sábado, 13 de junio de 2009

EL ÁRBOL

El árbol era enorme, daba una importante sombra en verano, pero su considerable envergadura lo había dotado de unas raíces poderosas que estaban levantando el suelo del jardín. Los niños tropezaban con aquel desnivel del terreno y en términos generales ese abultamiento cuajado de venas rompía la estética de un campo decente. Decidieron talarlo, sin recordar que sus ramas habían servido para que anidaran cientos de pájaros, como refugio del gato o para sujetar el columpio que divertía a los niños. El ruido estridente de la sierra le encogió el corazón y antes de que sus dientes tocaran el tronco, el árbol se dejó caer solo. Ahora los pájaros vagan buscando un nuevo hogar, los niños se aburren y el gato se sube a una farola, pero el suelo sigue abultado y no deja de romper la estética del jardín. Nadie pudo hacer nada con las raíces.

Maribel Romero Soler.


Amigos, me apetecía asomarme por esta ventana y saludaros, os echo de menos. En estos momentos no puedo llevar la actividad bloguera que me gustaría (ese tiempo debo dedicarlo a la preparación de las oposiciones), pero os sigo en la medida de lo posible y le digo a Sergio que ya me gustaría probar uno de los platos de Pepe cocinero; a Felisa, si pasa por aquí, que anoche comencé su novela y esta noche pienso acabarla, me ha enganchado, tiene un lenguaje muy rico y elegante y una trama muy bien llevada; a Lola, que me encanta la foto de la librería que nos ha puesto y eso de que la crisis sea un aliciente para la creación, no sé, no sé...; a Alicia, que haga muchas fotos en la presentación del libro de Aster y que después redacte una buena crónica, que la hará genial; a Blanca, ya se lo dije, muchísima suerte con su nuevo libro, y a todos, todos, todos, que sigáis con esa actividad envidiable y cosechando éxitos y amigos.

El microrrelato que he colgado lo presenté al "III Premio de VIVENCIAS OROLA". Han recibido 2.045 textos y el concurso ya se ha fallado con tres ganadores. Independientemente de esto, la editorial ha seleccionado 150 de los textos para publicarlos en una antología. Pues bien, ÉL ARBOL no ha sido seleccionado, sí lo ha sido otro microrrelato mío (con lo cual estoy de suerte), pero a mí particularmente me gusta más éste.

Sigo con mis opos.

9 comentarios:

Lola Mariné dijo...

¡Guapaaaaa!
Un gusto saber de ti. Aunque sea a toda velocidad, jajaja.
Besos.

Alicia dijo...

Sabes que haré todo lo que esté en mi mano para animar, promocionar, divulgar, colaborar... en pro de que nuestro compañero Aster llegue al lugar que todos sabemos le está destinado en este mundo literario.
Yo me siento pero más que afortunada de poder ser una buena aliada de este viaje que hace tiempo él dicidió emprender.

Con respecto al relato te diré que me ha gustado. Creo que hay a una frase célebre que dice algo así: "arboles y amores mientras tengan raices tendrán flores".

Te echamos de menos, pero sabemos que es por una buena causa. Ánimo y a darte a valer.
Besarkadatxu bat

siempreconhistorias dijo...

Pues ánimo con las oposiciones, Maribel, a mí el relato mem ha gustado muchísimo, pero ni he leído el otro ni soy de ningún tipo de jurado.
Un besote.

sergio astorga dijo...

Maribel, veo que tus raíces marinas se definen al inicio y te muestran total.Buen cambio.
Antes de que me hieran me tiro, me apago, me rompo,como quisieraser como ese árbol que describes.
Mucha suerte con tus oposiciiones y que no tengas oponentes desleales.
Un abrazo que eche raíces.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Lola, Alicia, Izaskun, Sergio, gracias por vuestra visita y vuestras palabras de ánimo. Con las opos haré lo que pueda, que no es mucho.

Abrazos enredados como raíces profundas.

Winnie0 dijo...

animo!!! Besos

Maribel dijo...

Gracias, Winnie. Besos.

Triana dijo...

Maribel, cuanto tiempo sin dejarte un comentario, aunque con los ojos medio cerrados de sueño, he entrado alguna noche a leerte, este fin de semana he decidido tomarmelo totalmente casero y tratar de ponerme al día, no me quiero perder tus noticias y tus micros, que como bien sabes son mi debilidad.
Este árbol, me ha encantado, como cada uno de los que te he leído.
Me encantará llevaro a Trianarts, siempre que me des tu permiso.
Aún no he leído tus entradas más recientes, he querido empezar en donde lo dejé, así es que sigo leyendo para saber, como van tus oposiciones y tus novedades.
Un fuerte abrazo.

Maribel dijo...

Gracias, Triana, siempre es un placer tenerte por aquí. Yo también estoy volviendo a la normalidad poco a poco. A ver si cojo de nuevo las buenas costumbres y paso por tu casa, que siempre es agradable. Sabes que puedes llevarte el árbol cuando quieras. Un gran abrazo.