lunes, 6 de febrero de 2012

ENSAYO SOBRE LA CEGUERA


Este libro no es nuevo, seguramente muchos de vosotros lo conocéis, sin embargo yo lo he terminado de leer hace escasos días (en formato e-book) y realmente me ha impactado.

Ensayo sobre la ceguera es una novela apocalíptica, en cierto modo deprimente (a mí me ha deprimido), narrada de manera magistral, con excelentes reflexiones y ese punto irónico típico de Saramago que me encanta.

Un hombre se encuentra dentro de su vehículo detenido ante un semáforo. Cuando el disco cambia a verde el vehículo no se mueve. Todos los conductores comienzan a pitar y entonces se dan cuenta de que el conductor está en apuros, golpea los cristales, gesticula... Cuando ya consiguen abrir la puerta de su coche el hombre exclama: ¡Estoy ciego, estoy ciego! Esa ceguera repentina, inexplicable y de origen desconocido se contagia más que una gripe, por tanto no tardan en quedarse ciegas las personas que lo ayudan, el médico oftalmólogo al que acude, los pacientes de la sala de espera... El gobierno tiene que tomar cartas en el asunto y decide internar a los ciegos en las instalaciones de un viejo manicomio y dejarlos allí en cuarentena, sin ningún contacto con el mundo exterior y sin ninguna ayuda externa, solo reciben comida, que dejan a las puertas del edificio para que los propios ciegos salgan a por ella. La situación allí dentro es caótica, nadie ve, nadie conoce el entorno, no saben llegar a un aseo, comienzan a perder los principios básicos de civismo y empiezan a comportarse como animales, haciendo sus necesidades en cualquier rincón, donde les viene a mano. Aquello se llena de inmundicia. El manicomio no tarda en tener más de 200 ciegos, personas de diferente género y condición, honestas y sinvergüenzas. Hay peleas entre ellos, hay incluso muertes. Si deciden acudir a los militares que custodian las puertas son asesinados (órdenes del ejército de que los ciegos no salgan para que no contaminen).

Todo esto lo conoce el lector porque hay una persona, solo una, que no se ha quedado ciega, que es la mujer del médico oftalmólogo, aunque finge que sí para no separarse de su marido, por tanto es internada con él en el manicomio. Los ojos de esta mujer son testigos de todos los horrores. Se producen hasta salvajes violaciones.

Cierto día descubren que no hay militares en las puertas, que no hay nadie vigilando. Consiguen escapar y entonces se dan cuenta de que todo el mundo, absolutamente todo el mundo, está ciego (menos la mujer del médico, que sigue siendo el nexo de unión con la barbarie). Nadie vive en sus casas, la gente va ocupando las casas libres que se encuentra, muchos viven dentro de tiendas, para abastecerse de los productos alimenticios. No hay comida, no hay higiene, no hay luz ni agua, todo ha dejado de funcionar porque nadie ve y la vida no está diseñada para ciegos. Los perros y gatos callejeros se convierten en una amenaza. La inmundicia, los excrementos humanos y la basura se acumulan por las calles, pronto darán lugar a epidemias. La gente muere sin atención médica. Todos están condenados a morir.

El final, que creo que no podía ser otro, es el efecto contrario: del mismo modo que todas las personas se quedaron ciegas, lo que ahora ocurre es que comienzan a ir recuperando la vista, para descubrir la mierda de mundo que han dejado.

Está claro que esta novela es una lección, una invitación a la reflexión porque nuestra sociedad también sufre un tipo de ceguera que no sabemos controlar. Nos muestra los instintos más primarios del ser humano, y cómo en situaciones extremas perdemos totalmente los principios. Lo que cuenta es la supervivencia, a costa de lo que sea.

Muy recomendable.

21 comentarios:

Winnie0 dijo...

Ví la pelicula y me maravilló Me lo tengo que leer Un beso Maribel y buena semana

Blanca Miosi dijo...

Qué buen libro, Maribel, y tu reseña: excelente. En un mundo donde todo está hecho para utilizar la vista, es imposible que un ciego pueda vivir sin ayuda, mucho menos toda la sociedad. Sin embargo qué poco nos paramos a reflexionar acerca del mundo de los ciegos. Creo que este ensayo sobre la ceguera va más allá de todo, te sacude y hace pensar qué ciegos somos a pesar de tener vista.

Voy a leerlo.

¡Gracias!
Blanca

Maribel dijo...

La película no la he visto, Winnie, pero me han dicho que es muy buena, dura pero buena. Voy a ver si la consigo.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Blanca, te gustará. Es una gran novela.

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alicia Uriarte dijo...

Maribel, nunca mejor dicho aquel refrán de "No hay peor ciego que el que no quiere ver". Creo que resume muy bien la esencia de ese libro y de la reseña tan estupenda que nos has regalado.

Un abrazo.

David Moreno (No Comments) dijo...

Este libro es de mis preferidos.

Un saludo indio

Maribel dijo...

Es un refrán muy sabio, Alicia.
A los ciegos de este libro les faltaba realmente la visión, pero el mensaje que transmite la novela es muy válido para los otros ciegos, los del refrán.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Ya lo es también de los míos, David.

Un abrazo indio.

Alejandro Laurenza dijo...

Maribel,

Es un libro excelente. Lo leí hace unos cuantos años, y aún lo tengo en la memoria. Una metáfora de los tiempos que corren.

Un abrazo!

José Antonio López Rastoll dijo...

A mí también me impactó el libro, y me sugirió eso que tú dices tan bien: que nadie está ajeno a esa ceguera, que todos en algún momento podemos estar ciegos, si es que no lo estamos ya.
Por cierto, hay versión cinematográfica bien interpretada por Julianne Moore llamada Blindness.
Pero el libro es mejor.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Es que no creo que sea fácil de olvidar, Alejandro.
Un libro excelente, como bien dices.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Varias personas me han recomendado la película, Jose. Aunque yo también pefiero siempre los libros (fuentes de donde salen las pelis), voy a ver si me hago con ella.

Un abrazo.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Me regalaron el libro hace poco. Por tener un caso de ceguera muy cerca, me daba un poco de miedo enfrentarme a una experiencia nueva, después de vivir experiencias tan próximas. Tu recomendación me va a ayudar a leerlo tan pronto termine "Los meses cuentan", una gozada, una "goduria" como me dijo el otro día un italiano amigo, a quién leí Febrero. Gracias y felicidades.

Un abrazo.

Alejandro

Maribel dijo...

Alejandro, esta obra de Saramago es en realidad una alegoría, una gran metáfora de la vida que no hiere la sensibilidad del invidente, porque el mensaje que transmite es otro.
No te diría lo mismo de "Informe sobre ciegos" de Ernesto Sabato, que a pesar de esconder también un mensaje oculto, aparentemente podría molestar a las personas ciegas, podría resultarles ofensivo.

Me alegro mucho de que te esté gustando "Los meses cuentan". Mencionas un mes, Febrero, que además de ser importante en mi vida, esconde un relato que a mí me gusta mucho. No es de los que más destacan los lectores, que se suelen inclinar por Abril, Mayo, Agosto, Octubre o Diciembre, pero creo que es bonito.

Muchas gracias. Y gracias también a tu amigo italiano.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Maribel, como bien dices Saramago nunca pierde ritmo. Las palabras de Pilar de Rio las suscribo plenamente. “Al leer a Saramago nos sentimos mas inteligentes”
Saramago provoca, él utilizaba mucho una palabra: desasosegar. Yo no vengo a agradar, decía, vengo a desasosegar insistía. Porque la insistencia en él, es parte de su estilo.

Yo me quedo con el libro, la película muy menor, según mi visión.

Abrazos bien mirados.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Sergio, yo también estoy con Pilar del Río: “Al leer a Saramago nos sentimos más inteligentes”.
Es la inteligencia que él transmite. Totalmente de acuerdo.

Un abrazo.

Spaghetti dijo...

Lo leí ... Todo de Saramago es Sublime!
su gran cultura y su forma de escribir todo seguido, sin puntos y aparte, su imaginación impresionante y sus personajes nihilistas ... en fin ...ahora te toca "ensayo sobre la lucidez" ... aunque hayan pasado las elecciones ...o cualquiera de sus libros ... es mi autor preferido.
bsssoss.

Maribel dijo...

Veo, Spaghetti, que Saramago supo meternos a todos en el bolsillo.
Literatura de nivel.

Un abrazo.

Agencia➐Points dijo...

Un excelente libro y aunque no es reciente es de mis preferidos.

Maribel dijo...

Coincido contigo, Agencia, gracias por tu visita.

Un saludo.