sábado, 23 de julio de 2011

APROXIMACIÓN


Veo encenderse la luz y todos mis sentidos se ponen en alerta. Se aproxima tanto a ti que adivino sus labios en tu cuello y presiento las dos respiraciones jadeantes. Sus manos hábiles se pierden bajo la ropa, y tú las rescatas de su escondite para posarlas en tu pecho. Comienza a desabrochar tu blusa y besa con suavidad cada espacio de piel que va quedando libre, hasta que se detiene en el ombligo. Y se recrea. Más tarde la prenda cae al suelo y con ella la falda de raso que tú misma has soltado de su cierre. Hoy la ropa interior es blanca, casi colegial. Él la acaricia con un dedo, como si estudiara la calidad del tejido. Después te entregas a su boca y la luz se apaga. Entonces, una vez más, en mi cuarto del edificio de enfrente, me meto en la cama, y sueño que ese hombre que te lleva al éxtasis soy yo.

Maribel Romero Soler.

18 comentarios:

Winnie0 dijo...

Muy bueno Maribel.....un espectador...¡lástima! Besos y buen finde

Manuel dijo...

La ventana indiscreta, en su version más sensual. Perfecto
Un beso

Julián Cánepa dijo...

Muy bueno tu relato! :) cuando puedas pasá por mi Blog www.unmediolimon.blogspot.com

Soy Julián de Argentina

Mari Carmen Azkona dijo...

Enhorabuena, Maribel, por la sensualidad del texto. Es tan visual que siento como si mirara a través de los ojos del vecino de enfrente. Me gusta.

Besos y un fuerte abrazo.

Maribel dijo...

Sí, Winnie, qué pena, solo miraba (pero soñaba después).

Si las ventanas hablaran, Manuel...

Abrazos.

Maribel dijo...

Hola Julián, gracias por tu visita y comentario.

Mari Carmen, creo que los ojos del vecino de enfrente eran puro fuego de tanto mirar.

Abrazos.

Alejandro Laurenza dijo...

Muy bien contado, Maribel, como siempre. Y un final de sorpresa, para nada forzado.

Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

¡Huy! ¡Un mirón!
Un relato muy sensual.
Besos

Maribel dijo...

Alejandro, tú siempre tan gentil. Gracias.

Ya ves, Lola, solo era un voyeur.

Abrazos.

Rafa dijo...

Muy sugerente, y bien narrado. Me ha gustado mucho, pero siempre me gustan mucho tus micro.

un beso

José Antonio López Rastoll dijo...

Vivimos de sueños, Maribel, algunos reales y otros imposibles. En este particular la cosa está muy negra, pero yo le aconsejaría al muchacho que le preguntara a la pareja si le apetece un trío. Igual...

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, a veces lo imaginado llega a percibirse tan real que puede sustituir o servir de balsamo en momentos de ausencia. Es verdad que lo percibes sin llegar a poseerlo, que es un quiero y no puedo, pero acaso sea mejor eso que no sentir absolutamente nada por no ser capaz de, al menos, volar con la imaginación.
Una entrega muy bella.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Hola, Rafa, me alegro de que te guste. Ya he visto que estás muy activo con un interesante curso de novela histórica.

Jose, creo que el muchacho es un poco tímido pero sería una solución redonda (o triangular).

Abrazos.

Maribel dijo...

A veces, Alicia, es mejor imaginar que poseer, soñar que vivir, porque siempre imaginamos o soñamos lo que de verdad nos gusta, y vivir vivimos lo que nos toca.

Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Excelente!!!

Que bien escrito.

Besos.

Maribel dijo...

Gracias, Toro!!!

Un abrazo.

Humberto Dib dijo...

Un entrada interesante, un blog interesante, voy a quedarme como seguidor, si me permites.
Un abrazo.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Maribel dijo...

Bienvenido, Humberto.

Un saludo.