martes, 24 de noviembre de 2009

NUESTRA PROPIA SANGRE. Mariano Sánchez Soler

Acabo de leer Nuestra propia sangre, la obra con la que mi admirado Mariano Sánchez Soler, escritor, periodista de investigación, profesor de universidad y director de Mayo Negro en Alicante, obtuvo el pasado verano el XII Premio Francisco García Pavón de Narrativa. La novela, publicada por la editorial Rey Lear, narra la historia de un parricidio basado en hechos reales, que si bien el autor no desvela, es fácilmente identificable por los datos aportados. Se trata de un suceso que en los años ochenta conmocionó a todo el país, y especialmente a la sociedad catalana, cuando una madre confabulada con sus hijos, consiguió quitar de en medio al cabeza de familia, un pequeño constructor que había conseguido amasar algo de dinero.
A través de diferentes voces narrativas el autor nos introduce, en primera instancia, en un auténtico infierno, el que viven la madre y los hijos de la familia Sendra sometidos a los malos tratos del esposo y padre respectivamente. El acoso, las humillaciones, las vejaciones, los gritos, los golpes... son escalofriantes, se trata de la tortura llevada al extremo, es inimaginable que el mal trato en el seno de la familia pueda llegar tan lejos. El autor consigue, revelando estos datos, sumergir al lector en una auténtica revolución moral, una confrontación entre los principios que rigen la buena conducta y las necesidades imperantes en un momento dado, porque, tras descubrir la brutalidad a la que eran sometidos los miembros de la familia por parte del padre, uno se pregunta sin ningún tipo de remordimiento por qué no lo matarían antes. Es una muerte absolutamente justificada hasta que descubres algunas sorpresas. Mariano dosifica muy bien la información, y una vez que se ha metido al lector en el bolsillo y lo ha solidarizado con una familia cruelmente maltratada, introduce nuevos datos que te hacen cambiar la visión de las cosas. Una conducta algo casquivana por parte de la esposa, determinados negocios que ésta inicia a espaldas de la familia y que la conducen a un serio endeudamiento, dos pólizas de seguro que su esposo tenía contratadas y que, en caso de muerte, la convierten, junto con sus hijos, en beneficiaria de una importante suma de dinero; todos estos datos llevan a pensar en una verdadera conspiración familiar para eliminar al cabeza de familia y solucionar de ese modo los problemas económicos. Estas sospechas cobran fuerza cuando, tras el asesinato, la esposa inventa una coartada. No es el comportamiento normal de una mujer rota que mata a su marido porque no puede más y teme por su propia vida y la de sus hijos; lo normal en este caso hubiese sido entregarse a la policía de inmediato, no alimentar una mentira hasta que las propias autoridades tienen que descubrir la verdad. La novela da tal giro que por un momento el lector llega a olvidar el infierno de los primeros capítulos para centrar la mirada en la esposa como asesina, lo que considero que no deja de ser una buena estrategia por parte del autor para provocarnos sentimientos encontrados.
Toda la historia invita a la reflexión, invita al descubrimiento de la verdad, y te hace posicionarte y observar los hechos desde distintos planos: el de víctima, el de verdugo, el de juez, el de testigo... Así es la estructura de la obra, un conjunto de testimonios, una amalgama de voces narrativas que te sumerge en las vivencias de cada personaje y que invita al lector a sacar sus propias conclusiones.
A mí me ha impactado, principalmente en los primeros capítulos, en los que las descripciones de los malos tratos ponen los pelos de punta, y más tarde con la aportación de nuevos datos, insospechados, que te dejan fuera de juego y provocan un giro en tus emociones. Una cosa sí me ha quedado clara: las verdaderas víctimas de esta historia fueron los hijos, difícilmente podrán ser alguna vez personas normales.
Novela muy recomendable para los amantes del género negro y sobre todo para aquellos que quieran conocer de manera clara y precisa el infierno que viven muchas familias con un maltratador en casa.

4 comentarios:

Winnie0 dijo...

Tiene pinta por lo que cuentas de ser una novela muy "dura" pero digna de ser leida. tomo nota y gracias. Besos Maribel

Proyecto de Escritora dijo...

Que casualidad! acabo de coger este libro de mi curro recientito, jeje. Asi que ya te diré cual es mi opinión!
Besos!!

Maribel dijo...

Winnie, sobre todo al principio es bastante dura, después te rompe un poco los esquemas. Es un parricidio digno de estudio, desde luego, y lo que sí te digo es que se lee del tirón. Un abrazo.

Maribel dijo...

¡Si que es casualidad, Elena! Pues la verdad es que el suceso que aborda el libro es para debate, ya lo verás. Aquí, en mi opinión, lo que prima es la historia contada y las impresiones que produce en el lector. ¡Ya comentaremos!
Oye, eso de que tu curro te proporcione libros está genial.
Besos.