jueves, 9 de julio de 2009

ESTE NO ES MI GATO ¿O SÍ?

El último post que mi amiga Izaskun colgó en su blog SIEMPRE CON HISTORIAS (que aconsejo visitar), me ha llevado a presentaros al más flamante miembro de la familia.

Apareció por casa como un tardío regalo de Navidad, allá por finales del mes de enero, y decidió quedarse. Le pusimos muchos nombres, todavía hoy le llamamos de mil formas diferentes, aunque oficialmente mis hijos lo bautizaron con el nombre de KING. De manera coloquial le llamamos MEU (porque es lo que siempre nos dice él a nosotros).

Nunca me gustaron los gatos, no conozco su conducta, su vida o su disciplina, aunque debo admitir que siempre admiré su independencia y el dominio absoluto de su libertad. He tenido que hacer un cursillo acelerado sobre mininos visitando foros especializados para saber que el animal en cuestión se trata de un siamés, que los siameses odian la indiferencia, que necesitan cariño y compañía y que ellos también son capaces de dar mucho amor (ya veis, más que algunas personas).

El gato vive en libertad, el único indicio de que la mano del hombre ha pasado por su bello pelaje es el collar antiparasitario que luce en el cuello, tengo que reconocer que es bonito el condenado y además me ha salido muy culto, en cuanto coloco mis temarios encima de la mesa para ponerme a estudiar, ya lo tengo literalmente acostado sobre los libros sin dejarme pasar ni una página. Yo le explico con mucha paciencia que eso no se hace pero él me mira sin parpadear, con sus grandes ojos azules, y me dice MEEEEEEEUUUU, y ya no hay más que hablar.

La cuestión es que desde enero hasta hoy nos ha proporcionado ratos de mucha diversión, también nos ha dado algún disgusto (ha llegado a estar dos días sin aparecer) y creo que a estas alturas ya nos quiere un poco.

Acepto todo tipo de consejos sobre gatos, sé que hay expert@s por la blogosfera. Mientras tanto seguiremos disfrutando de su compañía siempre y cuando nos la quiera dar, puesto que ante todo el gato es libre. Creo que por eso me gusta tanto.

16 comentarios:

Winnie0 dijo...

Yo sé que acabaré con gato Maribel...lo tengo clarísimo ...así que ya te preguntaré. A mi me parece guapísimo King...Besos

Felisa Moreno dijo...

Es precioso. A mí siempre me han atraido los gatos, los prefiero a los perros, aunque ahora no tengo de pequeña vivía rodeada de ellos y como bien dices, son independientes y muy autónomos. Recuerdo especialmente a uno que desaparecía incluso una semana y luego volvía como si no hubiera pasado nada.

Besos

Maribel dijo...

Huy Winnie, no sé si para entonces podré yo darte algún consejo, que también estoy un poco verde en gatos, jajaja... Aprenderemos juntas.
Besos.

Maribel dijo...

Hola Felisa. A mí, sin embargo, siempre me gustaron más los perros, pero mira, King ha decidido adoptarnos y lo hemos dejado. La verdad es que sí que es chulo (y no es pasión de madre, jajaja).
Besos.

Arwen Anne dijo...

el motivo de que haga eso cuando tú te pones con tus papeles, es porque el animal quiere estar cerca de ti y quiere que le acaricies y mimes. Es un gato, pero si le hablas con tranquilidad, te lo agradecerás y si le pones una camita de gato cerca de donde tú te pones a estudiar o escribir, mejor que mejor, déjale que se suba por los muebles, lo que él quiere es investigar, no tirará nada y si lo hace, no le riñas, sólo dire que tenga cuidado, yo tengo uno de esa misma raza, aunque es una mezcla también de gato común, sin embargo, su comportamiento desde pequeño ha sido de siamés. Ponle cerca de su cama comida y agua, eso te lo agradecerá también, y si maulla cuando estés haciendo algo, déjale que huela, quiere saber que haces, y otra cosa, toma un peine de puas finas, y pequeñas, y pasaselo por encima del pelaje, eso les gusta mucho y evita que suelte muchos pelos por todos lados.
Que se muestre independiente no es que lo sea, se te muestra así porque no quiere que le tomes como una molestia, hazle entender que te gusta estar con él y que te gusta jugar con él, de ese modo estará más tranquilo y te dejará hacer las cosas. Sus juguetes preferidos son cosas que no suenen y que puedas morder con facilidad ademas de coger con sus dos manos.
Ah, y no te olvides de ponerle una caja con arena para sus necesidades, de ese modo, aunque salga al jardín o a la calle, no se verá obligado siempre a hacerlo si necesita hacer algo. Le demuestras que lo tienes como alguien más de la casa, y eso es precisamente lo que más necesitan.
Tienes que vacunarlo una vez al año, la vacuna es barata, y el animal no la siente, llévale al veterinario y que se la ponga allí.
Creo que por ahora te he dado un par de consejos, si hay algo que no entiendas, pregúntame que te responderé enseguida.

besos

Maribel dijo...

Muchas gracias, Arwen, un par de consejos no, me has dado un montón y te lo agradezco. Algunas cosas ya las pongo en práctica: tiene permanentemente comida y agua, lo cepillamos (de vez en cuando), le hemos dado un juguete, un cocodrilo de peluche con el que juega un montón, lo puede coger entre sus patas y mordisquearlo, se sube por los muebles cuando le apetece, solo le reñimos cuando trata de subirse a la mesa donde tenemos la comida puesta. En fin, que lo único que no he hecho hasta ahora es llevarlo al veterinario, tendré que animarme.
Cambiando de tema, me alegro mucho de tu vuelta a la blogosfera y de que hayas decidido firmemente seguir el camino que tú misma te has trazado. Gracias por venir. Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Maribel, Arwen, ya te dio el Abc y por tanto sólo podré comentarte que soy admirador de la sigilosa elegancia y a veces petulancia gatuna.
Hace tiempo llegué a tener 17 gatos, no porque sea fanático, sino que era muy ignorante, tenía un gato atigrado y una gata siamesa y como el instinto animal es distinto al humano, ¿será? tuvieron gatitos, y yo esperaba tranquilamente que tuvieran depresión post-parto, un compás de espera, pues no, la gata cargada de nuevo y después que tuvo otra camada, esperé una semana mientras alimentaba a sus críos para llevarla a operar y ni así,otra vez cargada. Así es que mi ignorancia sobre pobló mi casa, algo semejante a lo que ha pasado con el planeta tierra.
Por otro lado puedo decirte que después de tal acontecimiento, muchos años después tuve a Harry Lou una adorable gata que se dormía en mis piernas mientras dibujaba y que siempre me esperaba detrás de la puerta de entrada. Por desgracia su independencia es tal que un día apareció envenenada y desde entonces sólo me estiro como gato y trato de mirar como gato.
Un abrazo en miau.
Sergio Astorga

Lola Mariné dijo...

Que precioso gato, Maribel!
Los siameses son muy buenos y cariñosos. Pero si lleva collar seguro que se ha perdido.
Ahora comprenderás en contencioso que contaba yo que había entre mi gata y el ordenador, por no hablar de libros, papeles y hasta cuando cojo el movil se tiene que meter por medio.
Pues nada, bienvenida al mundo de los felinos, jajaja.
Besos.

Alicia dijo...

Es precioso.
Me gustaban los gatos y en la casa de mi abuela materna siempre los hubo. La gata se iba a la aventura y volvía preñada. Paría en un hueco debajo de una escalera de subida al piso superior. Los he contemplado en mi niñez desde cachorros. Siempre me daba pena no podernos quedar con todos.

Sin embargo el que a uno de mis hijos, sin saber donde, cómo, cuándo, porqué..., pillase una enfermedad de la qué los gatos son transmisores me ha hecho ponerles una llamada de precaución.
Le diagnosticaran la enfermedad toxoplasmosis tras varias semanas de búsqueda y con los ganglios totalmente inflamados.
La toxoplasmosis se encuentra en los seres humanos a nivel mundial y en muchas especies de animales y de aves. Los gatos son el huésped definitivo del parásito.
Soy esperta en dicha enfermedad durante y después de lo acontecido, lo he leido todo. No es habitual, nos tocó la china.
Mi consejo es que lo sometas, como a cualquier mascota,a controles periódicos por el veternario.
Besarkadatxu bat

Maribel dijo...

Sergio, eres una caja de sorpresas. ¿17 gatos?, jajaja. Me ganas, yo tuve una perra durante 14 años y por aquello del instinto animal le buscamos un novio para que procreara (instinto de hembra en este caso). Tuvo solo tres cachorritos que también permanecieron un tiempo en casa, hasta que les buscamos dueño, entonces nos quedamos de nuevo con nuestra NUBE hasta que murió hace un par de años. Ella y uno de sus hijos están enterrados en casa.
Tengo que decir que el gato en cuestión me ha salido un poco perro, se pasa el día tumbado por cualquier lado dormitando. También juega como perro, se agarra a las piernas e intenta morder, ¡pero qué uñas y dientes tiene!
Me gusta eso de que la ignorancia haya poblado el planeta Tierra, seguro que sí, lo peor es que la ignorancia todavía tiene poder en determinadas esferas y por tanto sigue dominando.
Un abrazo en meu (es que el meu gat parla valencià).

Maribel dijo...

¿Te gusta, Lola? Pues nada, te iré pidiendo consejo que tú ya eres experta. Ahora mismo tengo a King intentando robarle un trozo de pizza a mis hijos y a sus amigos, que están pasando la tarde en casa.
El collar antiparasitario se lo puse yo (no lo he explicado con claridad), el gato apareció sin collar y muy delgadito pero con muchas ganas de mimos.

Un beso.

Maribel dijo...

Alicia, como decía antes, los gatos nunca han sido santo de mi devoción pero me he llevado una sorpresa con King, es cariñoso y tiene mucha gracia.
Conozco la toxoplasmosis, sabes que es una de las pruebas analíticas que se suelen hacer durante el embarazo porque contraerla en la gestación entraña graves riesgos, y mira por donde cuando fui a recoger los resultados (en mi primer hijo) me dijeron: POSITIVO, y me asusté, pero no, positivo no significaba que la tuviera sino que ya la había contraído y por tanto estaba inmune, es decir, que yo he pasado la toxoplasmosis sin enterarme. No obstante es bueno un control veterinario, ya veremos si me animo a llevarlo, de momento el gato vive a lo salvaje, correteando por el campo. Un abrazo.

Fátima dijo...

Hola Maribel, ¡Qué guapo es Meu!, está claro que él os quiere (y que siente celos de tus libros... ¿por qué será?).
Yo soy de las que piensa que cuando un animal te toma por mascota hay que aceptarlo ;). ¡Cualquier animal es una fantástica compañía!

Sergio, cuando vivía en Madrid tenía una vecina a la que le debió pasar lo mismo que a ti... al final acabó con el piso lleno de gatos y gatas, y ella alquilando otro. ¡Imagina! la procreación en su máximo explendor... Yo nunca vi cosa igual.

Un abrazo gatuno

PD: Maribel, ánimo para esas :S opos.

Maribel dijo...

Gracias, Fátima, Meu te agradece el piropo. Yo también pienso que si él nos ha elegido debemos aceptarlo.

Gracias por los ánimos, acabo por el fin el día 14, tengo ganas de que llegue y de terminar, hasta entonces a darle duro al temario.

Un abrazo.

siempreconhistorias dijo...

Querida Maribel, gracias por recomendar mi blogo y, desde luego por presentarnos a King. Es precioso. También yo tengo gatos. Gatas, dos en este momento. Me enamoré de ellos en mi adolescencia a base de Cortázar y en mi primer piso de estudiante en Granada tuve un siamés que me salvó de un robo y del desplome de una estantería en un terremoto. Salía conmigo hasta de copas y terminó suicidándose por un amor gatuno. Algún día tendré que escribirle algo.
Un besazo.

Maribel dijo...

Izaskun, gracias a ti y a Adalberto, que con su historia gatuna me animó a asomar a King por esta ventana. A ver cuándo nos cuentas algo sobre ese gato salvador y romántico hasta la muerte que tuviste hace años, me han entrado muchas ganas de saber. Besos.