sábado, 29 de agosto de 2009

ENTREVISTA A BLANCA MIOSI Y ENTREGA DE PREMIOS "LA LECTORA IMPACIENTE"

Después de su periodo vacacional, la revista VISIÓN FEMENINA retoma su actividad con nuevos contenidos.
En esta ocasión os invito a leer la entrevista que Blanca Miosi tuvo a bien concederme a primeros de mes con motivo de la publicación de su libro EL LEGADO. LA HIJA DE HITLER. Creo que todos conocéis muy bien a Blanca, pero es ésta una buena ocasión para conocerla un poco más a nivel humano y como escritora, y saber algún secretillo sobre el proceso de creación de su novela. Os gustará.
Pinchad aquí para leer la entrevista.

En otro orden de cosas, os informo de que la gala de entrega de premios LA LECTORA IMPACIENTE, tanto en fotografía digital, como en poesía y relato breve, tendrá lugar en Gandía (Valencia), en la Casa de Cultura Marqués de González de Quirós, el próximo día 19 de septiembre a las 19,30 horas. Adriana Serlik, la organizadora del certamen y de este evento, suele preparar unas galas muy amenas, compaginando literatura con música, baile y otras manifestaciones artísticas. Si tenéis la oportunidad de acudir a este acto creo que no os arrepentiréis.

martes, 25 de agosto de 2009

LOS PARÁSITOS DE LA CORDURA

Se oyó un trueno ensordecedor y la anciana, sentada en la mecedora de mimbre con la cabeza echada hacia atrás, salió de su letargo con el rostro desencajado. Conocía muy bien aquel sonido y la potente luz que lo precedía. El mismo que cincuenta años antes se había encargado de arrancarle de los brazos a su pequeño hijo haciéndolo volar por los aires como una paloma púrpura, el mismo que la había dejado casi sin familia, sin hogar y sin sueños. El mismo. Hay cosas que no se olvidan, aunque el mundo gire y en cada vuelta trate de borrar sus errores. Hay recuerdos que se instalan en la mente como parásitos que van chupando de la cordura hasta acabar con ella.
Intentó levantarse, pero ya no era la mujer joven que corría hacia el refugio cada vez que sonaba una alarma. Ni siquiera la madre coraje que sacó adelante a la única hija que le quedó viva, que trabajó en el campo, en la fábrica, en la mina y si hizo falta en el burdel. Ahora era un conjunto de huesos rígidos cubiertos por una piel antigua y castigada, unos ojos opacos y una mente ida. Ésa era ahora. Una vieja triste a la que trasladaban cada mañana desde la cama a la mecedora y cada tarde desde la mecedora a la cama. Una anciana cuidada por una asistenta que en aquel momento no estaba en casa. La joven Paula le había dado permiso para que se marchara media hora antes. Ella volvía pronto de la universidad.
Se oyó un nuevo trueno, una nueva detonación, y la mujer, inmóvil desde hacía tres años, se agarró a los brazos de la mecedora y se puso en pie. El miedo es valiente. Avanzó unos pasos y cogiéndose a los muebles logró salir de la habitación. Ridícula y titubeante como un cómico ebrio. Tenía que proteger a su nieta. “¡Todos al suelo! ¡Las manos sobre la cabeza!”. La mente se le llenó de gritos, de frases pronunciadas por voces desconocidas. Consiguió alcanzar el dormitorio de Paula. No estaba. Quizás ella ya se hubiera escondido. Sí, seguro que se habría escondido, ella era una muchacha lista. Otro trueno terrible la obligó a flexionar las rodillas, fosilizadas a golpe de años y sufrimiento, y arrastrándose como un soldado en el campo de batalla consiguió esconderse debajo de la cama. Allí, a oscuras, con las manos unidas sobre la nuca y el corazón botando contra el suelo como una pelota de goma, notó que le faltaba el aire. Allí, bajo un somier de láminas y entre cuatro patas de madera se le acabó el oxígeno que almacenaba en los pulmones y su cuerpo volvió a agarrotarse. Esta vez para siempre.

Cinco minutos más tarde se abría la puerta de la casa y una voz excitada comenzaba a flotar en el ambiente. Era Paula.
—¡Abuela, vengo hecha una sopa! No te puedes ni imaginar la tormenta que se ha desencadenado en un momento, me ha cogido en plena calle y sin paraguas. ¡Abuela, abuela!... ¿Abuela?

Maribel Romero Soler.


miércoles, 19 de agosto de 2009

OS PRESENTO AL NIÑO

Los abuelos, que vivían a mil kilómetros de distancia, acababan de recibir la foto del nieto que aún no conocían.
-No se parece en nada a nuestro Alfonsito -decía ella-, esa nariz no es de nuestro hijo, ni la forma de los ojos... ¡Mira, mira el hoyuelo en la barbilla! ¿De quién será? Esa seña de identidad no es de nuestra familia.
-Bueno, bueno, también tiene madre.
-Claro, menuda madre -prosiguió la abuela-. A mí nunca me gustó esa chica y además es de Fulandunguis y ya sabes tú la fama que tienen las de Fulandunguis, y te digo yo que cuando un pueblo coge una fama es por algo.
Ella seguía observando minuciosamente la imagen del bebé cuando sonó el teléfono.
-¿Papá? ¿Recibisteis la foto del niño?
-Sí, hijo, en este preciso momento la estamos viendo. Dice tu madre que es clavadito a ti, tu misma nariz, la forma de los ojos y ese hoyuelo tan gracioso que, aunque ya no se te note, también tenías cuando eras pequeño, es muy...
-Perdona, papá, no sigas, quería deciros que me equivoqué al meter la foto en el sobre y os mandé el recordatorio de bautizo del hijo de una compañera de trabajo... Sí, sí... Claro... No os preocupéis, mañana mismo os mando la buena.

Alfonsito colgó el teléfono meditabundo. ¿Su misma nariz? ¿Sus mismos ojos? ¿El hoyuelo en la barbilla? Recordó aquella tarde de hacía ya casi un año en la oficina, su compañera de trabajo y él solos, el calor de la fotocopiadora, la melodía del fax, el sofá de piel del despacho del director, la ropa que comenzaba a molestar -ya era verano-. ¿Sería posible que...?

Maribel Romero.


domingo, 16 de agosto de 2009

ESCAPADA A CAZORLA































A veces es mejor no hacer planes, de este modo cuando surge la posibilidad de realizar un viaje inesperado se disfruta el doble. Algo así me ha ocurrido con esta escapada a Cazorla totalmente imprevista. Fue pensado y hecho y ha resultado ser un viaje reconfortante, una verdadera terapia; y la provincia de Jaén todo un descubrimiento.
El Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas es un lugar muy visitado por turistas de toda la geografía española; yo no lo conocía y me ha sorprendido gratamente. Nos alojamos en el pueblo de Cazorla, una pintoresca población ubicada en plena sierra, con casitas blancas, calles empinadas y un cuidado castillo en lo más alto, el Castillo de la Yedra, dedicado hoy a Museo de Artes y Costumbres Populares del Alto Guadalquivir. Desde allí visitamos el Parque Natural, una cadena montañosa cuajada de verdes que da cobijo a multitud de especies animales, desde ciervos hasta buitres leonados. El punto de partida suele ser la Torre del Vinagre, desde donde se accede con facilidad al Jardín Botánico, la piscifactoría y el espectacular río Borosa, con numerosas rutas de senderismo que son un verdadero disfrute para los sentidos. También cabe citar el pantano del Tranco, el nacimiento del río Guadalquivir, la reserva cinegética o la Cueva del Agua, ésta última en la población de Quesada, junto al Santuario de Tíscar, un lugar absolutamente maravilloso que combina piedras, vegetación y agua de manera increíble. No quiero olvidarme de la gastronomía jienense y por supuesto de esos mares de olivos que se extienden hasta donde te alcanza la vista. Un verdadero espectáculo natural.
Aquí os he dejado algunas fotos aunque, como siempre digo, las fotos no son suficientes, lo mejor es verlo.

lunes, 10 de agosto de 2009

YA HUELE A OTOÑO


Hoy ha amanecido nublado y tengo ante mi ventana un increíble espectáculo de golondrinas. Hoy el viento sopla entre los árboles y las hojas se agitan emitiendo sus notas musicales. Hoy el día tiene gusto a otoño y me ha venido a la mente un poema que escribí en circunstancias similares a las de este lunes oscuro y tristón. Como ya son muchas entradas las que llevo escritas en el blog, tengo la impresión de que ya colgué el poema. Si es así pido disculpas, también pido disculpas por mi atrevimiento, puesto que hay grandes poetas en la blogosfera y no voy a negar que cuelgo estos versos con cierto pudor y terror.


LLUVIA DE OTOÑO

Hoy no cantan los jilgueros
y no vuelan mariposas,
pero la lluvia me trae
la fragancia de las rosas.

Y me invita a caminar
sobre la tierra mojada.
Y a pensar en tu sonrisa
y el color de tu mirada.

Hoy la mañana me ofrece
motivo y complicidad.
Motivo para temerte,
complicidad para amar.

Para lamer de tus labios
la mas dulce de las mieles
y sujetar esa fusta
con la que azotas mis sienes.

Hoy el viento me susurra
las palabras más hermosas,
pero también me trae espinas,
como las tienen las rosas.

Como forjan en tu cuerpo
las secuelas de los años.
Debo andarme con cautela,
si te toco me hago daño.

Hoy empiezo a darme cuenta
de que quiero andar tus pasos,
sin que apenas tú lo sepas
y aunque ya no me hagas caso.

Voy a dejarte entreabiertas
las puertas de mi universo,
para que vayas entrando
golpe a golpe, verso a verso.

viernes, 7 de agosto de 2009

UN TROCITO DE MAR

Qué bonitos son los acuarios. Me encantan. ¿Será porque soy piscis?
Una de las escapadas de esta semana ha sido al acuario de Santa Pola, visita que repito cada año y que en esta ocasión me ha servido para renovar toda la decoración fotográfica del blog. Os invito a contemplarla, podéis ver desde peces trompeteros a caballitos de mar, pasando por una musola (de la familia del tiburón), doradas, palometones, langostas o mi adorado pulpo (me encanta verlo desplazarse por el agua), todas ellas especies autóctonas mediterráneas.
Santa Pola es una pequeña población alicantina a la que me encuentro muy unida. Tiene unos 30.000 habitantes que en verano se duplican, triplican o cuadruplican, no lo sé con exactitud, en cualquier caso su población crece considerablemente en los meses estivales con turistas de toda España, principalmente madrileños y vascos. Sus playas son tranquilas, perfectas para el baño, sobre todo de los más pequeños, posee un importante puerto pesquero y un atractivo Club Náutico. En sus aguas se práctica surf a vela y en su montaña (donde se halla ubicado el faro) parapente. Se puede gozar de una estupenda gastronomía marinera y visitar la Isla de Tabarca, que se encuentra a unos cuarenta y cinco minutos de la costa en catamarán. Un lugar ideal.
Pero no sólo he visitado el acuario. En Santa Pola se está celebrando en estos momentos la Feria del Libro (hasta el 23 de agosto), unas cuantas casetas colocadas estratégicamente junto al castillo para deleite de los visitantes, que siempre encuentran un libro acorde a su gusto o a su bolsillo. Yo he adquirido dos ejemplares que a pesar de haber leído no poseía físicamente. Por un lado EL PRINCIPITO de Antoine de Saint-Exupéry, y por otro ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS, de Lewis Carroll.
El primero se lo regalé hace muchos años a un amigo cubano con el que mantenía correspondencia. Me pidió que le enviara un par de libros que en Cuba no podía adquirir porque estaban censurados. Uno era EL PRINCIPITO y el otro EL RETRATO DE DORIAN GRAY. Por supuesto se los envié (y me quedé sin ellos).
En cuanto a ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS, sinceramente, he visto películas en distintas versiones, dibujos animados, he leído cuentos, pero creo que la novela completa de Lewis Carroll, o me falla mucho la memoria o no la he leído jamás, y por supuesto nunca es tarde, además, he tratado de inculcar a mis hijos que hay ciertas obras literarias de obligada lectura y que se deben tener en casa, de este modo ambos están entusiasmados con sus libros y deseando leerlos. Y bueno, precios super asequibles: El Principito, 4 euros; Alicia en el País de las Maravillas, 3 euros; entrada al acuario de tres personas: 5 euros; un helado de dulce de leche para uno y otro de yogur natural con fresas para otro (bueno, ese otro en realidad era yo): 4 euros. En total 16 euros para una tarde redonda con mis hijos. ¿Y dicen que la diversión es cara?

martes, 4 de agosto de 2009

MI MANO DERECHA. ASTER NAVAS.

En otra ocasión ya traje a este blog un microcuento de Aster Navas y os decía de él que es un escritor que domina como nadie el género narrativo más breve. Recientemente Aster ha publicado un libro que recoge sesenta y dos de sus magníficas creaciones, CUENTOS PARA ESPERAR EN LOS SEMÁFOROS, con ilustraciones de Amaia Alonso, verdaderas perlas que nos arrancarán una sonrisa o nos invitarán en ocasiones a reflexionar.
Aster Navas es además el creador y administrador del foro literario La Nieve, que os invito a visitar y, si os apetece, a participar en él (es en realidad una reunión de amigos). Solo tenéis que registraros para comenzar a dejar vuestras huellas por el blanco elemento.
Y bueno, sin más dilación, paso a poneros el micro que he seleccionado para hoy (desenfadado, apropiado para el veranito), un texto que además resultó ganador del II Concurso de Relatos para contar en Tres Minutos "Luis del Val", y que espero disfrutéis tanto como yo.


MI MANO DERECHA

Hace un tiempo que mis manos se llevan fatal.

La diestra se debió hartar un día de tanto agravio comparativo: mientras su compañera se entregaba a la desidia, a ella se le confiaban todas las tareas.

La gota que colmó el vaso debió ser el Rolex que hace un mes coloqué a la izquierda en su muñeca. Ese mismo día intenté aplaudir y ambas se cruzaron en el aire sin llegar a encontrarse. Desde entonces la derecha, despechada, no responde a ninguno de mis dictados y actúa con una independencia retadora. Delega las labores más ingratas en su contraria y me pone en un brete continuo: ayer mismo en una reunión de trabajo se dedicó a hurgar en mis narices, hoy a la mañana –cuando se lo he reprochado me ha soltado un soplamocos– ha pellizcado en el trasero a la vecina del quinto. Prescinde de los cubiertos, roba en el supermercado y hace gestos obscenos a la policía.

Es inútil, créame, recluirla en un bolsillo o intentar controlarla llevando el brazo en cabestrillo.

Por eso, amigo mío, hágale caso y deme su cartera. La muy puñetera es capaz de apretar el gatillo.