viernes, 27 de marzo de 2009

CUENTOS PARA SONREÍR

Ya tengo en mi poder CUENTOS PARA SONREÍR, el volumen editado por Hipálage con todos los microrrelatos seleccionados más los dos ganadores del I Premio Algazara de Microrrelatos.
Se trata de un libro que reúne un conjunto de voces alegres, de cuentos blancos, optimistas, vitales y entusiastas. Las propias bases de participación exigían estos requisitos para los trabajos presentados, reservándose el derecho de no admitir textos que incluyeran asesinatos, violencia, desesperación, maltratos, suicidios o cualquier otra situación escabrosa que hiciera que la lectura del microrrelato no fuera agradable. La idea central fue en todo momento la creación de un libro para todos los públicos, ameno, de fácil lectura y que sirviera para arrancar, al menos, una sonrisa.
De un total de 989 textos recibidos, el premio fue otorgado ex aequo a dos de los trabajos, procediendo a la selección de otros 270 textos para componer el libro. Este conjunto de microrrelatos ha dado lugar a la antología que ahora tengo en mis manos, un libro de 283 páginas, cuidado y de agradable lectura.
Tengo que confesar que he leído al azar algunos cuentos, que es, por otra parte, como se suelen leer este tipo de libros, por orden de apertura, porque guste más o menos un título o por lo corto o lo largo que sea el microrrelato en cuestión y la prisa que uno tenga, pero, en cualquier caso, creo que es una obra muy acertada, que puede llegar a mucho público, y que, por supuesto, yo pienso devorar.
En este trabajo se incluye un microrrelato mío y me complace comprobar que otros nombres conocidos también forman parte de la misma obra.
Cuentos para sonreír no tiene grandes pretensiones, no incluye textos que remuevan cimientos ni desordenen conciencias, pero sí que, al menos, nos arranquen un gesto amable.

Os dejo con mi microrrelato.

ABANDONO

Dice que ya no le gusto y se queda tan tranquila. Se lo he oído comentar a sus amigas, me quiere cambiar por otro. La muy desagradecida ya no recuerda la cantidad de veces que dibujé en su rostro una sonrisa brillante, que fui capaz de transformar su mal gesto por un semblante feliz. Siempre contaba conmigo, incluso para ir al baño, y por supuesto yo la seguía, como el más fiel de los perros, como el mejor de los amigos. Sin embargo ahora me abandona, no quiere saber de mí, no le preocupa pensar que me puedo encontrar perdido, tirado en la calle, escondido en cualquier rincón. Y yo no sé si podré vivir sin ella. Después de haber rozado tantas veces sus labios hoy me siento huérfano, frío sin su calor, triste sin el contacto de sus dedos. Y lo peor de todo es que creo que no hay solución. Es lo que tiene ser un pintalabios pasado de moda.

Maribel Romero Soler.

30 comentarios:

Incongruente dijo...

Eres femenina hasta pata escribir un microrrelato. Me gusta, pero tienen el problema de que se terminan cuando el lector empieza a disfrutarlo.

sergio astorga dijo...

Maribel, ya no se si te saben tantas felicitaciones, pero te doy la mia de nueva cuenta.
Al ver la portada con el azul claro fondeando el destello luminoso del sol, se percibe muy bien la presentación que haces del libro, es pulcra, clara y crítica, la critica también ubica y nos situas perfectamente lo que podemos encontrar en el libro.
Tu texto tiene las virtudes que te conocemos, juegas muy bien con la ambiguedad, cuidas su desarrollo, nos das pistas falsas y después nos tiras esa imagen y nos llevas a otra y a otra, hasta que nos revelas en la última linea el desenlace. El amor y desamor, ahora através de la animación de un lápiz labial que tiene una relación apasionada con su dueña.Logras perfectamente el objetivo,al termino del relato es inevitable quedar sonriente.
Un abrazo sin rubores.
Sergio Astorga

Fatima dijo...

Sergio lo ha dicho todo ;). Me ha dejado sin palabras para ti. Mis felicitaciones por esas virtudes que tienes y explica Sergio tan bien en su comentario.
Un abrazo

Maribel dijo...

Así es, Alejandro, el microrrelato es un género literario apasionante, pero breve, muy breve. ¿No dicen que lo bueno si breve dos veces bueno? Lo difícil no es conseguir la brevedad, sino que sea bueno. Yo no hago más de intentarlo. Gracias por tu visita.

Maribel dijo...

No hago más que intentarlo, quería decir.

Maribel dijo...

Sergio, no creas que no me apura dar noticias de este tipo, en las que, al menos un poco, soy protagonista. Trato de tener actualizado el blog y ando muy liada con mi novela, por ello recurro a entradas fáciles, y no hay nada más fácil que contar lo que a una le pasa y que además tiene un componente literario. No trato de echarme flores, me da bastante pudor. Te agradezco mucho la felicitación y ese análisis que me regalas sobre mi breve texto, sinceramente no creo merecer tanto.

Un abrazo turbado.

Maribel dijo...

Gracias, Fátima.

Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

La verdad es que de todo se puede sacar una historia, solo hay que estar alerta, y tu lo estás.
Felicidades por tu participación en ese libro.
Un beso.

Maribel dijo...

Tienes razón, Lola, cualquier tema es bueno para desarrollar una historia. En este caso concreto, cuando descubrí en las bases que se trataba de un concurso de cuentos alegres, enseguida pensé en un juego como éste, en utilizar un argumento que guiara al lector por un camino equivocado hasta llegar a la sorpresa final, y así surgió el pintalabios.

Un beso.

Halatriste dijo...

Me ha encantado, y ese final, enhorabuena y un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Bonito blog el tuyo...
Saludos

Maribel dijo...

Gracias, Halatriste, Sí, creo que después del final todo el microrrelato tiene otra lectura, jajaja.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Sonrisa de Hiperión, gracias por tu visita y tu comentario, muy amable.

Saludos.

siempreconhistorias dijo...

Felicidades, de nuevo, Maribel. Felicidades ppor el libro, por el relato, por el blog... Pobre lápiz de labios, ¿qué color tenía?, tendrá que aguantar en la nevera hasta próxima moda.
Un beso.

Maribel dijo...

Querida Izaskun, gracias. El lápiz de labios era del peor color que se podia tener: del pasado de moda. Creo que a éste ni lo guardaron en la nevera, pobre...

Un beso.

sqa dijo...

Hola Maribel, encontré tu blog buscando información sobre "Cuentos para sonreír". Enhorabuena por tu selección, por tu blog y por tu microrrelato. Me ha encantado. Las historias con pequeños e invisibles protagonistas siempre me han cautivado.
Un abrazo

Maribel dijo...

sqa, gracias por tu visita y tu comentario, ¿también estás seleccionado en "Cuentos para sonreír"?

Saludos

sqa dijo...

Sí, también, y me dieron un alegrón, porque es la primera vez que me publican, me seleccionan u lo que sea... Aún no he tenido oportunidad de hojear el libro, pero mañana, a primera hora, estaré a la puerta de Correos para recogerlo. : )

Saludos

Maribel dijo...

Pues felicidades entonces, sqa, ya me dirás cuál es tu micro para leerlo (quizás ya lo he leído).

Saludos.

Pedro Chincoa dijo...

Ocurrente relato. No comparto en cambio eso de que el microrrelato no deba momentáneamente remover conciencias.

un saludo.

Maribel dijo...

Gracias por pasarte por aquí, Pedro Chincoa. En cuanto a "remover conciencias" no me refería, ni mucho menos, al microrrelato como género literario sino, en concreto, al libro "Cuentos para sonreír", ya que, tal y como explico en la entrada, recoge un conjunto de cuentos alegres que yo considero neutros. También es cierto que se trata de una apreciación precipitada, puesto que aún no los he leído todos.

Saludos.

Winnie0 dijo...

Me ha encantado tu microrelato...genial. Tomo nota del libro. Promete ser muy interesante. Besos.

Alicia dijo...

Felicidades de nuevo. Está claro que quién tiene talento para escribir puede abarcar más de un genero literario. Me ha gustado el micro y además, no se porqué, pero me ha recordado a aquel del paraguas de un solo dueño que hace tiempo nos dejó Aster en La Nieve.
En tú caso va quedando claro que "año de nieves, año de bienes". Deseo lo mismo para el resto de los genios que nos rodean y que tienen los mismos sueños.
Besarkadatxu bat.

Anónimo dijo...

¿Dónde lo has comparado? En la casa del libro todavía no aparece

Maribel dijo...

Winnie0, me alegro de que te guste. Muchas gracias por tu visita.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Gracias, Alicia, por tus buenos deseos. ¿Dices que te recuerda el del paraguas? Fíjate, yo, sin embargo, lo veo más del tipo del de la plancha o el de la sartén, por aquello de llevar un poco engañado al lector hasta llegar al desenlace.
Esperemos que ese refrán que nos recuerdas sea cierto y tengamos todos un buen año y éxitos en lo que nos propongamos, a veces solo es cuestión de suerte.

Un abrazote.

Maribel dijo...

Anónimo, yo lo compré directamente a la editorial Hipálage.

Felisa Moreno dijo...

Hola Maribel,
Enhorabuena por la selección de tu relato, compartimos libro, yo también mandé uno con una anécdota de mi hijo que me hizo reir mucho y que quería compartir. Aún no he comprado el libro, pero los de esta editorial suelen estar muy bien editados, ya he publicado alguna cosilla más con ellos.

Por cierto, pobre pintalabios, nada peor que quedarse pasado de moda, muy divertido.

Un beso, guapa.

Maribel dijo...

Hola Felisa, ya te he visto en el libro y me alegra mucho que "compartamos obra". La muela del Oeste también es muy divertida, los niños son una fuente de inspiración insuperable.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ya esta a la venta en la casa del libro

http://www.casadellibro.com/libro-cuentos-para-sonreir-i-premio-algazara-de-microrrelatos/2900001313016/en_gb