viernes, 14 de enero de 2011

MAGIA EN CASA



“¡Tachán! Aquí tenéis la pierna de cabrito asada”, dijo mamá mientras levantaba una tapa de aluminio y mostraba un triste muslo de pollo hervido. Desde que papá se quedó en el paro ella siempre intentó hacer magia, pero nunca le salieron los trucos. Repartimos el manjar entre los cuatro y lo tomamos despacio a la luz de una vela. Hacía tiempo que jugábamos a cenar a oscuras. Más tarde nos sentamos juntos en el sofá, una noche más, a no ver la tele. No quiero ni imaginarme qué ocurrirá el mes que viene. A papá se le acaba el subsidio.

Maribel Romero Soler.

20 comentarios:

Winnie0 dijo...

Uy Maribel ¡tantos hogares viven y cada vez más esa situación!"!!Relato que me ha puesto la piel de gallina. GRacias por escribirlo y recordar una terrible realidad que tenemos y deseamos superar. Un beso

Manuel dijo...

Si fuera politico me daria verguenza cobrar esos sueldos, contribuir solo con el 5% de irpfy disfrutar de pensiones compatibles cuando existen familias que viven la realidad de tu relato.
gracias por escribirlo y evidenciarlo.
Un beso

sergio astorga dijo...

Maribel, un micro radiográfico.
No se puede apelar. El veredicto es correcto: estupendo.

Un abrazo también subsidiado.
Sergio Astorga

TORO SALVAJE dijo...

Como duele.
Jo.

Besos.

Alicia Uriarte dijo...

Madres y padres coraje ha habido toda la vida. Estos son, como la protagonista de tu micro, los que ante situaciones adversas, como las que desgraciadamente van proliferando cada vez más en muchos hogares, son capaces de hacer milagros como el de los panes y los peces sin llegar a perder la compostura ni el buen humor delante de los pequeñuelos.

Estoy segura que amor, humor e imaginación seran parte de la receta del balsamo que habrá que utilizar para aliviar las consecuencias de esta crisis económica.

Gracias Maribel por aproximarnos al problema desde los ojos de la verdad descarnada. Esa que escuece y que sólo es levemente mitigada por ese corazón mágico maternal.

Besarkadatxu bat.

MiánRos dijo...

Ja, ja, me gustó. Hasta en los momentos más críticos hay que tener la chispa mágica, o digamos la gracia, para no sucumbir a la depresión.
Espera a leer el que tengo yo preparado, Je je.

Un fuerte abrazo,
Mián Ros

B. Miosi dijo...

Hola, Maribel, de vuelta por aquí, y me encuentro con ese micro tan gráficamente expuesto. La repartición en el mundo está muy mal, es obvio, ¿pero por qué los políticos no se dan cuenta?

Besos
Blanca

Maribel dijo...

Es cierto, Winnie, y muy lamentable por cierto.

Hola, Manuel. Creo que uno de los primeros requisitos para ser político es no tener vergüenza.

Abrazos.

Maribel dijo...

Una radiografía de la realidad, Sergio, donde se ven todas las dolencias.

Toro, ni con analgésicos lo superamos.

Abrazos.

Maribel dijo...

Amor ante todo, Alicia, e imaginación que no falte, lo que no tengo tan claro, en situaciones críticas, es lo del humor, pero bueno, seguiremos haciendo magia.

Pues es verdad, Mián, habrá que reírse hasta de la propia sombra.

Abrazos.

Maribel dijo...

Hola, Blanca! Me alegro de que vayas retomando la normalidad.
Yo creo que los políticos sí se dan cuenta pero no les preocupa demasiado.

Un abrazo y gracias por volver.

José Antonio López Rastoll dijo...

Hola Maribel,

Real como la vida misma, muy bien contado, sin dramatismos.
No hay imaginación suficiente para imaginar lo que están pasando algunas familias.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Estoy de acuerdo, Jose, no hay imaginación suficiente...

Un abrazo.

Mari Carmen Azkona dijo...

Tu hermoso texto es una triste realidad ante la que no podemos cerrar los ojos. Más que magia, en muchos hogares hace falta un milagro...el de los panes y los peces.

Besos y un fuerte abrazo.

Lola Mariné dijo...

Tremendo...
Pero que imaginación tienes, jodía, le sacas punta a todo.
Besos

Maribel dijo...

Pues lo único que nos queda es rezar, Mari Carmen.

Jajaja, al menos, Lola, que no tengamos crisis de imaginación (que a veces no estoy yo muy segura).

Abrazos.

Alejandro Laurenza dijo...

Buen relato, Maribel. Muy bien pintada la realidad.

Un abrazo,
Alejandro.

Maribel dijo...

Triste realidad, Alejandro.

Un abrazo.

No Comments dijo...

Lo trágico de tu micro, aunque esté expresado con ternura y magia, es que esté tan cercano a la realidad de muchas familias.

Un saludo indio

Maribel dijo...

Así es, indio, qué pena.

Un saludo.