martes, 5 de enero de 2010

PRIMERA ENTRADA DEL AÑO

2010. Año Hernandiano. Qué mejor que dedicar esta primera entrada, en un día como hoy, a Miguel Hernández, o dicho con más propiedad, qué mejor que él nos la dedique a nosotros, para que no dejemos de mirar de frente al mundo y sus problemas.

LAS DESIERTAS ABARCAS
-
Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.
-
Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.
-
Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.
-
Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.
-
Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.
-
Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.
-
Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.
-
Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.
-
Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.
-
Por el cinco de enero
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.
-
Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.
-
Felices Reyes. Espero que mañana vuestras abarcas aparezcan llenas.

20 comentarios:

Winnie0 dijo...

Si puedes lee hoy mi carta de reyes que...hay un "cariño" para ti. Besos

Maribel dijo...

Gracias, Winnie. Felices Reyes.

Felisa Moreno dijo...

Qué poema más triste, porque, ¿hay algo más triste que un niño sin juguetes en el día de reyes?

Cambiando de tema, ya he leído El pintalabios, en cuanto pueda pongo un post en mi blog. Está muy bien, os lo habéis currado.

Un beso.

Maribel dijo...

Sí que es triste, Felisa, pero ¿cuántos niños no recibirán nada? No debemos olvidarlo.

Ya estoy pendiente de ese post, jajaja, a ver tu opinión. Gracias por leerlo.

Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Hay algo mas triste que no tener juguetes, y es no tener qué comer, o vivir en medio de una guerra, y eso les ocurre a muchos niños. No sé si pensamos en ello lo sufiente desde este primer mundo "en crisis" que pese a todo no repara en gastos.
Bueno, un empiece de año un poco triste.
Felices Reyes, Maribel.

Alicia dijo...

A tod@s los que de tránsito aparezcan y se entristezcan con el bello poema de Miguel Hernández,os comento que todavía estáis a tiempo de poner vuestro granito de arena en pro de que a un niño con necesidades le llegue un juguete.

Yo desde que hace años se inició esta campaña colaboro con ella. Es "Un juguete una ilusión".

Los niños y jóvenes de mi familia saben que parte de su regalo de Reyes es un bolígrafo solidario y que cuando ellos reciben ese boli en fechas próximas un niño del tercer mundo recibirá un juguete.

Son los primeros regalos que compro, a principios de diciembre, para poder elegir colores. La considero una campaña seria.
Se pueden adquirir en grandes superficies comerciale o en algunas tiendas de juguetes adheridas a la campaña.
Os inserto dirección con más información.

http://www.unjugueteunailusion.com/boligrafo-solidario.html

Maribel, buena entrada y con respecto a la propaganda... ya me conoces o me quieres como soy o déjalo por imposible ja,ja,ja.

Feliz día.

Maribel dijo...

Así es, Lola. Creo que está todo estrechamente relacionado. El niño que no reciba sus juguetes un día como hoy, poco tendrá para comer, o vivirá una situación de pobreza extrema, guerra, abandono...
No pretendía iniciar el año con tristeza, el poema me ha parecido bello, pero ahí está el mensaje, para que lo tengamos presente siempre.
Un beso y felices regalos.

Maribel dijo...

Alicia, muchísimas gracias por toda esa información solidaria. Yo creo que ya hay gente muy concienciada con estos proyectos de ayuda. También con la donación de juguetes que en casa ya no usan los niños y que pueden hacer felices a otros chavales.
Creo que lo que de verdad quisiéramos es una entelequia, y es que nunca tuvieran que existir las campañas solidarias porque nunca existiera la pobreza. ¿Cuándo fue escrito este poema?
Pues acabamos de entrar en el 2010 y estamos igual.
Gracias por tu aportación, Alicia, ten por seguro que te queremos tal y como eres, jajaja, y no cambies nunca.
Felices Reyes.
Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Yo le doy un diez a Miguel Hernández. Es un poema precioso, claro, es triste por lo que significa, pero viéndolo desde el punto de vista literario es enorme.

¡Felices Reyes, Maribel!

Un beso,
Blanca

Deusvolt dijo...

¡Qué hermoso poema! y ¡qué suerte hemos tenido los niños de las generaciones posteriores, porque en mejor o peor medida hemos recibido regalos de los REyes!
Excelente entrada, amiga.
Un abrazo y que te traigan muchas cosas.

sergio astorga dijo...

Maribel, me gustan los contrastes y este mito de los reyes es fascinante, por un lado nos desprende del mundo real y nos alegra que la generosidad sea de tres caballeros que solo existen una día al año. La condición humana es mas cruda. Mi mente de adulto todavía no se repone del impacto al saber que no existe otra realidad mas encantadora y mágica.
Para la salud del habito, es siempre estar mejor del lado del que tuvo, del que no ha tenido, gajes de tener zapatos.

Te confieso que tu entrada con Miguel Hernández me trastoco, a tal grado, que cuando dibujaba para los antojos le di mas importancia a los animales que a los reyes. Tal vez por esa lógica infantil, de tratar de explicar como un elefante podía entrar por una puerta tan pequeña, como la que había en casa.
Como esta imagen ya esta perdida, disfruto mucho partir la rosca de Reyes, placer mas mundano y accesible en algunos lugares del planeta.
No confundir la consciencia con la acidez de carácter o la amargura.
Si tenemos zapatos caminemos y si no volemos.

Espero que inventemos otro mito donde ahora tres reinas traigan fortuna. Ya es justo, o no?
Abrazos desde la joroba del monte.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Pues ya son dos, Blanca, porque yo le doy otro diez. Es un poema que te sacude la conciencia y que te pone los pies sobre la tierra. Precioso, sí señora.
Felices Reyes.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Deusvolt, no sabes lo que me alegra que te guste. Somos afortunados, de ahí lo oportuno de este poema en un día como hoy.
Por aquí aún no pasaron los Magos. Cuando mañana despierte miraré debajo de la cama.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Sergio, a mí Miguel Hernández me trastoca siempre, tiene ese don. Te confesaré que los Reyes Magos en todo momento me vinieron grandes, incluso cuando era pequeña, sencillamente no entraba en mi entendimiento tanta magia. Ahora aún entra menos.
Ayer leí a mi hijo pequeño (8 años) este poema. Lo leí a modo de lección, para transmitirle su mensaje implícito. Cuando acabé él me dijo: ¿No le trajeron nada? Claro que no le trajeron nada, ¿cómo le van a traer si lo que ha pedido es imposible? Ha pedido que el mundo sea una juguetería y eso es imposible. Me tuve que leer de nuevo la quinta estrofa y le dije "pues es verdad". Eso sí es magia, la de la infancia.
Me parece muy bien que le hayas dado más protagonismo a los animales que a los Reyes, estos últimos no merecen tanto.
Pero sí te diré que he comido Roscón, además relleno de nata y con chocolate. Eso no lo perdono porque me encanta.
Un abrazo mágico.

Jose Ignacio dijo...

Hola Maribel.
Feliz año nuevo a todos. Precioso el poema de Miguel Hernández. Yo apostaría porque la magia de estos "reyes" de los que tanto se habla estos días, los convirtiera en personas corrientes, de ese tipo de gente que se ocupa de verdad por los demás.
Menos monarquías y más intentar ayudar al que tenemos al lado.
Y no hablemos de los niños...
En fin, vaya comienzo de año.
Besos.

Armando Rodera dijo...

Impresionante poema de tu paisano, Maribel, grande entre los grandes. Es muy triste, pero muy hermoso, además de removernos las conciencias.

Quería también aprovechar el momento para desearte un Feliz Año Nuevo. Espero que tus abarcas se hayan llenado de presentes.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Feliz año, José Ignacio. Estoy contigo, los Reyes tendrán que ir pensando en quitarse la corona y no volar tanto, con los pies sobre la tierra lo verán todo más claro, como lo vemos los normales, los "no mágicos".
Apostemos por el 2010.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Hola, Armando. Feliz año nuevo también para ti. Es un poema grande de un autor grande, estoy de acuerdo.
Te diré que he encontrado alguna cosilla en mis abarcas, no me puedo quejar.
Un abrazo.

Marien dijo...

Unas abarcas llenas de ilusión. Cómo me recuerda Miguel Hernandez a mi infancia en el colegio con las nanas de la cebolla. Maravilloso. Coincido con todos en que no hay nada más triste que un niño sin juguetes en una noche de Reyes, quiza más triste en un niño sin futuro, hay tantos...
Besos

Maribel dijo...

Lamentablemente hay muchos niños sin futuro, Marien, con abarcas desiertas, con las manos vacías y el corazón también. Miguel Hernández se ocupó de que lo tuviéramos presente, y lo seguimos teniendo porque su obra sigue viva. Besos.