sábado, 27 de junio de 2009

¿RECUERDAS?

¿Recuerdas? Teníamos quince años y el mundo en contra. Tú te preocupabas de retorcer con destreza tus largos tirabuzones y yo trataba de ocultar, bajo el chaleco de lana, un impertinente agujero en la camisa. Nos queríamos. Dibujábamos corazones de tiza en las baldosas oscuras de la plaza y, alguna vez, nos rozamos las manos. Qué atrevimiento. Tú, la hija del médico. Yo, el hijo de un pastor de cabras. Un amor imposible en un pequeño pueblo a principios de los años treinta. Inimaginable que ambos caminos pudieran cruzarse. Pero se equivocaban. Nadie supo que entre las cabras y la medicina existía un paraíso en el que tú y yo decidimos perdernos, a pesar de los cañones de las escopetas que amenazaban con destrozar nuestros corazones ardientes. Y salimos ilesos, huyendo como asesinos, perdidos como una brújula sin norte.
Nos instalamos en otra población, lejos de nuestras familias, con la ilusión como único equipaje y la incomprensión como único testigo. Nos teníamos el uno al otro, incondicionales, capaces de desafiar tanta estulticia, preparados para pasear nuestro amor por el camino de las dificultades. Tuvimos que crecer pronto y los tirabuzones dieron paso a una maternidad temprana, a unas obligaciones que asumimos con firmeza. Tú cosías agujeros en otras camisas y yo trabajaba incansable en las labores del campo. Por las noches ambos estudiábamos bajo la luz de un candil. Nos seguíamos queriendo contra todo pronóstico. Y el mundo nos miró de frente y sonrió. Fuimos a vivir a la ciudad, cada vez más lejos de los nuestros y más cerca de un destino. Ya teníamos dos hijos. Tú trabajabas en una botica, yo me empleé en una notaría. Seguimos estudiando por las noches, codo con codo, robándole horas al sueño, alimentando una expectativa. Diez años más tarde tú regentabas tu propia farmacia y yo acabé aprobando las oposiciones de notario.
¿Recuerdas? Nadie apostaba un duro por nosotros y hoy cumplimos cincuenta años juntos. Por eso te he traído flores. Son rosas blancas, tus favoritas. ¿Te gustan? Las pondré aquí, junto a tu foto, para que luzcan a la par de tu hermosura. Y no, no te preocupes porque no les eche agua. Del mismo modo que aquella tarde en que decidimos huir de las garras de la sinrazón, hoy va a llover.


Relato finalista del Premio Especial "Amor en el Tiempo" de Asociación Canal Literatura. Fallo el 4 de julio. Más información aquí.

Leer relatos.

21 comentarios:

Ana Álvarez dijo...

Enhorabuena, compañera de sentimientos.
Mucha suerte y, nos vemos en Murcia.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Gracias, amiga. Creo que no nos veremos, no podré asistir, ya me disculpé con la Asociación. Te deseo toda la suerte.
Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Maribel, qué cuento más hermoso! y el final: ¡Aún tengo la piel erizada! Qu manera tan sutil de decir que era un monólogo delante de la tumba de su amada!, sinceramente te felicito. Eres una gran escritora.

Me ha gustado mucho la foto en la playa, y más aún donde estás junto al árbol.

Besos, amiga,
Blanca

Alicia dijo...

Preciosa carta de amor. Hay muchas historias de amor por las que nadie daba un duro y permanecen en el tiempo. también ocurre lo contrario.

"Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlos"
Jacinto Benavente

Te deseo suerte. Estaremos a la espera del resultado. De todas formas para mí que tantas veces finalista en tantos certámenes debe valer más que un primer gran premio.
Besarkadatxu bat

Maribel dijo...

Agradezco mucho tus palabras, Blanca, de principio a fin. Besos.

Maribel dijo...

Gracias, Alicia, eres una caja de sorpresas, siempre nos traes la frase adecuada.
La cuestión es que para mí ser finalista es muy importante. Un amigo escritor suele decir que llegan a finalistas los que tienen calidad y gana el que tiene suerte, y como me gusta la reflexión me la aplico, jajaja. He sido varias veces finalista y sólo puedo estar agradecida y feliz, son muchos otros los que se quedan en el camino con las mismas ilusiones que yo.
Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Que bonita historia de amor, Maribel, me ha emocionado.

Se te echa en falta.

Besos.

Maribel dijo...

Gracias, Lola. La verdad es que sigo bastante liada. Voy pasando por tu espacio y he visto que también tienes colgado un relato, a ver si en un ratito lo leo. Besos.

Winnie0 dijo...

Maribel ...qué relato más bonito y emocionante...Me has puesto la piel de gallina. Besos y feliz lunes

Maribel dijo...

Winnie, eso es porque tú tienes mucha sensibilidad, lo demuestras en tus escritos. Gracias.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Maribel porque naciste en el mediterráneo y “tal vez porque tu niñez sigue jugando en la playa y escondido tras las cañas llevas tu primer amor… y a fuerza de desventuras tu alma es profunda y oscura” estos versos de Serrat los evoco para decirte que me ha gustado mucho tu entrevista en Visión Femenina y aunque hablas de tu faceta jurídica bien valía que tus lectores de febrero pasaran por invitación no por decreto a leerla, me ha dejado una grata impresión el saber de tu férrea voluntad para seguir una ruta, y una visión femenina que me ha gustado cuando mencionas que tal vez los caminos errados nos muestran el cierto, que a pesar que no tienes un espacio absoluto puedes concentrarte y dejar las manías para otros tiempos y duro que dale escribir y dejarte volar.
Me admira y me entristece esa feroz realidad de los quehaceres domésticos, que parece una consigna y fatal destino en el mundo femenino.
Te conozco un poco mejor y me ha gustado hacerlo.
De tu texto creo que tiene esas virtudes que ya conocemos y esa voluntad, a prueba de tiempo, que tienen tus personajes es me parece una de las características de tu escritura. Personajes que no se dejan vencer aunque debieran, según el uso y costumbres habituales.
Por tu tesón, por tu palabra, un abrazo aunque yo no sea del mediterráneo.
Sergio Astorga

Winnie0 dijo...

Gracias por tus palabras Maribel...y por "estar" eso, vale más que nada...Besos y seguimos en esta blogosfera

Alicia dijo...

De toda la entrevista en Visión Femenina y sin desmerecer el resto, porque transmites en cada frase, me quedo con esta:
"Son los caminos equivocados los que van reafirmando nuestra personalidad y conduciéndonos al final por el sendero correcto".
Estoy convencida de que es así. Son los que nos obligan a una reflexión y una nueva toma de decisión tras una valoración seria. Son los que nos detienen para tomar aire y oxigenarnos. Son los que producen giros en nuestras vidas....
Gracias por ejercer de tantas cosas y que además puedas ejercer de lo que te gusta y nosotros disfrutar de ello.
Besarkadatxu bat.

Maribel dijo...

Sergio, te agradezco mucho que hayas pasado por Visión Femenina para leer mi entrevista, sin invitación y sin decreto (que a veces es lo mismo), sino en el ejercicio de tu libre voluntad.
Gracias por esas palabras que me dan tanta fuerza.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Winnie, gracias a ti por compartir momentos, vivencias y sensaciones tan íntimas y de manera tan extraordinaria que las siento mías... Y río contigo y sufro contigo. Un beso.

Maribel dijo...

Alicia, te digo como a Sergio, te agradezco mucho que hayas leído la entrevista. Ratifico lo dicho sobre los caminos equivocados pero debo aclarar que el sendero correcto está lleno de tropiezos, quizás de los que venimos arrastrando de antes pero no es un camino fácil. Aquí hace falta la férrea voluntad que decía Sergio y las ganas de levartarse siempre de cada caída.
Besos.
Por cierto, hoy he empezado las opos, estoy más ida que nunca. (De momento, con suerte).

Alicia dijo...

Maribel ya sólo me queda una cosa para decirte con respecto a las oposiciones:
¡ Qué se atrevan a suspenderte!

Sin ánimo de ponerme ninguna medalla, sino de decirte que tienes que tener a tu favor los factores que puedas controlar, te diré que yo saqué a la vez las del Pais Vasco y las del MEC. Cuando me preguntan siempre contesto que las preparé, pero siempre intenté convencerme de que una plaza era para mí. Pienso que, además del resto de los factores, el de la autoestima también estuvo a mi favor.
Te deseo lo mejor.
Besarkadatxu bat

Alicia dijo...

Maribel la carta de amor de Visión Femenina es ESPECIAL, como los protagonistas de la misma. Divina. Acaso el amor, afortunadamente, sea un sentimiento que está al alcance de todos.
Es una pena, y quizás debieras transmitirlo a los de la revista,que al preparar la maquetación no ha quedado bien centrado el texto y la parte final de las lineas se medio lee o hay que adivinarlo.
Besrakadatxu bat

Maribel dijo...

Alicia, gracias por los consejos, tú vales mucho. Y gracias por el aviso de la carta de amor, me la voy a llevar a La nieve y allí te cuento. Besos.

siempreconhistorias dijo...

Es un relato precioso, Maribel, condensa todo el amor posible y bueno. Gracias por escribirlo.
Un beso.

Maribel dijo...

Gracias a ti, Izaskun, por estar siempre ahí. Besos.