viernes, 23 de noviembre de 2012

DOLOROSA REALIDAD

«Todo está escrito», dijo el editor tirando a la papelera doscientos folios encuadernados con gusanillo. Seis meses más tarde, el escritor, convencido de la originalidad de su obra, seguía soñando con la llamada de teléfono.

14 comentarios:

José Antonio López Rastoll dijo...

Ahí estamos, Maribel, tratando de hacernos un hueco a pesar de los rechazos, del silencio que pesa como una losa. Somos como esa ama de casa que hace de comer todos los días, cuya genialidad reside en la sencillez de sus guisos.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Pues este guiso, Jose, te ha salido redondo.
Ahí estamos, sí, aguantando el muro de la indiferencia, pero que no nos falte la sonrisa. Dientes, dientes... como decía alguna.

Un abrazo y buen fin de semana.

Lola Mariné dijo...

Hola Maribel,
qué cierto y que triste realidad!
Y qué bien se te dan los micros, jodía, jajaja.
Sabes una cosa? te pongo de ejemplo en mi taller de relatos para decirles a mis alumnos que se puede escribir una historia en tres lineas.
Besos

Winnie0 dijo...

Qué pena...pero por lo visto es así ¿no? Un beso para ti

Tracy dijo...

Así se llama un blog de un querido amigo mío.

Maribel dijo...

Vaya lujo, Lola, que me pongas de ejemplo en tu taller. Gracias.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Y si no es así es parecido, Winnie.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Hola, Tracy. ¿Te refieres a Dolorosa Realidad? Espero que no me demande por plagio :)

Un saludo y bienvenida.

San dijo...

Uno ilusionado por su trabajo y el final es una madeja de folios en una papelera !cruel destino!, pero aún así no hay que desistir, seguir intentandolo hasta el final.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Ya lo creo, San, esa es la clave, no desistir.

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, a pesar de esa dolorosa realidad que tan bien describes, no nos queda otra que no permitir que el camino iniciado desde el entusiasmo nos derive al sendero de la frustración. Ya buscaremos alguna que otra area recreativa por el medio para hacer terapia y preparar alguna estrategia para buscar otras salidas.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Alicia, hay que aguantar el tipo y efectivamente no dejarse llevar por el desánimo. El camino es tortuoso y los que andamos por él lo sabemos, pero un paso atrás ni para tomar impulso.

Un abrazo.

Mari Carmen Azkona dijo...

Maribel, cómo bordas los micros. Los sueños, la ilusión, el trabajo a la basura por quién cree que lo ha leído todo, La crítica al mundo editorial… ¿Se puede decir más en tampoco? Es una triste realidad, es cierto, pero que, en este caso, merece mi enhorabuena.

Besos y abrazos.

Maribel dijo...

Es triste, sí, Mari Carmen, sobre todo por la pérdida de ilusión que pueden acarrear situaciones como ésta. Y sin ilusión no somos nada.

Un abrazo.