lunes, 25 de febrero de 2013

MAGNÍFICA ENTREGA DE PREMIOS EN ELDA

El pasado sábado, 23 de febrero, se celebraba en Elda la entrega de premios del concurso de literatura de montaña CUENTAMONTES, un evento que tuvo lugar en el auditorio ADOC, con llenazo absoluto, y que duró alrededor de dos horas.
Momento en que empiezan a llegar ganadores, finalistas, organizadores y público en general.
Todo el acto resultó ameno, simpático, familiar, muy entrañable y emotivo. Estuvo amenizado con música en directo de guitarra española, y al escenario subimos cada uno de los premiados y finalistas de las distintas categorías del certamen para recoger los galardones y leer un breve fragmento de nuestro trabajo.
Hay que destacar que se entregaron también diversos premios honoríficos. Y por supuesto agradecer la presencia de la representación política, por parte del diputado provincial de deportes de Alicante y del concejal de cultura del Excmo. Ayuntamiento de Elda.
Concluida la gala en un ambiente alegre y festivo, se ofreció un vino de honor en la entrada del propio auditorio (muy bien acompañado, por cierto, de exquisitos bocados). Y posteriormente todos nos desplazamos al Restaurante Quijote, donde fuimos invitados a degustar una sabrosa y literaria cena.
Las atenciones y detalles por parte de la organización del premio fueron innumerables, recibimos el libro del certamen, de una edición magnífica, que incluye los trabajos galardonados tanto en literatura como en fotografía, y también fuimos obsequiados con un par de bolsas llenas de regalos. Como colofón, todos teníamos reservada una habitación en el Hotel Santa Ana de Elda para pasar la noche.
A mi izquierda, según se mira la foto, Paqui Pérez; a la derecha, Manuela Maciá, ambas finalistas y estupendas amigas. Y aunque no aparecen en la imagen, también quiero nombrar a Teresa Rubira y Juan Carlos Pereletegui, dos grandes escritores con importante presencia en el libro del certamen y que también estuvieron allí.
Tertulia, fotografías, intercambio de libros para recoger firmas, más libros para todos, rosas para las señoras, risas, copas, buen ambiente. La organización de CUENTAMONTES, su presidente Juan Manuel Maestre Carbonell, y en general toda la gente de montaña, por su sensibilidad y espíritu altruista y solidario, se merecen un 10.
NOTICIA EN DIARIO INFORMACIÓN.

8 comentarios:

Mián Ros dijo...

Qué maravilla, Maribel. Mi enhorabuena.

Tal y como lo cuentas debió de ser fabuloso estar allí; a mí estas cosas me imponen mucho respeto, pero he de reconocer que tiene que ser emocionante.

Un abrazo,
Mián Ros

Manuela Maciá dijo...

Maribel, doy fe de todo ello. Fue una Gala estupenda, muy agradable y desde luego lo pasamos muy bien. Los organizadores son unos anfitriones excelentes.

Un abrazo
Manuela

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, todo un premio de gran altura !Si señora¡

Creo que, acaso, esta pueda ser una de esas ocasiones en las que se pueda pensar que todo no es dinero ya que, tras las impresiones de la lectura, presiento que no hay dinero que pueda pagar los momentos que os proporciónó la organización de CUENTAMONTES.

Un abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

Qué pasada ¿no? Yo creo que estos premios pequeños son más agradecidos que los grandes. Para empezar, no impera el afán de competición sino el buen rollo. Y los escritores no se han tragado una percha, como suele suceder en las "intelectual parties" (término acuñado por mí).

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Gracias, Mián.
Los focos imponen, no voy a negarlo, pero sí es muy emocionante.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Así es Manuela, la organización no pudo hacerlo mejor. Y por supuesto lo pasamos fenomenal.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Alicia, al margen de que lo que allí se montó cuesta dinero, y posiblemente no poco, tienes razón, las emociones y los momentos que vivimos son impagables. Y he sido muy escueta en la crónica, pero me impresionaron, por ejemplo, dos breves reportajes que emitieron sobre la montaña y los montañeros, me emocionó ver al representante de la Asociación de Alpinistas con Cáncer recibir su homenaje y recoger su distinción, me reí mucho con un sketch en el que aparecía un simpático duende de la montaña explicando que los sobres que se habían repartido en la gala no eran ilegales, ni la financión del concurso tampoco, me pareció fantástico que un grupo de montañeros del Valle que fueron de expedición al Himalaya hace 30 años se volvieran a reunir allí, en la gala, todos ellos, sin faltar ninguno, y que posaran tal y como aparecían en una gigantesca foto que se mostró en pantalla. El ayer y el hoy de un grupo de valientes. En fin, mil detalles para no olvidar.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Ciertamente una pasada, Jose. Es un premio pequeño porque no tiene la dotación del Planeta, pero muy grande en todo lo demás. Y por supuesto no habría que olvidar a los patrocinadores, porque a la asociación le sobran ganas e ilusión para llevar adelante este empeño, pero sin gente que la avale y que esté a favor de la cultura tampoco llegarían a ningún lado.

Un abrazo.