misma-. Posteriormente he leído el primer capítulo del mismo en el blog de la autora. Asimismo he visto el book trailer. Creo que, efectivamente, la lectura de esta obra no ha de dejar indiferente al lector.

Por otro lado, me encanta el título. Supongo que se referirá a esa nieve que cae y que estropea la flor del almendro impidiendo que haya fruto. Como en la vida real, a veces la combinación de dos cosas bellas no tiene que llegar a buen término.

Enhorabuena a ambas por esa brillante carrera de fondo, por y para la Literatura, en la que os habéis encontrado.

Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Gracias, África y Alicia, por vuestro interés en mi novela.
Una de las mejores cosas que tiene este largo y complicado camino de la escritura es la gente maravillosa que vas conociendo que, de otra forma, hubiera sido imposible. A Maribel la admiro por su forma de escribir y por su constancia. Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Pues pronto a disfrutar de la lectura, África.
Gracias por comentar.

Un saludo.

Maribel Romero dijo...

Alicia, también la flor del almendro parece nieve, un almendro en flor es un árbol nevado. Lo cierto es que hay varias referencias a la nieve en el almendro dentro de la historia, y siempre aportando belleza. Es una lástima que no pueda rescatar ahora ninguna frase al respecto, porque mi madre (que es fan de Felisa) ya me ha quitado el libro para leerlo.
Gracias, Alicia.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Gracias, Felisa. Seguiremos por este largo y complicado camino. Todo es cuestión de decisión y voluntad.

Un abrazo.