domingo, 21 de junio de 2009

MIENTRAS

Mientras Pablo juega a las canicas en el parque, Samuel arranca piedras de carbón en las profundidades de una mina.
Mientras Luis se sienta en el sofá para ver una película, Bomani se sienta en el suelo para ver a su hermana llorar de hambre.
Mientras Marta celebra su doce cumpleaños, la familia de Malika, de doce años, celebra su boda.
Mientras Lucía decide no agujerear las orejas a su hija recién nacida, a Khady la obligan a practicar a la suya una ablación de clítoris.
Mientras Ana se pone los zapatos de tacón de su madre y juega a ser mayor, Tasha, que no quiere ser mayor, es obligada a ponerse tacones y a abrir las piernas ante un desconocido.
Mientras Alberto y Carlos piden a los Reyes Magos una metralleta para jugar a la guerra, Bed-kadi y Nyerere piden al cielo que se lleve las suyas, y de paso la guerra.
Mientras un grupo de niños reúnen piedras, las amontonan y dicen que es un castillo, un grupo de hombres sepultan a una mujer bajo un montón de piedras y dicen que es justicia.
En el mundo ocurren muchos acontecimientos al mismo tiempo, pero, a veces, entre los unos y los otros, hay grandes diferencias.

Maribel Romero Soler.

6 comentarios:

siempreconhistorias dijo...

Tremendo, Maribel.
Gracias.

Alicia dijo...

Voy a expresar aquí lo mismo que en el blog de Javier Ribas. Él fue el que me permitió aproximarme más a la Fundación Vicente Ferrer.

Yo creo que una frase del mismo Vicente Ferrer dice más de lo que yo podria decir en estos momentos:

"En esta vida no hay ninguna persona, cosa o acontecimiento que sea inútil".

Él fue una persona muy útil, su vida también lo fue y estoy segura que su muerte valdrá para mantener aún más viva su filosofía de vida en pro del bienestar del mundo.

Ha sido una fortuna compartir el proyecto Atmósferas contigo y con el resto de participantes. A mí al menos me ha acercado más a su obra.
Besarkadatxu bat.

Maribel dijo...

Gracias a ti, querida Izaskun, por regalarme tu visita a pesar de que en estos momentos no puedo corresponderte como mereces. Un beso.

Maribel dijo...

Buena frase, Alicia.

"En esta vida no hay ninguna persona, cosa o acontecimiento que sea inútil".

Habrá que tenerla presente en los momentos bajos.

Para mí también ha sido una gran experiencia este libro, compartirlo con amigos y sentir que hemos hecho algo, que nuestras palabras sirven. Ahora, con la muerte de Vicente Ferrer, como decía en la entrada, tengo la impresión de que el libro ha crecido y que tiene mucha lata que dar.

Un beso.

Triana dijo...

Impresionante y fuerte, es todo un documento en el que tu realismo al describir cualquier situación es tan perfecto, que casi puedes ver a los niños de los dos mundos, soy una descarada, pero me encantaría llevármelo, merece la pena difundirlo y difundir la obra del Padre Ferrer.
Es una delicia entrar a tu blog, Maribel.
Un abrazo muy fuerte.

Maribel dijo...

Triana, sí que es fuerte y especialmente fuerte porque sabemos que es real. Para mí será un placer que te lo lleves y lo difundas, así se difundirá el libro "ATMÓSFERAS. 100 relatos para el mundo", al que pertenece este relato, y cuyos beneficios van destinados a la Fundación Vicente Ferrer. Gracias por tu apoyo. Un fuerte abrazo.