lunes, 29 de marzo de 2010

RECUPERANDO LA NORMALIDAD



Poco a poco voy asimilando lo acontecido en estos últimos días y voy recuperando la normalidad, es más, lo necesito, necesito volver a mis rutinas y seguir adelante con mis proyectos, sean literarios o no (que de todo hay).
Comenzamos una semana de vacaciones para mucha gente y creo que durante estos siete días sólo me voy a dedicar a la meditación y al descanso, porque a la vuelta de la Semana Santa tendré mucho trabajo por delante. Por un lado he de meterme de lleno en mi labor de lectura y valoración de textos como miembro del jurado de un importante certamen internacional de relato breve, por otra parte tengo mi novela infantil, UN MISTERIO TRAS LAS PUERTAS, tomando forma. No sé si la editorial se enfadará porque adelante esto, pero ya he visto las primeras ilustraciones y están quedando preciosas, la combinación de texto y dibujos es perfecta, aunque será tras la Semana Santa cuando el ilustrador se dedique plenamente a mi obra, y cuando yo tendré que volver a trabajar la historia, corregirla, retocarla, en resumen, perfeccionarla.
Hay otros asuntos que van a ocuparme bastante tiempo, pero como son extraliterarios me los reservo.
Antes de acabar este post, como sabéis que me gusta ser honesta con la verdad, quiero decir que en los últimos días los medios de comunicación se han interesado por mí y por mi condición de finalista del Premio Azorín de Novela 2010. Ayer domingo, el diario INFORMACIÓN, sección de CULTURA Y SOCIEDAD, publicó un interesante reportaje sobre los concursos literarios, que incluye una entrevista que me hizo el pasado viernes Andrés Valdés. Fue también el viernes cuando me entrevistaron para el diario LA VERDAD, y me consta que algo más se está movilizando por otros sectores. Muchísimas gracias a todos. El apoyo de los medios es muy necesario para que podamos seguir adelante por este camino que hemos elegido. Cuando algo es digno de ser destacado debe ser destacado, es interesante que la cultura nunca deje de ocupar su espacio y que no sean solo las noticias de sucesos o corazón las que atraigan masivamente a los periodistas y al público. Del mismo modo agradezco su interés a los blogs y a las páginas literarias que han dedicado entradas y artículos a esta noticia. Y a todos aquéllos que me han manifestado su apoyo incondicional y su más sincera felicitación. No tenéis ni idea de la fuerza que me habéis transmitido.
EL PESO DE LAS HORAS dará que hablar, ya lo está dando, y yo confío en su valía y en el interés que va a despertar en el público. Posiblemente necesite un poco de paciencia, relajarme y dejar que las cosas tomen su curso, sencillamente no precipitar los acontecimientos. Esta semana será de descanso y nada voy a mover, pero la siguiente volveré a ponerme las pilas.
Feliz Semana Santa a todos.

jueves, 25 de marzo de 2010

NO LO CONSEGUÍ, PERO CASI






A estas alturas todos debéis saber que la flamante ganadora del Premio Azorín 2010 de Novela no es otra que Begoña Aranguren, periodista y escritora, autora entre otras obras de Toda una vida, La buena educación y Alta sociedad. De los años cincuenta a la muerta de Franco. Todas ellas publicadas por Planeta.

Y comienzo mi crónica.
A las nueve de la noche llegábamos al hall del Hotel Meliá de Alicante, donde ya se había concentrado bastante gente. Entramos al interior y, tal como me habían indicado desde grupo Planeta, me dirigí a una mesita donde, después de identificarme como finalista del premio, una azafata me entregó un sobre a mi nombre. En él venían las dos invitaciones (estaba invitada con un acompañante que fue mi marido) y una especie de plantilla para participar en “el juego de los ganadores”, algo así como una quiniela en la que había que apostar por las cuatro novelas que consideráramos que iban a quedar en primero, segundo, tercero y cuarto lugar. Lógicamente yo no participé en ese juego. También incluía la relación de las diez novelas finalistas, con el nº de registro de cada una y el nombre o seudónimo del autor. Y por último la mesa a la que habíamos sido asignados, en este caso la mesa IGNACIO MARTÍ.
Quiero transcribir una frase que aparece impresa en todas las invitaciones y que resulta muy significativa:

“Todas las obras finalistas son moralmente ganadoras del Premio, pero solo una de ellas será la mejor a juicio del Jurado”.

Tras tomar conciencia de dónde nos encontrábamos y para qué, fuimos a buscar el comedor (en la primera planta).
Previo a la cena hubo un cóctel en la terraza del hotel. Decenas de camareros pasaban entre la gente ofreciendo todo tipo de bebidas y pequeños bocados de delicatessen: Tartaleta de queso de cabra y nueces con lluvia de curry, tosta de foie al enebro con chutney de frambuesa, brocheta de langostino en crujiente y aroma de sal, espetón de langostino cocido, tomate cherry y mahonesa, delicias de Elche, mini coca de tomate seco templada y queso manchego, brocheta de pollo tandori y caramelos de faisán. Yo no pude comer nada. Bebí un zumo de piña. Allí comencé a encontrarme con algunos rostros conocidos: Matilde Asensi, Begoña Aranguren, Javier Pérez (ganador del premio Azorín en 2006) y otros muchos que, aunque me constaba que eran famosos, no fui capaz de colocarles nombre (será porque la famosa no soy yo y no me muevo en esos ámbitos).
Tras el cóctel pasamos al comedor, amplísimo, para dar cabida a cerca de quinientos invitados que fueron buscando sus mesas y tomando asiento.
Hicieron entonces su entrada los políticos (representantes de la Diputación de Alicante), los directivos de Planeta y los miembros del jurado. Los que más me llamaron la atención (quizá porque son los más mediáticos) fueron Fernando Sánchez Dragó y Nativel Preciado.
Llegamos a nuestra mesa, la quinta de la fila que comenzaba justo frente al escenario. El resto de los invitados ya habían tomado asiento, les dimos las buenas noches y ocupamos también nuestras posiciones. Entonces descubrimos que en esa mesa estábamos sentados tres finalistas del premio, por una parte el turolense Elifio Feliz de Vargas, autor de la obra Cuando juntos caminábamos, que iba acompañado de su esposa, ambos simpatiquísimos, a los que les mando un abrazo desde aquí. También estaba uno de los autores que participaba bajo seudónimo, de Madrid, autor de la obra Fugitivo del destino, con el que estuvimos charlando durante la velada (ya tenía experiencia como finalista del premio en dos ocasiones anteriores) y sin embargo no descubrimos su verdadero nombre, otro compañero estupendo al que le mando otro abrazo. El resto de los invitados, o mejor dicho invitadas a esa mesa, eran personas vinculadas a la Diputación.
Comenzamos la cena con una ensalada de guacamole, mango y salmón ahumado con semillas de girasol (pipas para los amigos), y cuando habían transcurrido apenas cinco minutos apareció en el escenario Pedro Romero, diputado de Cultura, para dar los resultados de las primeras votaciones del jurado. La sala estaba llena de pantallas gigantes de televisión, puesto que no todos los invitados podían divisar el escenario desde sus posiciones, y yo fui una de las que siguió el proceso a través de la imagen televisiva (por no darme la vuelta y coger una tortícolis).
En esta primera ronda quedaron eliminadas cinco novelas, y las restantes cinco, entre ellas la mía, continuaron adelante. Éstas fueron las novelas que superaron la primera votación:

Fugitivo del Destino de Prendimiento (seudónimo), mi compañero de mesa.
Madame Lamy de Esther Williams (seudónimo).
Los observadores imperdonables de R.R. Rus (seudónimo).
El peso de las horas de María Isabel Romero Soler (o sea, yo).
Las cartas de Carlos de Javier Salfer (seudónimo).

Con mucha pena pudimos constatar que uno de nuestros compañeros de mesa ya se había quedado fuera de la “competición”. Elifio, mucho ánimo, tú vales un montón.

Tras dar unas pinchaditas más a la ensalada, unos diez minutos más tarde, volvió a aparecer en pantalla (y en persona sobre el escenario) don Pedro Romero (que nada tiene que ver conmigo, por si alguien lo había pensado, no lo había visto en mi vida), para dar los resultados de la segunda votación, que sirvió para dejar fuera de juego a la novela Las Cartas de Carlos de Javier Salfer (seudónimo). Por tanto así quedó la cosa:

Fugitivo del Destino de Prendimiento (seudónimo), mi compañero de mesa.
Madame Lamy de Esther Williams (seudónimo).
Los observadores imperdonables de R.R. Rus (seudónimo).
El peso de las horas de María Isabel Romero Soler (o sea, yo).

Continuamos con la cena y creo que a esas alturas ya nos habían puesto el Solomillo de ternera con cremoso de patata al queso de parma, cebollitas confitadas y salsa perigeux, que seguramente estaba delicioso pero que apenas pude probar, porque el Sr. Romero apareció de nuevo para ponernos el corazón en la garganta. La tercera votación dejó fuera de competición al otro compañero de mesa, autor de la novela Fugitivo del destino. De nuevo consternados todos porque la verdad es que nos cogimos cariño. La cosa quedó así:

Madame Lamy de Esther Williams (seudónimo).
Los observadores imperdonables de R.R. Rus (seudónimo).
El peso de las horas de María Isabel Romero Soler (o sea, yo).

Creo que ya se aproximaban los postres (torre de tres chocolates), cuando apareció el diputado de Cultura con la cuarta votación, que eliminó a la novela Los observadores imperdonables de R.R. Rus (seudónimo). Y dejó competiendo, empatadas ambas a siete puntos, a:

Madame Lamy de Esther Williams (seudónimo).
El peso de las horas de María Isabel Romero Soler (o sea, yo).

Con lo que me gusta el chocolate no lo pude ni probar. Los nombres de las dos novelas finalistas permanecían bien visibles en todas las pantallas de televisión de la sala. Y una de ellas era la mía. Sí, mi novela, compitiendo para el gran premio.

Esta vez el señor Romero tardó más tiempo en aparecer, seguramente para crear suspense. Por fin, cuando ya habíamos acabado los postres (quien los acabara), subieron al escenario el diputado de Cultura, el presidente de la Diputación y otras personalidades. Os diré que en mi mesa ya me daban por ganadora. Yo estaba tranquila, y lo digo totalmente en serio, dispuesta a lo que hiciera falta. Tras un breve discurso del presidente de la Diputación, el Sr. Pedro Romero procedió a dar la última votación, que fue la siguiente:

Madame Lamy de Esther Williams (seudónimo). 4 PUNTOS
El peso de las horas de María Isabel Romero Soler (o sea, yo). 3 PUNTOS

Y como queda bien claro, la ganadora fue Begoña Aranguren, escondida tras ese acuático seudónimo de Esther Williams. Los periodistas literalmente se le echaron encima, por tanto pude ver dónde se encontraba sentada, prácticamente junto al escenario (antes la había visto en el cóctel pero no en el comedor). Subió a recoger su premio, se dirigió al público, mostró su trofeo y después todos se dirigieron a la rueda de prensa. Mientras tanto, en mi mesa hubo aplausos y felicitaciones dedicadas a mí, y una frase muy reconfortante que posiblemente respondiera al compañerismo y al cariño: “la ganadora moral eres tú”.

Abandonamos el comedor para dirigirnos a la rueda de prensa (yo quería saber qué se cocía allí). Fue durante el trayecto cuando vi a Ángela Becerra (¡qué alta y qué delgada!) y a Lola Beccaria (muy guapas ambas), y de nuevo a Javier Pérez.
Begoña Aranguren atendió a los medios acompañada por todos los miembros del jurado, representación política y miembros de Planeta. Por cierto, que allí mismo anunciaron que la novela saldrá con el título El amor del rey, y estará en la calle el próximo 13 de abril (no se puede correr más).
Quiero agradecer desde aquí al escritor Juan Eslava, portavoz del jurado, las palabras que de algún modo me dedicó cuando dijo que la final había sido muy reñida y la decisión muy difícil porque Begoña competía con otra obra magnífica de una escritora alicantina (que era yo). GRACIAS, JUAN ESLAVA, porque en un certamen donde la única cabeza visible es la del ganador, esas palabras son muy de agradecer.

Acabó la rueda de prensa. Pedí a Fernando Sánchez Dragó y Nativel Preciado que me acompañaran en una foto. Lo hicieron. Salimos de la sala y entonces me encontré con José Luis Ferris, escritor alicantino, ganador del premio Azorín en 1999. Me felicitó por lo que había conseguido. Se lo agradecí.

Mucha gente se dirigía a la cafetería del hotel, ya era de madrugada, pero nosotros decidimos marcharnos a casa. Cuando llegué me tuve que preparar un café con leche con galletas porque ¡puñetas! NO HABÍA CENADO.

Sé que muchos de vosotros, y otros muchos amigos, estáis interesados en leer la novela y me preguntáis si será publicada. Yo confío en que sí sea publicada, la novela lo merece, es una novela de un gran tirón, y creo que este reconocimiento lo avala. Planeta no se ha puesto en contacto conmigo en ningún momento, tampoco lo hizo en la gala. El trato en ese aspecto fue correcto pero impersonal. En mi opinión lo más cortés hubiese sido dirigirse a las mesas donde estábamos los finalistas para darnos, al menos, las buenas noches. No conocí a ningún finalista más, no sé quiénes eran ni dónde se sentaron, conocí a mis dos compañeros porque estábamos en la misma mesa pero a nadie más.

Ah, se me olvidaba decir que Planeta obsequió a todos los asistentes con libros de su firma, de los de tapa dura y más de 400 páginas. Mi marido eligió Y de repente fue ayer, de Boris Izaguirre. Yo cogí Navigatio, de Javier González. Y la Diputación, como no podía ser menos, nos obsequió con aceite de oliva virgen extra ecológico, presentado en una exquisita botella de cristal y dentro de un bonito estuche de madera. O sea, que tenemos dos.

Hoy todos los medios recogen la noticia de que Begoña Aranguren fue la ganadora del premio Azorín 2010, pero todo lo demás que allí ocurrió, y que fue muy importante, pasaría por alto si yo no lo contara. Y yo estuve allí.

Planeta ni siquiera me ha felicitado, pero esta mañana sí he recibido el homenaje, la emoción y la gran alegría de mi familia. Y ese estupendo ramo de flores con el que me veis en la foto.

Agradezco también a Las provincias su artículo. Es el único periódico que dedica más de una línea al gran logro conseguido por una escritora alicantina desconocida.

martes, 23 de marzo de 2010

GRACIAS, CREVILLENT




Mañana será el gran día. Hoy me lo tomo como jornada de reflexión, igual que en las elecciones, y aprovecho para haceros una breve crónica de la presentación de EL PINTALABIOS, que tuvo lugar el pasado jueves, 18 de marzo, en la localidad alicantina de Crevillent. Sería injusto que no les dedicara este espacio a los crevillentinos, que estuvieron amables, entregados, simpáticos... Sencillamente geniales.
El acto de presentación comenzó tarde, ya que previamente había programada una representación de teatro que también demoró su inicio. La obra, a cargo del Taller de Teatro para Mujeres de la Concejalía de Igualdad, y bajo la dirección de Ana Penalva Luque, mostraba, a través de la inocente mirada infantil, adoptando un aire cómico y desenfadado, diferentes escenas y diálogos en los que con humor se dejaban entrever los estereotipos sexistas de nuestra sociedad y su transmisión de padres a hijos. Fue realmente divertido, nos reímos muchísimo, y las actrices (no profesionales, en su mayoría amas de casa aficionadas) estuvieron fantásticas y recibieron muchísimos aplausos.
Una vez finalizada la obra nos tocó el turno a nosotras. Sobre el mismo escenario donde se había llevado a cabo la representación teatral, con todo el público en sus asientos, sin que nadie abandonara una sala completamente llena, comenzamos con la lectura del florilegio, por parte de Paqui Pérez Gallego, para después contar a los asistentes las razones que nos habían llevado a escribir este original libro de relatos.
Finalizada la presentación pasamos a la firma de libros y tengo que decir que firmamos bastantes, y que recibimos las felicitaciones y los buenos deseos de todos los que salían de la Casa de la Cultura con su libro dedicado entre las manos.
Sólo tengo palabras de agradecimiento para Crevillent y su gente. Gracias también a la Concejala de Bienestar Social, Juana Guirao, y a la Concejala de Igualdad, Gema, por su invitación.

En cuanto a mañana, pase lo que pase lo contaré (si es que no me da un infarto antes).

jueves, 18 de marzo de 2010

LA MEJOR NOTICIA LITERARIA DE MI VIDA: FINALISTA DEL PREMIO AZORÍN DE NOVELA 2010

Cada mañana enciendo el ordenador y sigo una rutina que consiste en abrir los correos electrónicos y mirar la página web Premios Literarios, donde se publican los fallos de los distintos concursos que se convocan mes tras mes y que ya han llegado a la fecha estipulada para elegir un ganador (o para publicar una selección de finalistas).
La mayoría de las veces no espero nada mío, miro esta web para estar informada, y porque en ocasiones me tropiezo entre los ganadores de los premios con los nombres de algunos amigos, y por supuesto esas noticias me hacen muy feliz.
Esta mañana he abierto la web y el primer titular que he leído me ha puesto el corazón en la garganta: “Finalistas del XXXIV Premio Azorín de Novela, que se falla el día 24”.
Sabía, porque así lo afirmaban las bases, que el prestigioso Premio Azorín de Novela se fallaba en marzo, y por supuesto estaba pendiente de cualquier novedad porque, como ya comenté en otra entrada, una novela mía participaba en el certamen (¿recordáis aquélla entrada sobre la corrección que tanto trabajo me estaba dando?)
Pues bien, en cualquier caso no lo esperaba tan pronto, tenía idea de que el fallo se produciría a fin de mes. Ni siquiera me atrevía a pinchar el enlace y leer la información. Finalmente lo he hecho con dedos temblorosos y... SÍ, YA PUEDO DECIRLO: “SOY FINALISTA DEL PREMIO AZORÍN DE NOVELA 2010” que se fallará el próximo 24 de marzo durante una gala a celebrar en el Hotel Meliá de Alicante.
Lo sé desde esta mañana. He tenido tiempo de reír, llorar, subirme a una nube y bajar de ella. Estoy inmensamente feliz.
Tenía dudas sobre si colocar este post o no, pero el premio Azorín permite presentar obras bajo seudónimo o firmadas por el autor. En mi caso la firmé con mi nombre, por tanto no estoy adelantando ninguna información que no se sepa ya a través de los medios: Diario Información, Diario Crítico de la Comunitat Valenciana, El confidencial, Las provincias, etc. etc., y la propia Diputación Provincial de Alicante, que es la que más datos facilita sobre el índice de participación, los nombres de los ganadores de ediciones anteriores, etc.
Ahora solo me queda esperar al miércoles, día 24 de marzo, (hasta tendré que comprarme algunos trapitos porque voy a una gala importante) para saber qué ocurrirá. En cualquier caso, llegar a esta posición y conseguir este reconocimiento a mi trabajo me parece un enorme premio, y yo, que soy escritora, paradójicamente no me encuentro capaz de describir en estos momentos lo que siento.

(La crónica de Crevillente tendrá que esperar, aunque adelanto que ha sido un éxito y que los crevillentinos nos han acogido de fábula).

lunes, 15 de marzo de 2010

PRÓXIMA PRESENTACIÓN DE "EL PINTALABIOS"



En esta ocasión nos vamos a Crevillent (Alicante).

El próximo jueves, 18 de marzo, a las 20,30 horas, invitadas por la Concelaja de Bienestar Social del Ayuntamiento de Crevillent, estaremos en la Casa de la Cultura cuatro de las autoras de EL PINTALABIOS, concretamente Rafaela Lillo, Manuela Maciá, Paqui Pérez Gallego y Maribel Romero Soler.
Antes de la presentación, sobre las 20 horas, habrá una interesante representación de teatro.

Lugar: CASA DE LA CULTURA de Crevillent
Día: 18 de marzo de 2010
Hora: 20,30 horas

Os esperamos.

miércoles, 10 de marzo de 2010

GANADORA DEL I CONCURSO DE MICRORRELATOS SOBRE MICRORRELATISTAS

EN LA CONSULTA

El especialista lo miró por encima de las gafas.
—¿Qué le ocurre? —preguntó.
—Doctor, llevo varios días con un fuerte dolor en la rodilla —manifestó el escritor contando con los dedos el número de palabras que utilizaba en su explicación.
No satisfecho con los once vocablos rectificó:
—Doctor, me duele la rodilla.
Cinco palabras seguían siendo demasiadas. El paciente, considerado el mejor microrrelatista a nivel mundial, sabía que podía hacerlo mejor. Se llevó ambas manos a la rodilla y finalmente dijo:
—Doctor, pupa.

Maribel Romero Soler.

Hoy se ha hecho público el fallo del I Concurso de Microrrelatos sobre Microrrelatistas, una original iniciativa que nació en la página MICRORRELATOS de Óscar Román Alconada (que aconsejo visitar a todos aquéllos que quieran disfrutar de buenos e ingeniosos textos breves). Pues bien, he tenido la suerte de resultar ganadora del concurso con mi microrrelato “En la consulta”, y de verdad que me hace mucha ilusión. Doy las gracias al organizador por la simpática convocatoria y por el premio.

Toda la información aquí.

domingo, 7 de marzo de 2010

ACTIVIDAD DE SENDERISMO CULTURAL "EL NIÑO YUNTERO"




El pasado sábado, 6 de marzo, tuve la oportunidad de vivir una interesante experiencia, la de participar en la actividad de senderismo cultural “El niño Yuntero”.
La senda del poeta (así se le llama a la ruta que recorre los lugares más emblemáticos de la vida y obra de Miguel Hernández) se desarrolla en tres etapas y a lo largo de tres días consecutivos: viernes, sábado y domingo. Tiene un recorrido total de 65 kilómetros, algo más de 20 kilómetros por día, y da comienzo en el lugar de nacimiento del poeta, Orihuela, para finalizar en la ciudad que lo vio morir, Alicante. A lo largo de toda la senda se recorren poblaciones como Redován, Cox, Granja de Rocamora, Callosa de Segura, Albatera, San Isidro, Crevillente y Elche.
La ruta en la que yo participé el sábado forma parte del curso de formación permanente del profesorado que estoy realizando en estos momentos: “La senda del poeta. Un recorrido por la vida de Miguel Hernández”, que tiene por finalidad la de poder llevar a las aulas la figura de uno de nuestros más ilustres poetas a través de una actividad al aire libre de gran contenido cultural, en la que pueden participar alumnos de todas las etapas educativas.
En este caso no hicimos el recorrido completo, nos limitamos a una pequeña parte del primer tramo, concretamente desde la puerta de la casa museo del poeta (donde habíamos quedado a las 9,30 de la mañana), hasta la ciudad de Cox (lugar donde se instalaron Miguel Hernández y Josefina Manresa tras su matrimonio).
El día amaneció bastante gris, amenazando lluvia y con mucho frío, pero no fue óbice para que unas sesenta personas (un grupo de Elche, otro de Orihuela, un tercero de Alicante y otro grupo sorpresa que se desplazó desde Madrid) nos encontráramos a la hora fijada en la plaza de Santo Domingo, frente a la casa museo, dispuestos a participar en una jornada inolvidable plagada de espacios naturales y poesía. La primera visita fue a la Fundación (junto a la casa museo), que en estos momentos acoge una exposición de pinturas de Juliana Javaloy bajo el título EL RAYO QUE NO CESA, obras de técnica mixta en las que se mezclan la imagen y el color con los versos más emblemáticos del poeta. A continuación visitamos su casa, que yo ya conocía pero que hacía muchísimos años que no había vuelto a pisar. Allí, en el patio, bajo la famosa higuera, entre seis personas recitamos Las nanas de la cebolla.
Tras visitar la casa fuimos al Colegio Diocesano Santo Domingo, un monumental edificio de más de 1.500 metros cuadrados donde se suceden diversos estilos pasando por el Gótico, Renacimiento, Barroco y Rococó. Constituye el Monumento Nacional más grande de la Comunidad Valenciana, compuesto por dos claustros, tres patios, un refectorio, tres monumentales portadas y la Iglesia. Fue fundado por el Cardenal Loazes en 1547. Una verdadera maravilla.
A continuación hicimos un recorrido turístico por Orihuela, pasando por el lugar donde se ubicaba el taller de modistillas en el que trabajaba Josefina cuando Miguel la conoció, la casa donde vivió Ramón Sijé, la famosa esquina en la que Miguel Hernández dedicó a su querido amigo la Evocación (que fue leída por otra compañera), así como el lugar donde el poeta fue apresado, tras la denuncia de un vecino del pueblo, para ser conducido después al Seminario de San Miguel, convertido en cárcel en tiempos de guerra. Y hacia allí nos dirigimos: al seminario.
Construido en el siglo XVIII posee una gran fachada principal orientada al Sur. El edificio es una construcción de tres alturas y de planta rectangular. Se encuentra en lo alto de la sierra, por lo que el acceso al seminario se convirtió en el tramo más dificultoso y agotador de toda la ruta, pero muy enriquecedor por la exuberancia de los paisajes. La vista de Orihuela desde las alturas es espectacular. Allí se volvió a recitar poesía.
Después de la subida vino la bajada, más rápida y con menos esfuerzo, dejando atrás el edificio religioso que sin ninguna compasión divina albergó a Miguel desde su detención hasta su traslado a una cárcel en Madrid.
El siguiente punto de destino, de visita obligada, fue el cementerio de Orihuela. Como sabéis, Miguel Hernández no se encuentra enterrado allí (sus restos reposan en el panteón de alicantinos ilustres del cementerio de Alicante), pero sí lo está su querido amigo Ramón Sijé. Rodeando su tumba, en silencio y con profunda emoción, escuchamos recitar la elegía a varios compañeros de Orihuela y Madrid. El momento fue verdaderamente sobrecogedor. Y todavía nos quedaba por vivir otro instante de intensa emoción. Aunque este hecho no consta en las biografías, durante el tiempo que Miguel permaneció encerrado en el seminario, tuvo que presenciar cómo quince de sus compañeros fueron sacados de su encierro para ser fusilados por su defensa a la república y a la libertad. En homenaje a estas quince personas con nombres y apellidos se ha levantado un monolito en el mismo punto del cementerio donde fueron fusilados, mirando a la sierra. Junto al monumento dos compañeros leyeron Los cobardes, un poema de Hernández que yo no conocía y que recomiendo leer. Me impactó, seguramente por el conjunto de las circunstancias.
Abandonamos Orihuela para dirigirnos a Redován, población que vio nacer al padre de Miguel. Allí nos recibió la alcaldesa en el ayuntamiento, y con una buena selección de productos de la tierra para invitarnos a tomar un aperitivo: cocas variadas, saladitos, porciones de pizza casera y bebidas. Tras un breve descanso retomamos la ruta hasta Callosa de Segura y después la continuamos hasta Cox, lugar elegido por Miguel y Josefina para afincarse tras su matrimonio. En Cox comimos, a cargo del ayuntamiento, una espectacular paella acompañada por productos de la huerta. Según nos comentó el concejal de cultura, el consistorio está realizando gestiones para adquirir la casa en la que vivió el matrimonio, que sería dedicada a museo para albergar parte de su obra. En Cox también se encuentra el único monumento en el mundo dedicado a la familia de Miguel Hernández. En él vemos a Miguel y a Josefina, y en los brazos de ella al pequeño Manolillo. A los pies del monumento hubo un nuevo recital de poesía y guitarra.
Puedo decir que ayer disfruté de una jornada de convivencia maravillosa, una singular experiencia que recomiendo a todos aquellos que residan cerca de Orihuela y tengan la oportunidad de vivirla. No se arrepentirán.

Por último, antes de acabar este post, quiero dirigirme a los amigos madrileños y decirles que el próximo día 26 de marzo van a tener en su ciudad un evento que yo no me perdería por nada del mundo. El grupo que se desplazó desde Madrid nos contó esta iniciativa y nos invitó a participar en ella. Se trata de la Marcha de Max Estrella, una peregrinación bohemia por el Madrid valleinclanesco en recuerdo de la última noche de Max Estrella, protagonista de Luces de Bohemia (Valle-Inclán). El recorrido partirá a las 18:00 horas del Pretil de los Consejos (frente a Casa Ciriaco), para finalizar en la sala de columnas del CBA a las 22:30. Según nos comentaron nuestros amigos madrileños, la marcha recorre lugares emblemáticos de la capital, edificios en los que acontecieron hechos y circunstancias que han servido para escribir la historia de este país. También nos dijeron que la marcha finaliza con una representación de teatro golfo en el Círculo de Bellas Artes, y que no dejará de tener su parte seria: este año, con motivo del centenario, estará presente la figura de Miguel Hernández.
Si yo estuviera en Madrid no me lo perdería. Supongo que a través del Círculo de Bellas Artes podréis conseguir toda la información. Eso sí, si alguno de vosotros se decide a participar en la marcha, por favor que me lo cuente.

miércoles, 3 de marzo de 2010

RETRATO DE FAMILIA

Cerré la puerta sin hacer ruido y fui a acostar a los niños. Raúl seguía usando el pijama de rombos, aunque ya le quedaba un poco corto, y Pablo se abrazaba con fuerza a su oso de peluche. Me quedé junto a ellos en silencio, escuchando sus hazañas, cada una de sus aventuras escolares, hasta que su madre entró en la habitación, apagó la luz y les dijo que ya era hora de dormir. Entonces, como cada noche, le preguntaron: “¿papá está en el cielo?”. Y ella dijo que sí. Los besó en la frente y les pidió que no me olvidaran. Y yo, satisfecho, volví de nuevo a mi estrella.
...
Maribel Romero Soler.

lunes, 1 de marzo de 2010

GALA DE GIMNASIA SOLIDARIA

Este blog siempre estará abierto a las llamadas solidarias. En este caso me llega por parte de una buena amiga, Teresa Rubira Lorén, compañera además en el libro de relatos EL PINTALABIOS.
Teresa es una persona muy comprometida con todas las causas benéficas, y especialmente volcada desde hace años con la ayuda al pueblo saharaui.
Precisamente para esta finalidad se celebrará el próximo domingo, día 7 de marzo, una Gala de Gimnasia Solidaria en Alicante, en la que participarán las mejores gimnastas de rítmica de la Comunidad Valenciana. Sin duda una buena razón para pasar un domingo distinto y visitar la hermosa ciudad mediterránea. Sólo necesitaréis un euro y un kilo de arroz.
Os dejo la invitación:

"3ª GALA GIMNASIA SOLIDARIA A FAVOR DE LOS REFUGIADOS SAHARAUIS
ORGANIZAN CLUB ECA Y ASOCIACION DAR AL KARAMA




Estimados amigos: Como continuación del camino que se inició hace tres años, el Club Eca de Gimnasia Rítmica junto con la Asociación Dar al Karama (Hogar de la Dignidad), vuelven a organizar la Tercera Gala Gimnasia Solidaria con el Pueblo Saharaui que tendrá lugar el domingo 7 de Marzo en el pabellón Pitiu Rochel de Alicante en horario matinal. (de 10 a 15 h)

Este evento bajo el lema “1Kg de arroz y 1 euro”, se engloba dentro de la Campaña de recogida de alimentos de primera necesidad, que serán llevados a los Campos de Refugiados, donde subsisten más de 160.000 personas.

Con la presente, y puesto que todos somos necesarios, tenemos el placer de invitarte a este hermoso Acto Solidario, en el que juntos podremos disfrutar de magníficas exhibiciones realizadas por las mejores gimnastas de la Comunidad, y de cuantas, desde distintos lugares, acudirán a la llamada.

Web de evento (en permanente actualización): www.clubeca.es/gala2010

Os esperamos pues el próximo 7 de Marzo. Hacedla extensiva a vuestro entorno. Entre todos podemos conseguir mucho, y ellos lo necesitan. Gracias en su nombre.



Un cordial saludo


Club Eca & Dar Al Karama
Comité Organizador"