martes, 22 de marzo de 2011

MONOTONÍA


“Qué aburrimiento, todo el día girando una rueda”, pensó mientras, sentado frente a la jaula, se dedicaba únicamente a ver cómo el hámster giraba la rueda.

Maribel Romero Soler.

18 comentarios:

Winnie0 dijo...

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar..pon las tuyas a remojar..ja ja Un beso Maribel

TORO SALVAJE dijo...

Hay quien ve el la paja en el ojo ajeno y no ve la viga en el propio.

Besos.

Alicia Uriarte dijo...

No sé Maribel. Al leer tu texto me han venido a la mente pensamientos contradictorios. Por un lado, cuando estoy atacada por la vida rápida y llena de acontecimientos que a veces llevo, hecho de menos un poco de monotonía y de rueda que gire con movimiento circular uniforme. Por otro lado, las escasas ocasiones en las que mi vida se ha convertido en monotonía, he hecho esfuerzos para conseguir un movimiento circular uniformemente acelerado que me sacase del bucle. Vamos que en el equilibrio se encuentra la virtud.

Por último está claro que a veces se ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propioen el propio.

Un abrazo.

sqa dijo...

Seguro que el hamster corría por compasión, para entretener a su aburrido dueño...
Un micro muy sugerente, Maribel, me gustó.
Un abrazo

Srta Gómez. dijo...

Cierto,a veces no nos damos cuenta de que la monotonía nos apabulla día tras día.Muy reflexivo.
Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Muy buena reflexión en poquísimas palabras.
Maribel, ese se compró una rueda a su medida para acompañar su aburrimiento con el del hámster, por lo menos creyó que haría ejercício, sin embargo siempre le ganaba el hámster.
Besitos.

Maribel dijo...

Winnie, de momento no me compraré ningún hámster, jeje.

Besos.

Maribel dijo...

Toro, y mientras que no ven la viga en el propio son felices y se creen los mejores.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Alicia, en el equilibrio se encuentra la virtud, sin duda, pero mira que es difícil hallar ese punto, o le damos muy deprisa a la rueda o nos dormimos dentro.

Un beso.

Maribel dijo...

Hola, Carlos. Ya ves que me animé a participar en El Cultural, aunque sin mucho éxito de momento. Logré colar un finalista con la cigüeña y esta semana he colado otro con el tenedor.

Éste viene de "la jaula".

Un abrazo.

Maribel dijo...

Sí, Srta Gómez, todo termina siendo monotonía, como la vida ese ratoncillo.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Hola, Natàlia. Yo creo que esta pareja eran tal para cual.

La rueda bien podría ser el mundo que gira y gira mientras nosotros nos sentamos a verlo girar.

C'est la vie.

Un abrazo.

Manuel dijo...

Lo peor del ser humano es que puede convertir en monotonía casi todo, llega un momento en que cualquier noticia, guerras, delitos, fraudes, etc.,etc., la incorporamos a lo cotidiano, lástima que eso no ocurra con las noticias felices.
A veces tambien nos quedamos mirando como el hamster da vueltas en la monótona rueda y quizás sea el hamster quien esté mirandonos a nosotros.
Un beso

José Antonio López Rastoll dijo...

A mí la monotonía me viene muy bien para crear, pero de vez en cuando necesito romper con el monje y dar rienda suelta al crápula.
En ese vaivén estamos.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Me encanta tu visión de las cosas, Manuel, siempre tan profunda.
Creo que hemos incorporado demasiadas barbaridades al catálogo de la normalidad. ¿Un parado más? Pues un parado más; ¿una muerta más en manos de su pareja? Pues una más para la estadística... Y así una larga lista.

Y mientras la rueda gira.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Es una monotonía muy bien aprovechada la tuya, Jose.
Entre monje y crápula que no te falten los momentos creativos.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Maribel, la monotonía tiene el movimiento sin fin del tornillo. Cuando menos te lo esperas ya estás atornillado.
El movimiento recurrente no hay que olvidar que causa fascinación como los rezos, la danza, la poesía, etc., tienen la virtud de los estados de consciencia.

Un abrazo un abrazo un abrazo un abrazo un abrazo
Sergio Astorga

Maribel dijo...

No había pensado en esa fascinación, Sergio, en esa hipnosis. Es cierto.
Al final voy a creer que el hásmter se aburría pero el hombre gozaba. Somos así de simples.

Un abrazo en círculo.