viernes, 12 de noviembre de 2010

MEMORIA HISTÓRICA

En mi casa siempre nos gustó llamar a las cosas por su nombre. Teníamos un gato que se llamaba gato, un perro que se llamaba perro, un vacío en el estómago que se llamaba hambre y un temblor en el pecho que se llamaba miedo.
A mi madre no le mordió una rata, la violaron; mi padre no se fue a América, lo asesinaron, y el cura del pueblo no confesó al abuelo, lo hinchó a hostias. Dios nos pillaba entonces un poco lejos.
En el patio de mi casa olía a rosas y en la calle olía a pólvora. Estallaban las bombas y crecían los muertos. Algunos niños escribían su nombre en las paredes con sangre y un palito. La sangre era de otros. El palito era suyo.
Por las noches no mirábamos al cielo, por las mañanas no mirábamos al suelo. Por las tardes no mirábamos. Pero oíamos.
Una detonación, otra, otra, otra, otra...
En el huerto de arriba, junto a la iglesia, hay naranjos. Unos metros más abajo, frente a la carretera, hay un sembrado de huesos que nunca dieron flor.
La guerra era la guerra, el horror era el horror y el olvido nunca dejará de ser el olvido. En mi casa siempre nos gustó llamar a las cosas por su nombre.

Maribel Romero Soler.

24 comentarios:

Winnie0 dijo...

Querida Maribel: ¡que buen relato! ¡qué buena descripción de la memoria histórica! Las cosas por su nombre.....Excelente ESCRITORA es un lujo leerte. Un beso

Alejandro Laurenza dijo...

Sin palabras, Maribel. Me quito el sombrero.

Un abrazo,
Alejandro.

Lola Mariné dijo...

Tremendo, Maribel.
Cuando dramatismo en pocas palabras.
Genial, como siempre.

Alicia Uriarte dijo...

Maribel ¡Qué claridad! Ni una nube en ese cielo que no se miraba por el día, ni una sombra en ese suelo que no se miraba por la noche. Auténtico.

Con respecto a la recuperación de la Memoria Histórica tengo muchas dudas. Además, según se va encaminando y hablando más del tema, se observa que hay posiciones diversas y encontradas. Para unos parece ser una forma de reabrir heridas. Para otros, es una forma de cerrarlas. Acaso es bueno que se conozca toda la historia pues como bien dijo Winston Churchill "Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla".

Un abrazo.

Susana dijo...

Vaya. Me has dejado helada, Maribel, con este relato. Me ha parecido muy bueno. Brutal, pero excelentemente escrito. Felicidades.

Natàlia Tàrraco dijo...

Maribel, te aplaudo de corazón.
Al pan pan y al vino vino, y a la sangre asesinada, asesinato.
Me siento identificada contigo, por muchos motivos, amiga.
Resulta que lo políticamente correcto, lo elegante, lo prudente, se traduce por bozal y por callar, y hablan de democracia.
!Pobre concepto! y se habla de tolerancia, palabra peligrosa porque, según lo veo, de tolerar nada de nada, otra cosa es comprender, es esfuerzo para entender, lo que sea.

!Cuidadito con ese tema en la novelita! no vayamos a ofender judíos, negros, islámicos, cristianos pedófilos, lesbianas u homosexuales, o comunistas o fascistas... No vayamos, escribiendo, así por las buenas, a dar nuestra opinión o por escribir FICCIÓN nos perdamos e insultemos colectivos, o, por el contrario, insultémoslos si conviene al contexto electoral !Asco!
Resulta que un personaje X de una ficción se identifica, urbis et orbis, con la raza, la religión, la tendencia sexual a la que pertenece !dioses!
Desde mi más absoluto y contento aplauso a TODAS las diversidades, incluida la mía, mantengo el derecho a ficcionar y a escribir sobre lo que sea.
Apoyo tu indignación y la suscribo. Excelente relato a través del cual la ficción describe opinión. !Barvo! salve.

Víctor dijo...

En mi casa también llamamos a las cosas por su nombre, por lo que debo decirte que este relato es excelente.

Me gustó mucho, maribel.

Jose Ignacio dijo...

De nuevo has conseguido llegar adonde querías, supongo.
Es crudo, hermoso, difícil y no sé cuántos adjetivos más que me resulta imposible enumerar.
Los que por fortuna no tuvimos que vivir esa guerra, tenemos muy presente, sin embargo, lo duros que fueron esos años.
Gracias a textos como el tuyo, que emociona y desenvuelve los sentimientos, mantenemos vivo el recuerdo de los que tanto sufrieron.
Un beso más agradecido que nunca.
José Ignacio

Sergio G.Ros dijo...

Je,je.. directa y concisa, como siempre. Mucho condensado en pocas palabras. Felicidades.
Un besote, Maribel.

MiánRos dijo...

Sublime, Maribel. Enhorabuena.

En mi casa también llamábamos a las cosas por su nombre. Entonces no hubo guerra, ni tele, pero hubo un poco de pan para seis.
Un fuerte abrazo, amiga.
Mián Ros

Mari Carmen Azcona dijo...

“La guerra era la guerra, el horror era el horror y el olvido nunca dejará de ser el olvido.”

Maribel, me has dejado sin aliento...ya respiro. Magistral relato, limpio y claro. De los que rescatan del olvido lo que nunca se debe olvidar: que una guerra no la gana nadie excepto la muerte y la desolación.

Qué magnífica escritora...enhorabuena.

Besos, abrazos y muchas, muchas gracias.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Maribel:

Llamar a las cosas por su nombre es la única manera que conozco para que el ser humano no olvide el horror de una guerra, la ignominia y la injusticia... Para que quede grabado a fuego en su alma y la conciencia luche para no volver a repetir las mismas atrocidades.

Excelente manera de narrar.

Un abrazo de "Memoria histórica" compartida...

TORO SALVAJE dijo...

Más claro el agua.
Un relato estupendo. Muy bueno.

Besos Maribel.

Maribel dijo...

Amigos, gracias a todos por los comentarios. Creo que no es necesario que os dé una contestación individualizada porque hay un sentir común.
La cuestión es que me ha costado decidirme a colgar el relato porque soy una persona conciliadora y no pretendía, ni mucho menos, crear polémica. El relato no está escrito para abrir una vía de polémica sino para abrir una vía de conciencia.
Por la misma razón no he querido poner ninguna imagen. ¿Qué podía colgar? ¿Un fusilamiento? ¿Un pueblo desierto? ¿Unas flores? ¿Una bandera? Cualquier cosa hubiese podido ser interpretada como un símbolo, y lo único que he querido es dejar constancia de una realidad.
Traigo aquí la frase de Churchill que nos ha recordado Alicia:
"Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla".
Pues eso, conozcamos aquello de nuestra historia que nunca quisiéramos que se repitiera.
Feliz fin de semana a todos.
Abrazos.

Manuel dijo...

No pienso que haya que olvidar pero para mi la mejor memoria historica es la que se basa en la comprension y la generosidad del perdon para no volver a cometer los mismos errores del pasado. En esa linea sea todo bienvenido pero cuando aparece la revancha o la exaltacion sin razonamientos creo que es iniciar un camino al menos peligroso.
Te deseo toda la suerte y justicia que merece toda persona de bien en el reconocimiento de tus ascendientes

José Antonio López Rastoll dijo...

No hace mucho, Maribel, visité en Albacete un refugio antiaéreo. Lo que más me llamó la atención no fueron sus reducidas dimensiones, las pintadas de "mantengan la calma" o el documental de cinco minutos.
Lo que me descolocó fue un pequeño cartel que decía que no se le negaba auxilio a nadie por su credo, religión, afiliación política...
Excelente relato que nos recuerda lo único que nos une.

Un abrazo.

Neogeminis dijo...

Estupendo relato! estupendo!...breve, conmovedor y profundo!...qué más!


Saludos.

Maribel dijo...

Manuel (bienvenido), José Antonio y Neogeminis, gracias por vuestras opiniones.

Abrazos.

Felisa Moreno dijo...

Un relato excelente, Maribel, hiela la sangre.
Un beso.

No Comments dijo...

Casi se me escapa este micro, y me ha dejado sin palabras. Plas, plas, plas.
Se puede decir más alto pero no más claro.

Un saludo indio

sergio astorga dijo...

Maribel, conciliar es comenzar a decir las cosas como las vemos, pensamos y sentimos.
Rotundo abrazo.
Sergio Astorga

VivisPato dijo...

Orale que si me has dejado mas que fria con tu texto, que fuerte en vdd, es la primera vez que visito tu blog y me ha encantado por la franqueza y facilidad que tienes en tus palabras.
Saluditos.

Fernando Remitente. dijo...

Estremecedor.

Gabriel Alejo dijo...

Llegué a tu blog gracias a una entrada de http://fragmentsdevida.wordpress.com/
Excelente relato sobre un tema que debería tratarse más amenudo. Te felicito.
Gabriel
https://paramiuncortado.wordpress.comntam