lunes, 21 de enero de 2013

UNA RESEÑA DE BRAULIO LLAMERO

Braulio Llamero no es precisamente un principiante, sino un escritor consolidado en este país, autor de numerosos libros de Literatura Infantil y Juvenil y también de obras para público adulto.
Me honra saber que, no solo ha dedicado parte de su tiempo a la lectura de MENTES VACÍAS, mi primera novela escrita para público adulto hace ya unos cuantos años, que a día de hoy, por obra y gracia de Amazon, se puede conseguir por un euro en formato Kindle, sino que además ha elaborado una reseña estupenda de la obra, muy profesional, seria y coherente, con la que me identifico tanto como si la hubiera escrito yo.
Siempre he comentado que MENTES VACÍAS es una novela inclasificable, que no encuentra su espacio en la Ciencia Ficción (a pesar de que fue número 1 en esta categoría por mucho tiempo) y que tampoco se siente demasiado cómoda en otros géneros.
Con seguridad los que mejor la conocen son los que la han leído, y hay veintidos opiniones en Amazon que dan testimonio de cuál es la esencia de esta novela.
Como dice Braulio, no es una novela redonda (muy pocas lo son), probablemente tenga todos los defectos de una primera obra, también todo el arrojo, pero tengo que agradecerle que a mí me diera alas para seguir creciendo en la Literatura.
Ha llovido mucho desde este primer manuscrito y ha sido para mí agua bendita.
No os perdáis la RESEÑA COMPLETA DE BRAULIO LLAMERO AQUÍ.

12 comentarios:

Winnie0 dijo...

Las críticas lo mejor es acogerlas como buenos consejos para un futuro mi querida Maribel Un besote

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, fíjate que tras leer la crónica de Braulio Llamero me ha quedado como un sabor agridulce. Te comento. Creo que no ha descubierto nada nuevo con respecto a reseñas de otros compañeros y a anteriores comentarios-Amazón...- Más bien creo que ha sido algo más crudo y directo en la forma de expresarlo. Estoy segura que su interés nace con la intención de ayudar al futuro lector y a ti como escritora. Sin embargo, por mi parte, me alegro no haber leído esta crónica antes de comprar y haber disfrutado del libro. En honor a la verdad, no me gustan las crónicas que bajo un aura de sinceridad resaltan más lo que la obra pudiese haber sido que lo que realmente es. No obstante, deseo que extraigas de la misma lo que te ayude a mejorar para trabajos posteriores, como has hecho desde tus inicios.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Claro que sí, Winnie, la crítica de un libro, con sus aspectos positivos y negativos, es una lección impagable para que el autor siga aprendiendo y mejore día a día.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Alicia, yo creo que la reseña literaria es un género en sí misma y a mí me parece que Braulio Llamero hace una gran reseña.
Seguro que tendrá su parte de subjetividad, y que en determinados aspectos no coincidirá con la visión de otros lectores. Yo estoy de acuerdo con él en que la novela no cumplirá las expectativas del lector de ciencia ficción, porque la ciencia ficción en sentido estricto es otra cosa distinta a Mentes Vacías. Y que quizás por ello, es decir, por presentarse como ciencia ficción, esté perdiendo una cantidad de lectores que seguramente disfrutarían muchísimo con esta historia, en la que priman los personajes carismáticos, a la vez que cercanos, y los sentimientos.
¿Que hubiese sido más acertado otro título u otra portada para que potenciales lectores de este tipo de novela se hubiesen acercado a ella? No lo sé ni a estas alturas lo voy a descubrir. Son muchos, no obstante, los lectores que sí se han acercado a ella, que la han leído y les ha gustado, que se han sorprendido y la han recomendado, que se han molestado en dejar sus opiniones en Amazon o en redactar sus propias reseñas, tan valiosas para mí como ésta.
De todas las opiniones que recibo, por supuesto que extraigo la lección que me ayude a mejorar. Yo siempre digo que estoy aprendiendo.

Un fuerte abrazo.

Montse dijo...

No puedo estar menos de acuerdo. Lo de banalizar me parece muy duro.
Además, es algo personal. No creo que sea una crítica constructiva, en absoluto. Lo siento, pero es como lo veo.
Besindios, guapísima.

Maribel Romero dijo...

Pobre Braulio, es un incomprendido, jajajaja...

Querida Montse, a mí me ha gustado la reseña porque la entiendo, entiendo su esencia. Quizá lo de "banalizar" sea un aspecto meramente subjetivo; él considera que el final de la novela la reduce a un "simple thriller" cuando la propia historia me facilitaba recursos para haber rematado con mayor hondura. Rematar la faena no es fácil, pero sí es esencial en una novela, lo que recordamos siempre y lo que queda en la memoria más reciente es el final, y hay que mimarlo.
Algo debo haber aprendido cuando José Antonio López Rastoll, otro buen reseñador (además de escritor) dijo refiriéndose a otra obra mía: "Se me olvidó añadir que Más allá de las estrellas posee el final más conmovedor que he leído en los últimos años...").

Tengo libros publicados con el aval editorial, pero Mentes Vacías es, efectivamente, una novela "indi", puesto que la he autopublicado yo en Amazon. Quizá sea eso lo que le falte, la mano del editor. El escritor escribe, crea y recrea, y el editor matiza y perfila para que la obra salga al gusto del gran público. Y para encontrar editor aún estamos a tiempo ¿no?

Muchisísimas gracias por tu comentario.

Besos a miles.


José Antonio López Rastoll dijo...

Felicidades, Maribel. Creo que es una crítica constructiva, escrita desde la subjetividad como cualquier crítica.
Estoy de acuerdo en que Mentes vacías no es una novela estricta de ciencia ficción. Tampoco me parece novela de personajes y sentimientos exclusivamente. Es un poco lo uno y lo otro.
Ah, y alejada por fortuna de modas y estereotipos. No veo a Maribel escribiendo novelones.

Un abrazo.

Maribel Romero dijo...

Ahí, lo has "clavao", Jose. Las modas fueron creadas para que pasaran de moda, y por eso no las sigo.

Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Maribel,
lo que me parece admirable de tu parte es que des a conocer una reseña en la que no todo son flores para mayor gloria de la autora y autobombo al publicitarlo.
Eso dice mucho de ti y de tu calidad como escritora y como persona.
Besos

Maribel Romero dijo...

Lola, lo menos que puedo hacer por alguien que ha dedicado su tiempo a escribir sobre un libro mío es darle espacio en este blog, siempre lo he hecho y siempre lo haré, es mi forma de agradecerle el detalle.

Y si te digo la verdad, a mí me parece que en esta reseña mi novela está muy bien tratada.

Un abrazo grande y buen viaje a Katmandú.



Braulio Llamero dijo...

No he querido escribir antes, para no interferir en el debate libre de quienes te siguen. Me parece estupendo que se critique al criticador: solo faltaría. Pero sí quiero decir algo a quienes han visto en mi reseña más lo negativo que lo positivo (por culpa mía supongo, por no expresarme con mejor tino). Como expliqué en su día, en la primera reseña, en mi blog literario las reseñas se atienen a dos premisas. Una: solo hablo de libros electrónicos y autoeditados, para paliar un poco el silencio de la cultura oficial sobre estas publicaciones. Y dos: solo reseño los que leo y ME GUSTAN. Es decir, leo muchos más. Pero si me sugieren más cosas negativas que positivas, no escribo nada. Bastante tienen -o tenemos- los autoeditados con sacar sus obras adelante sin la más mínima ayuda, como para encima fastidiar. Por tanto, si reseñé MENTES VACÍAS es porque me gustó, lo pasé bien y la leí de un tirón. El resto son ganas de ayudar a la autora en detalles que yo creo le hubiera indicado cualquier editor de medio pelo. Con todo el riesgo, claro, de meterme donde no me llaman o no sugerir sino tonterías. Pero lo bueno de los consejos es que, si son malos, con no hacer el menor caso...
Un beso a Maribel y gracias, de nuevo, por el buen rato que pasé leyendo tu novela.

Maribel Romero dijo...

Gracias a ti, Braulio, por la reseña y por esta intervención.
Me parece loable que reseñes los libros autoeditados porque, ciertamente, no son los que ocupan las páginas de las revistas literarias. Está muy bien tratar de hacer visible lo invisible.
Yo creo que las "críticas al criticador" son consecuencia del "cariño a la autora". A mí me sorprendieron, pero no voy a negarte que me halagaron, porque me sentí querida. Quizás pensaron que "me agredías" con tus palabras y salieron en mi defensa. En fin, es algo bonito ¿no?
En cuanto a la reseña en sí nada que objetar, ya dije en la entrada, y lo he ido repitiendo, que me gusta y que la comparto. Yo sé lo que he escrito.

Un abrazo.