viernes, 26 de febrero de 2010

TARDE DE PRESENTACIÓN. EL CARCELERO DE ISBILIYA Y ARLETTE GENEVE



Deben ser buenos tiempos para las letras. En estos casi dos meses que llevamos de 2010 son muchos escritores amigos los que están lanzando sus obras al mercado. Si en el post anterior os hablaba de Antonia J. Corrales, en éste estoy obligada a hablaros de otra buena amiga: Arlette Geneve.
En la tarde de hoy he tenido el placer de asistir en el Centro de Congresos de Elche a la presentación del último libro de esta prolífica autora ilicitana. Me refiero a EL CARCELERO DE ISBILIYA, una de las diez novelas finalistas del Premio Planeta 2008.
Arlette Geneve aparecía radiante, como una verdadera estrella, arropada por buenos amigos y muchísimos de sus lectores. La sala estaba completamente a rebosar, con mucha gente que no ha podido tomar asiento, pero que no ha sido óbice para que permanecieran, aunque fuera de pie, presenciando el acto.
El comienzo (si Arlette me lo permite) ha sido un poco accidentado, puesto que la persona que tenía encomendada la presentación, el periodista Francisco Romero López (que bien podría ser mi tío pero no lo es), se ha desplazado desde Madrid esta misma tarde, y a la hora prevista no se hallaba en el Centro de Congresos (cosas del tráfico).
Finalmente ha comenzado el acto sin él. Arlette se encontraba muy bien escoltada por otros mantenedores que han sabido salvar a la perfección este mínimo inconveniente, hasta que, transcurridos unos diez minutos, el esperado Romero López apareció por la sala y ocupó el lugar que le correspondía.
La presentación ha resultado muy agradable porque se ha convertido en una tertulia entre amigos, girando en torno a preguntas formuladas por los acompañantes de la autora en la mesa y por el propio público, que Arlette ha contestado de manera simpática, amable y muy sincera. Se la veía feliz y satisfecha. Y no era para menos.
Aproximadamente han sido cuarenta y cinco minutos de buena charla y buen entretenimiento. Después larga cola para la firma de libros, en la que yo he aguardado mi turno estoicamente. Os diré que ya tengo mi ejemplar dedicado.
Felicidades por el éxito de hoy, Arlette Geneve.

miércoles, 24 de febrero de 2010

EN UN RINCÓN DEL ALMA. NUEVA NOVELA DE ANTONIA J CORRALES


La escritora Antonia J. Corrales, amiga y compañera como miembro del jurado del Certamen Internacional de Relato Breve LA LECTORA IMPACIENTE, acaba de lanzar su tercera novela, EN UN RINCÓN DEL ALMA, una apuesta distinta a lo que nos tiene acostumbrados hasta ahora. Con sus anteriores títulos, EPITAFIO DE UN ASESINO y LA DÉCIMA CLAVE, nos sumergía en complejas tramas de intriga y suspense. En este caso se nos presenta escondida tras un llamativo paraguas rojo, con una historia actual, entrañable, divertida y cargada de realidad cotidiana que no dejará indiferente a nadie y en la que todas las mujeres se verán identificadas sin excepción y algunos hombres, sólo los elegidos, encontrarán respuestas a muchos interrogantes. Un nuevo registro de Antonia J. Corrales que no debemos perdernos.
Os dejo un enlace al Booktrailer. Y algunos comentarios de compañeros:
...
“Una novela estremecedora en la que el destino, el amor y la muerte marcan a sus protagonistas.” CLARA TAHOCES
...
“Una prosa convincente y cautivadora ilumina esta obra excepcional de Antonia J Corrales. Una historia conmovedora que no dejará a nadie indiferente” MIGUEL RUIZ MONTAÑEZ
...
Ya sabéis. A partir del día 1 de marzo no perdáis de vista los paraguas rojos.

domingo, 21 de febrero de 2010

ESAS FRASES MARAVILLOSAS


Seguramente os habrá pasado en más de una ocasión que leyendo una novela os habéis tropezado con una frase sublime, de esas que releéis varias veces, y no porque no hayáis comprendido su significado sino porque es un verdadero placer reproducirla dentro de nuestra cabeza como un eco repetitivo, hasta el punto de que, algunas, no se olvidan.
No sé dónde está el secreto de esas frases, quizá transmitan reflexiones, enseñanzas, revelaciones, sentencias; quizá sean bellas, bien construidas, poéticas, rotundas; quizá no sea nada de eso y sencillamente nos gustan.

Hoy traigo algunas. Tal vez pierdan fuerza fuera del contexto, pero son frases que en su momento releí, que me hicieron detener la lectura y centrarme en ellas, y algunas hasta consiguieron que cerrara los ojos en un gesto de absoluta emoción.

La nada no asusta a un filósofo. Madame Bovary. Gustave Flaubert.

La humanidad se toma demasiado en serio. Es el pecado original del mundo. Si el hombre de las cavernas hubiera sabido reír, la Historia sería otra. El retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde.

Cuando envejezca vamos a viajar a algún sitio en tren, tan lejos como se pueda llegar. Miraremos por la ventana hacia las montañas, los pueblos y los lagos, y hablaremos con gente de tierras desconocidas. Estaremos juntos todo el tiempo. No llegaremos nunca. Amor. Hanne Orstavik (perteneciente al libro de relatos MUJERES DE LOS FIORDOS).

Para poder ver cualquier cosa, vislumbrar cualquier recuerdo, encontrar cualquier sabiduría, sólo hay que saber mirar hacia uno mismo; dentro de uno mismo. Hay que luchar contra el olvido, que es el más extraño (persistente) de los recuerdos. Pequeño pino. Xavier de Tusalle (perteneciente al libro de relatos EL ÁLAMO AMARILLO).

Podría poner muchísimas más pero lo dejo aquí. Dos clásicos y dos contemporáneos. ¿Tenéis vosotros una frase especial?

miércoles, 17 de febrero de 2010

ASÍ FUE LA JORNADA DE LECTURA EN LA ONCE


Sin fotos (a mis compañeras se les olvidó la cámara), pero con crónica.
Esto fue lo que puse en el post original, pero desde la sede de la ONCE han tenido la gentileza de enviarnos una instantánea que refleja un momento del acto de lectura y, por supuesto, aquí os la dejo.
Ayer, 16 de febrero, de 11,30 a 12,30 de la mañana, tal y como anunciaba en la entrada anterior, se celebró en la sede de la ONCE, en Alicante, un encuentro de lectura para invidentes.
Según me informan las cuatro autoras de EL PINTALABIOS que participaron en el evento, todo resultó fenomenal. La primera en llegar fue Teresa Rubira Lorén y a continuación aparecieron Paqui Pérez Gallego, Mª. Mercedes Tormo Muñoz y Mª. Ángeles Salas Moneo.
Ante un público de unas sesenta personas, Paqui tomó la palabra con una breve exposición; después todas leyeron un relato de su autoría. Teresa optó por Una promesa violada, un texto comprometido donde la infidelidad es capaz de unir a dos mujeres engañadas por el mismo hombre; tratada con indiferencia la primera, maltratada brutalmente la segunda. Mª. Ángeles se decantó por El cuarto oscuro, un relato duro, casi trágico, en el que una niña es víctima de una época y sus prejuicios, de la propia sociedad y de la vida desordenada que ha llevado su progenitora; Mª. Mercedes leyó Tan sólo una noche, otra visión de la infidelidad a la que es conducida la protagonista, quizá porque son los lazos del aburrimiento los que atan a tantas parejas estables y de toda la vida. Y por último, Paqui eligió En las garras de la mica, un texto soberbio, toda una denuncia social, en la que el pintalabios sirve para destapar una verdad aterradora: la situación de casi esclavitud que viven los niños en la India.
Los relatos gustaron mucho, hubo aplausos y quedó confirmado que nuestra obra será pasada a braille y audio.
Todo muy, muy bien. Damos las gracias a la ONCE por esta iniciativa.

lunes, 15 de febrero de 2010

PUNTO DE ENCUENTRO DE LECTURA

Mañana martes, 16 de febrero, de 11,30 a 12,30 de la mañana, tendrá lugar en la Sede Central de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos de España), en Alicante, un encuentro de lectura en el que participarán cuatro de las siete autoras de EL PINTALABIOS, concretamente Paqui Pérez Gallego, Teresa Rubira Lorén, Mª Ángeles Salas Moneo y Mª Mercedes Tormo Muñoz. Las autoras leerán fragmentos de sus obras a invidentes, les explicarán cómo nació este original libro de relatos y comentarán con ellos temas de actualidad.

Aprovecho esta nueva noticia sobre EL PINTALABIOS para agradecer a Felisa Moreno Ortega la bonita entrada que nos dedicó en El sueño de las palabras.
A José Antonio López Rastoll la estupenda reseña que publicó en su blog El mirador.
Y de nuevo a Alicia Uriarte el profundo análisis de la obra que se puede leer en el foro literario La nieve.

sábado, 13 de febrero de 2010

UNA CARTA DE AMOR (¿O ERA DE HUMOR?)

Tú sabes bien, corazón, que por ti daría todo, mi más preciado tesoro, el reloj Rolex de oro y la pluma de Dupont. No me importaría dar hasta el chaleco de lana, aquel que tejió tu hermana y que pica mogollón. Ni la bufanda de seda, ni la corbata granate y, aunque suene un disparate, daría la vida entera. Porque tú eres mi princesa, la razón de mi existencia, y tu nombre no es Letizia pero sí Rodolfa-Hortensia.
He comprado para ti una casa en la montaña, con un abeto en la puerta y en el salón una araña. No cariño, no te asustes, no es un bicho detestable sino una lámpara vieja que se sujeta de un cable. También tengo para darte mi colección de billetes, los hice de chocolate y saben de rechupete. Y mi caja de hojalata, donde guardo mis secretos, un botón de una chaqueta, un sello y un esqueleto. El esqueleto es de goma, no te debes preocupar, jamás he matado a nadie, te lo puedo asegurar.
Rodolfita de mi vida, mi Rodolfita-Hortensita, recuerdo cuando te vi en nuestra primera cita. Llevabas un gran escote, los zapatos de tacón, minifalda escandalosa. ¡Ay qué tímida por Dios! Te sentaste junto a mí. Perdón, te sentaste encima (una niña modosita, ya lo dijo mi vecina). Y yo quedé subyugado ante tanto desparpajo, ante esas manos expertas que se movían por bajo. “Nunca he estado con un hombre”, me dijiste, lo recuerdo, “he estado con tres y cuatro y con el cura del pueblo. Pero el cura no es un hombre, es un siervo del Señor, con él no existe el pecado si rezas una oración”. Yo te creí, mi princesa, y te adoré desde entonces, te regalé una maceta y un crucifijo de bronce. Y sellamos nuestra unión con un abrazo y un beso, lo demás ya no lo cuento, a nadie le importa eso.
Y ahora, niña adorada, tras el paso de los años, sigues siendo mi princesa, la dueña de mi rebaño. Me diste catorce hijos, cuatro rubios, diez morenos. Uno se parece al cura, algún otro al butanero. Los mellizos son iguales que Jesús el panadero. Y la niña chiquitita, nuestra querida Raquel, es clavada, clavadita a mi hermano Rafael. Eso queda en la familia y a mí me pone orgulloso y si alguien me critica es porque es un envidioso.
Mi querida princesita lo eres todo para mí, las estrellas de mi cielo, champú anti-caspa en mi pelo, un remanso de ternura, la correa en mi cintura, pura pasión, puro fuego, mi americana de cuero, un sol enorme, amarillo, el jamón del bocadillo, el gran amor sin medida y la suerte de mi vida.
Y por eso en este día, que es nuestro aniversario, yo te regalo un rosario y te escribo poesía. Y que todo el mundo sepa que mi amor es verdadero. Por ti lo daría todo, porque puedo y porque quiero.
...
Maribel Romero Soler.

miércoles, 10 de febrero de 2010

LA RIQUEZA DEL LENGUAJE


No hay nada mejor para sentirse uno un inculto, un analfabeto o un proscrito del lenguaje, que leer un clásico. ¿No habéis tenido que recurrir en más de una ocasión al diccionario para conocer el significado de determinado término?
Ya dediqué una entrada anterior al uso de ese compañero de viaje que todo escritor debe tener a su lado y que aconsejo leáis aquí.
Cierto es que el propio contexto donde se ubican esas palabras desconocidas nos da de alguno modo su significado pero a mí, concretamente, me gusta saberlo con total precisión y suelo recurrir a la RAE con relativa frecuencia, o para más seguridad al María Moliner, diccionario de uso del español, más completo a mi entender por contemplar todas las posibilidades que nuestro idioma permite a las palabras en el lenguaje de cada día.
La experiencia me dice que de todos esos vocablos que alguna vez tenemos que mirar en el diccionario muy pocos permanecen en la memoria, y es que somos producto de nuestro entorno, aprendemos a hablar en casa, perfeccionamos en el colegio, después en el instituto; a nivel más especializado, y dependiendo de en qué materia, en la universidad, y nos comunicamos cada día en un espacio restringido, como es el trabajo, la familia, los amigos o los vecinos. El lenguaje oral es muy distinto al lenguaje escrito, y éste último muy distinto al lenguaje literario. Hay otros lenguajes. A veces un simple gesto comunica más y con más precisión que una larga explicación escrita.
Los términos más ricos de nuestra lengua parecen lejanos a nuestro modo de vida y expresión, y es cuando leemos clásicos cuando descubrimos un potencial de vocabulario que nos tira de espaldas. ¿Se tratarán de términos antiguos que hoy no tienen cabida en nuestro idioma?
Lo que está claro, y creo que no negaréis, es que la riqueza léxica le da empaque a una obra, y que con toda seguridad os gustará utilizar cultismos o palabras poco comunes para dotar de caché a vuestros textos (sin caer en el léxico pedante o el lenguaje prestado, que ése es otro tema).
Yo he pensado crear mi propio diccionario de términos desconocidos. Cada vez que me encuentre con uno en cualquiera de mis lecturas lo incorporaré a mi glosario particular, y lo ordenaré después alfabéticamente, será una buena herramienta de trabajo para usar después. Y es que os diré que, a pesar de tener chimenea en mi casa, no sabía lo que era el morillo o la chambrana, porque en realidad nunca nadie me lo dijo.
También es cierto que el uso de determinados vocablos está estrechamente relacionado con la geografía. En algunas zonas de España se emplean términos de manera cotidiana que en otros espacios geográficos resultarían desconocidos. Y por supuesto viceversa. A este respecto diré que me admira la riqueza léxica de los países latinoamericanos, y no hay que irse a grandes intelectuales ni a sus obras para encontrar la grandeza de nuestro lenguaje. Cualquier persona que nos encontremos por la calle nos puede dar unas lecciones.
Leamos. Leamos por tanto para aprender y mejorar, porque como decía la canción que daba paso al programa que hace años presentó Fernando Sánchez Dragó: Todo, todo, todo está en los libros.

domingo, 7 de febrero de 2010

EL MONSTRUO


La habitación era oscura y fría, y el silencio aciago quedó roto por el sonido metálico del instrumental al chocar contra el mármol. Un muchacho, de no más de 12 años, yacía desnudo sobre una camilla, atado de pies y manos, con los ojos abiertos llenos de horror. El monstruo se acercaba. “Te llevará el monstruo si no duermes”, le decía su madre cuando era pequeño. Aquella noche él quería dormir pero los lamentos humanos se lo impedían, los golpes, las detonaciones... El monstruo encendió una lámpara y las pupilas del niño se contrajeron. Una mano huesuda blandía un bisturí y la hoja afilada se hundió con precisión en el pecho del pequeño. La vida comenzó a emerger del orificio como el vapor de un géiser, tiñendo de púrpura la cara del monstruo. Gruñó. Los gritos, sin embargo, no eran del muchacho. Procedían de otros niños que observaban la escena y aguardaban su turno. El monstruo se llamaba Mengele. Corría el año 1943.
...
Maribel Romero Soler.

jueves, 4 de febrero de 2010

ABIERTOS LOS CERTÁMENES "LA LECTORA IMPACIENTE"




Hasta el próximo día 1 de marzo de 2010 permanecerán abiertos los Certámenes Internacionales LA LECTORA IMPACIENTE, en sus distintas modalidades de Fotografía Digital, Poesía y Relato Breve.

Más información aquí.