jueves, 6 de diciembre de 2012

NIÑOS ROBADOS

«¿Por qué me mira así? ¿Me conoce?». El hombre volvió la cara sin contestar. Le sorprendió el increíble parecido, hasta en el pequeño lunar sobre la ceja izquierda. Mientras se alejaba de aquel joven, sacó una foto del interior de su chaqueta y observó la imagen del hijo que acababa de perder en accidente de tráfico. Treinta años antes había perdido al otro, al hermano gemelo, el mismo día de su nacimiento. «Una vuelta de cordón —fue lo que le dijo el médico— es mejor que no lo vea».

21 comentarios:

Manuela Maciá dijo...

Como siempre Maribel los cortos los bordas y este es genial.

Winnie0 dijo...

Como te dice Manuela.....los cortos son espectaculares en tu imaginación!!! Duro tema tratas hoy Un beso y buen finde

Mián Ros dijo...

¡Bravo! Increíble corto.

Pero lo más increíble es que en la realidad sucedieron muchos casos como en esta ficción.

Un fuerte abrazo, Maribel.

Mián Ros

Maribel dijo...

Muchas gracias, Manuela, me alegra mucho "verte" por aquí.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Sí, Winnie, duro y de plena actualidad. Gracias. Feliz finde.

Un abrazo.

Maribel dijo...

¡Hola, Mián! Siempre es un placer saber de ti. Espero que estés escribiendo mucho, ya nos sorprenderás.

Gracias por tus palabras. Lo cierto es que lo verdaderamente triste son las realidades y no las ficciones.

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, pienso que por mucha imaginación que le echemos a veces la cruda y terrible realidad nos supera. Acaso lo que tu nos has mostrado con la esencia de este magnífico micro sea la punta del iceberg de lo que pudo ocurrir y, aún peor, de lo que esté ocurriendo realmente en estos momentos en muchos lugares.

Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Terrible realidad que tú expresas divinamente con muy pocas palabras.
Besos

Maribel dijo...

Alicia, siempre me ha inquietado pensar en lo que pueda estar ocurriendo, sea en este tema o en otro, y que el mundo desconoce. A veces se descubren realidades atroces, otras veces no, pero no quiere decir que no existan.

Un abrazo y feliz sábado festivo.

Maribel dijo...

Terrible, Lola. Cuántas familias sufriendo, cuántas dudas y sospechas.

Un abrazote.

José Antonio López Rastoll dijo...

Podría ser el comienzo de un cuento o de una novela, pero tú has decidido que sea microrrelato, quizá por el cúmulo de sentimientos que encierra (sorpresa, rabia, desolación) o por lo sarcástica que a veces es la vida. Curiosamente, tengo un hermano que murió al nacer. A lo mejor me lo encuentro un día.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Lo dramático, José, y lo que levanta sospechas, es que algunos de esos niños que murieron al nacer nunca fueran mostrados a sus padres, padres que hoy deben vivir en el infierno de la duda.

Un abrazo y feliz domingo.

sergio astorga dijo...

La maldad no tiene nacionalidad ni profesión.
La vuelta de cordón.
Realidad para todos.

Abrazo robado.

Maribel dijo...

Ni límites, Sergio. Ni justificación.

Un abrazo que vuele.

Natalia Moltó dijo...

Escalofriante relato y, por desgracia,en ocasiones cierto. Es muy bueno, Maribel. Es increíble todos los sentimientos que puedes despertar en unas pocas líneas.

Un abrazo.

Maribel dijo...

¡Hola, Natalia!, qué alegría saber de ti.
Este relato no es más que un reflejo de la, a veces, triste y cruda realidad.

Un abrazo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Blanca Miosi dijo...

Ay Maribel, ese médico que dijo que era preferible que no lo viera... Ese joven era el gemelo que dieron por muerto! ¡Asombrosa la manera como relatas tanto en tan pocas palabras!

Me ha encantado, amiga, un beso1
Blanca

Maribel dijo...

¡Gracias, Blanca! Otro beso para ti.

Montse dijo...

Impresionante!!!
Cuánta dureza en un relato tan corto.
Besindios,

Maribel dijo...

¡Hola, Montse! Gracias por tu comentario.

Un besote.