viernes, 25 de septiembre de 2009

MI EXPERIENCIA COMO JURADO (I)

Hace unos meses os comentaba sobre mi labor de miembro del jurado del Certamen Internacional de Relato Breve LA LECTORA IMPACIENTE y os decía que más adelante dedicaría una entrada a este tema. Creo que ha llegado el momento.
Seguro que muchos de vosotros habéis participado en alguna ocasión en un concurso literario, lo hacéis con frecuencia o pensáis intentarlo pronto. Seguro que en alguna ocasión os habéis formulado preguntas del tipo: ¿leerán todos los textos?, ¿habrán aceptado mi obra?, se me olvidaron dos tildes ¿la habrán descartado por eso?, ¿le dan importancia al tema elegido?...
Bien, yo sólo puedo hablar de mi experiencia como jurado en éste y otros certámenes, pero confío en que la dinámica general de todos los concursos sea, si no idéntica, bastante parecida.
En primer lugar os diré que, en la actualidad, el índice de participación en cualquier tipo de certamen es elevadísimo. Las herramientas que hoy tenemos al alcance de nuestra mano (Internet, envíos telemáticos, envíos por e-mail) invitan a participar a muchas personas que, quizás, si tuvieran que mandar una carta certificada a través de la oficina de correos no lo harían. No es descabellado que un certamen que admite envío por e-mail reciba cuatrocientas o quinientas obras, y si el premio es muy sustancioso todavía más.
Cada miembro del jurado NO puede leer todas las obras, resultaría imposible si de lo que se trata es de cumplir plazos (normalmente los fallos suelen producirse un par de meses o tres después del cierre del plazo de presentación y durante ese periodo de tiempo hay mucho trabajo que hacer).
Yo además añadiría que NO pueden y NO deben hacerlo por pura higiene mental, para evitar intoxicaciones literarias. No es lo mismo leer 50 textos que 500 (además de que se necesitaría como mínimo un año), pues una cosa es leer por placer y otra leer para valorar.
Dicho esto es fácil adivinar que la primera etapa, una vez finalizado el plazo de presentación del concurso, consiste en dividir el número de trabajos recibidos entre el número de miembros del jurado (de esto se ocupa la organizadora) y después remitir a cada uno su “paquete” correspondiente.
Os diré que los jurados en ningún momento conocemos el nombre de los autores de cada texto, ni siquiera el seudónimo, recibimos exclusivamente las obras. Las plicas quedan en poder de la convocante y cuando se produce el fallo y ella da a conocer los nombres, es cuando también los conocemos nosotros.
En esa primera etapa cada jurado selecciona un número de obras y descarta el resto. Las obras seleccionadas por cada uno pasan a la segunda fase y es en esta segunda fase donde cada miembro del jurado SÍ lee todas las obras y procede a realizar una votación.
Los resultados de la votación (de este asunto se vuelve a ocupar la convocante) dirán quién es el ganador y quiénes los finalistas. ¿Puede ocurrir que el ganador no sea el preferido de un miembro del jurado? Por supuesto, pero si esa fue la decisión de la mayoría hay que respetarla.
Hablando de respetos, os diré también que las bases de un certamen se elaboran para ser cumplidas. Aquéllos que dudan de si su obra será admitida o no, pueden tener la certeza de que si se ajusta a las bases será admitida. Pero los que intentan saltarse las normas con una clara intención de pasar un texto que no entra ni con calzador se quedan fuera. Pongo un ejemplo: si las bases exigen obras de un máximo de cuatro folios a doble espacio con letra tipo 12, en ningún momento será admitida una obra de cuatro folios a espacio y medio y letra tipo 11 porque claramente se está tratando de meter un texto que en realidad tiene seis folios.
Bueno, este tema da mucho de sí y lo voy a tratar, como mínimo, en otra entrada más. En esta primera entrega sólo quería hablaros de aspectos generales, será en la siguiente cuando ya hable de los trabajos. No lo haré de ninguno en particular, pero sí comentaré sobre el nivel de calidad de los participantes (siempre se suele decir después que fue elevadísimo), los temas elegidos, los enfoques, los elementos que se tienen en cuenta para valorar las obras y algunas curiosidades que creo os interesarán.

Por último sólo me resta decir que yo soy la única responsable de estas opiniones y en ningún caso los certámenes donde he intervenido o intervengo.

11 comentarios:

Winnie0 dijo...

Maribel ¡cómo me guts cómo te explicas! Me ha encantado la entrada...sigue contándonos más de los entresijos...Besos

Marien dijo...

Maribel,
Cuanta información tienes sobre los entresijos de la literatura, correcciones, ediciones, publicaciones, certámenes...de verdad que eres una joya y de primera mano, es estupendo conocer la maquinaria de todos estos aspectos. Estoy deseando que sigas contando como funcionan los certámenes, y la edicion de libros y la publicación y tantas cosas que me gustaría conocer. Eres mejor que el google, un lujo.
Besos

Deusvolt dijo...

Maribel, me sumo a lo comentado por Marien, eres de gran utilidad para muchos de nosotros.
Yo acabo de corregir mi último manuscrito y me hubiera encantado tener un enfoque profesional, porque me temo que no soy bueno detectando "arrugas", ja,ja...
Oye, sigue comentando que me gusta el tema, si quieres, claro.
Por cierto, en esa fase donde dices que cada jurado hace un primer filtro, y, dado que no pueden leer todas las obras (lógico) ¿en qué se basan a parte de los formalismos de las bases?
Un beso y muchas gracias.

B. Miosi dijo...

Qué interesante entrada, Maribel. Justamente estoy por presentarme al Premio Iberoamericano de Novela Arturo Uslar Pietri. Es un concurso nuevo y la sede es aquí, en Caracas. Fue lo primero que me animó, pues no se aceptan envíos por Internet y sería un problema.
Me fijaré bien en las normas para no cometer un error de entrada. No he participado en concursos excepto en el de Yo Escribo, que dicho sea de paso, no gané, ja, ja,
Supongo que el jurado está compuesto por escritores o personas que cuyo criterio sea válido porque lo respalda la experiencia o estudios de literatura, como en tu caso, ¿no? o también se acepta como jurado a un lector común. Siempre es bueno saber qué opinión tiene un lector común y corriente.
Te felicito por la gran facilidad que tienes para explicar.

Un abrazo grande!
Blanca

Alicia dijo...

Sabes que me encanta esta entrada. Me gusta saber no sólo del resultado final de un proceso si no, tanto más, de la descripción de las distintas fases del mismo.

Yo presenté un trabajo a ese concurso de LA LECTORA IMPACIENTE y habiendo leído a los finalistas sólo pensé ¡Qué atrevimiento! También me vino a la cabeza el pensamiento de qué algunos, por nuestra inconsciencia y exceso de ilusión, acaso obstaculicemos el desarrollo de estos concursos ¿Qué pensaste tú al leer alguno de poca "calidad"?

Espero las siguientes entregas. Me encantaría saber qué te aportó personalmente y sobre todo dsfrutaría con las curiosidades y aneédotas.

Besarkadatxu bat

Maribel dijo...

Gracias, amigos, por vuestros comentarios. Me sobrevaloráis, yo sólo aporto lo que humildemente puedo y mi experiencia me permite. Este tema seguirá y en la siguiente entrada trataré de satisfacer todas vuestras inquietudes.
Abrazos.

igrgavilan dijo...

La verdad es que es un tema sobre el que me pica la curiosidad, así que me ha interesado mucho lo que has contado hasta ahora...y espero lo siguiente que tienes que explicar.

Lola Mariné dijo...

Muy interesante, Maribel.
Siempre da un poco mas de confianza saber como funcionan las cosas desde dentro.

Armando Rodera dijo...

Genial tu entrada, Maribel. Es muy instructiva y muchos estamos super interesados en que nos cuentes esos entresijos que has visto desde dentro del mundo editorial (donde ya andas muy metida...)

Saludos.

sergio astorga dijo...

Maribel, temeroso de que mi comentario sea rechazado en las primeras de cambio, espero con ansias de novillero la segunda parte de tus disquisiciones, argumentaciones y conclusiones de jurado, que conociendo tu formación será un dictamen inapelable y justo. Claro, dirás, en todo juicio está el recurso de la apelación en sus diferentes instancias y estancias. Vale.

Un abrazo, su señoría.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Bueno, pues ya está en marcha la segunda parte y aún me va a quedar tema para una tercera (lo siento).
Espero que os sea útil.
Abrazos para todos.