lunes, 21 de febrero de 2011

AMANTES


Cuando vimos la primera nieve del invierno nos amábamos bajo un techo de cristal. Los copos caían sobre la claraboya y los sentíamos resbalar por nuestros cuerpos desnudos, sedientos de placer. Tú acababas de hablar con tu esposa. “Te quiero”, fueron tus últimas palabras. Yo había mandado un SMS a mi marido. “Te echo de menos, mi amor”, le decía. Nos volvimos a abrazar hasta fundirnos, hasta fundir la nieve que seguía cayendo intermitente unos metros por encima de nuestras cabezas. Tanto era nuestro ardor. Minutos más tarde nos quedamos tendidos boca arriba, perdida la mirada en el blanco inmaculado que ya cubría el techo, y con las manos unidas como adolescentes tímidos.
Mientras me vestía para regresar a casa recordé tus últimas palabras “te quiero”, y tú cogiste el móvil y leíste mi mensaje “te echo de menos, mi amor”. Después bajamos a recepción y pagamos el hotel. Nuestro juego de amantes había concluido un día más.

Maribel Romero Soler.

25 comentarios:

Gotzon dijo...

Bonito juego para escapar de otras tentaciones...

José Antonio Fernández dijo...

Vaya, el final es inesperado. Buena táctica.
Med gustó.

TORO SALVAJE dijo...

Hay que darle alas a la imaginación.
Que lo disfruten.

Besos.

sqa dijo...

Hola Maribel, estupendo final, aunque el principio es tan bonito que da pena que se acabe...

Grillo® dijo...

hola me gusto tu entrada, tengo uno con el mismo tema te lo dejo, espero te guste

http://lascartassobrelamesa.blogspot.com/2010/06/viernesrelato-corto.html

POSDATA: SALUDOS DESDE MÉXICO

Winnie0 dijo...

Siempre cabe una esperanza para una pareja! Me ha encantado Maribel. Final GENIAL. Besos

MiánRos dijo...

El juego está en el juego, y no hay que parar de jugar. Esta máxima hay que aplicarla en todas las fases de la vida; ay, estos tortolitos amantes enamorados, ensoñadores y valientes ante la nevada ardiente de este corto.
Estos son los que más me gustan, con la guinda al final. Ingenioso micro, Maribel.

Un fuerte abrazo,
Mián Ros

Manuel dijo...

Dibujas una situación que a veces he leido como juego en la pareja. Siempre que leo algo asi me deja una sensacion rara, ¿jugar a ser infieles? no se que final puede deparar
Un beso

Jose Ignacio dijo...

Me ha encantado Maribel. Como siempre, una obra de arte tu micro.
Un abrazo.
José Ignacio

Alicia Uriarte dijo...

Maribel, me encanta. Siempre he pensado que hay que buscar oportunidades para romper la rutina a la que puede verse abocada la pareja. Acaso la imaginación y la complicidad puedan hacer que nunca se apague la llama de la pasión.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Hola, Gotzon, así la tentación se queda en casa.

Me alegro, José Antonio.

Abrazos.

Maribel dijo...

Muy necesaria la imaginación en los tiempos que corren, Toro.

Hola, Carlos, jeje, me alegra que lo veas así.

Abrazos.

Maribel dijo...

Hola, Grillo. Ahora iré a ver tu micro. Es fácil coincidir en temáticas, en literatura creo que está ya todo inventado.

Eso pienso yo, Winnie.

Abrazos.

Maribel dijo...

Hola, Mián, el juego, si se juega bien, es muy saludable.

Pues, Manuel, no soy yo muy especialista en terapias de parejas pero quizá sea un juego muy válido si sirve para recuperar el amor, la pasión o ambas cosas a la vez. La rutina es muy mala.

Abrazos.

Maribel dijo...

Gracias, José Ignacio. Te iba a mandar un e-mail pero aprovecho para felicitarte por aquí, ya he visto que eres doblemente ganador de dos concursos. ¡Enhorabuena!

Alicia, imaginación y complicidad son buenos ingredientes para mantener viva esa llama.

Abrazos.

sergio astorga dijo...

Maribel, en este juego tu ganas.
No me esperaba ese final políticamente correcto.

Abrazo sorprendido.
Sergio Astorga

Anita Solohayuna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maribel dijo...

Sergio, y tiro porque me toca, jeje.
Se trataba de una pareja muy formal.

Anita, ya lo leí. Es un hermoso texto.

Abrazos.

José Antonio López Rastoll dijo...

Si no hay juego, con sus buenos lingotazos de humor, la convivencia da al traste con la relación más sólida.
En el amor como en la literatura no todo es cuestión de técnica, ¿no crees?

Un abrazo.

Maribel dijo...

Así es, José Antonio, la técnica sirve para poco si no va acompañada de intuición y de pasión.

Un abrazo.

Mari Carmen Azkona dijo...

Maribel, añadirle un poquito de sal a una relación es necesario. Cada uno tiene su cómo y su porqué.

Genial, me ha encantado ese final inesperado.

Besos y abrazos.

Mi dijo...

me gustó bastante

Maribel dijo...

Mari Carmen, la sal y la pimienta son muy necesarias para aderezar el plato.

Me alegro, Mi.

Abrazos.

B. Miosi dijo...

Maribel: ¡Me engañaste hasta el final!

Tus micros son impresionantes. Qué envidia, (de la buena)

Besos,
Blanca

Maribel dijo...

Blanca, y yo que me alegro de haberte tenido engañada, jeje.
Gracias por tus palabras.

Un abrazo.