sábado, 7 de febrero de 2009

DECÁLOGO PARA ESCRIBIR MICROCUENTOS

Extraído de la página web de Escuela de Escritores.

1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.

22 comentarios:

Arwen Anne dijo...

pues muchisimas gracias por este decalogo, desde luego es para tenerlo en cuenta, gracias de nuevo

besos

Lola Mariné dijo...

Tengo este decalogo guardado. Pero la verdad es que me siento incapaz de escribir un micro, no soy capaz de sintetizar tanto, lo mio es enrollarme, que le vamos a hacer.

sergio astorga dijo...

Maribel, que te cuento, ya no me acuerdo donde se fue el micro y el macro me aplasta. Y me repito mil veces que eso ya te lo contaron.
Y cuando ni macro ni micro... mejor
mañana te cuento.
Un abrazo típico.
Sergio Astorga
*Gracias por el decálogo.

Maribel dijo...

Gracias a ti, Arwen. Sí, conviene tenerlo en cuenta, son buenos consejos.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Lola, enrollarse también tiene su dificultad, tanto o más que sintetizar, así que es una suerte poder hacerlo y bien.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Sergio, todas las normas en literatura deben ser transgredidas (principalmente para cumplir la número 10 del decálogo), sin embargo debemos conocerlas.

Un abrazo hiperbreve.

Halatriste dijo...

Muy buena la descripción la misma palabra lo dice microrrelato/microcuento.

Un saludo

Maribel dijo...

Así es, Halatriste, un cuento pequeñito pero con todos sus ingredientes. Gracias por tu visita. ¿Cómo va el virus? Espero que lo hayas resuelto.

Abrazos.

Triana dijo...

Que buena síntesis de lo que debe de ser un micro, tu te has aprendido muy bien las reglas, de eso doy fe como lectora.

Un abrazo fuerte.

Triana

Alicia dijo...

Gracias Maribel por el decálogo. Tu teoría nos ayuda a los que por sabe Dios ¿ He dicho Dios? que razón hemos acabado escribiendo diez lineas. A mí me pasa como a Lola que me enrollo, igual con tus consejos voy perfeccionando mi estilo ¿ Se dice estilo?. Bueno mejor lo dejo que creo que me he levantado con demasiadas dudas.
Besarkadatxu bat

Maribel dijo...

Gracias, Triana, pero no creas que soy tan obediente, también me salto las reglas, es un gustazo hacerlo.

Un abrazo.

Maribel dijo...

Ja ja ja, Alicia, enrollándote o sin enrollarte estoy segura de que depurarás tu estilo, que por otra parte está muy bien así. Si Dios quiere (he dicho Dios) lo veremos.

Un abrazo.

MOI dijo...

Muy chulo el decalogo, me gusta mucho eso de: "Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas." Creo que podra serme de mucha ayuda. Gracias

Maribel dijo...

Pues ya sabes Moi, a ponerte manos a la obra con el microrrelato, creo que disfrutarás.

Nos vemos.

Proyecto de Escritora dijo...

Está muy bien este decálogo para escribir microcuentos. Hace unos meses escribí la misma entrada, jeje. Así que ya me la sé!!

Besos!!

Fátima dijo...

Cuándo el dinosaurio despertó, si no eran tres (osea multitud), ¿Por qué se dejó de estar ahí? : P.
Un abrazo,

PD: totalmente de acuerdo con el comentario que le has hecho a Sergio "todas las normas en literatura deben ser transgredidas (principalmente para cumplir la número 10 del decálogo), sin embargo debemos conocerlas".

Maribel dijo...

Qué coincidencia, Proyecto de Escritora, jajaja. Supongo que es normal que, trantándose de blogs literarios, coincidamos, si no en la misma entrada, al menos en los mismos temas o parecidos.

Besos.

Maribel dijo...

Fátima, habría que preguntarle al dinosaurio por qué despertó, jeje.

Pues sí, yo creo que es saludable innovar y necesario conocer.

Un abrazo.

Arlette dijo...

Tras leer todos los puntos, acabo de darme cuenta que soy incapaz de escribir un micro cuento.
Gracias por la aportación.
Un beso.

Maribel dijo...

Arlette, ya he podido comprobar que tú eres una corredora de fondo y que te desenvuelves muy bien en las historias largas. Como le decía a Lola tiene mucho mérito "enrollarse".

Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Hola Maribel, leyendo el decálogo me he preguntado ¿por qué será que casi todas las reglas, normas, y disposiciones vienen de diez en diez? ¡Empezando por los diez mandamientos! Qué mejor ejemplo de de precisión y ahorro del lenguaje.
Los que la escribieron (hablo estrictamente de la parte literaria, sin cognotaciones religiosas) sin duda sabían lo que se traían entre manos.

Me he tomado la libertad de copiar el decálogo y postearlo en el foro en el que participo, indicando por supuesto, su origen y tu entrada.

Gracias, amiga, por traer artículos tan interesantes.

Un beso,

Maribel dijo...

Qué observadora eres, Blanca. El 10 es un número redondo, la mejor puntuación, el sobresaliente, el número de dedos de nuestras manos o nuestros pies, el primer número de dos dígitos, hay un gran salto del 9 al 10. Quizás el origen de estos decálogos (que según la RAE ya no es necesariamente una lista de 10 reglas o normas, sino que puede ser de menos) esté precisamente en los diez mandamientos, la religión tiene mucho peso.

Me parece genial que lo lleves a tu foro, si en algo os puede ser útil me alegraré mucho.

Un besote.