martes, 4 de agosto de 2009

MI MANO DERECHA. ASTER NAVAS.

En otra ocasión ya traje a este blog un microcuento de Aster Navas y os decía de él que es un escritor que domina como nadie el género narrativo más breve. Recientemente Aster ha publicado un libro que recoge sesenta y dos de sus magníficas creaciones, CUENTOS PARA ESPERAR EN LOS SEMÁFOROS, con ilustraciones de Amaia Alonso, verdaderas perlas que nos arrancarán una sonrisa o nos invitarán en ocasiones a reflexionar.
Aster Navas es además el creador y administrador del foro literario La Nieve, que os invito a visitar y, si os apetece, a participar en él (es en realidad una reunión de amigos). Solo tenéis que registraros para comenzar a dejar vuestras huellas por el blanco elemento.
Y bueno, sin más dilación, paso a poneros el micro que he seleccionado para hoy (desenfadado, apropiado para el veranito), un texto que además resultó ganador del II Concurso de Relatos para contar en Tres Minutos "Luis del Val", y que espero disfrutéis tanto como yo.


MI MANO DERECHA

Hace un tiempo que mis manos se llevan fatal.

La diestra se debió hartar un día de tanto agravio comparativo: mientras su compañera se entregaba a la desidia, a ella se le confiaban todas las tareas.

La gota que colmó el vaso debió ser el Rolex que hace un mes coloqué a la izquierda en su muñeca. Ese mismo día intenté aplaudir y ambas se cruzaron en el aire sin llegar a encontrarse. Desde entonces la derecha, despechada, no responde a ninguno de mis dictados y actúa con una independencia retadora. Delega las labores más ingratas en su contraria y me pone en un brete continuo: ayer mismo en una reunión de trabajo se dedicó a hurgar en mis narices, hoy a la mañana –cuando se lo he reprochado me ha soltado un soplamocos– ha pellizcado en el trasero a la vecina del quinto. Prescinde de los cubiertos, roba en el supermercado y hace gestos obscenos a la policía.

Es inútil, créame, recluirla en un bolsillo o intentar controlarla llevando el brazo en cabestrillo.

Por eso, amigo mío, hágale caso y deme su cartera. La muy puñetera es capaz de apretar el gatillo.

20 comentarios:

Winnie0 dijo...

¡Qué originalidad de relato! No dudes que voy a buscar este libro...Muchas gracias por todo lo que me aportas Maribel. Besotes

Aster Navas dijo...

Gracias, Maribel.
Un placer asomarme por esta ventana de tu blog.

Un besazo

Maribel dijo...

Winnie, originalidad a raudales, te lo puedo asegurar. Si tienes oportunidad de leer sus textos los disfrutarás. Besos.

Maribel dijo...

Aster, el placer es tu visita. Besos.

Triana dijo...

Como me gustan los micros de Aster, y este es así mismo genial, hace mucho que no entro a su blog, tengo que recuperar las buenas costumbres, a ver si pasa ya este dichoso verano que me tiene "frita" en todos los sentido, y "necesito" hacerme con ese libro de Aster.

Un abrazo muy fuerte Maribel.

sergio astorga dijo...

Maribel, tengo que usar las dos manos para poder dejar el comentario, aunque sé muy bien que esta vecindad manual tiene sus inconvenientes. Coincido el micro se Áster, es lo que yo llamaría un texto sabroso, es decir, un texto que se disfruta de principio a fin, tiene un gran ritmo, es imaginativo, no la imaginación barata, si la imaginación dinámica, la que procura la asociación entre conceptos y realidades, tiene esa ironía fina de la denuncia y aceptación, creo que es un texto redondo, usando el símil que se usa para calificar a los textos de Juan José Arreola, si Áster no se enoja podías publicar unos mas en tu espacio para los que estamos del otro lado del océano y conseguir los libros es misión de otra manita.
Felicidades a Áster y espero tener pronto mas textos para el semáforo de mi casa.
Un abrazo entre manos.
*Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, no puedo, ni debo, eludir el comentario sobre tu libro jurídico, como no puedo comentar en ese blog, te lo comento aquí. Con permiso de Áster (espero).
Déjame decirte que el camino en América de tu libro especialmente en México ha llegado a un excelente puerto, mejor dicho a la mejor librería. La librería Gandhi (semejante al concepto de las FENAC) fue un parte aguas en la vida del país en la década de los 70. Su creador y dueño, “El Sultán”, como le apodaban (sobrenombre exacto) sus empleados era Mauricio Achar, bohemio, actor, autodidacta, apasionado de Gandhi, frenético jugador de backgammon y de ajedrez. El concepto de la librería Gandhi, fue tener un espacio en donde lectura y arte convivieran a precios razonables, (estudiantiles) en la librería había un café y un pequeño foro donde se representaba lectura en voz alta y teatro, una especie de librería Casa de la Cultura, sin serlo. Al principio nadie acreditaba en esta idea de Mauricio Achar, en la década anterior (60’s) la cadena de las Librerías de Cristal tenía un concepto muy popof, muy elitista y el concepto de la librería Gandhi era más social, sobre todo que iba dirigida a la parte estudiantil de nivel superior. La Librería comenzó en un local muy pequeño en la Avenida Miguel Ángel de Quevedo, en el sur de la Ciudad de México, muy cerca de la Universidad Nacional Autónoma de México, ubicación que pronto se convirtió en punto de referencia para conseguir libros de todo tipo a excelente precio. Poco a poco fue creciendo y compro los locales contiguos. Te digo todo esto porque yo conocí a Mauricio Achar y presente mi trabajo para que me diera una exposición en el café de la librería, así que mi segunda exposición individual llamada “Tramas de Tinta” la presente en la librería Gandhi de Miguel Ángel de Quevedo (mucho éxito de crítica pero, no vendí un solo cuadro).
Las librerías Gandhi se han extendido por toda la Ciudad de México y ya tiene sucursales en las principales ciudades de provincia, Guadalajara, Monterrey, ETC. Se me olvidaba en la idea original también se encontraban la venta de discos y de videos (antes de 8 traks, casetes, Beta VHS).
Por desgracia Mauricio Achar ya murió, prematuramente, por supuesto, pero su concepto de librería creció tanto que ahora no se concibe la venta de libros sin la presencia de las librerías Gandhi, ahora
sus herederos la manejan. Así que tu libro está en la mejor vitrina. Solo para ampliar un poco la información, existe una librería emblemática que ya tiene más de 100 anos, tal vez la has escuchado nombrar: la librería Porrúa Hermanos, existe todavía y se encuentra en el Centro Histórico, en las calles de Argentina y el Carmen, muy cerca de donde estaba la antigua preparatoria de San Idelfonso y el antiguo edificio de la Universidad Nacional, uno de los hermanos Manuel Porrúa se ha especializo en la publicación, también son editores y distribuidores, de libros Jurídicos. Si tu libro también pudiera ser distribuido en Porrúa Hermanos, ya estarías en el paraíso y ya no nos harías el menor caso.
Te felicito por el buen rumbo, jurídicamente correcto, de tu libro y discúlpame todo este largo comentario, pero como todo mundo está en la vagancia, este comentario es exclusivo para ti.
Un abrazo sin violencia, como quería Gandhi.
Sergio Astorga

Mari Carmen dijo...

Certifico lo dicho por Maribel sobre el libro de Aster.
Yo lo he leído y es magnífico.
Un gran libro, aunque de pequeño formato, que te arrastra a su lectura. Cada texto lleva una sorpresa y te empuja a leer el siguiente, y el siguiente...
Un abrazo.

Halatriste dijo...

Si es q no te puedes fiar ni de tus propias manos. jejejeje.
Me ha gustado mucho, dale la enhorabuena de mi parte al autor.

Un abrazo

B. Miosi dijo...

¡Vaya cuento!, micro, con el debido sentido del humor que deja un buen rato la sonrisa en los labios. Me hace recordar al síndrome de la mano ajena, pero claro, llevado a cuento y muy original, además.

Y Felicitaciones, Maribel por tener tu libro ya en los Estados Unidos!!!

Besos,
Blanca

Felisa Moreno dijo...

No me extraña que este cuento haya sido ganador, yo he quedado finalista este año en ese certamen, pero mi relato es mucho más malo, dónde va a parar.

Maribel dijo...

Bueno, Triana, después de 24 horas sin Internet por una incidencia desconocida que Telefónica me acaba de arreglar (es un caos estar un día desconectada del mundo), voy a ver si me pongo al corriente. Los micros de Aster son geniales, como bien dices, y los puedes leer en La nieve. No te preocupes, el veranito no nos deja con ganas de nada, ya llegará el otoño con sus distintas tonalidades de ocre para invitarnos a saborear diferentes placeres. Un abrazo.

Maribel dijo...

Sergio, creo que Aster no se enojará, pues mi intención es colgar de vez en cuando algún micro más suyo, vale la pena difundir su obra. Sé que le alegrarán tu interés y tus palabras y yo te lo agradezco.

Con respecto a tu segundo comentario, me agrada y me alegra enormemente todo lo que me cuentas de Gandhi Libros. Me hace feliz saber que mi humilde obra ha entrado en México por la puerta grande (aunque quizás luego sea un librito invisible en una estantería). Me alegra y me emociona saber que la librería fue sede de una de tus exposiciones (no me alegra tanto el que no vendieras ni un cuadro, pero tú mejor que nadie sabes cómo funciona el arte).
Te agradezco mucho, mucho, toda esta información tan valiosa para mí.
No sé si mi libro llegará a Porrúa y quizás no lo sepa nunca (salvo que tengan presencia en Internet), pero si entrar en ese paraíso va a suponer que no os haga el menor caso, ¿sabes que te digo?, que prefiero no entrar, jajaja.
Un abrazo feliz.

Maribel dijo...

Tú lo has dicho, Mari Carmen, un libro excelente que te engancha y no lo puedes dejar. Un abrazo.

Maribel dijo...

Ya ves Halatriste, nacen con nosotros, las cuidamos, les ponemos cremita, les cortamos las uñas, les regalamos anillos, relojes, pulseras, y al menor descuido te fastidian todo lo que pueden, jajaja. Un abrazo.

Maribel dijo...

Gracias, Blanca, me alegra que te haya gustado. Me agrada compartir con mis amigos todo aquello con lo que yo disfruto. Besos.

Maribel dijo...

Felisa, creo que la edición del concurso en la que Aster resultó ganador es una edición pasada. Yo también me he presentado este año y no he llegado ni a finalista, así que con seguridad el tuyo es un buen texto. Un abrazo.

Aster Navas dijo...

Winnie, Triana, Sergio, Mari Carmen, Halatriste, Blanca, Felisa...:
Gracias por vuestros comentarios. Suelo decir que escribir es como lanzar un mensaje en una botella y me alegro muchísimo de que haya llegado hasta esta playa.
La que he liado con mi mano derecha... Espero que ahora no se ponga celosa la izquierda.

Un besazo

Si os animáis, nos vemos en:

http://cuentosparaesperarelascensor.nireblog.com
http://lanieve.ning.com

Fátima dijo...

¡Es buenísimo!, con tu permiso y el de Aster me lo llevo a "Muchacha de sal".
Voy a tratar de encontrar el libro, seguro que su lectura será fantástica.

Un abrazo y mi enhorabuena a Aster por ese micro -ojearé su blog para leer más ;-)-

Un abrazo grande

Maribel dijo...

Fátima, son todos muy buenos, más adelante colgaré otros para que los conozcáis. El libro es una delicia porque son textos cortitos, se leen con facilidad y te dejan un buen sabor de boca.
Un abrazo.