viernes, 30 de septiembre de 2011

LIBERTAD


Para demostrarle su amor le regaló el ático de un rascacielos, pero ella no quería cárceles aunque fueran de altura. Cogió la primera nube y se fue.

Maribel Romero Soler.

martes, 27 de septiembre de 2011

UN LIBRO DE CINE


Este es un libro de cine, el que recoge los microrrelatos ganadores, finalistas y seleccionados del II Certamen de Microrrelatos sobre Cine Arvikis - Dragonfly 2011.
Su título es DESEOS HUMANOS (título del microrrelato ganador) y ha sido editado por Ediciones Cardeñoso.
Hoy lo he recibido por correo, y aunque aún no he tenido tiempo de mirarlo con detalle, tiene muy buena pinta. Los microrrelatos van acompañados de ilustraciones que reproducen diferentes fachadas de cines, y en la página 76 se encuentra SALA TRES, el microrrelato que envié al certamen y que resultó seleccionado para su publicación. Aquí os lo dejo:


Odio las palomitas, no me gustan sus formas caprichosas, su color blanco y su corazón negro, su capacidad para reírse de mí. Se esconden en cualquier rincón, entre los asientos y los respaldos, debajo de las butacas, por los pasillos... A veces, incluso, me amenazan burlonas adheridas a la tapicería. “Date prisa, Jenni”, dice el encargado, “la sala tiene que estar limpia a las tres”. Él no sabe que un día seré actriz, que interpretaré grandes películas, que dejaré las huellas de mis manos en el Paseo de la Fama, que quizá reciba un Oscar. “Los chicles, Jenni, no los dejes por ahí pegados, arráncalos aunque sea con las uñas”, ordena. Yo obedezco, y con una pequeña navajita trato de despegar toda esa mierda. No me importa. Es como interpretar un papel, el papel de chica de la limpieza que espera su oportunidad. “¡Jenni, no te duermas!”, exclama enojado cuando me ve agarrada a la escoba como si fuera Ginger Rogers a punto de iniciar un baile de salón. No me altero. “Yo seré actriz, él no pasará de encargado”, me digo tranquila mientras escucho sus gritos y despego de una butaca la última palomita de maíz.

Maribel Romero Soler.

viernes, 23 de septiembre de 2011

CRÓNICA DE MARINA D'OR: I SEMANA DEL ARTE


Esta es la entrada a la gran carpa que daba cabida a la I Semana del Arte de Marina D’Or, un amplísimo espacio reservado a más de cien artistas que durante una semana han expuesto al público, en diferentes stands, sus distintas creaciones.

En el centro de la carpa, y rodeado de arte por donde se mirara, se ubicaba el espacio reservado a charlas y conferencias. Allí nos presentamos sobre las doce de la mañana, y fuimos recibidas y atendidas muy amablemente por las coordinadoras del evento, que con ayuda del servicio técnico ultimaron todos los detalles para la puesta a punto del escenario donde se celebraría nuestra charla: “Cómo ser escritora y no morir en el intento”, programada para las 12,30 horas del pasado sábado 17 de septiembre.


La carpa tenía la particularidad de que la megafonía llegaba hasta el último rincón. El espacio destinado a la charla no era una sala cerrada e independiente del resto, sino una zona diáfana y abierta a toda la exposición, de manera que los visitantes que paseaban por sus instalaciones, desde cualquier lugar, podían estar escuchando nuestras palabras. No obstante esto, fueron muchos los que se animaron a tomar asiento en las sillas reservadas al efecto, y con más público del que en realidad esperábamos (hay que recordar que era un sábado a las 12,30 horas, en pleno verano, temperatura rondando los 30º y una playa maravillosa a la vuelta de la esquina), comenzamos nuestra disertación siguiendo el siguiente programa:

- Ser escritor/a. ¿El escritor nace o se hace?
- Quiero publicar.
- ¿Sistema tradicional o autopublicación?
- Los concursos literarios.
- Breve lectura de textos de las autoras.

La introducción corrió a cargo de Teresa Rubira, yo fui la moderadora y la encargada de la exposición general de cada punto del programa, y las restantes compañeras, Manuela Maciá, Paqui Pérez y Rafaela Lillo, fueron tomando la palabra a lo largo de la charla para enriquecerla con sus opiniones y comentarios.


Creo que todos nos sentimos como en una reunión de amigos, al menos para nosotras fue así.

Cerca de las dos de la tarde dábamos por finalizada la charla, con la satisfacción de que una de las asistentes nos dijera desde el espacio que ocupaba entre el público: “Me habéis emocionado”, frase y momento que nunca olvidaré. Otras personas se acercaron hasta el escenario para felicitarnos y hacernos saber que habían disfrutado mucho con nuestras palabras. Desde aquí quiero agradecer a todos su asistencia, su entrega, su simpatía y su apoyo. Gracias de corazón.


Finalizada la actividad que nos había llevado hasta Oropesa del Mar, tuvimos en realidad muy poco tiempo para recorrer la exposición, que cerraba a las dos de la tarde y abría de nuevo a las cinco. Nos detuvimos en algunos de los stands para contemplar las pinturas de los diferentes artistas, con sus distintas técnicas y estilos, todas ellas magníficas, destacando sobre las lonas blancas que ejercían de paredes como una explosión de color.

Acompañamos hasta su stand a Antonio Zaballos, reconocido pintor salmantino que exponía sus vistosas y elaboradas obras (no dejéis de hacerle una visita) y que tuvo la amabilidad de asistir como público a nuestra charla. Mientras contemplábamos sus cuadros, sus bellas composiciones y coloridos marcapáginas, se hicieron las dos de la tarde y tuvimos que abandonar la carpa. Antonio nos asesoró y ejerció de guía gastronómico, puesto que ya llevaba una semana en la exposición y sabía dónde comer bien. Y no solo hizo de guía sino que acabó siendo compañero de mesa, ya que finalmente comió con nosotras.

Tras la comida, exquisita y bien servida, disfrutamos de la tertulia y el café hasta casi las cinco de la tarde, hora en la que Antonio Zaballos se despidió para volver a la exposición. Nosotras, sin embargo, nos dispusimos a dar una vuelta para conocer un poco Marina D’Or.

Aquello no es más que lo que el anuncio proclama: grandes complejos hoteleros, muchos apartamentos, piscinas, balnearios, zonas de ocio para los más pequeños y una playa extraordinaria, o sea, una ciudad de vacaciones.

Si algo nos sorprendió fueron los jardines, de inspiración gaudiana (me recordaron al Parque Güell), que una vez los atraviesas dan acceso directo a la playa.


Alrededor de las siete de la tarde el viaje tocaba a su fin para tres de nosotras, que nos dirigíamos a la estación de Oropesa del Mar para coger el tren y regresar a nuestros respectivos hogares, mientras que las dos restantes decidían quedarse en Marina D’Or dispuestas a disfrutar del estupendo apartamento que la organización había puesto a nuestra disposición.

lunes, 19 de septiembre de 2011

MI PRÓXIMA NOVELA

Os invito a ver el Book Trailer de la que será mi próxima novela: PERRO GUARDIÁN. Espero que os guste.



Su publicación correrá a cargo de Editorial ECU y se trata de una novela juvenil dirigida a público a partir de 12 años.

Como veis siguen los proyectos dentro del género infantil y juvenil, aunque también se está gestando un libro de relatos para adultos del que hablaré más adelante.

Seguiré informando.

sábado, 17 de septiembre de 2011

I SEMANA DEL ARTE EN MARINA D'OR


Cuando esta entrada programada se publique yo estaré en Marina D'Or, invitada por la I Semana del Arte, que se viene celebrando bajo la carpa de la famosa ciudad de vacaciones desde el pasado 11 de septiembre, y acabará mañana domingo.
Más de cien artistas nacionales e internacionales se han dado cita en este encuentro artístico que se convoca por primera vez en la provincia de Castellón, pero que pretende prolongarse en el tiempo.
Pinturas, bronces, fotografía, escultura, miniaturas, grabados... Toda clase de manifestaciones artísticas en exposición para disfrute de los visitantes.
También hay programados talleres, animación, conferencias y charlas. Y ahí está el motivo de mi viaje. Cinco escritoras vamos a participar en la charla literaria que se celebra hoy, a las 12,30 horas, en la carpa de Marina D'Or, bajo el título: "Cómo ser escritora y no morir en el intento".
Ya sé que el título no es muy original pero sí muy representativo de lo que allí hablaremos. Y por supuesto quien dice escritora dice escritor.
¿Y por qué una charla de estas características en la Semana del Arte? Porque la literatura también es un arte, un arte que utiliza como herramienta la palabra.

Aquí os dejo información del evento:

La semana del Arte de Marina d’Or se adentra en su recta final ( El Periódico Mediterraneo - 17/09/2011 )

Una vez de regreso, y mientras preparo la crónica, os dejo esta noticia de hoy, aparecida en el periódico del Mediterráneo:

La Semana del Arte de Marina d’Or cierra con gran éxito ( El Periódico Mediterraneo - 19/09/2011 )

lunes, 12 de septiembre de 2011

CUENTOS GANADORES


Si os apetece leer cuentos infantiles, o tenéis niños en casa a los que seguramente sí les apetecerá, os anuncio que a lo largo de esta semana (de lunes a viernes) se van a publicar en el blog QUEDAMOS EN MI NUBE los cuentos ganadores del I Concurso de Cuento Infantil "Amigos de Charli".

Seguro que a los pequeños autores les hará mucha ilusión que paséis por allí y les dejéis algún comentario.

domingo, 4 de septiembre de 2011

¿QUÉ OCURRE CON LA COMIDA?


¿Quién no ha tirado a la basura alguna vez un yogur caducado, medio bote de mermelada, un tetra brik de zumo con buena parte de su contenido porque lleva más de tres días abierto en la nevera, una caja de galletas olvidada en el armario que se ha pasado de fecha, otra que empezamos para tomar un café con los amigos y de la que solo consumimos media (el resto, al final, no se lo come nadie), una pieza de fruta que acabó podrida en el frigorífico, unos tomates por ídem de lo mismo?

He aquí unos datos que ponen los pelos de punta:
- Con lo que desecha un supermercado en un día se podría alimentar a cien personas.
- Un estudio ha desvelado que van al cubo de la basura 484 millones de yogures sin abrir.
- En Reino Unido, los establecimientos de venta de comida tiran a la basura 1,6 millones de toneladas anuales.

Ayer conocía esta información a través de la revista QUÉ LEER y gracias a un estudio efectuado por Tristram Stuart, recogido en el libro “Despilfarro”, editado por Alianza Editorial.

Estos datos escalofriantes son a nivel industrial, pero si pensamos en la suma de todos los hogares seguro que también acumulamos toneladas de comida desechada, comida que paradójicamente no se come nadie, y que acaba quemada en un vertedero. ¿Por qué? ¿Compramos sin control? ¿Nos dejamos llevar por la sociedad de consumo? ¿Compramos un producto alimenticio con la misma intención que si compráramos un frasco de colonia? ¿Por probar si nos gusta? ¿Tenemos respeto por la comida?

No dejo de darle vueltas al tema y, sin hacer demagogia, no puedo dejar de relacionarlo con la hambruna que está padeciendo el Cuerno de África. Me da la impresión de que estamos todos un poco locos, y mientras no seamos capaces de controlar nuestro propio consumo difícilmente podremos resolver problemas de mayor magnitud. Nos sentimos solidarios porque entregamos dos kilos de arroz o un paquete de azúcar en cualquier campaña de recogida de alimentos, y con esto parece que tenemos carta blanca para tirar a la basura otros muchos productos que compramos para nosotros mismos pero que, inútilmente, hemos comprado de más.

Siento que cada comida que se tira equivale a una persona que no come, y al mismo tiempo a dinero perdido, y ambas cosas son muy lamentables.

Hay una anécdota que cuenta Stuart muy significativa. En un momento dado los ingleses se aficionaron a la horticultura (igual que ha ocurrido en otros países europeos), y esto dio lugar a que muchos jardines particulares aparecieran llenos de manzanas tiradas sobre la hierba, sencillamente porque solo eran cultivadas por moda, sin ninguna necesidad.
El propio Stuart puso un aviso anunciando que necesitaba manzanas, y no tardó nada en recibir trescientos kilos, procedentes de gente que estaba encantada de deshacerse de ellas. Con una prensa manual en desuso se plantó en el parque público e hizo zumo gratis para todo el que quisiera. Con el sobrante, lo dejó fermentar y preparó una suculenta sidra natural para la fiesta mayor.

Pensemos un poquito.