sábado, 3 de octubre de 2009

MI EXPERIENCIA COMO JURADO (III)

La verdad es que en esta tercera parte ya me queda poco que añadir. Os explicaré el funcionamiento de la segunda fase del certamen, pasaré a daros mi opinión personal sobre determinados aspectos y contaré algunas curiosidades o anécdotas.

En las entradas anteriores os hablaba del sistema a seguir para seleccionar obras durante la primera fase del certamen, la más demoledora por llamarla de algún modo, puesto que es la que elimina de un plumazo un ochenta por ciento de los trabajos presentados. Os podéis imaginar que las obras que superan esa primera criba son de gran calidad y por tanto el trabajo de la segunda fase es todavía más minucioso. Los aspectos a valorar siguen siendo los mismos, pero aquí todo cuenta, por eso os decía en la anterior entrada que hay que cuidar hasta el último detalle y esos pequeños errores que el jurado pasó por alto en primera instancia porque la historia merecía la pena, pueden dejar la obra fuera en la segunda fase porque tiene serias e importantes competidoras.
Como ya dije anteriormente, en la segunda fase los jurados leemos todas las obras y en este caso ya no descartamos ninguna, sencillamente procedemos a dar una valoración, a emitir un voto a cada una de ellas. Un voto de 0 a 10. Ni en la primera ni en la segunda fase del certamen los jurados intercambiamos puntos de vista ni comentamos nada de nuestras deliberaciones, ni siquiera hablamos entre nosotros, cada uno hace su trabajo en privado y la plantilla final con todas las votaciones es enviada a la organizadora, que es la encargada de hacer el recuento y de nombrar al ganador y a los finalistas, una vez abiertas las plicas, en base a los resultados obtenidos. Sólo entonces nosotros, los miembros del jurado, conocemos el resultado final, descubrimos cuál es el relato ganador y el nombre de su autor, así como de los finalistas.

Y bien, terminado ya el proceso de selección voy a tratar de satisfacer alguna curiosidad. Alicia me preguntaba qué pienso yo cuando leo algún relato de “poca calidad”.
Os diré que leo todos los relatos desde el mismo respeto, yo también escribo, conozco la ilusión que cada uno pone en su trabajo literario y sé que lo hace lo mejor que puede y sabe. Cuando leo un relato de “poca calidad” pienso que, casi con toda seguridad, su autor quedó muy satisfecho con él, cree que es bueno y está deseando que se cumplan los plazos y se produzca el fallo porque piensa que tiene posibilidades. Esto nos ha ocurrido a todos, sobre todo cuando empezamos, pero tranquilos, es una “enfermedad” que se cura con el tiempo.
Es quizás cuando leemos las obras ganadoras o finalistas de un certamen (aunque no siempre ocurre) cuando somos capaces de vislumbrar una calidad literaria superior a la de nuestro relato y cuando tratamos entonces de crecer y perfeccionarnos.

Por último os dejo algunas curiosidades, anécdotas y reflexiones personales a modo de pinceladas. Espero que el contenido de estas tres entradas os haya podido ser útil.

- El nivel de calidad de los trabajos presentados es aceptable.
- Nunca he puntuado con un 10, sí con algún 9.
- El amor sigue siendo un tema muy recurrente en la literatura.
- En algunos casos he observado buenas historias pero mal escritas o mal planteadas. Lo resumiría diciendo que veo mucha ilusión pero poca formación.
- El proceso de aprendizaje debe ser constante. Siempre hay que intentar “saber más”.
- Leer a nivel de valoración también es un disfrute, cuando cae en nuestras manos un buen relato lo disfrutamos. Yo, incluso, lo releo.
- Como las bases del certamen no establecen normas en cuanto a los márgenes, hay participantes que presentan trabajos a doble espacio y con un máximo de cuatro folios (lo exigido) pero apurando el papel por todos lados, sin dejar margen ni a derecha ni a izquierda ni arriba ni abajo. A la hora de proceder a la lectura resulta incómodo.
- En tema libre todo tiene cabida pero yo aconsejaría que los cuentos o relatos estrictamente infantiles compitieran en certámenes de su género.
- Hablando de temas, es interesante indagar un poco sobre la asociación, institución, etc. que convoca el certamen y, si es posible, leer las obras ganadoras de otras ediciones, nos ayudará a conocer los “gustos literarios” de esa organización en particular. Si el concurso lo convoca la Cofradía del Cristo de los Siete Clavos no es cuestión de enviar un relato erótico, y quizás si la organizadora es una Asociación de Mujeres, dé más importancia a relatos de corte social, igualdad de género, etc. Es por esto que en ocasiones, cuando leemos el relato ganador de un determinado concurso, no nos gusta y ni siquiera lo consideramos mejor que el nuestro. Posiblemente sea cierto, lo que ocurre es que ese relato ganador resultó ser el más adecuado para el tipo de concurso del que se trataba.

Y colorín colorado...

46 comentarios:

Deusvolt dijo...

Exelencete guinda para rematar la tarta, Maribel. Me han encantado todas las entradas y en esta, particularmente, el resumen final. Me planteé presentarme a algún concurso pero me da pereza rascarme el bolsillo y rehacer mi manuscrito con la maquetación que exigen... ja,ja.. Además, ¿pasaría la criba? Y, sobre todo, mis historias no son comunes, aunque suene algo prepotente, pero hay algo de género negro, y también terror. No creo que el terror se lleve mucho.
Un fuerte abrazo y mis felicitaciones por tus buenos y útiles consejos.

Winnie0 dijo...

Maribel estas 3 entradas han sido magníficas, esclarecedoras y perfectamente explicadas. ¡Qué mundo el del jurado literario!. Gracias por ellas y como dices lo importante es siempre querer saber más. Besos y feliz sábado

Maribel dijo...

Deusvolt, la verdad es que a mí tampoco me apetece rascarme el bolsillo, jajaja, así que te entiendo. Últimamente sólo participo en certámenes que admiten envío por e-mail, y no en todos.
El género negro está de moda, no deseches la posibilidad de intentarlo. Quizás para el terror propiamente dicho deberías acudir a concursos más específicos sobre el género, que también los hay, pero con novela negra puedes perfectamente participar en cualquier certamen de tema libre, hay que aprovechar el momento.
¿Y por qué no vas a pasar la criba? Nunca pierdas la fe. Gracias por tus palabras.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Gracias, Winnie, me alegro de que te hayan gustado las entradas, al menos os he metido un poco en el "lado oscuro" de los concursos, jajaja.
Besos y feliz fin de semana.

B. Miosi dijo...

Maribel, cada vez veo más difícil eso de ganar un concurso. Aparte de cuidar al mínimo los detalles externos, debemos contar con una buena historia que esté muy bien escrita.
Creo que la etapa final, en la que deben leerse libros sin pensar en desecharlos, cuando deben dar un veredicto, debe ser la más difícil.
Me han enriquecido las tres entradas, Maribel, muchas gracias por mostrarnos ese mundo que parece tan cerrado y misterioso.

Besos!
Blanca

Marien dijo...

Ya he tomado nota para la próxima vez pero parece tan dificil ganar un concurso... Me ha gustado mucho conocer las entrañas de los concursos, y de la toma de decisiones. Desde luego es un trabajo pesado aunque al final tenga la recompensa de satisfacer la ilusión de quien se presentó.
Yo tengo una duda, cuando leo que los relatos debe ir grapados o cosidos no sé exactamente a que se refiere, ni con cuantas grapas, ni donde, imagino que en el margen izquierdo. Y ¿cómo se presentan las novelas? ¿Fotocopiadas y encuadernadas con gusanillo?
He pasado a conocer el blog de Felisa.
Besos

Maribel dijo...

Es difícil, Blanca, pero no imposible. En todos los certámenes hay un ganador ¿y por qué no podrías ser tú? Yo creo que hay que concursar con el ánimo templado, sin pretender el premio, hacerlo como una experiencia más, pero eso sí, con un buen trabajo, y tal vez...
Me siento satisfecha si estas entradas te han mostrado un poco mejor el mundo de los concursos.
Un abrazo y feliz fin de semana.

Maribel dijo...

No es fácil, Marien, ya se lo decía a Blanca, pero creo que merece la pena intentarlo. Llegar a estar seleccionado o ser finalista ya supone una gran satisfacción (también es muy difícil).
Mira, por grapados o cosidos hay que entender la misma cosa: grapados. Normalmente los jurados no afinan tanto como para meterse en este detalle, pero lo habitual es graparlos con un par de grapas en la zona central del margen izquierdo (aunque algunas bases piden específicamente que se grapen en la esquina superior izquierda, con lo cual se entiende que es una sola grapa). En cuanto a las novelas se imprimen tantos ejemplares como te pida el concurso (también valen fotocopias sobre un original) y efectivamente se encuadernan con gusanillo.
Ahora ya sabes: a probar.
Un abrazo.

Mari Carmen dijo...

He esperado a que hicieras las tres entradas para ver el conjunto.
Siempre es bueno saber que ocurre tras las bambalinas, gracias por aclararnos las posibles dudas, y como dices, lo importante es aprender, crecer...y divertirse.
Un abrazo.

Alicia dijo...

Maribel, primeramente muchas gracias por poner en mi nombre el enlace a La nieve, nuestra red social. Todas serán bienvenidas. Digo todas por qué mira que es difícil fichar al genero masculino ja,ja,ja. Y que quede claro que me siento afotunada por que cantidad no, pero calidad no nos falta.
Fuera de bromas, y que no se moleste Sergio Astorga cuándo aparezca por aquí, que lo importante es la calidad y él la tiene artísticamente y humanamente.

Me ha encantado el bloque de las tres entradas.
Yo he mandado trabajos a cuatro concursos con ilusión pero siendo realista. Escribir es algo serio y hay gente muy buena. Tienes razón en lo de que cuándo se lee a los finalistas te das cuenta del nivel...¡Tuyo!
Me ha desilusionado saber que no os juntaís los miembros del jurado para una valoración final.Siempre creí que en la última fase habría intercambio de ideas entre vosotros. Igual no es oportuno. ¿Qué piensas al repecto?

A mí también me cuesta poner dieces en mi labor. Los pongos por que los necesitan por la media para entrar a las facultades. Así y todo siempre les digo que la perfección se busca pero he conocido más problemas en las personas que creían haberla encontrado que en las que la siguen buscando.

Me ha hecho gracia el truco de los margenes ¡Ni se me hubiera ocurrido! Y en uno de ellos anduve apurada de espacio ¡Mecachis!

Has sido como un libro abierto, muchas, pero que muchas GRACIAS.
Besarkadatxu bat

Maribel dijo...

Mari Carmen, gracias a ti por seguir estas tres entradas. Estoy contigo, el resumen no puede ser mejor: aprender, crecer...y divertirse. De eso se trata.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Alicia, las chicas al poder, jeje.

Escribir es algo serio pero también es un motivo de disfrute, primero hay que pensar en disfrutar y después hasta se nos puede ocurrir concursar, pero siempre en ese orden.

En cuanto a la deliberación final de un certamen, me refería en concreto a La Lectora Impaciente. Es muy posible que en otros concursos (de hecho así es) los miembros del jurado comenten, hablen y expongan los motivos por los cuales consideran una obra mejor que otra, y en base a ese intercambio de opiniones se decida el ganador. No puedo concebir, por ejemplo, que en un importante premio de novela esto no ocurra. Ahora me viene a la mente el certamen de Canal Literatura. El fallo se produce el mismo día de la entrega de premios. Los miembros del jurado se reúnen durante la tarde para valorar los diez trabajos finalistas y deciden los tres ganadores. Después, por la noche, se entregan los premios. En este caso es una decisión consensuada y meditada entre todos.

¡A mí tampoco se me había ocurrido lo de los márgenes! Hay gente que se las sabe todas (algunas bases de concursos ya exigen determinados márgenes).

Gracias a ti, Alicia, por todo. Si en algo te han podido ser útiles estas entradas yo, por hoy, me acuesto feliz (que ya son las dos menos cuarto de la madrugada).

Un abrazo.

Jose Ignacio dijo...

Hola Maribel, soy José Ignacio. Como verás sigo tu blog con gran interés, aunque no siempre me atreva a comentar las entradas.
La verdad es que me han encantado las tres sobre los jurados de los concursos. Debe ser un mundo apasionante, porque entre otras cosas estoy seguro que encuentras casi siempre alguna joya que te mueva por dentro y te haga pensar. Yo suelo leer , cuando los encuentro, relatos ganadores de concursos y hay verdaderas maravillas en dos o tres páginas.
Te agradezco de nuevo que nos hayas ilustrado sobre la otra cara de los concursos, en los que como sabes suelo participar con alguna frecuencia.
Besos

Deusvolt dijo...

No, si tengo fe (si no la tuviera no podría llevar tantos rechazos ya a cuestas, ja,ja..) Lo que ocurre es que, ahora mismo, arrastro cierto desencanto. Sobre todo porque alguna editorial ha valorado bien mi tercer manuscrito pero, al parecer, en el mercado no se vende terror o no hay expectativas de que lo haga. No sé, yo nunca he visto el terror "en masa" en la cumbre, pero sí recuerdo que las novelas de terror venden. Si vas a las librerías hay novelas de terror pero suelen ser antigüas, no hay muchas modernas. Salvo que para qeu te cojan tienen que apostar por tí.
En fin, ojalá tuviera acceso a bases de datos de ventas, para ver si la novela de terror vende o no vende.
Bueno, un abrazo, Maribel. y Chapó por la entrada.

Para Jose Ignacio dijo...

Jose Ignacio te quería decir que me ha parecido una idea estupenda la de tener un blog familiar. No se me había ocurrido. Así cada miembro va poniendo sus aventuras en texto e imágenes y sabéis todos de todos. Lo mejor esas grandes reuniones familiares.
Enhorabuena por el último premio.
Saludos
Maribel, se lo tenía que decir y tú siempre has sido puente de buenas comunicaciones. Gracias

Lola Mariné dijo...

Ha sido una aportación muy interesante, Maribel, aunque ahora me parece mucho más dificil ganar un concurso y no sé si me atreveré a presentarme a ninguno.
Besos.

Maribel dijo...

Hola José Ignacio, para mí supone una gran alegría encontrarte por este espacio, me gustan mucho tus comentarios y, cuando no te atreves, sé que también estás ahí y te lo agradezco igualmente.
Tú ya eres algo experto en concursos (por cierto, FELICIDADES por tu último premio de Mota del Cuevo, a ser posible guárdame alguna gamba), pero si algo nuevo te he podido aportar me siento satisfecha.
Es un mundo apasionante, sin duda, y vivirlo desde el otro lado también tiene su encanto, aunque es cuando te das verdadera cuenta de lo difícil que resulta llegar a ganar y es cuando valoras muchísimo más un premio.
Yo también he visitado tu blog familiar (ya verás más adelante un comentario de Alicia que te dirige a ti), y me parece un espacio entrañable, pero ahí sí que me ha dado corte dejarte ningún comentario, lo veo tan privado, tan Señán-Cano que no me atrevo.
Mil gracias por estar ahí y que siga la buena racha.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Deusvolt, el desencanto es inherente a la cualidad de escritor, pero también lo es el tesón y la férrea voluntad.
El terror tiene sus lectores, por supuesto, y hay editoriales que trabajan en exclusiva el género, por tanto a ésas debes dirigirte. Supongo que no te digo nada nuevo, que te habrás dirigido precisamente a esas editoriales y no a otras, porque la típica frase de "no encaja en nuestra línea editorial" desanima un montón.
Quizás tampoco te diga nada nuevo con este enlace que te voy a poner, pero te lo pongo. Es la relación de editoriales de FIL. Tienes el abecedario en la parte superior, vas pinchando sobre las letras y te salen todas las editoriales que comienzan por esa inicial (ojo, hay españolas pero también extranjeras). La particularidad que tiene este listado es que te pone claramente qué tipo de libro publica cada editorial (está en descripción), de ese modo uno no mete la pata mandando un libro gay a una editorial que publica obra religiosa (por ejemplo). Es muy úitl para saber adónde dirigirte.
En fin, que igual te estoy contando lo que ya sabes, pero ahí va el enlace:

http://www.fil.com.mx/exp/lis_exp_alfa.asp?idioma=1

Un abrazo.

Maribel dijo...

Alicia, mi labor de puente de buenas comunicaciones está hecha, jajaja. Espero que José Ignacio lea tu comentario, a mí también me encanta su blog familiar.
Buen domingo y un abrazo.

Maribel dijo...

Lola, tengo que darte la razón. A mí también me resulta ahora mucho más difícil ganar y acabaré no presentándome a ningún concurso, aunque debo reconocer que la labor de jurado me resulta muy enriquecedora, si me quedo en esa otra parte de los certámenes también soy feliz.
Un abrazo.

Jose Ignacio dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios Maribel y Alicia. Lo del blog familiar es simplemente un pretexto para estar algo más en contacto, pero la verdad es que me suelo quejar mucho porque nos volvemos perezosos a la hora de publicar entradas.
Gracias por vuestra felicitación. Y por supuesto Alicia te animo a que participes en más concursos porque simplemente el hecho de enviar un texto para que otras personas lo lean y lo valoren, tiene mucho mérito.
Gracias a Maribel por dejarnos este espacio para comunicarnos.

siempreconhistorias dijo...

Esta lección magistral se ha acabado... Y como ya te comenté, Maribel, seguiré escribiendo en libretillas y a veces blogs, y muerta de miedo.
Un beso.
Gracias por tus enseñanzas.

Alicia dijo...

Jose Ignacio, ya lo sabía, con Maribel lo del puente no falla nunca. Gracias por tus ánimos. Nos encontraremos por aquí. Yo vengo muy a menudo, Maribel es muy buena anfitriona. Si algún dia necesitas aires más frescos teclea en mi nombre y llegarás a La nieve.

Un abrazo

Maribel dijo...

Sí, Izaskun, ya he acabado de daros el tostón. Y por supuesto nunca dejes de escribir porque no te lo perdonaría.
Un fuerte abrazo.

Marien dijo...

Gracias por tus respuestas, pero sólo nombrar la palabra novela un gran abismo me arrastra hacía su interior y empiezo a sudar. No gracias todavía no camino, solo gateo. Ahora lo que más me preocupa es tener una escritura clara, y correcta sintaxis, gramática y acentuación, me obsesiona. Poco a poco, uf, todavía ando mareada. Pero en relatos puede que lo siga intentando. Tus aportaciones me han despejado muchas dudas.
También puedes hacer entradas contando tu experiencia como autora.
Besos

Maribel dijo...

No te agobies, Marien. Sigue escribiendo como lo haces, todos somos aprendices. No pienses ahora en novelas, disfruta de tus relatos y haz disfrutar a los que te leen. Lo que tenga que venir vendrá.
Besos.

sergio astorga dijo...

Maribel, independientemente de las consideraciones mencionadas ya en los comentarios, lo que más me gusta es la ecuanimidad en tu exposición, si algún día tuviera que ser valorado en un certamen ya literario ya en el último juicio, me gustaría tenerte de jurado. Sabría de antemano que harías lo justo, ¿qué es hacer lo justo? simplemente hacer todo lo que sabes honestamente y bien. Así de fácil.

Un abrazo III
Sergio Astorga

*Disculpa Alicia no entendí muy bien la alusión, no sé si te refieras a que no somos machos pero somos muchos o somos machos porque somos muchos.
Coincido con Maribel, el inteligente poder ya debe estar de su lado.

Máximo Cano dijo...

Gracias por compartir tu experiencia.

Salludos

Alicia dijo...

Sergio, contesto por la provocación no por la alusión ja,ja,ja.
Tu sabes que quería decir que sois machos pero no muchos.
Maribel, visto lo visto, creo que te debes plantear un canon por "paso de puente" ja,ja,ja. Yo pagaré gustosamente la cuota impuesta. Siempre encuentro mucha cordialidad en la otra margen.
Besarkadatxu bat

Maribel dijo...

Gracias, Sergio, por confiar en mi ecuanimidad y mi sentido de la justicia. Cierto es que ofrezco lo que sé y que, por supuesto, procuro hacerlo honestamente. Difícil término el de la justicia. ¿Es justo lo que no satisface a todo el mundo? Por otra parte hay actuaciones legales que no son justas, y lo justo siempre es justo para alguien, prevalece una gran subjetividad en la justicia. La justicia y la Ley nunca han ido cogidas de la mano.

En cuanto al tema de muchos machos o de machos muchos creo que Alicia ya te lo aclara en otro comentario.

Un abrazo justo y ecuánime.

Maribel dijo...

Gracias a ti, Máximo, por pasarte por aquí. Un saludo.

Maribel dijo...

Alicia, puedes pasar tranquilamente sin canon, aquí no hay fronteras ni aduanas, es paso libre del que yo también disfruto.
Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Estoy con los compañeros, Alicia, ha sido todo un curso acelerado de como funcionan los concursos. Gracias por regalarnos tan magníficas entradas.

Yo me presenté hace tiempo a concursos, pero la verdad es que como a vosotros, ahora me da bastante pereza y estoy intentando abrirme camino a través de las agencias.

Y ser jurado tampoco debe ser nada fácil, aunque imagino que habrás aprendido un montón.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Gracias, Armando, sí que me ha servido para aprender y mucho. Los concursos tampoco son imprescindibles, hay muchos escritores que se han abierto su camino y publican con asiduidad sin haberse presentado jamás a un certamen. Todo camino es bueno para llegar a la meta que queremos.

Ah, y no soy Alicia, jajajaja, pero no te preocupes, me encanta que el espíritu y la fuerza de Alicia estén siempre presentes.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Perdón por el lapsus, Maribel, estoy fatal, ja, ja. Eso me pasa porque tenía en la mente el último comentario de Alicia y los dedos me han jugado una mala pasada al escribir el comentario, ja, ja

De todos modos reitero que me han encantado tus entradas sobre el tema.

Un saludo.

N.V. dijo...

Interesantes tus comentarios sobre tu experiencia de jurado. He participado en la organización de concursos de cuentos. Cuando se pasa de cierto número de participantes la organización se complica. Lo que pude poner en práctica cuando empezaron a llegar demasiados cuentos para tres jurados fue trabajar con un jurado de cinco personas pero de manera que cada cuento fuera leído por dos jurados (es decir 40% del total). La verificación de las normas de longitud y formato era tarea de la secretaria del concurso como primer filtro. El jurado debía asistir a una primera reunión de preselección con un máximo de veinte cuentos escogidos del total que tuvo que leer. En una segunda fase los jurados debían leer los cuentos escogidos por los demás y que ellos no habían leído. En la reunión de deliberación final cada jurado debía llegar con dos o tres ganadores. Con ayuda de la secretaria, como moderadora del debate, se escogía al ganador. De resto, todo funcionaba como tú explicaste. Saludos. Nelson (http://nv-impresiones.blogspirit.com)

Maribel dijo...

N.V. muchas gracias por tu aportación. Cada concurso tiene sus normas y a pesar de las diferencias, también veo muchas similitudes entre el sistema de selección que narras y el que yo he vivido. Gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario.
Un saludo.

Halatriste dijo...

Intresante lo tendré muy en cuenta.No tenía ni idea de como funcionaba, era uno de esos misterios, y me resulta muy grato
Que gane el mejor.

Besos

Marien dijo...

Hola Maribel,
Muchas gracias por tu información. Ya he visto la lista, tu nombre también, algunos me sonaban. A veces por amigos me voy enlazando a otros blogs que visito, y luego a otro y al final no sé los que he visto. Me suena haber entrado en varios y brevemente ojearlos. Yo era una novata cuando me indicaron en Aula que debía dar de alta un blog, no tenía ni puñetera idea de como se hacía, así que a veces me perdía entre los blogs para ver como se adornaban. Luego no sabía volver, pero algunos me suenan. Luego aprendí a seguirlos, todo autodidacta.
En otra antología en la que me han seleccionado creía que estaban mis relatos y cuando ví la lista "se habían despistado" y olvidaron varios relatos de algunos autores, por eso no me fiaba esta vez.
Para mi es un comienzo y una diversión, me gusta escribir lo que me viene a la mente, lo disfruto pero siempre me ha dado timidez presentarlos, ahora me tiro al ruedo y siempre es una ilusión depositada a un plazo. La ilusiones alimentan el alma.
Muchas gracias por tus comentarios que me encantan y me alimentan.
Besos, estoy deseando tu nueva entrada.

Juan dijo...

Hola Maribel

Me han gustado mucho estas entradas sobre los jurados. Ahora, tengo una pequeña duda... ¿Un jurado de concursos cobra por toda esta cantidad de trabajo?

Un saludo.

Juan.

Maribel dijo...

Hola Halatriste. Espero haberte desvelado un poco el misterio, jajaja. Y sí, lo ideal sería que ganara siempre el mejor.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Hola Marien.

En mi opinión, Editorial Hipálage es seria en este sentido, es decir, no creo que "olviden" incluir relatos de autores seleccionados. A mí también me seleccionaron en la primera antología (Cuentos para sonreír) y el relato esta allí, en la página 231, jajaja. Además editan un librito muy resultón, no está nada mal (lo peor es que no nos regalen un ejemplar a los seleccionados, que sería lo justo).

Yo también he visto en la relación de autores a nombres amigos, entre ellos José Ignacio (que ha participado con sus comentarios en esta entrada), con el que ya he coincidido en otros concursos y me hace mucha ilusión.

Es genial lo que cuentas. Escribir es una diversión, un verdadero disfrute, y me alegro de que te vayas tirando al ruedo y perdiendo esa timidez que en el fondo todos tenemos, pero que hay que dejar aparcada de vez en cuando.

El mundo de los concursos es divertido, crea expectativas, sirve para acrecentar la ilusión y reafirmar la confianza en lo que haces, pero eso sí, sin agobios ni grandes pretensiones, que cuando ponemos una ilusión demasiado grande la decepción también lo es.

Sigue adelante.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Hola Juan.

Gracias por tu visita y tu comentario.

Verás, hay jurados que sí cobran por su trabajo y además muy bien, sobre todo aquéllos que con su sólo nombre dotan de prestigio al certamen (escritores reconocidos, claro).

En mi caso (y en el del resto de jurados de este certamen en concreto), lo hacemos por amor al arte, es una colaboración totalmente desinteresada, pero de verdad que lo hacemos a gusto.

Un saludo.

Felisa Moreno dijo...

Gracias de nuevo Maribel por compartir con nosotros tu experiencia como jurado, veo que ha suscitado gran interés, muchos mandamos nuestros relatos a los certámentes como el que arroja un mensaje en una botella al mar, sin la seguridad de que alguien llegue a leerlos realmente. Esta entrada hace que recuperemos la fe en los certámenes.

Un beso.

Maribel dijo...

Gracias a ti, Felisa. Es cierto que es un tema que a los participantes de concursos les preocupa o, al menos, les genera ciertas inquietudes. Si estas entradas han servido para despejar alguna duda me doy por satisfecha.
Un abrazo.

Juan dijo...

Hola Maribel

Y mira que me lo temía... :). Es parecido a lo que pasa cuando no tienes experiencia como escritor, que estás contento de que te publiquen gratis en cualquier sitio (periódicos, revistas), pero si ya tienes muchas publicaciones a las espaldas, te llaman para decirte que te pagarán X por una columna.

Yo escribí hace muchos años un artículo sobre ciencia en una revista nacional. Por supuesto no cobré, pero me hizo muy feliz :-). Supongo que si hubiera publicado 20 libros, en esa revista tampoco cobraría (entre los científicos es tradición no cobrar por artículos técnicos en revistas... incluso, a menudo, sale carísimo publicar, aunque paga el centro de investigación en el que trabajas), pero sí que me podría llamar algún periódico para que les escribiera una columna. Así que te comprendo y te doy la enhorabuena :-).

Un saludo.

Juan.