lunes, 20 de julio de 2009

EN BUSCA DEL TESORO DEL REY ABÚ


Si la anterior entrada la dedicaba al género negro, en esta ocasión la dedico al blanco blanquísimo con una novela infantil de reciente aparición: EN BUSCA DEL TESORO DEL REY ABÚ. Se trata del último libro de la escritora y amiga Fátima Fernandez Méndez, publicado por Edimáter e ilustrado por Marina Seoane. Pertenece a la colección "La Osa Menor (rosa)" que abarca a lectores desde los 8 años (la misma que, si todo transcurre según lo previsto, publicará mi novela infantil el próximo año), y en él Fátima nos cuenta una historia divertida, llena de aventuras y de fantasía, de las que permitirán a los peques y a los no tan peques disfrutar este veranito. Es en definitiva un homenaje al mundo de los sueños.
Tengo que deciros que en mi casa hemos invertido los roles y
ha sido mi hijo pequeño, Javier, de 8 años, el que me la ha leído a mí y los dos hemos disfrutado mucho. Le deseo a Fátima todo tipo de suertes y éxito con esta nueva novela.
Y ya metidos en materia os preguntaría: ¿soléis leer, aunque sea de vez en cuando, algo de literatura infantil o juvenil o la dejastéis de lado al mismo tiempo que os olvidastéis de las muñecas y los cochecitos?

18 comentarios:

Winnie0 dijo...

Tengo tan poco tiempo para leer que no me dá tiempo a releer...Me parece precioso lo d los papeles invertidos con tu hijo a la hora de leer. Besos y feliz lunes

Fátima dijo...

Muchas gracias Maribel ;-). Es todo un lujo para mí que tanto a tu hijo como a ti os haya gustado la "novelita".

Un fuerte abrazo

Arwen Anne dijo...

Tengo que confesar una cosa, no he dejado las muñecas, ya se que tengo 26 años, pero tengo una muñeca llamada Elizabeth, que siempre me transmite paz, tranquilidad, paciencia...ternura... es por algo que pasó en mi infancia, y aún hoy en día, recurro mucho a ella, así que las muñecas, al menos esa, no la he dejado, y la literatura juvenil tampoco, aunque también tengo un par de libros infantiles que me traen muy buenos recuerdos, y suelo recurrir a ellos cuando me siento presionada o incapaz de seguir adelante.

besos

pd: ya lo se, soy muy infantil, debería de madurar, ya lo haré, ahora mismo me interesan otras cosas, como publicar. Besos

Maribel dijo...

Ay, Winnie, dichoso tiempo... Aunque aseguraría que algún librito tienes por ahí de la infancia del que guardas un grato recuerdo ¿no es así? Besos.

Maribel dijo...

Fátima, creo que gustará a todo el mundo que la lea. Lo dicho, suerte y éxito. Un gran abrazo.

Maribel dijo...

Arwen, es muy hermoso lo que cuentas, me parece genial no perder esa inocencia, ser capaz de aferrarse a una muñeca en los momentos difíciles y conseguir paz. No cambies nunca.
Ah, a mí también me gustan muchos las novelas juveniles.
Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Dejé los cuentos infantiles cuando los dejó mi hijo, pero durante el tiempo que se los leia a él disfrutaba con Andersen, Kipling como no lo habia hecho en mi propia infancia.
bEsos.

Maribel dijo...

Lola, es cierto, creo que disfrutamos más cuando los leemos de mayores y además se los leemos a un niño. Para los peques leer supone un gran esfuerzo y escuchar la historia de boca de alguien querido, que hasta es capaz de hacer la voz del ogro, poner ojos de lobo o fruncir el ceño como un pirata enfadado, debe resultarles muy divertido. Besos.

B. Miosi dijo...

Hola Maribel, los libros para niños son muy especiales, recuerdo haber leído muchos, ¡muchísimos! de niña. De adulta me enfrasqué en las Aventuras de Gulliver, que más bien es para jóvenes, pero hace tiempo no leo nada de literatura infantil. Es una sorpresa que tu próximo libro sea para niños, ¡cuántas facetas! te felicito desde ya por la publicación, y me ha gustado mucho que el libro de tu amiga te lo haya leído tu hijo.
El título es muy atractivo: "En busca del tesoro del rey Abú" creo que hasta yo buscaría el libro para leerlo.

Besos,
Blanca

Alicia dijo...

He leido cuentos a mis hijos y me han leido a mí también. Son momentos que quedan guardados en una esquinita de nuestro baúl de los recuerdos y que, de vez en cuando desenpolvamos, al tener la oportunidad de repetirlo. Yo ahora por ejemplo con mi sobrina de siete años.
A Fátima buen camino repleto de compradores.
Besarkadatxu bat

Maribel dijo...

Querida Blanca, seguramente todos esos libros que leíste de pequeña han contribuído a convertirte en la gran escritora que ahora eres, leer es importante desde temprana edad.
En cuanto a las múltiples facetas, jajaja... Verás: yo escribo y ofrezco lo que escribo. Principalmente mis obras son para adultos pero tengo un par de novelas juveniles e hice una incursión en el terreno infantil con la novela que espero salga el próximo año (de momento tengo firmado un precontrato). Como te decía, ofrezco el resultado de mi trabajo y las editoriales son las que van marcando las pautas. Casualmente lo primero que ha salido ha sido el libro jurídico y lo segundo que saldrá (si nada se le adelanta) será la novela infantil. Yo seguiré insistiendo con el resto de mi trabajo, un trabajo ingrato porque no genera rentas y sí genera rechazo, el de toda la gente que piensa que "escribir para nada es una pérdida de tiempo". En este oficio se debe luchar en muchos frentes, no sólo en el sector editorial.
Y sí, tienes razón, el título del libro es muy atractivo y su contenido aún lo es más.
Besos.

Maribel dijo...

Alicia, esos momentos de lectura madre-hijo son entrañables y siempre hay una buena ocasión para repetirlos, como en tu caso con esa sobrina que seguro se quedará con la boca abierta al oírte contarle una historia.
Yo también deseo a Fátima mucho éxito, son tantos libros, tantos autores, tanta crisis.
En fin (como diría Aster).

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Maribel, "tal vez porque mi niñez sigue jugando en la arena y escondido tras las cañas..."
Es verdad que hay libros para edades, si tu les novelas del romanticismo, por ejemplo "el sí de las niñas" de Moratín, si no lo lees a cierta edad... o María de Jorge Isaac... pero leer a Connan Doyle, o a Mark Twain o Julio Verne O Dumás a mayor edad aprecias sus grandezas literarias.
Los libros para niños si son buenos hay literatura y mucha.
Como ya le comenté a Fátima, es una lástima que esté del otro lado de la muchacha de sal, y me quede con las ganas. Una curiosidad, tengo una asociación con Ubú Rey de Alfred Jerry y el Rey Abú, cosas de la mente.
Naranja dulce limón partido, dame un abrazo que yo te pido.
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

Suelo leerla, querida MAribel, y como ya le dije a Triana espero hacerme pronto con este libro que seguro me gusta. Buena idea la de que te lo lea tu hijo. Lo intentaré a ver si me dejan.
Un beso.

Maribel dijo...

Sergio, tienes razón. Hay lecturas para determinadas edades y momentos de la vida y no tienen cabida fuera de esos momentos, sin embargo hay literatura sin edad y sin fecha de caducidad. Las primeras hay que leerlas cuando toca, las segundas cuando apetezca.
La asociación que refieres tiene su sentido, entre Ubú y Abú hay pocas diferencias, y además ambos monarcas, ¿qué más se puede pedir? Tu mente funciona.
Un abrazo entre risas infantiles.

Maribel dijo...

Izaskun, creo que te dejarán, a ellos les hace mucha ilusión. A veces hay que ayudarles un poquito porque les supone un gran esfuerzo y ven los libros (por grande que tengan la letra y aunque lleven ilustraciones), interminables. Les gustará a tus peques y a ti también. Besos.

Triana dijo...

Yo creo que como Sergio, de alguna forma quiero seguir aferrada a mi niñez y por eso conservo muchos de los hábitos de aquellos años, uno de ellos son mis peluches, que vienen siempre conmigo, y otra son los cuentos, y hay ahora tanta y tan deliciosa de leer que no me puedo resistir de comprarme alguno cada vez que entro en una librería. El de Fátima es una delicia llena de ternura, Felicidades de nuevo Fátima.
Un abrazo fuerte Maribel.

Maribel dijo...

Triana, los cuentos infantiles tienen mucha magia y no me extraña que tengas la tentación de comprarte alguno, además de las palabras suelen estar bellamente ilustrados. Es una forma de mantener viva a la niña que llevamos dentro (y que nos dure mucho tiempo). Le deseo a Fátima mucha suerte con este libro y los demás. Un abrazo.