miércoles, 3 de marzo de 2010

RETRATO DE FAMILIA

Cerré la puerta sin hacer ruido y fui a acostar a los niños. Raúl seguía usando el pijama de rombos, aunque ya le quedaba un poco corto, y Pablo se abrazaba con fuerza a su oso de peluche. Me quedé junto a ellos en silencio, escuchando sus hazañas, cada una de sus aventuras escolares, hasta que su madre entró en la habitación, apagó la luz y les dijo que ya era hora de dormir. Entonces, como cada noche, le preguntaron: “¿papá está en el cielo?”. Y ella dijo que sí. Los besó en la frente y les pidió que no me olvidaran. Y yo, satisfecho, volví de nuevo a mi estrella.
...
Maribel Romero Soler.

27 comentarios:

Winnie0 dijo...

Maribel...¡qué bonito y qué triste!....es precioso....GRacias por escribir estas bellezas que me encogen el alma....Un beso

Bell dijo...

Winnie me dijo que viniera y la verdad que me ha alegrado mucho hacerle caso.
Precioso, este cuento que tambien es realidad , todos nuestros seres queridos que ya se fueron están siempre junto a nosotros.

José Antonio López Rastoll dijo...

Tu relato me conmovido más que la película La carretera, y es que un padre siempre será un padre esté donde esté.
Un abrazo.

Alicia dijo...

Muy tierno, a pesar de la situación debido a la ausencia.

Maribel, este relato me ha recordado el proverbio alemán que dice “Mira a las estrellas, pero no te olvides de encender la lumbre en el hogar”.

Está claro que la mujer de tu relato conseguirá que la lumbre de su hogar sigue encendida. Y eso a pesar de mirar con nostalgia hacia el firmamento para poder transmitir, sin titubeo, que el alma del papá reluce con luz propia desde la más brillante estrella que se encuentre tintileando en lo alto del cielo.

Besarkadatxu bat

Maribel dijo...

Winnie, espero no habértela encogido demasiado, que tú tienes alma para rato, jeje.

Bell, gracias por venir. Es cierto, resulta muy reconfortante sentir cerca a los que se fueron.

¡Jolín, José Antonio! ¿Más que La carretera? Eso es muchooooo...

Alicia, buen proverbio alemán nos traes hoy. Estrellas en el cielo y calor en el hogar, no lo olvidemos.

Abrazos a repartir.

Lola Mariné dijo...

Qué bonito, Maribel, me ha impresionado.
Que arte tienes con el microrelato.
bEsos.

Felisa Moreno dijo...

Es precioso, tan visual, puedo imaginarme a ese padre-fantasma arropando a sus hijos.
Un beso.

Maribel dijo...

Lola, gracias. A veces se necesitan pocas líneas para impresionar, pero no es fácil, lo reconozco.

Felisa, das en el clavo, me gusta mucho la "literatura visual", me gusta ver lo que leo y que se vea lo que escribo.

Besos a ambas.

Alejandro Laurenza dijo...

Qué lindo, Maribel. Muy tierno.

Saludos,
Alejandro.

Vicsabelle dijo...

¡Qué tierno fue eso, Maribel!!... te juro que se me encogió el corazón cuando llegue al final, que no lo esperaba, por supuesto.

Un Saludo

siempreconhistorias dijo...

¡Qué tierno!
Estoy demasiado llorona para estas cosas pero me ha gustado. Mucho.
Un beso,

Maribel dijo...

Gracias, Alejandro :).

Hola, Vicsabelle. Gracias por tu visita y por tu opinión.

Ay, Izaskun, más de una estamos con la lágrima fácil.

Abrazos a los tres.

TORO SALVAJE dijo...

Ohhhhhhhhhh
Que triste por favor...
Duele.

Besos.

Marien dijo...

Hola Maribel,
Muy tierno este bonito micro, me ha encantado el detalle del pijama que le quedaba corto. Precioso.
Besos

Maribel dijo...

Toro, es la vida, con su adiós incluido.

Marien, sería bonito pensar que desde las estrellas alguien ve cómo los pijamas se quedan cortos, pero no estoy muy segura de que sea así.

Besos.

Halatriste dijo...

Debido a un mal cálculo he suprimido definitivamente el blog Centinela, ahora tiene otro nombre y empieza de cero.

Estás invitada

Tal vez el destino haya sido el culpable
Un abrazo

Miguel Monte Real dijo...

Muy pocas palabras para contar grandes historias. Y tú lo haces con maestría. He disfrutado mucho leyéndolo, ¡gracias!

Maribel dijo...

Halatriste, ahora comprendo por qué no pude entrar ayer en tu blog de siempre. Me gusta mucho el nuevo pero no te puedo dejar comentarios. Mira a ver si hay algún problema de configuración.

Miguel, me alegra que hayas disfrutado leyendo el micro. A veces lo que importa es el efecto que se consigue con unas cuantas palabras que si las analizas no tienen nada de particular.

Abrazos.

sergio astorga dijo...

Maribel, las ausencias a veces están mas presentes que la presencias. Yo voy a ellas.

Un abrazo de luz tierna.
Sergio Astorga

Halatriste dijo...

Me encantan tus microcuentos, dicen mucho en muy poco espacio.
Aunque este en concreto es triste, aunque como se suele decir lo cortés no quita lo valiente o algo de eso.

Por cierto

Ya arregle lo de los comentarios
Gracias, era un tema de configuración, aunque pienso que el duende que habita en la blogesfera a veces gusta reirse de mi en fin, pero el cabroncete es buena gente al final. jejeje

Un afectuoso abrazo

B. Miosi dijo...

Maribel, eres una maestra con los micros. Es tan dificil causar tanto impacto con pocas palabras, realmente, me ha gustado mucho, por la técnica, está perfecto.

Besos!
Blanca

Mari Carmen Azcona dijo...

Es bueno pesar que cuando se nos va un alma, se aloja en una estrella e ilumina nuestro cielo. Pocas palabras y mucho sentimiento para hacer un precioso texto.

Un beso.

José Antonio López Rastoll dijo...

Creo que si fuera un fantasma haría exactamente eso que tú describes en el micro. Aunque de mejor gana que algunas noches en las que preferiría tener un doble que le leyera el cuento a mis hijos. Servidumbres de la mortalidad.
Feliz domingo.

Armando Rodera dijo...

Me ha gustado la ternura de tu relato, Maribel. Es muy difícil sintetizar en tan pocas palabras la idea de un texto pero tú lo haces a ls mil maravillas.

Felicidades de nuevo. Saludos.

Maribel dijo...

Sergio, muy cierto lo que dices. Y hermoso.
Ya veo que sigues bajo la influencia de Alberto Durero.
Un abrazo de domingo.

Halatriste, el duende de la blogosfera se divierte a costa nuestra. Qué le vamos a hacer.
El micro es un poco triste pero es una tristeza sorpresa, que te llega de golpe, como una ola al final de su recorrido.
Otro abrazo de domingo.

Maribel dijo...

Gracias, Blanca, pero honestamente pienso que conseguir un impacto así con un breve micro no deja de ser producto de la casualidad. No hay tal maestría.

Mari Carmen, es bueno pensarlo, y además es reconfortante llegar a creerlo. Por si acaso miremos a las estrellas con otros ojos.

Besos a ambas.

Maribel dijo...

José Antonio, con discreción se puede ser un buen fantasma, seguro, cuanto más desapercibido se pase mejor.
Ya he visto que estás en La nieve y me alegro un montón. Aunque no he podido darte la bienvenida en el foro (ando muy liada últimamente) te la doy aquí. Creo que puedes aportar mucho y quizá también empaparte de algo. Amores correspondidos.

Gracias, Armando. Por lo visto este micro ha impactado bastante. Te aseguro que yo soy la primera sorprendida. Es impensable lo que puedes transmitir con la literatura.

Abrazos a ambos.