jueves, 30 de abril de 2009

APUNTES GRAFOLÓGICOS

Hoy no voy a hablar de literatura, pero sí de escritura. Desde siempre me interesó la grafología y en general todas las “ciencias ocultas”. Bueno, creo que en la actualidad no podemos hablar de la grafología como de una ciencia oculta, puesto que son muchos los peritos calígrafos que se dedican precisamente a descifrar letras, palabras y formas de escritura con el fin de adivinar a través de ella rasgos de personalidad, y sus dictámenes son perfectamente aceptados por los tribunales. En cualquier caso, y dentro de esa necesidad de saber que todos tenemos, de intentar salir de la incertidumbre en la que vivimos cada día, siempre me ha interesado toda forma de adivinación del futuro, eso sí, más como curiosidad que como credo. Hubo una temporada en la que confeccionaba cartas astrales, leía manos y echaba el tarot (a los amigos y a los que se dejaban, que no eran todos), y por supuesto realizaba análisis grafológicos.
A modo de curiosidad os diré que el primer paso para realizar un análisis grafológico consiste, como no puede ser de otro modo, en escribir. Hay que facilitar un folio en blanco, sin rayas ni márgenes, al consultante y pedirle que escriba algo. No importa el qué, no hace falta que se caliente la cabeza, puede copiar media página del listín telefónico, en un análisis grafológico lo que menos importa es lo que diga, lo que más el cómo lo escriba. Después del texto también hay que pedirle que estampe su firma.
Los primeros signos que analiza el grafólogo son los concernientes al “orden” en la escritura. Se tiene en cuenta si el consultante ha dejado márgenes o no, dónde los dejó (arriba, abajo, derecha, izquierda, todos, ninguno), separación entre renglones (mucha, poca, nada), inclinación de la escritura (ascendente, descendente, horizontal), tamaño de la letra, presión que se hace al escribir... Después podemos fijarnos en la firma. Dónde la estampó (en el centro, a la derecha, a la izquierda, muy separada del texto, junto al texto). Forma de la rúbrica (separada del nombre, rodeando al nombre, una simple raya, un verdadero garabato).
Por no hacer esta entrada demasiado extensa voy a pasar a dar algunos datos curiosos sobre grafología, solo algunos, quizás, si me animo, siga con el tema.
Una escritura grande revela generosidad y aspiraciones elevadas, una escritura pequeña revela economía, una escritura exageradamente pequeña revela minuciosidad y avaricia, una escritura medina significa espíritu sereno, claridad de pensamiento y armonía en la convivencia.
La escritura dextrogira (es decir, inclinada hacia el lado derecho), revela extroversión, sociabilidad, vehemencia, sensibilidad, necesidad de apoyo en los demás o necesidad de dar y recibir afecto, constancia. Una escritura siniestrogira (cuya inclinación es hacia la izquierda), revela carácter reservado, narcisismos, suspicacia, desconfianza, introversión. Una escritura vertical indica serenidad, autodominio, firmeza, frialdad, carácter reservado, orgulloso, desconfiado, insociable (siempre hay que unir estos rasgos de escritura con otros para determinar verdaderamente el carácter del autor del grafismo).
Los renglones ascendentes pueden interpretarse como ambición, optimismo, celos o solidez mental. También indican ira, inestabilidad, poco sentido de la realidad, frivolidad. Los renglones descendentes significan estado depresivo, cansancio, pesimismo, agotamiento físico, poca fuerza de voluntad, tendencias hipocondríacas.
Los renglones horizontales pueden interpretarse como carácter metódico, perseverante y de gran control emocional. También indican pedantería, inexpresividad, rigidez en las costumbres.

Bueno, me quedo con ganas de contaros más cosas y de hablaros de las firmas, que dicen mucho de sus dueños, pero creo que ya es demasiado por hoy.

¿Habéis pensado alguna vez lo que dice vuestra letra de vosotros?


Fuente consultada: GRAFOLOGÍA APLICADA, María Holgado. Editorial Ruiz Flores.

33 comentarios:

Arwen Anne dijo...

vaya, nunca lo había pensado, pero... ¿la escritura similar a la de los libros y la mecanografía qué significa? esa es la que suelo usar mucho más que el resto

besos

pd:me encanta este tema, es muy curioso e interesante

Winnie0 dijo...

Pues oye Maribel que me he pasado un ratillo viendo mi escritura y hay cosas que sí me encajan con el caracter...yo tamaño mediano y vertical....Me ga gustado mucho. Besos

Alicia dijo...

Escritura mediana y vertical. Renglones horizontales, firma legible con rúbrica personalizada y hacia la derecha........Había oido pero no me había parado a pensar. El tema me parece interesante. Quedo a la espera del siguiente capítulo, es maravilloso que nos pases el resumen hecho. Con respecto a adivinar el futuro podríamos abrir un debate ya que tengo mis dudas de si sería conveniente saber nuestro destino, valorando los pros y los contras. Mientras tanto viviremos intensamente el hoy.
Feliz fin de semana.

Halatriste dijo...

Me ha encantado el post.
La caligrafía siempre me ha atraído, me gusta ver que tipo de letra tiene la gente. A partir de ahora encima puedo desvelar sus más oscuros secretos garfológicos, si me pillan te echaré la culpa a ti, jejjejejejejeje, es broma.
Un beso

B. Miosi dijo...

Siempre he pensado que la forma de la escritura tiene mucho que ver con el carácter de la persona. Ahora con todos esos datos, estaré más atenta, ¡magnífico, Maribel! cada vez que paso por aquí aprendo algo.


Besos!
Blanca

Proyecto de Escritora dijo...

A mi también me interesa el tema, y además no nos damos cuenta pero revela nuestro estado de ánimo y se puede corregir. Es muy interesante.
Besos!

Armando Rodera dijo...

Interasantísima entrada, Maribel. Siempre me ha resultado curioso el tema de la grafología, así que ahora con tus artículos podremos aprender todos un poco más.

Un saludo y que disfrutes del puente!!

sergio astorga dijo...

Maribel, ocurre que la grafología ha despuntado metodologicamente y de ser considerada un juego de salón y ocupacíon de ociosos, ahora ya está llegando a la categoría de ciencia.
Debo confesarte que cuando vivía en México, estuve tentado a entrar a un curso de grafología en la Procuraduría General de la Repúplica , como períto grafólogo, y deja contarte que no sólo el desarrolo esta e cuanto a la identificación formal, al saber si un documento o una firma o rúbrica es autentico o falso, sino que ya a nivel psicológico y psicosomático los diagnósticos a partir de la grafología son sorprendentemente exactos, existe un centro grafológico en México, cuya directora a partir del estudio de la letra, por decirlo popularmente, logra identificar dolencias no sólo psicológicas, sino físicas, un deabetes, por ejemplo, no es mágia, es el estudio metodológico y experimental de los rasgos, tu nos regalas estas pautas generales, pero como sabemos la conformación de un individuo es múltiple, así que el arts combinatoria de todos estos rasgos y la capacidad de análisis y de relación pueden dar una respuesta admirablemente cierta. Tanto así que terapeuticamente uno puede mejorar razgos de personalidad o hasta problemas de orden físico haciendo ejercicios para modificcar los razgos de escritura.
Exelente que traigas este tema a la mesa, que independientemente que en tu formación como abogada y por afición tienes contacto con esta otra foma de saber.
Un abrazo con tipos de letra mecánicos.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Hola Arwen, me alegra que te guste el tema, la verdad es que puede ser apasionante. En cuanto a tu pregunta, la letra por sí sola no dice nada, puesto que hay que tener en cuenta otros factores (el tamaño de la misma, si haces mucha o poca presión al escribir, la tendencia ascendente o descendente, forma de poner los acentos, los puntos, etc.), pero, en cualquier caso, la letra de imprenta, que es a la que tú te refieres, es la que más esconde la personalidad del que la escribe, puesto que es un tipo de letra con pocas singularidades, sigue un patrón, eso significa, o bien que sabes guardar perfectamente tu verdadera personalidad, o que ésta se encuentra aún en vías de desarrollo.

Un abrazo y gracias por venir.

Maribel dijo...

Suele pasar, Winnie0, jajaja, y lo que más nos sorprende es comprobar los aciertos en un análisis grafológico, es decir, que no podemos ocultar quienes somos, nuestra forma de escribir se encarga de delatarnos.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Alicia, está claro que tú eres una mujer equilibrada, con ideas firmes y la cabeza muy bien puesta sobre los hombros.
La firma simboliza el ego del sujeto. Una firma legible y con rúbrica personalizada quizás venga a corroborar que eres una persona segura de ti misma y con las cosas claras. En cuanto al futuro... Sí, habría mucho que decir. Coincido en que hay que vivir intensamente el hoy, pero si alguna pitonisa me dice que me va a tocar la lotería, pues oye, no está mal saberlo ¿no? Y además que me toque.
Feliz fin de semana también para ti. Un abrazo.

Maribel dijo...

Halatriste, a mí también me gusta fijarme en la letra de la gente, si lo pensamos detenidamente dice mucho del sujeto que escribe. Todos aprendemos a escribir en el colegio, con un abecedario modelo, con unas palabras modelo que repetimos siguiendo puntitos en un cuaderno de caligrafía. ¿Por qué cuando nos sacan del cuaderno cada uno desarrollamos una letra distinta? Ahí están los rasgos de la personalidad.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Querida Blanca, así es, la escritura dice mucho de la persona. Ya verás, si te da por fijarte más en la letra de la gente, cómo te llaman la atención determinados aspectos en los que nunca habías reparado. Los puntos de las "íes", las barras de las "tes", las "oes" sin cerrar, las tildes como puntos, o por el contrario con rayas muy marcadas. Todo eso tiene un significado.
Cambiando de tema, sé que has colgado una novela corta en tu blog y la vas pasando por entregas. Lamento no poder engancharme ahora a ella, pero con el certamen ando bastante liada. Me la dejo pendiente para cuando tenga más tiempo. Besos.

Maribel dijo...

Tienes razón, Elena. Es importante darnos cuenta de determinados aspectos para poderlos corregir. Yo, por ejemplo, me fijo mucho en la inclinación cuando escribo. Si me voy demasiado arriba es que estoy como una moto y tengo que frenar, tanta euforia no es buena. Si me voy abajo estoy depre, y entonces procuro ponerme las pilas. Y lo más curioso es que yo no hago ningún esfuerzo para irme hacia arriba o hacia abajo, la letra manda. Besos.

Maribel dijo...

Armando, ya veo que es un tema que apasiona a todos y me encanta que así sea. Seguro que con estos breves apuntes comenzarás a fijarte en cualquier escrito y repararás en si lleva márgenes, si tiene letra grande, pastosa o densa o, por el contrario, de esa que apenas se ve.
Feliz fin de semana. Un abrazo.

Maribel dijo...

Sergio, no fuiste el único. Yo también quise hacer un curso de perito calígrafo, pero entonces se impartía en Barcelona (que no me pillaba al lado de casa, precisamente), y como tenía categoría de postgrado, máster o experto, costaba un pastón. En fin, que lo dejé para mejor ocasión (y aún no ha llegado).
Muy interesante todo lo que aportas, efectivamente el análisis grafológico va más allá de averiguar si una firma es auténtica y ha sido estampada por la persona a la que se le atribuye, o si fue estampada en un documento en la fecha en que está datado dicho documento (sabemos que hay mucha falsedad documental, contratos que se confeccionan hoy con fecha de hace tres años por determinados intereses).
El estudio grafológico va más allá y entra en el campo de lo psicológico. La nota dejada por un suicida antes de morir dice más con lo que no cuenta. Lo que cuenta puede ser cierto o no, la información que proporciona su caligrafía es la veraz. Aquí hubo un suceso terrible ya hace años. Resulta que una joven se fugó de un hospital psiquiátrico de la manera más extraña (según manifestaron los responsables del establecimiento), pero nunca apareció, ni viva ni muerta. Ahora un programa de televisión ha retomado el caso y hay un documento manuscrito por la muchacha la tarde anterior a su desaparición (ocurrió de madrugada). Es sobrecogedor ver la letra caída, los rasgos dominados por la sedación, no importa lo que diga, importa cómo estaba la chica en aquel momento.
Lo que dices de que se pueden llegar a conocer ciertas enfermedades, incluso físicas, a través del análisis grafológico me parece sorprendente. Está claro que nos encontramos ante una ciencia en desarrollo y con mucho potencial.

Un abrazo bien escrito.

siempreconhistorias dijo...

Me lo planteo a diario Maribel y me ha encantado la información que nos brindas. Yo tengo el grave poblema de caer en la influencia letril de las personas que admiro y amo, aunque supongo que manteniendo características propias.
Un beso.

B. Miosi dijo...

Maribel tu respuesta a Sergio es fascinante. Digno de una novela o un capítulo de CSI. Son conocimientos que debieran tener todos los investigadores, escritores, en fin, creo que a todos en mayor o menor medida nos serían muy útiles, gracias por traer el tema a colación.

En cuanto a mi novela por entregas, no hay problema, siempre la podrás leer en la etiqueta: Cuentos de B. Miosi. Por cierto: ya terminó.

Un beso, amiga,
Blanca

Maribel dijo...

Izaskun, a mí también me ocurre, me siento atrapada por la letra de los genios y trato de encontrar en sus trazos esa fantástica genialidad. Un abrazo.

Maribel dijo...

Blanca, gracias por tu entusiasmo. Seguro que si un experto nos hablara del tema nos dejaría con la boca abierta, yo, que no sé nada, sólo he dado algunas pinceladas, pero eso sí, con la ilusión de compartirlas con mis amigos. Un beso.

LETRAWEB dijo...

Hola Mari:
Aprovechando el descanso de estos días paso a dejarte mi saludo. Interesante este tema grafológico, comparto también el interés por el tema. Recuerdo que acá en criminalística tratamos este tema y ya desde entonces me fascinó.
Gracias por compartirlo!
Beso grande!
Bye bye

Lola Mariné dijo...

Es un tema muy interesante, Maribel. Aunque yo no lo relacionaría con otras "artes adivinatorias", ya que la grafología es un test proyectivo (como el dibujo del arbol o la casa) que ha demostrado sobradamente su eficacia en el terreno psicológico.
Te diré que en mi último trabajo me contrataron después de escribir medio folio: la mujer de mi jefe es grafóloga de la policía, y sin haberme visto siquiera clavó mi personalidad.
Feliz finde, hermosa.

Lola Mariné dijo...

También yo llevo años queriendo hacer un curso de grafología, jeje...algún día lo conseguiré.
Besos.

Maribel dijo...

Hola Martha! Encantada de verte por aquí. Sí que ha resultado fascinante el tema. Ojalá pudiéramos hacer una mesa redonda para debatirlo entre todos, jajaja. Besos, amiga.

Maribel dijo...

¡Qué interesante tu aportación, Lola! Has puesto un ejemplo práctico y además en primera persona. Gracias. Y sí, tienes razón, no es comparable la grafología con las artes adivinatorias. Al hablar del tarot, quiromancia, etc. daba la impresión de que mezclaba conceptos, pero nada tiene que ver una cosa con la otra.
Y en cuanto al curso, dado el interés que despierta el tema, a ver si nos matriculamos en masa y nos hacen descuento, jajaja.
¡Ah! Y si la mujer de tu jefe quiere leer algo mío yo encantada, que estoy en paro.

Besos y feliz fin de semana.

Alicia dijo...

El fin de semana me ha dado tregua y vuelvo a intervenir. Al volver a tu blog y ver las intervenciones tan interesantes de tus compañeros,he sido consciente de que la que sin lugar a dudas necesita con urgencia ese curso de grafología soy yo, no os quiero ni contar los esfuerzos para corregir algunos exámenes y si que es verdad que muchas letras dicen mucho de una persona empezando por dixlesias de varios tipos, episodios depresivos, autoestima baja, soledad, amor, desamor, rechazo....,porque además en plena adolescencia todo se magnifica.
Si se inicia el curso, avisarme para hacer la matrícula.
Feliz día.

Maribel dijo...

Otra aportación interesante la tuya, Alicia. ¿Ves como también entiendes de grafología? Anda que no atesoras tú experiencia corrigiendo los exámenes de tus alumnos...
Seguro que a partir de ahora incluso te fijas más en la forma de la letra "a", en el tamaño grande o pequeño de la escritura o la inclinación de los renglones, jajaja. Te avisaré para la matrícula.
Besos.

Trianarts dijo...

Maribel, voy a trotacaballos, la primavera en Sevilla es así, apenas hay hueco entre Semana Santa y Feria para recuperarse, solo durante un ratito, y ya "matá", he podido entrar estos días, y los que me quedan por delante, son aún mas enredados, el 27 me voy al Rocio y no se ni como me va a dar tiempo de hacer todo. No puedo leerte con tranquilidad, en cuanto pase todo, y lo pueda hacer, te dejaré mis comentarios, porqué sabes que lo que escribes, está entre mis imprescindibles.
Mientras, un abrazo muy fuerte.

Maribel dijo...

Gracias, Triana. Y tranquila, disfruta ahora de lo que te brinda Sevilla, es una suerte poder hacerlo. Ya habrá tiempo para enclaustrarte delante de un ordenador, ahora la primavera manda y sobre todo el sol y la fiesta andaluza. No creas que yo ando con mucho tiempo, también estoy metida en mil líos, pero por supuesto que me alegra mucho saber de ti. Feliz Rocío y un besazo.

Fátima dijo...

¡vaya! no sabía que te gustaba la grafología. a mí me gusta también aunque no tengo ni idea. Algo he leído pero poco. Más de una vez me he preguntado por qué en vez de tanta entrevista (para trabajos) se dejaran de tonterías y dijeran: escribe ahí lo que te venga en gana...y pasara el texto a un grafólogo.
Por otra parte tengo una duda, la firma en realidad es algo que conservamos de la adolescencia que ya no nos pertenece; por no cambiar papeles una llega a mantener una firma "joven". Por lo que deduzco que las firmas pueden hablar en la mayoría de los casos de quien fuimos pero no de quien somos ¿Me equivoco?
Me ha parecido muy interesante el comentario de Alicia respecto a las letras de los alumnos. No estaría nada mal que incluyeran este tipo de cursillos a los docentes. Nos sería de gran ayuda para comprender y encajar cambios a los que no les encontramos sentido, incluso para saber dirigirnos al alumno a quien tenemos en frente porque a veces se mete la pata...
Buen post.
Un abrazo

Fátima dijo...

¡Ups!Me he comido mil mayúsculas. Ruego a quien necesite algún protector para la visión, me lo pida (dañan la vista)

Maribel dijo...

Fátima, no sé si leíste la primera intervención de Lola Mariné, precisamente nos cuenta cómo consiguió su actual empleo y tiene mucho que ver con lo que tú planteas, aunque no sé si sería muy buena idea, en una entrevista de trabajo siempre podemos camuflar algo, la letra nos delata por completo, jajaja.
En cuanto a la firma dicen que es la que más habla de nosotros. Aunque normalmente solemos conservar la firma desde la adolescencia, si te das cuenta ésta va sufriendo cambios como sus dueños: los trazos son distintos, determinada curva de la rúbrica no es tan marcada, separamos más las letras, nos comemos alguna... En fin, son esos detalles los que hablan y te aseguro que hablan de quiénes fuimos y de quiénes somos.
En cuanto a un curso de grafología para docentes sería genial, y de paso a ver si lo hacen también para los de bolsa y me llevo unos puntos para la oposición, que ya la tengo encima.

Un abrazote.

Ah! Y no te preocupes por las mayúsculas, pasa en las mejores familias.

Fátima dijo...

Pues me temo que había llegado hasta Lola y no la leí.
Es cierto que en una entrevista podemos camuflarnos mejor, pero de esta forma podríamos consolarnos diciendo: se la ha llevado el más afín. Y no el que mejor ha sabido resaltar sus virtudes y ocultar sus defectos -conste que también es una habilidad-.
Bueno, solicitaremos un curso para docentes y para quienes están en bolsa. Ayssssss, no me hables de oposiciones ja,ja,ja,ja que me entran temblores. Mucha suerte con ellas y ánimo para estudiarlas.(tenles fe y quizá así la suerte te acompañe ;)).
Un abrazo