miércoles, 4 de febrero de 2009

DICE LA LEYENDA


Aquella noche sin luna, tan oscura como la mente de un muerto, algo sucedió en la aldea.
Dice la leyenda que los gritos desgarrados de una mujer quebraban el silencio, y que los lugareños, como si quisieran espantar al mismísimo diablo, lanzaban, asustados, sus plegarias al cielo.
Dice también que aquella mujer joven se derramaba entre los brazos de la soledad, y que después de un quejido ahogado, tras las puertas de su casa, se oyó un llanto.
Todos respiraron aliviados. Hacía mucho tiempo que en aquel lugar apartado del mundo no nacía un niño.
Maribel Romero.

16 comentarios:

Arwen Anne dijo...

bonita leyenda y bonita manera de contarla

besos

Lola Mariné dijo...

¡Huy, que mala...!
Me has engañado: pensaba que era otra historia de terror, jeje,
¡Muy bueno!

Maribel dijo...

Gracias, Arwen. Besos.

Maribel dijo...

Jajaja, de eso se trataba, Lola, de engañar. Me gusta el factor sorpresa. Besos.

sergio astorga dijo...

Maribel, con la mente de un vivo, no tan negra, al menos así parese, te puedo decir que lo que une la leyenda con el presente es el miedo.
La desgracia popular vs la desgracia individual, si no es de terror es de desgracia.
Me gustan los planos temporales, algo sucedió y sucede y seguirá sucediendo.
Un abrazo aquí mesmo.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Sergio, con la mente clara como el agua de una fuente, te digo que tus sentencias siempre son muy sabias.

Un abrazo que se dio, se da o se dará.

Arlette dijo...

Qué cortita.... me he quedado con gana de más.
Un beso.

Maribel dijo...

Sí, Arlette, es que el parto fue rápido, jajaja.
Me gustan los textos breves, incluso hiperbreves. Gracias por tu comentario.

Un abrazo.

Jaclo dijo...

Menos mal que el desenlace, merecio la pena.
Muy bien descrito.
El climax, logrado.
Saludos

Maribel dijo...

Mereció la pena tanto terror, Jaclo, sin duda. Gracias por tu comentario.

Saludos.

Triana dijo...

Me ha pasado como a Lola, me temía lo peor en el desenlace.

Como siempre, magistral Maribel.

Un abrazo fuerte.

Maribel dijo...

Triana, pues entonces, si te ha pasado como a Lola, conseguí el efecto que quería. Gracias, guapa.

Un abrazo.

MOI dijo...

Muy bueno, me esta gustando cada vez mas esto de los micro-relatos, el tuyo tiene mucho en muy poco espacio, ambientación, tensión y una hermosa sorpresa final. Enhorabuena.

Maribel dijo...

Gracias, Moi. A mi me pasa algo parecido, cada vez me siento más cómoda con los micros, me gustan.

Nos vemos.

Alicia dijo...

Síntesis, esa es la palabra que me viene tras haber leido el relato.Que gran verdad es esa de que a veces malos presagios inducen buenos finales.
Besarkadatxu bat.

Maribel dijo...

Alicia, ojalá siempre fuera así, que lo que se intuye como una desgracia solo sea el camino hacia un final feliz.

Abrazos.