jueves, 3 de febrero de 2011

ABANDONO



El disparo en el pecho solo le hizo cosquillas; la pistola que guardaba en el cajón de su escritorio era de juguete. Le dolieron más las palabras: “Púdrete, desgraciado, únicamente te quería por tu dinero, y ahora que con la crisis lo has perdido todo me largo con el director del banco”. Cuando ella cerró la puerta dejando tras de sí su inconfundible aroma de jazmín, él prefirió seguir haciéndose el muerto.

Maribel Romero Soler.

26 comentarios:

Winnie0 dijo...

Más listo el ratón que el gato!!! (digo yo) Me ha encantado Maribel como todos tus relatos. Un beso

TORO SALVAJE dijo...

Debería sentirse inmensamente rico.

Besos.

Manuel dijo...

Dramática forma de conocer la verdad de la pareja. No hay duda que el protagonista era prevenido, pero cada vez que huela a jazmín le asaltará el recuerdo.
Un beso

Alejandro Laurenza dijo...

Certero. Preciso. Ni una palabra demás, Maribel. Cuando te leo, digo: a ver qué puedo aprender.

Un abrazo,
Alejandro.

Maribel dijo...

Winnie, este pobre hombre no tenía ya ninguna razón para levantarse del suelo.

Bien mirado así es, Toro.

Abrazos.

Maribel dijo...

Manuel, a perro flaco... Ya ves, la mujer eligió la crisis como momento idóneo para confesar su verdad.

Gracias, Alejandro, eres muy generoso.

Abrazos.

Alicia Uriarte dijo...

Creo que tristemente debe ser el patron que se repite en tiempos de crisis. Fundir el último eslabón de la cadena e irse con el joyero que te regala la cadena de oro.Una pena.
Un abrazo

José Antonio López Rastoll dijo...

Lo decía El Último de la Fila: cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana.
En el caso de tu personaje, pronto comprenderá que los directores de banco tampoco son inmunes a la crisis... de pareja.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Alicia, será que la crisis les saca a algunos su verdadero yo.

Sí, Jose, será de pareja porque de la otra creo que son los únicos que se salvan.

Abrazos a ambos.

MiánRos dijo...

Hola, Maribel,
Quizá ya estaba muerto antes del disparo y las voces. Cuando uno lo ha perdido todo en esta vida deambula de un lado para otro como un fantasma. Ni siquiera tuvo la valentía de decir ni "mu" para retenerla... Vamos vamos, je je.

Un abrazo,
Mián Ros

Lola Mariné dijo...

Genial, como siempre.
Buen finde.

Maribel dijo...

Buena apreciación, Mián, es cierto, cuando uno lo ha perdido todo, pierde hasta las ganas de vivir.

Gracias, Lola.

Abrazos a ambos.

Sergio G.Ros dijo...

Je,je... qué buen micro, Maribel.. como siempre, pa quitarse el sombrero... y es que, a veces, las pistolas de juguete hacen más daño que las de veras. Un beso.

sergio astorga dijo...

Maribel, sospecho para mi desgracia que desde tiempos remtos estamos en crisis.

La derrota siempre es huerfana.

Me encanta el veas siempre las dos caras de la moneda.

Abrazo que no abandona.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Sergio G., ya lo creo, y a veces las palabras todavía hacen más daño que las pistolas de juguete, jeje.

Sergio A., a mí ya me preocupa que la crisis se convierta en fuente de inspiración. Mal vamos.

Buen fin de semana.
Abrazos a los Sergios.

Mari Carmen Azkona dijo...

Maribel, ni una palabra más, ni una menos. Certero como el disparo, directo a la mente y al corazón...para que luego digan que las palabras son inocuas. No harán sangrar, pero como duelen.

Enhorabuena a pesar de la crisis.

Besos y abrazos.

sqa dijo...

o cómo morir de amor no correspondido... Me gustó mucho, Maribel (y tampoco es por hacer cumplidos). Besos

Maribel dijo...

Ya ves, Mari Carmen, hay palabras más afiladas que cuchillos y se hunden en la carne sin compasión.

Jajaja, gracias, Carlos, me alegro.

Abrazos y feliz domingo para ambos.

Rapanuy dijo...

Desde los inicios de la historia, allá por los albores del tiempo, ya sufríamos estos u otros desengaños parecidos, por lo que podríamos preguntarnos aquello de: hemos evolucionado realmente, o es todo fachada.

Un abrazo desinteresado.

Maribel dijo...

Hola, Rapanuy. Creo que hemos evolucionado poco, quizás en algunas cosas hemos involucionado.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Ya sé que me repito, Maribel, pero tienes un don con los micros. Ya sé que es complicado sacar un libro de relatos, y más al ser tan cortos, pero tú eres toda una maestra.

Un abrazo y feliz semana.

Maribel dijo...

Es complicado publicar relato, Armando, las editoriales no están muy a favor de este género, y con los micros ya ni te cuento, pero bueno, para eso ya hay por ahí buenísimos microrrelatistas que quizá si publiquen sus obras.

Un abrazo.

acróbata dijo...

Para que luego digan que las palabras a veces no pueden herir al igual que una puñalada trapera...

Abrazos amiga.

Maribel dijo...

Hola, acróbata. A veces hieren más.

Un abrazo.

siempreconhistorias dijo...

Precioso relato, Maribel. Me gusta la pistola de juguete. Y el muerto oyente.
Un beso fuerte y perdona, por favor, que no venga más.

Maribel dijo...

¡Hola, Izaskun! Qué alegría "verte". Y no tienes que pedir disculpas, ni mucho menos. Sé que estás muy liada con tu librería de mujeres, y por eso tampoco quiero yo darte mucha lata.

Un beso.