martes, 19 de noviembre de 2013

EL ORINAL DE LAS TINIEBLAS Y LA MADRE QUE PARIÓ AL ALCALDE

Seguro que al leer el título de esta entrada habéis pensado algo parecido a lo que pensé yo: ¿Eto qué eeeee?
Supe de la existencia de esta novela a través de Twitter y ya en un primer momento el título me sonó a cachondeo puro, es decir, me quedé con la copla, y con las ganas de saber algo más.
Un tiempo después visité la página de su autor, Pepe Ribault, escritor, dibujante y humorista entre otras cosas, y descubrí que la novela se podía descargar gratuitamente en formato epub y para Kindle, y por supuesto no lo dudé, la descargué en mi iPad y ya la he leído.
El orinal de las tinieblas y la madre que parió al alcalde es una historia desternillante desde la primera página, humor puro y duro, humor de lo absurdo. En algunos momentos me recordó a películas ya clásicas del cine como La vida de Brian o Aterriza como puedas.
Personajes como Adanieva, el explorador Jarrison Gaitasoplas o el doctor Florocormo Spinacca nos arrancarán más de una sonrisa con su loca visión de las cosas y su lógica aplastante y absurda.
Cierto día, un hombre llamado Adanieva decidió conquistar el corazón de su vecina: la bella Hebayadán. Para ello, un hermoso día de primavera, salió a cazar muy de madrugada. Tenía la intención de obsequiar a su amada con un huevo de fiblatosaurio pelopincho...
Jarrison deambuló durante varios días por las montañas. Acostumbrado como estaba a las hazañas peligrosas, el intrépido explorador exclamó, en un arrebato de euforia: —¡Vaya mierda de tiempo!
Florocormo Spinacca era un hombre muy joven. Sobre todo en los primeros años de su vida. A sus 72 años seguía siendo joven, sobre todo los primeros meses del año...
En esta obra su autor, Pepe Ribault, demuestra que tiene oficio, que sabe escribir y lo hace bien, ha dearrollado una novela muy difícil, no una tontería, porque mantener el pulso con el humor, sin que decaiga, a lo largo de las 242 páginas que tiene la edición impresa, es de nota.
Por ponerle algún pero, quizá los diálogos, al estar basados en lo absurdo, pueden resultar, en ocasiones, un poco pesados si se alargan en demasía, pues dejan de sorprender; sin embargo, la parte narrativa no tiene desperdicio. Es todo un derroche de imaginación e ingenio.
La Edad de Piedra se caracterizó por el descubrimiento, lógicamente, de la piedra. La descubrió un ser humano llamado Bonifacio Sinochinchas. Hállabase Bonifacio tranquilamente sentado sobre el caparazón de un tiranoflexus glups, cuando se le metió algo en el zapato...
La Edad de Bronce y la de Hierro se las saltaron, y fueron directamente a la Edad del Pavo...
Después de la Edad de Cartón siguió la era moderna, en la que apareció ya el homo esperpenticus... Después del homo esperpenticus apareció el homo stupens... Por último apareció el homo joputans, con una habilidad especial para joder la marrana, y finalmente el hombre actual: el homo joputans joputans...
En los difíciles momentos en que vivimos, bien nos vienen unas risas que borren toda expresión de tristeza y preocupación de nuestros rostros. Recomiendo esta lectura, a mí me ha divertido, aunque eso sí, para leer El orinal de las tinieblas y la madre que parió al alcalde hay que tener mucho sentido del humor.
Página de Pepe Ribault.
También podéis ver este VÍDEO sobre la novela que he encontrado en la red. Os gustará.

4 comentarios:

José Antonio López Rastoll dijo...

Vaya personajes, el escritor y su libro. Y yo a veces me muerdo la lengua para no soltar demasiadas tonterías... En realidad, un tonto es aquel que se toma demasiado en serio a sí mismo. En cuanto al humor, es el género más serio que conozco.

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Maribel. verdaderamente tiene guasa el tal Pepe Ribault. Por si no me había quedado clara la idea principal del libro al ver el video, menos mal que has hecho esta reseña. Gracias.
Me alegra que el libro además de que se pueda descargar de forma gratuita no haya que pagar ja,ja,ja.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

No es lo mismo, Jose, escribir con pinceladas de humor que escribir humor. A mí me merece todo el respeto, es realmente difícil hacerlo bien.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Así es, Alicia, en un acto de generosidad extrema, este autor no sólo ofrece gratis su libro, sino que además no te cobra, jeje...

Un abrazo.