miércoles, 30 de marzo de 2011

CUENTA 140



El empresario arruinado, con cuchillo y tenedor, pela gambas imaginarias; su chofer, despedido, recoge las pieles del suelo y se las come.

Finalista El Cultural. Tema: el tenedor.

25 comentarios:

MiánRos dijo...

Ja ja, me gustó; de veras que sí.
Mis supuestas felicitaciones, amiga.
Un abrazo,
Mián Ros

Winnie0 dijo...

Bravo Maribel...Pelar gambas con tenedor y cuchillo lo dice todo y si son imaginarias y arruinado...es GENIAL. Un beso

sqa dijo...

Un micro enorme, Maribel. Me gusta más que el que ha ganado, aunque mi favorito era otro.
Engancha el concurso, verdad? Ea, ahora toca arañarse la imaginación...

B. Miosi dijo...

Ya me imagino lo dificultoso que debe ser pelar gambas imaginarias con cuchillo y tenedor. Y ese chofer... el shock también le llegó ¿eh?

Besos,
Blanca

TORO SALVAJE dijo...

Hasta en la miseria hay clases.

Besos.

Daniel Sánchez dijo...

Muy pocas palabras pero con cuanto significado.

Una de la máximas del microrrelato.

Srta Gómez. dijo...

Un micro muy interesante,como dijo alguien pelar gambas imaginarias debe ser muy difícil.A veces la negación nos lleva a extremos.
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Maribel, interesantísimo juego de poder y jerarquía. El chofer asume la desgracia, no por solidaridad, sino por sumisión.
Tiene muchas lecturas por supuesto, esta es una de ellas.

El trinche o, el tenedor, o el garfo es maravillosamente instrumental y real.

Un abrazo de camarón o de gamba; para no confundir, que sea de marisco.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Me alegro, Mian, supuestamente, jajaja. ¿Qué tal va tu alergia?

Winnie, yo no sabría pelar ni las auténticas, jeje (además, no me gustan).

Abrazos.

Maribel dijo...

Sí que engancha, Carlos. La cuestión es que es un concurso un poco gamberro pero tiene su puntito. Al menos nos obliga a calentarnos el coco, y eso me gusta.

Ay, Blanca, es que de la crisis no se escapa nadie, ni las gambas, jeje.

Abrazos.

Maribel dijo...

Sí que es verdad, Toro, solo la parca nos iguala.

Hola, Daniel, bienvenido. Así es, ésa es la esencia del microrrelato.

Abrazos.

Maribel dijo...

Gracias, Srta Gómez, también debe ser difícil comerse las pieles de las gambas imaginarias, ¿verdad?

Sergio, cada uno intenta mantener su rol, el que tuvo alguna vez. Y cuando todo está perdido siguen asumiendo un papel ¿trágico?, ¿cómico? Es triste, la verdad, mantenerse en un mundo imaginario.

Abrazos.

No Comments dijo...

Enhorabuena por la selección. Merecida.

Un saludo indio

Manuel dijo...

¿Finalista?, heyyyyyyyy!!!!!!!!
Enhorabuena !!!!!!!!!!
Un beso
P.D. se me olvidaba, muy bueno, me ha gustado mucho

José Antonio López Rastoll dijo...

Con esto de la crisis siempre hay alguien que está peor que tú.
Es un concurso difícil y muy selectivo; yo también quedé finalista una semana.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Gracias, indio.

Me alegro, Manuel. Gracias.

Abrazos.

Maribel dijo...

Bueno, Jose, más que difícil es un concurso canalla. La dificultad es la que decide su conductor, es lo que tiene ser una sola cabeza pensante.
Yo llevo participando unas semanas y también quedé finalista en otra ocasión con un micro que no me gustaba nada (y eso que era mío).

Un abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

¿Y te has fijado que el tío siempre selecciona a los mismos?
Ya nos podemos hartar de pelar gambas, hija.

Un abrazo.

Medea dijo...

¡¡Que arte tienes pelando gambas imaginarias!! Pero efectivamente, lo de comerse las pieles imaginarias aun es mejor porque ya de imaginar, se come uno algo suculento, lo que demuestra que la crisis llega también a la imaginación¡¡qué pena!!
Un beso y ¡¡enhorabuena!!

Maribel dijo...

Sí, José, debe ser un grupito de buenos microrrelatistas.

Ya lo creo, Medea, de la crisis no se salva ni la imaginación, jeje.

Abrazos.

Neogeminis dijo...

Pasa así, hasta en los momentos de crisis, el de arriba conserva los sueños, el de abajo, intenta sobrevivir de las migajas que le sobran al otro!

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

La diversidad es un concepto que alcanza hasta los menus en época de crisis.
Tu micro me ha recordado esa fábula de uno que se lamentaba porque solo le llegaba para comer patatas hasta que miró atrás y vio que otro recogía las peladuras de las mismas que él había tirado. Al final para superar la mala fortuna nos tendremos que tatuar la frase "No es más rico quién más tiene sino quién menos necesita" y convencernos de que no necesitamos tanto.

Felicitaciones a cucharadas.

Maribel dijo...

¡Hola, Neogeminis!, ¿qué tal por Italia? Veo que estás colgando muchas fotos, tendré que darme una vuelta por tu casa. Disfruta.

Alicia, creo que las patatas eran auténticas, las gambas, sin embargo, son imaginarias. Crudo lo tienen.
No sé si es más rico o más feliz el que menos necesita, en cualquier caso ya nos estamos acostumbrando a tener muy poco.

Abrazos.

Mari Carmen Azkona dijo...

Con dinero o sin dinero, todavía hay clases...La nada comida con cuchillo y tenedor mancha menos.

Muy bueno, Maribel, gran imaginación jajaja...

Un fuerte abrazo.

Maribel dijo...

Eso no lo había pensado, Mari Carmen, jajaja, habrá que no comer para no mancharse.

Un abrazo y feliz domingo.