miércoles, 4 de marzo de 2009

¿DÓNDE SE ESCONDE LA INSPIRACIÓN?

De las varias acepciones de la palabra “inspiración” que aparecen recogidas en el diccionario de la Real Academia Española me quedo con ésta: “efecto de sentir el escritor, el orador o el artista el singular y eficaz estímulo que le hace producir espontáneamente y como sin esfuerzo”.
De las que contiene el diccionario de uso del español de doña María Moliner elijo esta otra: “cualidad que da valor artístico a una obra”.
Inspiración, ¿pero existe? Algunos artistas opinan que sí mientras otros piensan justo lo contrario. Para los primeros, la inspiración es un elemento necesario del proceso de creación, sin ella no hay obra, para los segundos la inspiración no es más que trabajo, no hay nada que no pueda llevarse a cabo con esfuerzo y tesón. Traslademos la inspiración a las letras. ¿Qué impulsa a un escritor a crear determinada obra? Son muchos los que creen que para escribir sólo se necesita tener algo que contar, que basta con sentarse delante del folio en blanco y dejar volar la imaginación. Pero ¿qué ocurre cuando la imaginación se niega a volar? A todos nos ha pasado alguna vez. Incluso los defensores del trabajo, y por tanto detractores de la inspiración, han tenido sus momentos de sequía, lagunas mentales que les ha resultado imposible cubrir con ideas brillantes, o sencillamente con ideas. ¿Les falló el trabajo?
En mi opinión la inspiración existe y es necesaria, pero no siempre aparece de repente como una luz espectral, debemos buscarla, y en verdad no es difícil. A veces la encontramos en el lugar de trabajo, dentro del ascensor, en una mañana de domingo, cruzando un semáforo en verde, cruzándolo en rojo, en el cine o en el último libro que hemos leído. La inspiración en este caso va unida a un sano ejercicio de observación, es muy raro que aquél que sabe observar no consiga ver algo más de lo que en realidad ve. Y después viene el trabajo, dar forma a las ideas, a veces de manera espontánea y sin esfuerzo (lo que nos acercaría al concepto de inspiración del diccionario de la RAE); y otras con grandes dificultades pero con resultados excelentes (lo que nos acercaría más al María Moliner). En cualquier caso, y lo llamemos como lo llamemos, necesitamos ese estímulo que nos impulsa a sentarnos ante el ordenador y sumergirnos en vidas, mundos e historias que no nos pertenecen, y que sin embargo llegamos a hacer nuestros.
¿Dónde se esconde tu inspiración?

48 comentarios:

TitoCarlos dijo...

Mi inspiración se esconde en cualquier sitio. Tengo que buscarla y surge de repente; la amarro y me lanzo.

TitoCarlos dijo...

En realidad creo que son las personas y las cosas las que inspiran. Son los artistas creadores los que lo captan y lo plasman en papel, en escultura, música...
y estos, a su vez, con su obra, inspiran de nuevo.

Felisa Moreno dijo...

Para mí sí que existe la inspiración. Aunque no necesariamente tiene que ser espontánea, se puede buscar o hacerse la encontradiza con ella. Al momento mágico de la idea o la imagen que es el germen de un relato, sigue un trabajo arduo, a veces agotador, hasta conseguir el resultado final.

Una buena reflexión, Maribel.
Besos

Lola Mariné dijo...

Es una reflexión muy interesante, Maribel.
Yo creo que la inspiración está en observar la vida con sensibilidad de artista; cualquier detalle te puede inspirar, solo hay que estar alerta y dejar volar la mente.
Y, por supuesto, como decia Picasso: que la inspiración te pille trabajando.

Maribel dijo...

TitoCarlos, así es, se esconde en cualquier sitio, es una suerte que la amarres y no se te escape, y sobre todo que la sepas ver en las personas, en las cosas... En la vida.

Maribel dijo...

Felisa, yo también creo que existe, a veces viene espontáneamente, como bien dices, y otras hay que pensar un poco, pero si forzamos la máquina también viene, después ya toca trabajar. Un abrazo.

Maribel dijo...

Lola, me gusta eso de "observar la vida con sensibilidad de artista", hermosa manera de observar. Y sí, al final lo que importa es la suma de inspiración más trabajo, no solo de inspiración vive el hombre. Un abrazo.

LETRAWEB dijo...

Hola:
Te he dejado un pequeño reconocimiento en Letraweb, ando con dificultades con internet, espero resolverlas pronto. Mándale saludos a los muchachos.
Pásate cuando puedas por el blog, dejo válido el sentir a todos y libertad de acción.

Un beso.
Bye

Maribel dijo...

Hola Letraweb, me alegra mucho "verte" por aquí. Gracias por pensar en mí, voy ya mismo para tu blog.
Con gusto llevaré tus saludos al frío de La Nieve.
Espero que soluciones pronto tus problemas con la red. Besos.

sergio astorga dijo...

Maribel, me haces cada pregunta... que solo porque me inspiras confianza intentaré contestarte.
En principio te diré que no sé dónde se esconde, no sé si está en el cerebro, la barriga, o en las tafaneras, o asentaderas como decía Faulkner, o tal vez esta fuera de mi entre mis papeles o entre el bullicio cotidiano, lo que te puedo decir es que hay una fisiología en todo esto, todo lo que inspiro tiene que ser expirado bajo el cernidor del inconsciente que es el que se encarga de entablar correspondencia con los silencios del misterio.
Siguiendo con la fisiología, esto de intentar crear, requiere de una higiene mental para no caer en patologías perniciosas o en estimulantes (droga, alcohol, etc.)a veces esto es más importante que encontrar o tener inspiración, soportar la tensión y la soledad no es fácil y saber salir y entrar es vital. Cómo seguir, preguntarás, yo hago deporte y así mis niveles de toxicidad llegan a niveles aceptables.
Para terminar, diré que una de las incógnitas más interesantes en este trabajo creativo es saber cómo no dejar que el ritmo se pierda, desde hace mucho leí la confesión de Hemingway, cuando le preguntaban sobre su método de trabajo, el decía que terminaba la sesión del día cuando ya sabía cómo iba a continuar el día de mañana, al día siguiente cuando llegaba la hora de escribir, sólo retomaba el hilo que había dejado. Esto a mi ver es una forma de higiene mental creativa.
Disculpa me extendí, es que haces cada pregunta...
Una conspiración de abrazos.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Jajaja... Sergio, si lo llego a saber te la hubiese hecho antes porque me encantan tus explicaciones, y me encanta que el inconsciente sea el que se encargue de entablar correspondencia con los silencios del misterio.
Por cierto que yo también procuro seguir el sistema de Hemingway, y por eso voy a dejar mi novela por hoy, porque creo saber lo que quiero decir mañana (otra cosa es que mañana me acuerde).

Un abrazo inspirado.

Triana dijo...

Madre mia, y yo que digo?, despues de leeros a todos creo que lo mejor será que me quede "callaita", a mi las musas nunca me visitaron, pero es una gozada leeros a los que teneis la inspiración, el ingenio y la imaginación al servicio de una mánifica tecnica.
Un abrazo.

Winnie0 dijo...

Yo creo que la inspiración te viene...cuando sabes mirar con los ojos del corazón. Besos.

Tres Tizas dijo...

Las musas, últimamente, se hacen de rogar.
Buena reflexión, Maribel.

Maribel dijo...

Sergio Astorga, no sé si volverás a pasar por aquí, no dejo de darle vueltas a la frase "soportar la tensión y la soledad no es fácil y saber salir y entrar es vital". Es cierto, el proceso de creación conlleva un estado de tensión y soledad que raya en el trance, en ese impasse mantener la salud mental es, como minimo, complicado. Hablas de patologías perniciosas y de estimulantes, muy asociados siempre a la genialidad, pero al genio todo se le perdona. En resumen, que has hecho una aportación muy interesante tratando los aspectos colaterales de la inspiración. Gracias.

Un abrazo más que inspirado.

Maribel dijo...

Triana, no te subestimes, que tú sabes que vales mucho y nos demuestras tu talento con esas magníficas fotos que haces y con tus soberbios comentarios. Cuando te decidas a escribir ya verás, ya, nos vas a sorprender y te vas a sorprender.

Un abrazote.

Maribel dijo...

Winnie0, muy bonito lo que dices, ¡y que difícil! El corazón lo llevamos últimamente tan tapadito que no lo dejamos ver, habrá que abrirle la puerta para que vuele y después nos cuenta cosas. Besos.

Maribel dijo...

Aster, yo creo que es la crisis, la sufren hasta las musas, y con ellas nosotros. Un abrazo.

Proyecto de Escritora dijo...

Exite lo que pasa que se hae de rogar y aparece cuando cuando quiere, es muy caprichosa. Cuando aparece intento aprovechar para escribir o apuntar las ideas que me rondan, y cuando no está continúo escribiendo las que dejé a medias. La inspiración sin trabajo, no hace que escribas, aunque es una sensación placentera. Y el trabajo sininspiración, sería muy mecánico.
Interesante entrada!
Besos guapa!!

Alicia dijo...

Yo nunca me había parado a pensar seriamente sobre la inspiración. Se que acaso fué el destino el que hizo que yo analizaría el resultado de vuestros trabajos cuando estaís inspirados y a partir de colaborar en el foro de literatura de La Nieve descubrí que a ratitos yo también creo que suelo estar algo inspirada. No se donde se esconde ni cuando se manifiesta pero mientras lo descubro me quedo con las frases siguientes:

"Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro, a la mitad del camino".
Sigmund Freud (1856-1939) Médico austriaco.

"La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando".
Pablo Picasso (1881-1973) Pintor español.
Yo creo que la mitad del cámino a la que se refiere Freud es el trabajo de Picasso.
Besarkadatxu bat

Maribel dijo...

Proyecto de Escritora, mi método es parecido al tuyo, por no decir el mismo. Sin duda la inspiración es caprichosa y debemos aprovechar los momentos en los que aparece por sorpresa, después puede tardar muuuuuucho en volver. Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Podría pensarse que la inspiración es tener una buena idea, es decir, encontrarla en la calle, al observar a un mendigo, un niño que corre y llora tras su mascota... el mundo está lleno de ideas para el que sabe observar. Otro asunto es llevarlas al papel de manera inspiradora. Puedes tener una idea brillante, pero si no sabes cómo explicarla en detalle, si no se puede narrar con claridad cada respiro, cada gota de sudor, ni eres capaz de que en tu cuento o novela se pueda ver, oler y casi tocar, puedes haber escrito basándote en un momento de inspiración, pero la escritura requiere más que eso. Creo que lo perfecto sería: Inspiración + técnica = novela inspiradora.

Me encantó este post, Maribel, fue inspirador.

Besos,

Maribel dijo...

Alicia, la frase de Freud es muy buena, y en realidad la de Picasso, con otras palabras, viene a decir lo mismo. En ocasiones la inspiración aparece de repente, y en otras tenemos que forzarla un poco (¿recuerdas lo de sentarnos delante de la plancha o de la sartén? ¿A que dio resultado?).

Un abrazote.

Maribel dijo...

Blanca, primero está la brillante idea (inspiración), y después está la brillante obra (talento), si a estos ingredientes le sumamos técnica, estudio, preparación, trabajo... Buf, vamos para el Nobel de Literatura. De momento buscaremos la inspiración, que como bien dices se encuentra en la vida diaria, en los pequeños detalles, en una paloma parda de pecho blanco, en el niño que llora, en los abuelos que pasean cogidos de la mano... Y después nos pondremos a trabajar en serio.
Al final, está claro que inspiración y trabajo son elementos inseparables.

Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Claro que existe la inspiración, Maribel, y uno nunca se sabe donde te puede encontrar. Si te pilla trabajando pues genial, aunque hay que plasmar en papel esa idea maravillosa, (ahí ya tendría algo que decir el talento, claro está), pero puede suceder en cualquier otra situación.

Es verdad que una idea puede venir al leer algo, al ir por la calle, al escuchar un retazo de conversación en el metro, al ver una película o mientras soñamos. No es la primera vez que me despierto a las 3 de la mañana y me tengo que levantar deprisa y corriendo para apuntar algo que se me ha ocurrido, sobre todo cuando estoy en pleno proceso creativo.

Así que dejaremos que las musas nos visiten cuando les apetezca, aunque parece que es verdad que a veces se hacen de rogar.

Me ha gustado mucho tu reflexión, gracias por compartirla con nosotros.

Un saludo.

Fátima dijo...

Llego un poco tarde a los comentarios y no sé si podré aportar algo nuevo a lo que habeis expuesto.
Considero la "inspiración" una especie de frecuencia mental, en mi caso para estar inspirada al menos tengo que estar descansada, motivada y un tanto ilusionada con la vida...
Un abrazo

sergio astorga dijo...

Maribel ya regresé, estoy pensando lo que voy a responder,dame chanse,
voy y regreso.
Abrazos tin tiempo.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Armando, a mí también me ha ocurrido eso de levantarme a las tres de la mañana para escribir algo que me venía a la mente, por desgracia cada vez me ocurre menos. Vamos alcanzando otra dimensión en esto de escribir y buscamos la inspiración en las cosas cotidianas para después trabajarla. Pero si le da por venir a las tres o a las cuatro de la mañana bienvenida sea. Saludos.

Maribel dijo...

Fátima, pues es posible que se requiera cierta calma, al menos no tener demasiadas preocupaciones. Siempre se ha creído que el estado de melancolía era el de mayor inspiración para los poetas, yo también lo pensaba. Ahora veo que si yo no estoy bien la inspiración no me quiere, tendré que hacer ejercicios de relajación.
Un abrazo.

Triana dijo...

Maribel, abusando de tu confianza y como soy débil ante lo bello, lo saqué en el blog, como otras veces no me pude resistir. Y que va, para nada, nunca fui capaz de escribir más de 4 frases seguidas con sentido, pero disfruto, ya lo sabes, leyéndoos a vosotros los buenos, cada día.

Un abrazo fuerte.

sergio astorga dijo...

Maribel, te vuelvo a dar lata, me interesan las opiniones y ver como manejan sus estados de ánimos y sus métodos de trabajo, para cuestionar el mío y aprender de los otros. Creo que es un mito el que al genio se le perdona todo y si así fuese el cuerpo del genio no lo va a perdonar y ahí está el cuestionamiento que todos nos tenemos que hacer, que estamos dispuestos a poner en juego, te puedo decir que la excentricidad funcionaba cuando las sociedades eran cerradas, ahora te puedo decir que la excentricidad la tiene cualquier hijo de vecino, sin despreciar tan común estado, decir que la sensibilidad artística está en función directa de los excesos es estar amarrado en un estereotipo que sólo interesa a la industria del espectáculo, no al mundo creativo. No por más embrutecido tienes más talento o eres más inspirado, a no ser que busques como teoría escribir bajo los efectos de estos estimulantes. He visto muchos talentos, maestros, colegas, arruinados o muertos por creer que eran tan sensibles que el mundo les era insoportable, les faltó la inspiración para darse cuenta que no se soportaban a sí mismos y es mejor acabar a mudar.
Volviendo a la inspiración, como ya mencionaron, es un trance, un estado, pero también es un acto de memoria y en todo acto de memoria se pone en juego nuestra capacidad de asociación. Entre más capacidad de asociación tendremos más inspiración. Como somos seres rituales y simbólicos pensamos que si nos vestimos de tal o cual manera o si escuchamos música o nos envolvemos en silencio podemos entrar con más facilidad en ese estado. Como todo lo valioso, es único, no hay metodologías, éste proceso es individual, por más colectivo que puedan ser sus resultados. Creo que como todo proceso, la inspiración se cultiva, se educa, se transforma, las musas están matriculadas en la materia de la imaginación y la imaginación es una forma de conocimiento, tal vez una de las más finas.
Gracias por tu paciencia.
Un abrazo letra por letra.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Triana, sabes que tienes mi permiso y mi agradecimiento. Un abrazo.

Maribel dijo...

Sergio, muchas gracias, enriqueces mi blog con tan excelso comentario. Estás en lo cierto, el hecho de que al genio se le perdone todo no quiere decir que lo justifique, y tienes mucha razón con tus planteamientos, quizás cada vez se le perdone menos porque la excentricidad, como otros estados o sensaciones, no deja de ser una moda, funcionamos por modas y es posible que la que asociaba la genialidad con el alcohol o las drogas ya esté pasando (espero que así sea). En cualquier caso no es lo mismo, de cara a la galería, que el vecino de arriba llegue borracho a casa después de trabajar en una empresa, que el vecino de abajo se ponga fino en su estudio mientras pinta un cuadro excepcional. No sé si en este caso el fin justifica los medios.
Tocas otro aspecto de la inspiración muy interesante, esa asociación con la memoria. Ya hemos comentado muchas veces que el tiempo transcurre rápido pero eso no significa que los días no tengan 24 horas y los años 365 días. Todo esto es un cúmulo de tiempo que nos permite atesorar miles de vivencias y que después, a modo de inspiración, salen a relucir. La memoria tiene un potencial extraordinario, de hecho sin ella no somos nada (fíjate los enfermos de Alzheimer).
Siempre se ha dicho que el escritor plasma algo autobiográfico en sus obras y es cierto, no tiene por qué ser el personaje principal, ni siquiera el narrador, pero no puede cerrarle la puerta a la memoria e impedir que aflore como fuente de inspiración. Te doy las gracias de nuevo por darnos explicacione tan sabias.

Un abrazo memorístico.

Víctor Morata Cortado dijo...

Yo creo que la inspiración tiene un cariz más que importante en nuestro hacer literario. Sin embargo, soy de los que piensa que la inspiración me ha de encontrar trabajando. Así, mi forma de ver las cosas a este respecto es una mezcolanza de ambas concepciones. La inspiración sin trabajo no tiene utilidad (a no ser claro, que disfrutemos con el simple hecho de admirar esa inspiración y crear para nosotros y en nuestra mente una quimera que nada tenga que ver con el trabajo y la materialización de ese estímulo). De todos modos, es cierto (a todos nos ha pasado) que es esa chispa la que da vida a todo el trabajo, como si fuera un frankenstein al que la inpsiración dotara de vida con el rayo vital. Bueno, no me enrollo. Gracias por hacernos reflexionar. Un fuerte abrazo.

Maribel dijo...

Hola Víctor, gracias por tu visita. Le he echado un vistazo a tu blog y me parece muy interesante, a ver si tengo tiempo de verlo con más calma.
Con respecto a la inspiración creo que al final todos estamos de acuerdo. Inspiración sin trabajo no es nada, está claro que es una fusión de ambas cosas y que aparecen estrechamente unidas de la mano. Como tú dices, parafraseando a Picasso, que cuando venga nos pille trabajando. Saludos.

siempreconhistorias dijo...

Se me escondió tan bien que no logor encontrarla, querida Maribel. Las dos definiciones distintas son asimilables. Normalmente pienso que es por algo y no simplemente.Pero no sé dónde está, y algunos días nacen nublados.
Tengo sueño,
gracias por todo Maribel

Anónimo dijo...

Me gusta este amplio diálogo sobre la inspiración y como se ha dicho mucho y bien, y en la mayoría de opiniones estoy de acuerdo, pues pienso que no hay una sola respuesta sobre la inspiración sino muchas, sólo remarcaré unos pequeños matices.
Considero que a la hora de analizar la inspiración hay que tener en cuenta los estados de ánimo del escritor, y como somos tan humanos como cualquiera, no siempre nuestra predisposición se conduce por los mismos caminos, a veces nos desviamos sin tener la voluntad de hacerlo.
Pero a mi me gustaría introducir un nuevo elemento, en este intentar encontrar respuestas y es hablar del enemigo de la inspiración, el mayor enemigo que tiene y que considero es: LA PEREZA. Cuando la pereza se apodera de nosotros, resulta demoledor, y la inspiración se desvanece como un azucarillo. La pereza reina y nos doblega hasta sumirnos en una inercia calma que logra, sin duda sus propósito, el de no permitirnos escribir una sola palabra.
Este es un síntoma que he sufrido en varios momentos de mi vida literaria, y en este, en el ahora de de hoy.
Así que he tenido que darme una buena regañida, sacar empuje y fuerza de no se donde, desbancar a la pereza y ponerme con ansiedad a llamar a la inspiración para que ilumine de nuevo a las palabras.

Manuela Maciá &Rafaela Lillo dijo...

Hola, el último comentario Anónimo soy yo, Manuela
he intentado poner mi identificación y no me entraba la contraseña, voy a intentarlo ahora.
Saludos

Maribel dijo...

Izaskun, se te esconderá a veces, como a todos, pero cuando se te aparece, ¡pedazo de inspiración! Es capaz de hacerte crear textos increíbles. Agradezco a tu inspiración que nos deleites de ese modo.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Hola, querida Manuela, planteas otro tema interesante: LA PEREZA. Pero ¿no será sinónimo de que estamos sin inspiración? A veces enmascaramos en pereza una falta de creatividad que nos impide hilar tres palabras con sentido. A este respecto volveríamos a todo lo comentado antes sobre el trabajo. Inspiración sola no es nada, necesita un arduo trabajo por nuestra parte, y sin duda trabajo y pereza están reñidos. Al final vamos a lo mismo: que nos pille trabajando y sin pereza ninguna. Gracias por tu comentario. Un beso.

Halatriste dijo...

Bueno pienso como creo entender en tu texto, que la inspiración existe, pero si no la moldeamos, puede convertirse en un batiburrillo sin sentido, tb es cierto que a veces los textos fluyen como por arte de magia, pero, eso es pq tenemos ciertas ideas previas latente en nosotros, y que neesitan un estímulo para fluir.
Por tanto, es una mezcla entre esa chispa que de pronto prende y labriosidad para convertirlo en lo que realmente queremos.
Es una opinión sólo.
Besos

Maribel dijo...

Halatriste, dices "...a veces los textos fluyen como por arte de magia...". ¿No es eso inspiración? Cuando ocurre es fantástico porque efectivamente la pluma funciona sola (bueno, traducimos pluma en ordenador). Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Maribel, el tema es apasionante. ¿Dónde se esconde la inspiración? yo diría: ¿En qué consiste la inspiración? para unificar las respuestas.

Te contaré algo: Hace unos días, como a las tres o cuatro de la madrugada, no podía dormir. Estaba demasiado ansiosa por la corrección de mi novela, debía entregarla lo antes posible pues los plazos para su publicación están muy cercanos. Este y otros motivos me quitaban el sueño. soy de las personas a las que no les gusta perder tiempo, y si no puedo dormir, aprovecho para escribir. Fui al ordenador y escribÍ una línea: "Que el pájaro se posara en su ventana no era nada inusual esa mañana." Sé que es una oración que me quedó aliterada, pero la quise dejar tal cual. A partir de esa frase empecé a escribir el cuento "Compulsión". Lo hice sin detenerme, las ideas seguían unas tras otras, creo que estaba en un proceso de inspiración.

Cuando sumamos a la inspiración, memoria, entereza, trabajo, etc. ya no estamos hablando de inspiración. La inspiración es un estado de trance. ¿No te ha sucedido que después de un tiempo vuelves a leer algún texto que has escrito o partes de una novela y te dices: ¡Uaooo! esto quedó buenísimo! A eso me refiero, a veces no sabemos de dónde provienen las ideas, pero el acto sublime de llevarlas al papel es inspiración.

Besos,
Blanca

LETRAWEB dijo...

La mía la supongo al otro lado del hallazgo.
Felicitarte amiga, por el día internacional de la mujer, mañana, 8 de marzo.

Un fuerte abrazo.
Bye bye

Jaclo dijo...

Pienso que la inspiración artística, es dificil de describir, por la sencilla razón de que cada cual, la siente y por ello la expresa -si es capaz de hacerlo- de distinta manera. Hay veces que llega sin "merecerla" y otras se niega a hacerlo a pesar de un duro trabajo. Es una intangible facultad, que produce en los que la tienen, efectos impredecibles. Por otra parte, no hay forma de detectarla si decide no aparecer...
Saludos

Maribel dijo...

Blanca, pues tengo que decirte que ese golpe de inspiración que te llevó a escribir el cuento COMPULSIÓN fue fantástico. Mencionas algo muy curioso, a mí también me ha ocurrido, y más de una vez y de dos, que a raíz de una simple frase ha nacido una historia, es decir, identifico la inspiración con esa frase, una oración que permanece en mi memoria y que sé que debe crecer.
Y en cuanto a lo que comentas de leer un texto después de un tiempo tengo que decirte que experimento por igual la sensación de: ¡Genial! que la de pensar que no vale gran cosa. En cualquier caso sí sé identificar lo que escribí bajo un fuerte estado de inspiración, siempre es superior a lo que escribo sólo con esfuerzo y constancia, por tanto vengo a afirmar que la inspiración existe.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Letraweb, la tuya, esté donde esté, es fantástica, delicada y bella como una de tus rosas.

Felicidades también para ti y para todas las mujeres.

Un beso.

Maribel dijo...

Jaclo, efectivamente es caprichosa, y no hay forma de detectarla si decide no aparecer, creo que, entre otras cosas, no hay que desesperar, no existe nada peor que tener ganas de escribir y no saber ni cómo empezar porque falta esa chispa llamada inspiración.
Saludos.