domingo, 11 de octubre de 2009

PLANETA VIDA

Se me fue la mano, lo siento pero se me fue la mano. Yo, científico emérito, graduado por la más prestigiosa universidad del planeta Vida, sólo quería descubrir la inmortalidad. Harto de enterrar a mis seres queridos, a mis mascotas, a los vecinos del barrio, a mis compañeros de profesión e incluso a algún enemigo reconocido, decidí jugar a ser Dios. No fue difícil. Los avances tecnológicos todo lo permiten. Todo. Hasta llegar a la deshumanización. Y ahí está el secreto. Corazones viscosos, palpitantes y sucios son sustituidos por máquinas perfectas, mecanismos de precisión que apenas necesitan mantenimiento. Los cerebros dan más problemas, porque piensan. Y se niegan a la intervención mientras conservan un mínimo de lucidez, hasta que los sedantes los dejan dormidos para siempre. Cuando despiertan no existen. Son pequeñas computadoras de gran exactitud las que ocupan las cabezas que antes eran pensantes. El resto no genera problemas. Sólo somos un conjunto de tubitos huecos, fibras y músculos fácilmente sustituibles y un esqueleto débil. Una obra realmente mediocre.
Pero se me fue la mano. Hoy cumplo dos mil años y estoy harto de ver a la misma gente. No nace nadie, se me olvidó el pequeño detalle de preocuparme de la reproducción. Somos un planeta viejo, un conjunto de seres oxidados y aburridos de vivir. No tenemos nada nuevo que contar cada día, ni siquiera una ilusión. Muchas personas me piden que volvamos a ser como antes pero ya no es posible. Con el corazón se nos fueron los sentimientos y con el cerebro el instinto. Y no sé qué hacer. Las máquinas, en el fondo, no somos tan inteligentes.

Maribel Romero.

18 comentarios:

Winnie0 dijo...

Vivamos!! vivamos!!! y hagamos que las ganas de vivir se exppandan...por todo el planeta ¿vale? Besos de domingo Maribel

Maribel dijo...

Winnie, al menos vivamos plenamente lo que nos toca a cada uno. Feliz domingo. Besos.

Deusvolt dijo...

¡¡Vaya reflexión te has sacado de la chistera!! Buff.. me ha encantado, especialmente la frase: "Con el corazón se nos fueron los sentimientos y con el cerebro el instinto."
¡Que viva la vida!
¡Qué aburridos seríamos si fuéramos tan perfectos! ¿verdad?
Un beso y genial la entrada.

Maribel dijo...

Deusvolt, eres todo entusiasmo, debe ser un gustazo tenerte cerca en horas bajas, tu optimismo es contagioso. Gracias, especialmente por ser como eres.
Y sí, abanderemos una causa: ¡queremos ser imperfectos!, ¡queremos ser imperfectos!
Un abrazo y feliz día festivo.

B. Miosi dijo...

Vaya, Maribel, ¡qué cuento!
El ser humano siempre ha ansiado la inmortalidad sin tomar en cuenta las consecuencias. Llegado el momento creo que vivir eternamente debe ser en sí mismo un infierno, ¡Ver la cara de la misma persona durante dos mil años!!!! Madre mía, es para morirse, ja, ja,

Me ha gustado mucho la forma en que está escrito el cuento, sobre todo el comienzo: "Se me fue la mano, lo siento, se me fue la mano". Como decir: Don't worry, be happy, ja, ja, ¡cómo se le ocurre deshumanizarnos!! porque seremos todo lo que digan, pero es nuestra verdadera virtud.

Besos, Maribel!
Blanca

Alicia dijo...

Recien acabado el viaje por las zonas astures dónde en otra época se vivió de la minería-Mieres, Langreo-Helguera...-estoy convencida de qué tras ver en que condiciones trabajaban-hemos bajado a una mina para ver la evolución del posteo, extracción...-hacía falta la evolución y las máquinas.
Lo que pasa es que no ha habido un desarrollo sostenible y así nos van las cosas por el mundo.
Por lo demás lo que decimos siempre, a cuidar nuestro pequeño entorno. Esto a veces ya es mucho si somos capaces de cuidarnos a nosotros mismos para que no nos falte la ilusión de que algo puede cambiar.
Besarkadatxu bat

Helena dijo...

Maribel eu acho que sempre vai haver um "selvagem" entre alfas e betas, como no "Admirável Mundo Novo" de Aldous Huxley. Sou optimista. Mas o teu conto agradou-me bastante. Mesmo com a vida que temos agora há que ter cuidado com tornarmo-nos "un conjunto de seres oxidados y aburridos de vivir". Há que tentar polir continuamente a camada de óxido que tem tendência a depositar-se. E o teu blog é uma contribuição para o refrescamento que se impõe.
Obrigada. Um abraço, Helena

Maribel dijo...

¿Te imaginas, Blanca? A veces nos aburre ver ciertas caras más de una hora seguida... ¡Si las viéramos durante dos mil años!
Creo que es mejor que lo dejemos todo como está ¿no te parece? Sigamos con nuestra mediocridad, jajaja.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Alicia, bien aprovechado tu viaje.
El título original de este cuento era "Tecnología al límite", no sé por qué lo cambié cuando lo colgué en el blog.
La cuestión es saber si los avances tecnológicos (y científicos), tan necesarios para la propia evolución de la humanidad, están siempre bien utilizados, si no existe una extralimitación por parte de algún loco. Es una visión un poco tremendista pero bueno, así son los cuentos.
Me quedo con ese mensaje final: "que no nos falte la ilusión de que algo puede cambiar".
Un abrazo.

Maribel dijo...

Helena, muy agradecida siempre con tus comentarios.
Es cierto, no debemos responsabilizar a ningún "científico loco" de nuestra capa de óxido y del aburrimiento de la vida; nosotros, los cuerdos, somos los únicos responsables. Debemos hacer algo, pero al menos a mí me ocurre como al protagonista de mi cuento "...no sé qué hacer...".
Un abrazo.

Antonia J. Corrales dijo...

Me ha encantado tu entrada, ésta y las anteriores en las que explicas los pasos a seguir para la selección de textos.
Ya sabes que ando que no paro, pero tu blog es uno de mis favoritos. En cuanto tengo un hueco aquí estoy.

Maribel dijo...

Antonia, me tranquiliza especialmente saber que te gustaron las entradas sobre la selección de textos, ya que estamos las dos subidas en el mismo barco, jajaja.
Te deseo toda la suerte con tu nueva novela.
Un abrazo.

Marien dijo...

Hola Maribel,
Las máquinas han demostrado no ser tan perfectas, hasta ahora lo más perfecto es el cuerpo humano. La mejor máquina, que consigue la reproducción y vivir plenamente ya tope.
Estupenda reflexión.
Gracias por tus pasos
Besos

Maribel dijo...

Marien, no sé lo que ocurrirá en un futuro lejano. Sólo espero que las máquinas sirvan para mejorar nuestras vidas y no para sustituirlas (esto es muy extremo pero puestos a pensar...).
Gracias por tu comentario.
Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Un relato perfecto, como siempre Maribel, bien escrito y con un mensaje que nos lleva a la reflexión.

Un beso

Maribel dijo...

Gracias, Felisa, viniendo de ti es todo un elogio. Un beso.

sergio astorga dijo...

Maribel, antes de que se me vaya la mano y me convierta en hoja de lata, te dejo rápidamente mi comentario cibernético trip trip trop se fue la luz.
Un abrazo ciego.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Serg... trop trop trip, yo ya me he convertid... en hoj... de lat... No pued... habl...

Un abraz...