miércoles, 30 de diciembre de 2009

HASTA EL AÑO QUE VIENE

No, no se me ha ido la pinza ni trato de robarle un día al 2009, ya sé que el chin chin y las uvas son mañana, pero yo cierro hoy mi año bloguero. Una vez apague el ordenador, cuando lo vuelva a abrir ya estaremos en el 2010. Con las uvas, es costumbre pedir deseos. Este año con cada uva me acordaré de vosotros, y con un poco de suerte me apropiaré de vuestros deseos, que seguro que son buenos.

¡FELIZ AÑO NUEVO!

sábado, 26 de diciembre de 2009

DESDE EL CIELO

Siempre me gustaron las estrellas. A los seis años las contaba antes de irme a dormir. A los doce las pintaba en las tapas de mis cuadernos escolares. A los diecisiete en las paredes del instituto. Y a los veintiuno decidí abandonar la carrera de Derecho para ser astronauta. Hoy vivo en una Estación Espacial y he descubierto que el universo es justo. El sol respeta a la luna y los planetas conviven en armonía. Ningún astro se querella contra otro por apropiación indebida de luz o calor. No hay juzgados, ni siquiera Tribunales de Arbitraje, esas instituciones fueron reservadas para los hombres, los dueños de los conflictos. Soy feliz aquí. Sólo ansío una cosa: que la NASA me ponga en nómina, llevo diez años de becario.

Maribel Romero Soler

Microrrelato seleccionado en el II Concurso de Microrrelatos sobre Abogados. Mes de diciembre. Palabras obligatorias: arbitraje, carrera, estación, nómina y querella.

Tengo la satisfacción de despedir el año con un nuevo micro seleccionado en el concurso de abogados.es. Ya son tres los meses consecutivos en los que consigo quedar seleccionada en la segunda edición de este certamen, con micros que se pueden leer en el "Histórico de relatos", en los meses de octubre, noviembre y diciembre.
Por otra parte, un par de días antes de la Navidad, recibí un paquete sorpresa que me llenó de ilusión. El Consejo General de la Abogacía Española y la Mutualidad de la Abogacía han editado un pequeño libro que contiene los microrrelatos ganadores y algunos de los mejores seleccionados durante los doce meses que duró la primera edición del certamen, con ilustraciones de Juan Hervás. Fueron en total 5.770 textos recibidos a lo largo del año y han sido 98 los micros afortunados que forman parte de este librito, o microlibro como ellos mismos lo han llamado, entre los que tengo la gran suerte de que se incluya uno mío, concretamente el que resultó seleccionado en agosto de 2008. Son dos los ejemplares del libro con los que me han obsequiado, dos pequeñas joyas que recibo con sumo agradecimiento, como inesperado regalo navideño.

lunes, 21 de diciembre de 2009

MI FELICITACIÓN NAVIDEÑA


Amigos, entramos ya en la semana de la Navidad y la verdad es que los compromisos, quedadas, compras, felicitaciones, regalos, etc. se multiplican. Por si esto fuera poco, mañana dan las vacaciones en los coles e institutos. En estas circunstancias se me está haciendo muy dificil bloguear. Os dejo por tanto mi felicitación navideña, con el deseo de que la paz se extienda a todos los días del año, unida a sueños e ilusiones y aderezada con un poquito de optimismo y fe.
.
¡FELIZ NAVIDAD!

domingo, 20 de diciembre de 2009

UNA DE AGRADECIMIENTOS

Las autoras de EL PINTALABIOS nos encontramos en plena campaña de promoción de nuestra obra. En realidad sólo hemos dado los primeros pasos y esperamos que nos quede mucho por hacer, pero como es de bien nacidos ser agradecidos, quiero, en nombre de todas, dar las gracias a:

Foro Literario La nieve y especialmente a Alicia, que nos dedicó esta entrañable entrada.

La escritora y amiga Antonia J. Corrales, que también nos reservó un simpático espacio en su blog.

Asociación Canal Literatura, siempre dispuestos a echar una mano a los escritores, y en este caso a nosotras.

Y a Telealicante, especialmente a Teresa Rico, que nos entrevistó a Rafaela Lillo y a mí en su programa Vamos de... emitido el pasado sábado 12 de diciembre y que se puede ver aquí.
(Advierto que se trata de toda la primera parte del programa, que tiene una duración aproximada de una hora. Nosotras entramos en el minuto 34 y algunos segundos. Estamos tratando de recortar la entrevista para poder colgarla sin necesidad de poner el programa completo).

Mañana tenemos entrevista en Onda Cero, y el próximo miércoles en Radio San Vicente. Supongo que las fiestas nos alejarán un poco de todo el tema promocional, pero esperamos volver al ataque en 2010.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

LIBROS LEÍDOS EN 2009

Es la primera vez que se me ocurre hacer algo así, es decir, elaborar una lista de los libros leídos durante el año, pero tengo muy mala memoria, y cuando los amigos comienzan a comentar los libros que han devorado a lo largo de los doce meses me quedo en blanco, y no recuerdo ni la mitad de los que he leído yo. Quizá no lo vuelva a repetir, pero en este 2009, que pronto nos dejará, he confeccionado lista de libros. Ya puse un adelanto en el verano, y he de reconocer que hasta llegar a la cálida estación leí bastante. Después me he relajado, o por decirlo de otro modo, he estado demasiado liada con mil historias y apenas me ha quedado tiempo para leer.
Y sin más dilación aquí está mi lista de libros, variaditos, muchos de ellos de amigos entrañables. ¿Cuántos habéis leído vosotros? ¿Coincidimos en alguno?

El orden alfabético, de Juan José Millás
Las espinas del amor, de Arlette Geneve
Veinte maneras de bajar al sótano, de Roque Pérez Prados
Al sur de la frontera, al oeste del Sol, de Haruki Murakami
La carretera, de Cormac McCarthy
Memorias de un ahogado, de Juana Cortés
La asesina de los ojos bondadosos, de Felisa Moreno Ortega
Las memorias de Maigret, de Georges Simenon
Mujeres de los Fiordos, de escritoras noruegas (relatos)
Cuentos para esperar en los semáforos, de Aster Navas
La décima clave, de Antonia J. Corrales
En busca del tesoro del Rey Abú, de Fátima Fernández Méndez
El legado. La hija de Hitler, de Blanca Miosi
Soul Man, de José María Mijangos
El principito, de Antoine de Saint-Exupéry
El médico, de Noah Gordon
Cuentos de amor, de Hermann Hesse
Nuestra propia sangre, de Mariano Sánchez Soler
Noches blancas, de Fiodor Dostojevski
Al oeste de Varsovia, de José Ángel Cilleruelo
Los espejos venecianos, de Joan Manuel Gisbert

viernes, 11 de diciembre de 2009

CASTAÑAS ASADAS

En Estivalia no existe el invierno. Después de la primavera viene el verano, a continuación el otoño y después del otoño vuelve el verano. En los diccionarios de Estivalia nunca encontraréis palabras como abrigo, bufanda, estufa, manta… La Navidad fue trasladada al veinticinco de octubre por una ordenanza municipal, al menos en esa fecha no hace tanto calor, y las empresas turroneras adelantan parte de su producción para abastecer a Estivalia en sus atípicas fiestas navideñas.
Los niños de este pintoresco pueblo nunca han visto un muñeco de nieve, ni las aguas heladas de los lagos o las fuentes, jamás han temblado de frío ni han exhalado vaho por sus bocas abiertas. Pero las cosas en Estivalia no siempre fueron así.
Hace muchos, muchos años, el invierno existía como en cualquier parte del mundo. Las chimeneas de las casas emanaban un espeso humo blanco que se elevaba uniforme hacia la noche estrellada. Los álamos del parque, desnudos y tristes, mostraban su esqueleto a las parejas de enamorados. Algunos valientes patinaban sobre la placa de hielo que cubría las aguas de la Laguna Alegre. Los más frioleros se cubrían por las noches con tres o cuatro mantas arrebujados en sus camas y las abuelitas de los niños tejían bufandas de todos los colores en sus viejas mecedoras junto al fuego del hogar.
Hace muchos años la Navidad todavía se celebraba el veinticinco de diciembre, los vecinos de Estivalia cantaban villancicos y compartían el vino dulce y las pastas caseras, y si nevaba, los más pequeños salían a la plaza del pueblo para fabricar grandes bolas blancas que después se lanzaban entre risas. En Estivalia todo era normal.
Pero ocurrió que un antiguo alcalde se jugó el invierno a las cartas y lo perdió. Su contrincante era un hombre extraño, muy poderoso, conocido como el Señor de las Estaciones. Cuentan que ya había conseguido la primavera, el verano y el otoño en otros pueblos y con otros juegos y tan sólo le faltaba el invierno para crear su propio y particular universo, para alterar impunemente el orden natural de las cosas y ver cómo de ese modo crecía su poder.
El alcalde cayó en la trampa. Nunca pensó que el tal Señor de las Estaciones sería capaz de apoderarse del invierno de Estivalia, un invierno que le había pertenecido desde el principio de los tiempos.
El trato fue el siguiente: si el alcalde perdía, Estivalia perdería su invierno, si el alcalde ganaba, el Señor de las Estaciones le prometía bienestar y riqueza para su pueblo. Y el alcalde perdió. Era noviembre cuando se reunieron en un viejo bar para jugar la partida. Tras dos horas sentados frente a frente ante una pequeña y destartalada mesa, el Señor de las Estaciones abandonó el local como un vencedor, con una irónica sonrisa entre los labios. Los vecinos que esperaban al alcalde en la puerta lo animaron. “No se preocupe, señor alcalde, es imposible que ese individuo nos arrebate el invierno, seguro que todo ha sido una broma”.
Pero llegó el esperado día de diciembre. Nunca había deseado nadie con tanta vehemencia el advenimiento del cambio de estación. Y cuál no sería la sorpresa de todos cuando amaneció con un sol abrasador, los termómetros subieron de golpe veinticinco grados, la luz reinaba en cada rincón y el ambiente sombrío del otoño había desaparecido por completo dando paso al más luminoso verano. Desde aquel día hasta hoy cada veintiuno de diciembre ocurre lo mismo.
Han transcurrido muchos años, muchas generaciones y todavía los habitantes de Estivalia sueñan con el momento de recuperar su invierno, no desean dos veranos. Quieren que todo siga como Dios lo dispuso. Cada alcalde del pueblo, cuando jura su cargo, se compromete con los vecinos a recuperar la gélida estación. Cada uno de ellos es un experto jugador de cartas, sin embargo el contrincante esperado nunca aparece.

Mientras el abuelo seguía asando castañas en la cocina, los pequeños, junto a él, lo miraban embelesados, con la boca abierta y los ojos más abiertos todavía. Era el mismo cuento de cada año, el mismo cuento de cada invierno y sin embargo los chavales lo recibían siempre como una verdadera primicia. Tomaron las castañas recién asadas entre las manos y las fueron pasando de la derecha a la izquierda ininterrumpidamente, quemaban. Era una bonita estampa familiar, el abuelo con los nietos. Finalmente uno de los niños formuló la pregunta de siempre: “Pero, abuelo, ¿Estivalia existe?”. Todos permanecieron unos segundos en silencio. Después, una de las niñas, pelirroja y con muchas pecas, dijo con su voz cantarina: “¡cuéntanos otro, por fa!”. Y todos se sentaron en torno a la enorme mesa de madera para degustar las castañas y escuchar las increíbles historias del abuelo.

Maribel Romero Soler
Este cuento está incluido en el libro MIRADAS DE NAVIDAD 5
Editorial La Fragua del Trovador

miércoles, 9 de diciembre de 2009

MIRADAS DE NAVIDAD 5

Ya está en camino MIRADAS DE NAVIDAD 5, el libro de carácter benéfico que recoge los cuentos seleccionados por la editorial La Fragua del Trovador en su quinto concurso navideño. En esta ocasión, los beneficios obtenidos por su venta irán destinados al Colegio Público de Educación Especial Rincón de Goya de Zaragoza. Un centro que escolariza alumnos de entre 3 y 21 años, todos con necesidades educativas especiales muy significativas, derivadas de diferentes discapacidades.
En el centro se trabaja en base a un Proyecto Curricular que da respuesta a las necesidades individuales que presentan los alumnos; un currículo que, en general, está centrado prioritariamente en áreas como: la comunicación, la motricidad, la socialización, la autonomía personal y la cultura básica. Con el fin último de facilitar la “CALIDAD DE VIDA” del alumnado.
Me complace que un cuento mío, CASTAÑAS ASADAS, se incluya en este libro y sirva para contribuir a tan buen fin. Los cuentos, en total quince, son para público infantil y juvenil, un regalo ideal para los más jóvenes de la familia, pero con el que, estoy segura, disfrutarán también los mayores, y sólo cuesta 5 euros. Se puede adquirir a través de La Fragua del Trovador.
Con permiso de la editorial colgaré mi cuento en el siguiente post, a ver si, a pesar de las atípicas temperaturas que nos acompañan y de la crisis, nos va entrando el espíritu navideño.

domingo, 6 de diciembre de 2009

UN REGALO DE NAVIDAD


Ayer recibí de parte de Winnie, un estupendo regalo de Navidad. Es una iniciativa que nació del blog Alas de Plomo y que consiste en ir regalando participaciones de lotería y traspasando la suerte entre blogs. La verdad es que como soy un poco torpona para estas cosas, creo que el regalo es más simbólico que real, sin embargo, si pincháis sobre el enlace de Alas de Plomo podréis leer las normas del "invento" y cómo conseguir vuestra participación en el sorteo del día 22 de diciembre.
En principio, mi obligación es traspasar la suerte a cinco blogs. Creo que si nos tocara el gordo no saldríamos ni a euro cada uno porque de aquí al 20 de diciembre (fecha tope para participar) este décimo casi le habrá dado la vuelta al mundo. De todos modos no es el dinero lo importante, la importancia de esta iniciativa radica en la capacidad de compartir y desear lo mejor a los demás.
Con la advertencia de que yo no soy depositaria de nada, de que os leáis bien las normas para conseguir vuestra participación, y de que transmito este regalo con todo mi aprecio y consideración, pero sin poder asegurar que haya premio, aun en el caso de que lo haya, estos son mis cinco blogs:
Suerte a todos.

sábado, 5 de diciembre de 2009

FLORILEGIO

Continuando con EL PINTALABIOS, os ofrezco el florilegio que aparece recogido en la solapa de la contraportada del libro. Se trata de un conjunto de frases que, en principio, nada tienen que ver entre sí, puesto que corresponden, cada una de ellas, a cada uno de los distintos relatos que componen la antología. Hemos tenido sin embargo el acierto, o la casualidad actuó por su cuenta, de que, al unirlas, aun proviniendo de relatos diferentes, constituyan una historia casi independiente, un texto con vida propia. Que lo disfrutéis.

Verá, a mí siempre me han excitado los pintalabios.

¿Busca una marca especial?

Al llegar a casa lo primero que hice fue abrir el pequeño paquete y contemplarlo...

Unos golpes fuertes la sacaron de aquella contemplación.

¿Te gusta Aurora, es eso lo que querías?

... su madre... tenía de todos los colores. Su favorito era uno rosa intenso con brillo...

... el mismo que llevaba usando más de diez años.

... un secreto que yo había jurado no confesar y que me corroía por dentro como un ácido.

En aquel momento llamaron a la puerta.

Pero ella no estaba dispuesta a revelar lo que le estaba sucediendo.

La tristeza, los porqués y el desinterés por la vida, eran compañeros fieles...

Una mañana cargada de bruma, se presentó una mujer de carnes prietas... y labios de mandarina...

¿Se puede…? preguntó con una sonrisa.

Entonces, cogiste el pintalabios que guardabas en el bolso y te coloreaste los labios de rosa, para luego besarle varias veces en la mejilla...

martes, 1 de diciembre de 2009

¡YA LOS TENGO!



Pues sí, con este entusiasmo que podéis adivinar, os cuento que ya he recibido mis ejemplares de EL PINTALABIOS. Ha quedado genial, todo el trabajo y el enorme esfuerzo ha valido la pena porque tengo en mis manos un libro realmente precioso, por dentro y por fuera, así han opinado todas las personas que han tenido ocasión de verlo y de leerlo.
Ahora comenzamos una importante labor de promoción, que curiosamente se inició ayer con una entrevista en Tele Alicante, a la que comparecimos dos de las participantes en el libro, concretamente Rafaela Lillo y yo. Teresa Rico, presentadora del programa “Vamos de...”, se interesó por el proyecto desde que tuvo conocimiento de él, insistiendo en que acudiéramos a su programa. Nada más recibir el libro y comunicárselo nos citó de inmediato para que nos personáramos ayer en la grabación. El programa se emitirá el día 12 de diciembre por la noche, procuraré conseguir el vídeo y, si es posible, colgarlo por aquí.
Esto es sólo el comienzo. Somos siete autoras, siete personas cargadas de ilusión, con deseos de dar a conocer nuestra obra, estamos satisfechas con el trabajo realizado y queremos sacarlo adelante.
En cuanto a la distribución, también haremos lo posible para que el libro llegue al mayor número de librerías. ¿De qué sirve tanta promoción si después el libro nadie lo encuentra? De momento ya está a la venta a través de VISIÓN LIBROS, por tanto cambio gustosamente el letrerito de “PRÓXIMAMENTE A LA VENTA” que lucía la portada de EL PINTALABIOS a la derecha de este blog, por el de “YA SE PUEDE ADQUIRIR”. La editorial, por su parte, hará sus gestiones para introducirlo en importantes establecimientos. Seguiré informando a medida que tenga más datos.
Sólo me resta decir, en nombre de todas las integrantes de EL PINTALABIOS, que, como cualquier otro libro que sale al mercado, nos encantaría que llegara a muchas manos, que fuera leído y que pudiéramos recibir muchas opiniones de lectoras y lectores.
Aquí os dejo unas fotos de nuestro retoño.

jueves, 26 de noviembre de 2009

DE HOMBRE A HOMBRE

Hoy he visto a Laura después de mucho tiempo. Prácticamente no tenía noticias suyas desde que comenzó a salir contigo. Tú te encargaste de separarla de familia, amigos, trabajo y sobre todo de mí, porque soy hombre y la amé.
Recuerdo aquella tarde que nos encontramos en la puerta del cine. Ella hizo un gesto para saludarme y tú la agarraste del brazo con tanta fuerza que temí se lo arrancaras. Desvié mi mirada, no quería contribuir a su visible humillación. Pero no sólo yo me di cuenta. Otros amigos comentaban cosas. Decían haberla visto por la calle con la cara amoratada y algunos hematomas en los brazos. Ella lo justificaba explicando que tenía un problema en la sangre; llegamos a preocuparnos mucho, incluso pensamos que podía tener cáncer, había perdido bastante peso y su rostro, siempre bello y armonioso, se mostraba triste y enfermizo.
Pero tú la cuidabas con infinito amor. Eso decían sus padres y hermanos, menos mal que te había conocido. Sólo un pequeño inconveniente amenazaba vuestra unión, eras un poco celoso, pero no dejaba de ser una prueba más de tu inmenso cariño. Por eso su familia nos sugirió que nos alejáramos de ella, que os dejáramos vivir vuestra bella historia solos, sobre todo yo, porque la amé. Y les hicimos caso. Queríamos a Laura y de ningún modo pretendíamos perjudicarla. Gran error. No nos dimos cuenta de que olvidándonos de ella te ayudábamos a ti a incrementar tu poder, a convertirte en su dueño y a someterla de esa manera a tus crueles torturas. ¿Te sientes un vencedor?
Te diré algo. Yo he conocido a la Laura alegre, hermosa, llena de amor, con ganas de vivir, de divertirse, de soñar, a la Laura que existía antes de ti, a la que tú nunca llegaste a conocer porque se lo impediste. ¿Qué hiciste de ella? ¿Gozabas viéndola sufrir? ¿Preferías su rostro cubierto de lágrimas a su maravillosa sonrisa? ¿Te sentías con derecho a amarrar esa invisible cadena que habías colocado en su cuello? ¿Pero qué clase de persona eres? ¿Eres acaso un enfermo?
Siempre he tenido a Laura en mi memoria, un trocito de mi corazón le pertenece y hoy, después de tanto tiempo, la he vuelto a ver. Ha sido en el cementerio, su foto destacaba sobre el color negro del mármol, una foto que conozco muy bien porque yo se la hice, fue durante unas vacaciones en la playa. Estaba muy guapa con su pelo suelto sobre los hombros. Junto a la foto, un bonito ramo de rosas rojas lloraba.
Ése es tu triunfo. No sólo has sido capaz de robar la vida a Laura sino de destrozárnosla a todos los que la queríamos. Reza, no sé si Dios te perdonará, pero ninguno de los que la conocimos estamos dispuestos a perdonar.

Maribel Romero.

El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la Asamblea General de la ONU declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La fecha fue elegida como conmemoración del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo (1930-1961).

martes, 24 de noviembre de 2009

NUESTRA PROPIA SANGRE. Mariano Sánchez Soler

Acabo de leer Nuestra propia sangre, la obra con la que mi admirado Mariano Sánchez Soler, escritor, periodista de investigación, profesor de universidad y director de Mayo Negro en Alicante, obtuvo el pasado verano el XII Premio Francisco García Pavón de Narrativa. La novela, publicada por la editorial Rey Lear, narra la historia de un parricidio basado en hechos reales, que si bien el autor no desvela, es fácilmente identificable por los datos aportados. Se trata de un suceso que en los años ochenta conmocionó a todo el país, y especialmente a la sociedad catalana, cuando una madre confabulada con sus hijos, consiguió quitar de en medio al cabeza de familia, un pequeño constructor que había conseguido amasar algo de dinero.
A través de diferentes voces narrativas el autor nos introduce, en primera instancia, en un auténtico infierno, el que viven la madre y los hijos de la familia Sendra sometidos a los malos tratos del esposo y padre respectivamente. El acoso, las humillaciones, las vejaciones, los gritos, los golpes... son escalofriantes, se trata de la tortura llevada al extremo, es inimaginable que el mal trato en el seno de la familia pueda llegar tan lejos. El autor consigue, revelando estos datos, sumergir al lector en una auténtica revolución moral, una confrontación entre los principios que rigen la buena conducta y las necesidades imperantes en un momento dado, porque, tras descubrir la brutalidad a la que eran sometidos los miembros de la familia por parte del padre, uno se pregunta sin ningún tipo de remordimiento por qué no lo matarían antes. Es una muerte absolutamente justificada hasta que descubres algunas sorpresas. Mariano dosifica muy bien la información, y una vez que se ha metido al lector en el bolsillo y lo ha solidarizado con una familia cruelmente maltratada, introduce nuevos datos que te hacen cambiar la visión de las cosas. Una conducta algo casquivana por parte de la esposa, determinados negocios que ésta inicia a espaldas de la familia y que la conducen a un serio endeudamiento, dos pólizas de seguro que su esposo tenía contratadas y que, en caso de muerte, la convierten, junto con sus hijos, en beneficiaria de una importante suma de dinero; todos estos datos llevan a pensar en una verdadera conspiración familiar para eliminar al cabeza de familia y solucionar de ese modo los problemas económicos. Estas sospechas cobran fuerza cuando, tras el asesinato, la esposa inventa una coartada. No es el comportamiento normal de una mujer rota que mata a su marido porque no puede más y teme por su propia vida y la de sus hijos; lo normal en este caso hubiese sido entregarse a la policía de inmediato, no alimentar una mentira hasta que las propias autoridades tienen que descubrir la verdad. La novela da tal giro que por un momento el lector llega a olvidar el infierno de los primeros capítulos para centrar la mirada en la esposa como asesina, lo que considero que no deja de ser una buena estrategia por parte del autor para provocarnos sentimientos encontrados.
Toda la historia invita a la reflexión, invita al descubrimiento de la verdad, y te hace posicionarte y observar los hechos desde distintos planos: el de víctima, el de verdugo, el de juez, el de testigo... Así es la estructura de la obra, un conjunto de testimonios, una amalgama de voces narrativas que te sumerge en las vivencias de cada personaje y que invita al lector a sacar sus propias conclusiones.
A mí me ha impactado, principalmente en los primeros capítulos, en los que las descripciones de los malos tratos ponen los pelos de punta, y más tarde con la aportación de nuevos datos, insospechados, que te dejan fuera de juego y provocan un giro en tus emociones. Una cosa sí me ha quedado clara: las verdaderas víctimas de esta historia fueron los hijos, difícilmente podrán ser alguna vez personas normales.
Novela muy recomendable para los amantes del género negro y sobre todo para aquellos que quieran conocer de manera clara y precisa el infierno que viven muchas familias con un maltratador en casa.

jueves, 19 de noviembre de 2009

EL PINTALABIOS: UN PROYECTO COLECTIVO


Hace poco os hablaba de un proyecto colectivo que me tenía muy ilusionada y que ocupaba buena parte de mi tiempo. Pues bien, os puedo decir que ese proyecto, esa idea que surgió hace meses entre un grupo de amigas y compañeras de letras, está a punto de convertirse en una realidad.
El libro, a día de hoy, se encuentra en proceso de imprenta, y si todo transcurre según lo previsto, lo tendremos en nuestro poder, y estará a la venta, en la primera o segunda semana de diciembre.

Como decimos en el prólogo:

“Un grupo de escritoras se reúnen para tomar café y preparar proyectos. La idea surge casi sin buscarla. Es primavera y todo ha comenzado a tomar color, como los labios. Piensan en la cantidad de historias que quedarán para siempre sin contar, y deciden rescatar algunas. Son historias divertidas, profundas, evocadoras, a veces extrañas... Historias recogidas en catorce relatos que giran en torno a un nexo común: el pintalabios.”

Pues sí, de este modo surgió el proyecto. Planeamos la posibilidad de crear un libro de relatos a partir de cero, nada de recopilar en una antología diferentes textos de cada una, sino adquirir el compromiso de escribir relatos nuevos, que tuvieran un nexo de unión, una seña de identidad, un símbolo que los identificara, y, puesto que todas éramos mujeres, pensamos que ese símbolo debía ser femenino. Alguien dijo “por ejemplo un pintalabios”. Y esa fue la palabra mágica. ¿Pintalabios? Oye, me gusta, es buena idea... Con el tiempo maduramos la posibilidad de crear el libro y a finales del verano nos pusimos manos a la obra. Son relatos muy diferentes, que abordan temas diversos, pero en todos ellos aparece un pintalabios. Es sorprendente lo que puede dar de sí ese pequeño artefacto que las mujeres llevamos en el bolso y cómo cada escritora ha sabido darle un protagonismo dentro de su particular historia. Debo confesar que estamos muy satisfechas con el resultado. Hemos trabajado duro, escribiendo, corrigiendo, montando el libro... pero dentro de poco vamos a ver el fruto de todo ese trabajo.

Nuestra idea fue que la obra saliera para la campaña de Navidad. Es un momento genial para lanzar un libro, y un regalo exquisito para amigas, novias, esposas, madres, hermanas, hijas, compañeras, vecinas, etc., sin que los caballeros que lo regalen pierdan la oportunidad de leerlo, ya que no es un libro para mujeres, sino un libro escrito por mujeres, a través del cual invitamos a todos los hombres a adentrarse en el universo femenino. Nos pusimos en contacto con VISIÓN LIBROS y el proceso hasta ahora ha sido rápido (maquetación, corrección de galeradas, diseño de portada...). Esperamos que todo siga igual y que pronto podamos disponer de nuestro PINTALABIOS.

Las autoras participantes son: Rafaela Lillo, Manuela Maciá, Paqui Pérez Gallego, Maribel Romero Soler, Teresa Rubira Lorén, M.ª Ángeles Salas Moneo y M.ª Mercedes Tormo Muñoz.

Siete escritoras y catorce relatos. Ya os contaré más.

viernes, 13 de noviembre de 2009

TABLÓN DE ANUNCIOS

Le debo a mi amigo José Ignacio Señán ser conocedora de esta noticia, ya que fue él quien me la comunicó. He resultado finalista, en la categoría de relato hiperbreve, de la XIV edición del concurso “TODOS SOMOS DIFERENTES”, convocado por la Asamblea Juvenil de Derechos Civiles, en colaboración con la FUNDACIÓN DE DERECHOS CIVILES y el Instituto de la Juventud INJUVE. El concurso, de carácter internacional, se convoca en las modalidades de cuento, relato hiperbreve y fotografía.
A través de la página web de Premios Literarios (que es la que suelo consultar para ver los fallos de los certámenes) tuve constancia de los ganadores de esta edición (por cierto, felicito a Juana Cortés, de Memorias de un ahogado, por su tercer premio en cuento y la selección de otro más como finalista), pero no se me ocurrió buscar a través de otros medios el listado de seleccionados.
Esta lista se puede mirar en la página de CIVILIA (a ver si alguien más se lleva una sorpresa), y lo más interesante es que todos los trabajos seleccionados en las diferentes categorías formarán parte del volumen correspondiente a la XIV edición del certamen, un libro que, según me han comentado, es muy chulo.
Felicito también a José Ignacio Señán por su selección, en este caso, en la modalidad de fotografía. Y de nuevo gracias, amigo.

Pero no ha sido ésta la única noticia que me ha llegado en los últimos días. El pasado lunes recibí una llamada telefónica de la editorial La fragua del trovador, de Zaragoza, para comunicarme que un cuento mío había sido seleccionado en su QUINTO CONCURSO NAVIDEÑO, que en esta ocasión se convocaba en el género de cuento corto y modalidad infantil-juvenil, con tema libre, y que por tanto formará parte del libro MIRADAS DE NAVIDAD 5.
Este proyecto es muy especial porque los libros MIRADAS DE NAVIDAD, en ésta y en las anteriores ediciones, siempre han tenido carácter benéfico, y los ingresos obtenidos por su venta van destinados a diferentes entidades. En esta ocasión el beneficiario será el Colegio Público de Educación Especial Rincón de Goya, de Zaragoza. Sólo por poder contribuir a esta causa me siento satisfecha, pero es que además los libros MIRADAS DE NAVIDAD son preciosos, parecen paquetes de regalo y van acompañados de una bonita felicitación. Pronto recibiré mi ejemplar.

Pero aún no he acabado. Si en el libro correspondiente a la XIV edición del certamen “TODOS SOMOS DIFERENTES”, voy a coincidir con Juana Cortés y con José Ignacio Señán, en éste, el de MIRADAS DE NAVIDAD 5, también voy a tener la suerte de coincidir con otra amiga. Se trata de Marien Garrido, LadyPetera, que una vez más resulta seleccionada en un concurso y a la que felicito de corazón. Y es que en el fondo somos una pequeña gran familia.

Desde aquí doy las gracias a las entidades convocantes.

domingo, 8 de noviembre de 2009

YO NO SOY DE FACEBOOK

En cuestión de unos meses he recibido invitaciones de distintos amigos para registrarme en Facebook. Son amigos de mi confianza, a los que admiro y respeto, y con los que mantengo contacto a través de otros medios, sean virtuales o no, sin embargo no acepté la invitación, o dicho de modo más suave decidí no registrarme. ¿Por qué? Sencillamente porque creo que quiero negarme a más adicción al ordenador. Tengo cinco cuentas de correo electrónico que abro a diario, tengo un blog que trato de actualizar con frecuencia en cuanto a sus contenidos, y que reviso varias veces cada día para atender los posibles comentarios y mantenerlo vivo. Visito con mucho gusto a mis amigos blogueros, participo en sus entradas, las comento, y estoy siempre pendiente de sus contestaciones; soy miembro de varios foros y de un grupo literario con el que mayoritariamente me comunico a través de una cuenta de correo, y además de todo esto, escribo. Es decir, más ordenador. ¿Qué tiempo me queda para Facebook?

Alguien me dijo en una ocasión que “hay que tener presencia en Facebook”, me lo dijo como una sentencia, del mismo modo que se ha llegado a decir que una empresa que no tiene página web no existe. ¿Pero qué necesidad hay de exhibirse? ¿A quién nos mostramos?

Recientemente recibí un e-mail advirtiendo de los peligros de Facebook y de otras redes sociales y la verdad es que es como para ponerse en guardia. Sé que a este tipo de envíos no les solemos prestar demasiada atención y que, desde la buena fe, no creemos que nadie sea capaz de utilizar la información obtenida a través de nuestros perfiles, fotos o comentarios para hacernos daño, sin embargo, eso de que “todo el mundo es bueno” no deja de ser una entelequia. Se ha demostrado que algunos secuestradores utilizaron estos medios como fuentes de información para llevar a cabo sus actos delictivos. La fórmula es que entran en la red y ven los rostros, las casas, los coches, las fotos de los viajes... y se hacen una idea del nivel social y económico de los que ahí aparecen. Un verdadero peligro.

Pero vamos a centrarnos en problemas menos graves. Os copio parte del e-mail que recibí y que creo os interesará:

“Lo que muchos usuarios no saben es que de acuerdo a las condiciones del contrato que virtualmente asumen al hacer clic en el cuadro “acepto”, los usuarios le otorgan a Facebook la propiedad exclusiva y perpetua de toda la información e imágenes que publican”. “Automáticamente autorizan a Facebook el uso perpetuo y transferible, junto con los derechos de distribución o despliegue público de todo lo que cuelgan en su página web”.

Yo no puedo asegurar que esto sea cierto, pero sí estoy segura de que muchos de los usuarios que en cualquier tipo de servicio a través de la red acaban pinchando un recuadro donde pone “acepto”, no han leído las condiciones del servicio. A mí me ha ocurrido más de una vez. Para abrir una cuenta de correo, para registrarme en un foro, descargar un programa informático o incluso enviar un microrrelato a un concurso. Siempre hay unas condiciones generales que cuando las despliegas para leerlas resultan una verdadera pesadilla, farragosas, letra pequeña, demasiados artículos... Acabas pinchando en “acepto” porque sí, porque piensas que no será tan grave.

Creo que merece la pena reflexionar sobre esto, principalmente reflexionar sobre el tipo de relaciones sociales que deseamos o que priman en nuestras vidas. En el mundo virtual ofrecemos la mejor cara, repartimos una cantidad de abrazos, besos y achuchones que nunca daríamos en persona a nuestros amigos de siempre. Nos pasamos media vida delante del ordenador (es lo primero que conectamos al llegar a casa), y creo de manera sincera que mayormente es bueno. Nos sirve para disfrutar, para conocer a gente maravillosa con la que nunca nos hubiésemos tropezado en una cafetería o en cualquier esquina, personas con nuestras mismas inquietudes, nuestros mismos gustos; hombros amigos donde apoyar la cabeza, experiencias en las que nos sentimos identificados, vivencias que bien podríamos haber narrado nosotros mismos. El grado de empatía es enorme, pero ¿qué estamos perdiendo?, ¿qué dejamos de lado? ¿Quizá más relación familiar?, ¿más encuentros con los amigos de carne y hueso a los que podemos tocar y oler?, ¿más tiempo para nosotros mismos?

Ahí lo dejo. Es un tema que me apetecía tratar. Por mi parte puedo deciros que me siento orgullosa de mis amigos virtuales, he tenido la suerte de conocer a gente magnífica que de otro modo nunca hubiera conocido, me aportan mucho y aprendo con ellos, disfruto y los necesito, pero también me va apeteciendo salir un rato en bicicleta, reunirme con mis compañeros del grupo literario, tomar un chocolate con churros con mi madre, disfrutar más de mi familia, escribir, leer. Y creo que tener tiempo para la vida real implica sacrificar algo de la vida virtual. ¿Para qué más adicción, más obligaciones, más ordenador, si tal y como están las cosas me siento satisfecha?

Lo dicho, yo no soy de Facebook. ¿Y tú?

jueves, 5 de noviembre de 2009

GRACIAS, SERGIO ASTORGA

Sergio Astorga es un artista con todas las letras. Muchos ya lo conocéis; y a los que no, os invito a visitar sin más demora su incomparable espacio Antojos, plagado de buena literatura y buena pintura.
Siguiendo una tradición festiva mexicana, asociada al mes de noviembre y a la fiesta de los muertos, Sergio me ha regalado una calaverita visual, que como os podéis imaginar, es la que luzco orgullosa en la cabecera de este blog. Preciosa ¿verdad? Cuánto más la miro más me gusta y menos creo merecerla porque es un trabajazo. Parece bordado, diría mi madre. La calaverita visual viene acompañada, además, de unos hermosos versos que también transcribo, y ya de paso, me permito buscar y traer la calaverita que me dedicó el año pasado, prueba irrefutable de que, no sólo nosotros estamos vivos, sino de que nuestra amistad sigue viva. Muchísimas gracias, Sergio.

Para Maribel Romero

Es mas turquesa en febrero
la mar entre los moluscos.
Los litorales marinos
se tiñen de pescadores,
y las naves serpentinas
abren el surco de sal
para mojar al Romero.

Antiguas leyes de espuma
saben que el búho de mar
andaba enredado en algas
antes de poder volar.

El faro en el astillero
ya lo tienen ensendido
y las palabras ocurren
como peses coloridos.

Ay...
!Cuanto azul en tu pañuelo!
Sergio Astorga


Calaverita 2008
Para Maribel


Soñaba con los azules
como si fueran recuerdos
y era el mar envuelto en tules
el que lloraba de celos.

De noche fue consentida
de las hojas de abedules.
De manzana su bebida
y como almohada, las nubes.

Dicen que fue por febrero
cuando le cambio la vida,
un encanto marinero
aceleró la partida.

Por las noches ella prosa
con la sonrisa a babor
y en la ola ella retoza,
tiene derecho de autor.

Vuelen gaviotas al puerto
y digan que Maribel
es la que ofrece el concierto
con notas de cascabel.
Sergio Astorga

Las calaveritas son versos octosilábicos festivos, que ironizan o exaltan una cualidad, no son macabras y no son ofensivas, si criticas.
Más información aquí.


miércoles, 4 de noviembre de 2009

ANTOLOGÍA III PREMIO OROLA


Ando muy liada últimamente con un proyecto colectivo que ya va tomando forma. Se trata de un libro de relatos en el que hemos participado siete amigas, siete compañeras de letras con diferentes estilos y diferentes visiones literarias, pero con una ilusión común. Los relatos son tan distintos como nosotras pero todos ellos giran en torno a un mismo símbolo que ya comentaré. Es algo muy especial a lo que me estoy dedicando (como coordinadora del proyecto) en cuerpo y alma, pero que nos va a dar la satisfacción de poder ver la obra en el mercado para la próxima Navidad. Ya hablaré de ello en las siguientes entradas.

Esta dedicación casi exclusiva me ha llevado a pasar por alto alguna noticia que merece ser destacada. Y eso es lo que hago en este momento al presentaros la Antología del III Concurso de Vivencias Premio Orola 2009.

“Pero, ¿qué es un vivencia?”, preguntaba alguien.
“No queremos hacer una definición excesivamente cerrada para dejar espacio a la creatividad. ¿Hay algún concepto, experiencia vital, sentimiento, etc., que le mueva a meditar, pensar y sintetizar? Esta reflexión breve y poética será una vivencia”, contesta la editorial organizadora del premio.

Pues bien, bajo este concepto de vivencia, la editorial OROLA recibió, de enero a marzo de 2009, la cantidad de 2.045 originales procedentes de todo el mundo, y entre ellos procedió a elegir a los tres ganadores y a seleccionar 150 textos que son los que forman parte de la antología.

Una vivencia mía está incluida en el libro. Se trata de LA CASA ABANDONADA. Curiosamente, una segunda vivencia que también presenté, EL ÁRBOL, no fue seleccionada en OROLA pero sí lo fue posteriormente en el II Premio Algazara de Microrrelatos convocado por Editorial Hipálage, y ya forma parte de otra antología: MÁS CUENTOS PARA SONREÍR.

El pasado 28 de octubre se celebró en Madrid, en la Biblioteca del Centro Cultural "El Águila", una gran fiesta de entrega de premios y de presentación del libro, con reparto de ejemplares a todos los seleccionados. Recibí la correspondiente invitación y por supuesto que me hubiese encantado acompañar a los demás autores y a los miembros de la organización en este bonito acto, pero no está la economía últimamente como para desplazarse a Madrid un miércoles por la noche (lo que implica pernoctar) para recoger un libro. Me consta que fue una gran fiesta y aquí tenéis las fotos y el reportaje. Se entregaron los premios, se leyeron los florilegios (extractos de cada vivencia seleccionada, éste incluye el de la mía, punto 4), fue un excelente encuentro de convivencia entre escritores, y todo acabó con buena tertulia y buen vino.

Felicito a OROLA por organizar así de bien las cosas y, humildemente, espero recibir el libro que me corresponde en mi casa. Ojalá los tiempos cambien y la suerte ponga en mi camino otra oportunidad para poder asistir a un evento de estas características.

sábado, 31 de octubre de 2009

LO SIENTO


Él, lleno de ardor y desprecio, pensaba en el final. Ella, se entregaba al momento con verdadero placer. Un hondo gemido y diez uñas clavadas en la espalda lo hicieron acabar. Antes de prender el cigarrillo le dijo la verdad.
—Lo siento, pero no te amo, ésta es mi venganza hacia tu marido por haberme despedido del trabajo.
Ella no pestañeó. Comenzó a vestirse despacio, firme como un soldado, elegante como una bailarina rusa.
—No te preocupes, cariño, yo tampoco te amo, ésta es mi venganza hacia mi marido por haberse acostado con tu mujer.

Maribel Romero Soler.

martes, 20 de octubre de 2009

ANUNCIOS


“Soy tu ginecólogo. Ven a verme”. Me pareció un mensaje bastante inusual el que mostraba aquel panfleto publicitario, pero lo doblé por la mitad y lo guardé en el bolso. Mientras me dirigía al juzgado para retirar la resolución judicial correspondiente a mi último caso, un juicio penal por omisión de alimentos, reflexionaba sobre las palabras del director del bufete: “son muchos gastos; alquiler, sueldos, impuestos... Si en el plazo de un mes no consigues más clientes me veré en la obligación de despedirte”. Yo tenía dos hijos, una hipoteca y una madre enferma, pero a nadie le importaban mis problemas. Aquel folleto me dio la idea. Me dirigí a las oficinas del periódico local y contraté un anuncio para la sección de contactos. “Soy tu abogada. Cariñosa y discreta. Con o sin toga. Llámame”. Conseguí aumento de sueldo y el título de empleada del mes.
Maribel Romero Soler.
...
Microrrelato seleccionado en el mes de octubre en abogados.es
Palabras obligatorias: plazo, panfleto, ginecólogo, resolución e impuestos.

jueves, 15 de octubre de 2009

MIGUEL HERNÁNDEZ 1910-2010








Miguel Hernández, el poeta del pueblo, nació en Orihuela (Alicante), el día 30 de octubre de 1910. Pronto se celebrará el noventa y nueve aniversario de su nacimiento y la ciudad de Orihuela ya ha declarado el 2010 como “Año Hernandiano”. Son muchas las actividades previstas para conmemorar el primer centenario del nacimiento del poeta, tanto en su ciudad natal como en otras. A modo de anticipo, el ayuntamiento de Elche ha editado, con motivo del inicio del curso escolar 2009-2010, una agenda para regalar a todos los alumnos de primaria. Es una bonita iniciativa para que los chavales conozcan un poco más la figura de Miguel Hernández, ya que la agenda viene salpicada de datos biográficos, versos y dibujos del poeta.
La vinculación de la familia de Miguel Hernández con la ciudad de Elche es enorme, puesto que es el lugar que eligió su viuda, Josefina Manresa, para instalarse con su hijo Manuel-Miguel cuando éste contaba con once años de edad. En Elche murieron ambos, y es en Elche donde siguen viviendo la nuera y los nietos del poeta, grandes defensores de su legado.
Conocí a Josefina Manresa y a su hijo hace muchos años. A ella la recuerdo como una mujer enlutada y triste. A él, con un gran parecido físico a su padre (por las fotos que conocemos del poeta).
Guardo una anécdota que hoy voy a contar. Trabajaba yo entonces en una gestoría administrativa, y Josefina y su hijo eran clientes del despacho. En una ocasión, mi jefe trataba de indicarle a Josefina dónde se encontraba determinado establecimiento y le dijo: “Es en la calle 13 de septiembre”. Josefina se puso en guardia de inmediato y le replicó: “Por favor, me ofende usted, es calle Poeta Miguel Hernández”. Y estaba en lo cierto. En aquella época de rebautizar calles, la de 13 de septiembre había cambiado su nombre por el de calle poeta Miguel Hernández y todavía hoy lo conserva.
Pero no era éste el motivo de la entrada. El motivo de esta entrada es el de mostraros algunos de los dibujos que Miguel Hernández realizó durante su estancia en la cárcel y que ilustran buena parte de la agenda escolar. Yo, al menos, no los conocía, y me han causado una grata impresión. Son dibujos privados que el poeta realizó para su hijo. Solo os pongo tres, hay muchos más y a mí me parecen todos muy hermosos.
Podría terminar con algunos de sus bellos versos pero como seguro que conocéis muy bien su obra y yo ya he abusado de ella en otras entradas, voy a acabar con algunos de esos datos biográficos que recoge la agenda a modo de pinceladas, con la esperanza de poder aportar algo nuevo.

- En 1925 escribe sus primeras poesías mientras en el monte pastorea las cabras.

- En 1930 forma con otros amigos el grupo poético la Tahona. Aparecen sus poesías en diversos periódicos y revistas.

- En 1931, la ciudad de Elche (Orfeón Ilicitano) le concede a Miguel su primer y único premio poético.

- A finales de 1931 realiza su primer viaje a Madrid buscando la fama. Le supuso un fracaso al no encontrar apoyo ni trabajo.

- En 1933 publica en Murcia su primer libro: Perito en lunas. Conoce a Josefina Manresa, su futura mujer.

- Como soldado de la República actúa en diversos frentes de la Guerra Civil.

- Los dibujos de la agenda los hizo Miguel Hernández en las cárceles donde estuvo.

- Entre 1940 y 1941 pasa por un calvario de cárceles.

- El 28 de marzo de 1942 muere en la enfermería de la prisión de Alicante. Está enterrado en este cementerio. Tenía 31 años de edad.

domingo, 11 de octubre de 2009

PLANETA VIDA

Se me fue la mano, lo siento pero se me fue la mano. Yo, científico emérito, graduado por la más prestigiosa universidad del planeta Vida, sólo quería descubrir la inmortalidad. Harto de enterrar a mis seres queridos, a mis mascotas, a los vecinos del barrio, a mis compañeros de profesión e incluso a algún enemigo reconocido, decidí jugar a ser Dios. No fue difícil. Los avances tecnológicos todo lo permiten. Todo. Hasta llegar a la deshumanización. Y ahí está el secreto. Corazones viscosos, palpitantes y sucios son sustituidos por máquinas perfectas, mecanismos de precisión que apenas necesitan mantenimiento. Los cerebros dan más problemas, porque piensan. Y se niegan a la intervención mientras conservan un mínimo de lucidez, hasta que los sedantes los dejan dormidos para siempre. Cuando despiertan no existen. Son pequeñas computadoras de gran exactitud las que ocupan las cabezas que antes eran pensantes. El resto no genera problemas. Sólo somos un conjunto de tubitos huecos, fibras y músculos fácilmente sustituibles y un esqueleto débil. Una obra realmente mediocre.
Pero se me fue la mano. Hoy cumplo dos mil años y estoy harto de ver a la misma gente. No nace nadie, se me olvidó el pequeño detalle de preocuparme de la reproducción. Somos un planeta viejo, un conjunto de seres oxidados y aburridos de vivir. No tenemos nada nuevo que contar cada día, ni siquiera una ilusión. Muchas personas me piden que volvamos a ser como antes pero ya no es posible. Con el corazón se nos fueron los sentimientos y con el cerebro el instinto. Y no sé qué hacer. Las máquinas, en el fondo, no somos tan inteligentes.

Maribel Romero.

sábado, 3 de octubre de 2009

MI EXPERIENCIA COMO JURADO (III)

La verdad es que en esta tercera parte ya me queda poco que añadir. Os explicaré el funcionamiento de la segunda fase del certamen, pasaré a daros mi opinión personal sobre determinados aspectos y contaré algunas curiosidades o anécdotas.

En las entradas anteriores os hablaba del sistema a seguir para seleccionar obras durante la primera fase del certamen, la más demoledora por llamarla de algún modo, puesto que es la que elimina de un plumazo un ochenta por ciento de los trabajos presentados. Os podéis imaginar que las obras que superan esa primera criba son de gran calidad y por tanto el trabajo de la segunda fase es todavía más minucioso. Los aspectos a valorar siguen siendo los mismos, pero aquí todo cuenta, por eso os decía en la anterior entrada que hay que cuidar hasta el último detalle y esos pequeños errores que el jurado pasó por alto en primera instancia porque la historia merecía la pena, pueden dejar la obra fuera en la segunda fase porque tiene serias e importantes competidoras.
Como ya dije anteriormente, en la segunda fase los jurados leemos todas las obras y en este caso ya no descartamos ninguna, sencillamente procedemos a dar una valoración, a emitir un voto a cada una de ellas. Un voto de 0 a 10. Ni en la primera ni en la segunda fase del certamen los jurados intercambiamos puntos de vista ni comentamos nada de nuestras deliberaciones, ni siquiera hablamos entre nosotros, cada uno hace su trabajo en privado y la plantilla final con todas las votaciones es enviada a la organizadora, que es la encargada de hacer el recuento y de nombrar al ganador y a los finalistas, una vez abiertas las plicas, en base a los resultados obtenidos. Sólo entonces nosotros, los miembros del jurado, conocemos el resultado final, descubrimos cuál es el relato ganador y el nombre de su autor, así como de los finalistas.

Y bien, terminado ya el proceso de selección voy a tratar de satisfacer alguna curiosidad. Alicia me preguntaba qué pienso yo cuando leo algún relato de “poca calidad”.
Os diré que leo todos los relatos desde el mismo respeto, yo también escribo, conozco la ilusión que cada uno pone en su trabajo literario y sé que lo hace lo mejor que puede y sabe. Cuando leo un relato de “poca calidad” pienso que, casi con toda seguridad, su autor quedó muy satisfecho con él, cree que es bueno y está deseando que se cumplan los plazos y se produzca el fallo porque piensa que tiene posibilidades. Esto nos ha ocurrido a todos, sobre todo cuando empezamos, pero tranquilos, es una “enfermedad” que se cura con el tiempo.
Es quizás cuando leemos las obras ganadoras o finalistas de un certamen (aunque no siempre ocurre) cuando somos capaces de vislumbrar una calidad literaria superior a la de nuestro relato y cuando tratamos entonces de crecer y perfeccionarnos.

Por último os dejo algunas curiosidades, anécdotas y reflexiones personales a modo de pinceladas. Espero que el contenido de estas tres entradas os haya podido ser útil.

- El nivel de calidad de los trabajos presentados es aceptable.
- Nunca he puntuado con un 10, sí con algún 9.
- El amor sigue siendo un tema muy recurrente en la literatura.
- En algunos casos he observado buenas historias pero mal escritas o mal planteadas. Lo resumiría diciendo que veo mucha ilusión pero poca formación.
- El proceso de aprendizaje debe ser constante. Siempre hay que intentar “saber más”.
- Leer a nivel de valoración también es un disfrute, cuando cae en nuestras manos un buen relato lo disfrutamos. Yo, incluso, lo releo.
- Como las bases del certamen no establecen normas en cuanto a los márgenes, hay participantes que presentan trabajos a doble espacio y con un máximo de cuatro folios (lo exigido) pero apurando el papel por todos lados, sin dejar margen ni a derecha ni a izquierda ni arriba ni abajo. A la hora de proceder a la lectura resulta incómodo.
- En tema libre todo tiene cabida pero yo aconsejaría que los cuentos o relatos estrictamente infantiles compitieran en certámenes de su género.
- Hablando de temas, es interesante indagar un poco sobre la asociación, institución, etc. que convoca el certamen y, si es posible, leer las obras ganadoras de otras ediciones, nos ayudará a conocer los “gustos literarios” de esa organización en particular. Si el concurso lo convoca la Cofradía del Cristo de los Siete Clavos no es cuestión de enviar un relato erótico, y quizás si la organizadora es una Asociación de Mujeres, dé más importancia a relatos de corte social, igualdad de género, etc. Es por esto que en ocasiones, cuando leemos el relato ganador de un determinado concurso, no nos gusta y ni siquiera lo consideramos mejor que el nuestro. Posiblemente sea cierto, lo que ocurre es que ese relato ganador resultó ser el más adecuado para el tipo de concurso del que se trataba.

Y colorín colorado...

martes, 29 de septiembre de 2009

MI EXPERIENCIA COMO JURADO (II)

Siguiendo con el tema, y tal y como os comentaba en la anterior entrada, no es de extrañar que un jurado acabe leyéndose, entre las dos fases del concurso, un número de relatos que oscila entre 90 y 100, lo cual tampoco está nada mal.
Antes de comenzar a hablar propiamente de la valoración, y para satisfacer alguna curiosidad, os diré que los miembros del jurado de un certamen literario suelen ser en la mayoría de los casos escritores o personas vinculadas a la literatura (periodistas, profesores, correctores...), también se recurre a gente con formación lectora, a premiados de anteriores ediciones del mismo certamen o gente con experiencia en concursos. Lo normal es que los miembros del jurado se den a conocer antes de producirse el fallo.
¿Cómo se realiza la valoración? En la primera etapa comenzamos por descartar los trabajos que no cumplen las bases. En realidad es un porcentaje muy bajo si lo comparamos con el total de obras recibidas pero alguno hay. Apuntaré que los relatos rechazados quizás sean magníficos pero ni siquiera son leídos.
Una vez cumplidos los aspectos formales ¿qué tratamos de encontrar en un texto? Una buena historia, que esté bien contada y que esté bien escrita. Si prestáis atención a estos tres puntos os daréis cuenta de que son bien distintos y a la vez muy complementarios.
Como no tenemos memoria de elefante para guardar los cuarenta o cincuenta textos diferentes que nos corresponden en primera instancia os diré cuál es mi técnica de trabajo. Leo detenidamente un original y me produce una impresión (como os pasa a todos los que leéis cualquier relato), pero además yo estoy valorando para un concurso, por tanto esa impresión está basada en una serie de aspectos que después explicaré. Anoto en un folio el título del texto leído y a continuación unos breves apuntes que en un momento dado me sirven para recordar el relato. Apuntes del tipo: “Tema original”, “demasiadas faltas de ortografía”, “bien enfocado y mal resuelto”, “muy malo”, “magnífico, es un gran relato” (Son simples ejemplos, no tienen por qué corresponder a la realidad). Y por último doy una valoración numérica. De este modo es fácil descartar unos y seleccionar otros. Si tengo que seleccionar un total de ocho textos y hay doce empatados en puntuación releo y decido.

Aspectos a tener en cuenta.-
Faltas de ortografía.- Todos las cometemos, es inevitable, pero hay que cuidar este aspecto. Las más perdonadas son las tildes, tanto las ausentes como las presentes indebidas, también se puede perdonar una coma mal puesta o un punto y aparte que se quedó en punto y seguido. Lógicamente hablo de perdonar cuando la historia vale la pena en otros aspectos, tiene un buen tema, está bien tratado, bien escrito y transmite.
Como sabemos, después de los signos de interrogación o de exclamación no se usa el punto (ya está implícito en el propio signo), sin embargo algunos escritores lo siguen usando, esto no es suficiente para descartar un relato si tiene otros ingredientes que lo hacen muy atractivo. Pero no os relajéis. Hablo de la primera fase de valoración, en la segunda hay mucha calidad y por tanto este error puede ser un motivo suficiente para ser desbancado por otro texto más correcto. Otras faltas de ortografía son sencillamente imperdonables, no se puede esperar un buen texto de quien escribe como un párvulo. Mi consejo es revisar muy bien los textos antes de enviarlos a concursar, nunca enviéis un relato recién escrito, esperad unos días y volved a leer. Y por supuesto mucho uso de diccionario, que para eso están.

Originalidad.- Pues es importante, no vamos a negarlo. Originalidad en el tema escogido, en el enfoque, en la estructura, en el inicio del relato, en el impacto final. Hoy en día está casi todo dicho y casi todo escrito y debemos intentar sorprender. Os puedo decir, a modo de curiosidad, que el amor sigue siendo un tema muy recurrente en la literatura, desde cualquier perspectiva, pero sigue estando muy presente en los textos de los participantes. También os diré que es fácil identificar un texto que ha sido presentado previamente sin éxito a otro concurso temático. Me explico. Todos reutilizamos nuestros textos, y cuando no son premiados en un certamen los presentamos a otro distinto. Hasta ahí es una práctica habitual. Lo que ocurre es que si ese texto lo habíamos escrito para un concurso sobre “el vino”, “la igualdad de género”, “el mar” o “la inmigración” y después lo presentamos a un concurso de tema libre se nota. Si en un paquete de cincuenta relatos encontramos cinco o seis que hablan de la reproducción de las ranas en las charcas, pues, qué queréis que os diga, el tema puede ser original en principio, pero deja de serlo muy pronto. Sé que esta práctica es totalmente lícita y que cada autor es dueño de presentar su obra a los concursos que desee (en tema libre se admite todo), pero mi consejo es que los relatos que se vayan a reutilizar (principalmente los muy temáticos) sean a su vez reciclados, transformados de algún modo, para que no dejen una constancia expresa de que ya vienen rebotados de otro concurso y que por tanto no pasaron la criba de otro jurado.
La originalidad es un aspecto más, ni es el único ni el más importante, pero conviene tenerla en cuenta.

Capacidad para transmitir el mensaje.- Muy importante. Hay relatos perfectamente escritos que no nos dicen nada, no nos sacuden por dentro, no nos hacen vibrar, transmiten las mismas emociones que un parte meteorológico, bueno, bien pensado el parte meteorológico puede transmitirnos más porque si nos augura lluvia para el fin de semana que pensábamos pasar en la playa nos puede poner de muy mal humor. No sólo hay que contar, hay que transmitir, hay que provocar un sentimiento en el lector. Hay otros relatos peor escritos, sin un léxico tan despampanante ni un tema tan exótico, a los que les faltan dos tildes y les sobran tres comas, que no nos dejan indiferentes.
Y llegados a este punto hablaré del famoso “factor X”. No sé en qué programa nació el famoso “factor X”, creo que en alguno de esos cazatalentos que tan de moda están. Pues bien, quizás sea una buena forma de explicar esa capacidad de transmitir de la que os hablaba. Hay relatos con “factor X”, no están mejor escritos que otros pero son capaces de convulsionarte, de provocarte una emoción y eso es un mérito de su autor y una capacidad, que como todas, se puede lograr a base de ejercicio.

Bueno, amigos, como veo que la entrada me queda demasiado larga, voy a acabarla aquí. Me obligaré a concluir el tema en una tercera entrega. Os hablaré de la segunda fase de selección, de mis impresiones personales y de algunas curiosidades. Hasta entonces si así os apetece.

viernes, 25 de septiembre de 2009

MI EXPERIENCIA COMO JURADO (I)

Hace unos meses os comentaba sobre mi labor de miembro del jurado del Certamen Internacional de Relato Breve LA LECTORA IMPACIENTE y os decía que más adelante dedicaría una entrada a este tema. Creo que ha llegado el momento.
Seguro que muchos de vosotros habéis participado en alguna ocasión en un concurso literario, lo hacéis con frecuencia o pensáis intentarlo pronto. Seguro que en alguna ocasión os habéis formulado preguntas del tipo: ¿leerán todos los textos?, ¿habrán aceptado mi obra?, se me olvidaron dos tildes ¿la habrán descartado por eso?, ¿le dan importancia al tema elegido?...
Bien, yo sólo puedo hablar de mi experiencia como jurado en éste y otros certámenes, pero confío en que la dinámica general de todos los concursos sea, si no idéntica, bastante parecida.
En primer lugar os diré que, en la actualidad, el índice de participación en cualquier tipo de certamen es elevadísimo. Las herramientas que hoy tenemos al alcance de nuestra mano (Internet, envíos telemáticos, envíos por e-mail) invitan a participar a muchas personas que, quizás, si tuvieran que mandar una carta certificada a través de la oficina de correos no lo harían. No es descabellado que un certamen que admite envío por e-mail reciba cuatrocientas o quinientas obras, y si el premio es muy sustancioso todavía más.
Cada miembro del jurado NO puede leer todas las obras, resultaría imposible si de lo que se trata es de cumplir plazos (normalmente los fallos suelen producirse un par de meses o tres después del cierre del plazo de presentación y durante ese periodo de tiempo hay mucho trabajo que hacer).
Yo además añadiría que NO pueden y NO deben hacerlo por pura higiene mental, para evitar intoxicaciones literarias. No es lo mismo leer 50 textos que 500 (además de que se necesitaría como mínimo un año), pues una cosa es leer por placer y otra leer para valorar.
Dicho esto es fácil adivinar que la primera etapa, una vez finalizado el plazo de presentación del concurso, consiste en dividir el número de trabajos recibidos entre el número de miembros del jurado (de esto se ocupa la organizadora) y después remitir a cada uno su “paquete” correspondiente.
Os diré que los jurados en ningún momento conocemos el nombre de los autores de cada texto, ni siquiera el seudónimo, recibimos exclusivamente las obras. Las plicas quedan en poder de la convocante y cuando se produce el fallo y ella da a conocer los nombres, es cuando también los conocemos nosotros.
En esa primera etapa cada jurado selecciona un número de obras y descarta el resto. Las obras seleccionadas por cada uno pasan a la segunda fase y es en esta segunda fase donde cada miembro del jurado SÍ lee todas las obras y procede a realizar una votación.
Los resultados de la votación (de este asunto se vuelve a ocupar la convocante) dirán quién es el ganador y quiénes los finalistas. ¿Puede ocurrir que el ganador no sea el preferido de un miembro del jurado? Por supuesto, pero si esa fue la decisión de la mayoría hay que respetarla.
Hablando de respetos, os diré también que las bases de un certamen se elaboran para ser cumplidas. Aquéllos que dudan de si su obra será admitida o no, pueden tener la certeza de que si se ajusta a las bases será admitida. Pero los que intentan saltarse las normas con una clara intención de pasar un texto que no entra ni con calzador se quedan fuera. Pongo un ejemplo: si las bases exigen obras de un máximo de cuatro folios a doble espacio con letra tipo 12, en ningún momento será admitida una obra de cuatro folios a espacio y medio y letra tipo 11 porque claramente se está tratando de meter un texto que en realidad tiene seis folios.
Bueno, este tema da mucho de sí y lo voy a tratar, como mínimo, en otra entrada más. En esta primera entrega sólo quería hablaros de aspectos generales, será en la siguiente cuando ya hable de los trabajos. No lo haré de ninguno en particular, pero sí comentaré sobre el nivel de calidad de los participantes (siempre se suele decir después que fue elevadísimo), los temas elegidos, los enfoques, los elementos que se tienen en cuenta para valorar las obras y algunas curiosidades que creo os interesarán.

Por último sólo me resta decir que yo soy la única responsable de estas opiniones y en ningún caso los certámenes donde he intervenido o intervengo.

lunes, 21 de septiembre de 2009

LA POLÍTICA (COMO EL FÚTBOL) ES ASÍ


(En una rueda de prensa)

—Señor ministro, hay un descontento generalizado en todo el país. Ustedes prometieron que harían desaparecer el estrés y no lo han cumplido. ¿Qué tiene que decir al respecto?
—Mire caballero, estas cosas hay que tomarlas con cautela, en este momento prefiero no contestar a su pregunta.
—¿Y qué me dice de la manifestación que tuvo lugar ayer reclamando más felicidad?
—No le puedo contestar, lo siento. Acabo de arribar de Alemania y no estoy informado.
—Pero esa manifestación estaba programada hace un mes.
—Sí, algo me suena, pero como le digo sin tener más datos prefiero no contestar a su pregunta.
—Señor ministro, dígalo claramente ¿tendremos menos estrés y más felicidad durante el mandato del actual gobierno?
—Mire usted, eso es también una cuestión de actitud, hay que proponérselo, sin ir más lejos, nosotros, los miembros del gobierno, estamos relajadísimos. Otra cosa no le puedo contestar.
—Por último —añadió una joven que se encontraba al fondo de la sala—, ¿hay alguna cuestión que sí pueda contestar?
—Mire señorita, en estos momentos y debido a la falta de mayor información, ya que aún no me he reunido con los miembros del gobierno, a esa pregunta no le puedo contestar.

Maribel Romero.

jueves, 17 de septiembre de 2009

OPERACIÓN REVISIÓN


Qué duro es el trabajo de revisión y corrección de una novela. Por fin me he decidido a revisar y pulir la última novela que escribí. La terminé hace aproximadamente unos cuatro meses y me hice el firme propósito de corregirla durante el verano, pero es ahora que estamos a punto de despedirlo, cuando me he animado a la difícil y siempre ingrata tarea de la corrección. ¿Por qué ingrata? Porque además de la dedicación casi en exclusiva (mientras corrijo no escribo nada nuevo), de la pérdida de objetividad que constantemente sufrimos con nuestra propia obra, de compaginar esta tarea con otras muchas y de robarle horas al sueño, a los amigos e incluso a la familia, no sabemos qué vamos a hacer con ella, es decir, con la novela. Bueno, en este caso yo sí sé que voy a hacer con ella, al menos de momento. Hace tiempo que no concurso bajo este género y en esta ocasión voy a concursar. Tengo seleccionado el certamen, el plazo de presentación finaliza el 30 de noviembre (espero que me dé tiempo) y hay un premio sustancioso. Voy a probar. Al fin y al cabo toda obra terminada entra en la sección “que la suerte te acompañe”, y esta sección abarca tanto concursos como agencias o editoriales.
Me permitiréis que de momento no dé ni el título, sí os digo que es una novela narrada en primera persona, que escribirla me supuso un trabajo de mucho desgaste, es la obra que más me ha costado crear y por lo que veo sigue costándome (la revisión me lleva de cabeza). Es una obra de cierta introspección, en la que trato de desdramatizar un drama utilizando un humor sutil, sin estridencias, por tanto no hay enigma que desentrañar y mantener la tensión narrativa me llevó un gran esfuerzo. Os diré que después de cinco días he dado por bueno el primer capítulo. Anoche estaba a punto de claudicar pero un golpe de ratón apartó los malos pensamientos de mi cabeza. Me fui a páginas centrales y comencé a leer y me di cuenta de que la novela fluía muy bien, con mucha naturalidad, es decir, me gustó. El problema estaba en el principio y los principios son muy importantes. Había expresiones que no me gustaban, construcciones pobres, reflexiones mal volcadas sobre el papel. Supongo que os habrá ocurrido alguna vez que al releer algunas de vuestras obras encontráis algo que no os convence demasiado pero lo dejáis, tampoco es tan importante, ¿verdad? Os aseguro que es muy importante y que del mismo modo que vosotros lo veis también lo ve el lector. Con esta novela me he hecho el firme propósito de que no quede ningún “algo” que no me convenza, me tiene que convencer al cien por cien porque, como decía, voy a concursar con ella y quiero presentar una obra en condiciones. Me temo que me va a llevar mucho tiempo su revisión, casi más que escribirla, pero valdrá la pena si, como mínimo, quedo satisfecha.

¿Os pasa algo parecido con la revisión de textos? ¿Tardáis más en revisar que en escribir la obra? Me gustaría conocer vuestras opiniones.

viernes, 11 de septiembre de 2009

LIBRO ELECTRÓNICO: ¿REVOLUCIÓN O CONTINUIDAD?

El último boletín informativo que recibí de CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) recoge bajo este título la opinión de cuatro personas vinculadas al mundo de la literatura, cuatro puntos de vista expertos que se plantean cómo será acogido el libro electrónico en el mercado y cuál será realmente su espacio.
Entre estas opiniones me ha llamado poderosamente la atención la de Ángela Vallvey, escritora, finalista de la última edición del Premio Planeta por su obra Muerte entre poetas, y me ha llamado poderosamente la atención porque su reflexión va más allá del libro electrónico, ahondando en la pérdida de calidad que conlleva la masificación. Hace incluso referencia a los blogs. ¿Será cierto que con nuestras aportaciones blogueras podemos contribuir a una mala literatura o a una información inadecuada? ¿Estamos mermando la calidad de la obra escrita? No es broma, a mí me ha dado que pensar y creo que lo mejor es leer el artículo de la propia Vallvey. Cada uno que saque sus conclusiones.

“Hace poco, un periódico serio y reputado —con corresponsales y profesionales adecuadamente formados y pagados— era capaz de derrocar a un gobierno.
Ahora, la información se obtiene a menudo a través de medios digitales, con trabajadores muy mal remunerados y/o formados, o blogs arbitrarios. La información está siendo sustituida por la simple opinión interesada, cuando no por el malediciente rumor.
Las películas que la gente “se baja” de Internet carecen de calidad: unas imágenes borrosas, a veces grabadas en la misma sala de cine por un tipo con tos de tísico.
Los “piratas” renuncian a la excelencia por la gratuidad, vía sucedáneos. Se “bajan” miles de obras que ni en toda una vida podrían visionar. Es la acumulación de la nada. Con el soporte e-book podría ocurrir algo semejante a lo que pasa con la música: un libro es fácil de piratear. Sin los profesionales de la edición, la devaluación del libro puede ser espeluznante. Podemos pasar del libro como instrumento transmisor de cultura e ideas, a recipiente de basura industrial. Además, ¿cuánto vale lo que no cuesta nada? ¿Quién empleará su vida en producir obras sin precio ni valor...?

Ángela Vallvey. Escritora.
Fuente: Boletín informativo nº 68 de CEDRO.

lunes, 7 de septiembre de 2009

A MEDIDA

—Buenas tardes, ¿se puede? Vengo a que me haga usted un relato a medida.
—Pase, pase, no se quede en la puerta. ¿Lo quiere para todos los días o es para una ocasión especial?
—¿Qué diferencia hay?
—Hombre, si es para todos los días lo hago un poquito más corto, utilizo un lenguaje coloquial y en general le pongo menos retórica.
—Pues sí, me vendrá bien un relato de esas características, la verdad es que no quiero destacar.
—¿Sobre qué tema lo quiere?
—Tema libre.
—Vaya, como en los concursos, aunque le aseguro que eso no es garantía de nada. El último cliente al que le hice un relato de tema libre vino a reclamarme porque dijo haberse encontrado a cuatro o cinco personas con relatos del mismo tema.
—Bueno, no se preocupe, es algo previsible, siempre se explota el discurso que está de moda.
—Agradezco su comprensión. Aguarde unos minutos que enseguida lo tiene usted hecho.

Momentos más tarde...

—¿Qué le parece? ¿Le gusta cómo le queda?
—Pues no sé qué decirle, creo que me tira un poco de las sisas.
—A ver, déjeme que mire... Sí, le sobran un par de preposiciones “de”, es que todavía cometo algún error de dequeísmo, soy nuevo ¿sabe? Y ahora ¿qué tal?
—Bastante mejor pero, si le digo la verdad, le veo muchas “cosas”.
—Ya, es que este año se llevan los estampados.
—No se lo discuto, pero el que yo desee un relato para todos los días no quiere decir que desee un relato vulgar. Si me hace el favor cámbieme varias “cosas” por otras palabras más concretas: flores, rayas, cuadritos, puntos de colores... Ya que se llevan los estampados...
—Como quiera. Le sustituyo cuatro “cosas” por otras palabras... Creo que ahora le queda que ni pintado.
—Pueeeeeessss... No quiero ser pesado pero mire, me hace unas bolsas por aquí abajo. ¿Se da cuenta?
—¡Ah! Ya veo, ya. Le sobran dos gerundios. Los gerundios afean mucho si no están bien cosidos, no se preocupe se los quito y ya está. ¿Qué me dice ahora?
—Bastante bien, la verdad. Sólo quiero que me ponga una tilde aquí, en libido, y me quite otra de aquí, de espécimen.
—Disculpe pero le aseguro que libido y espécimen son palabras correctas, las he visto en el diccionario de la Real Academia de la Lengua.
—Las habrá visto usted en el diccionario, no se lo discuto, pero no están en el boca a boca y ya le dije que no quiero destacar.
—Como quiera, usted paga. Aun a sabiendas de que cometo dos errores le arreglaré ese par de tildes.
—Perfecto. ¿Qué le debo?
—La voluntad.
—Pues mire, sólo llevo encima un verbo y dos adverbios. Es que vengo del médico porque tengo un problema, resulta que nunca encuentro la palabra exacta, y la verdad es que me ha cobrado bastante por la consulta.
—¿Y se lo solucionó? A mí es que a veces también me ocurre.
—Me ha recetado muchos libros.
—Bueno es saberlo.
—Aquí tiene su verbo y sus adverbios.
—Gracias, buen hombre. Vuelva cuando quiera.
—Descuide, dentro de un par de meses tengo una boda y para esa ocasión sí que quiero un super relato, ya me entiende, de esos que dejen con la boca abierta, a ser posible que incluya alguna palabra rara, de las que nadie conoce.
—Iré preparando algo.
—Pues hasta entonces, amigo.
—Adiós, buenos días.

Maribel Romero.

sábado, 5 de septiembre de 2009

UN PAR DE CONCURSOS

Ahora que nos encontramos en la recta final del verano y parece que ya va apeteciendo escribir algo, os informo de un par de concursos simpáticos e interesantes.
En primer lugar os hablaré de "Érase una vez el vino". Concurso de relato corto de turismodevino.com. Admite tres catogorías, todas ellas, lógicamente, referentes al vino, pero encuadradas bajo estos tres distintos títulos: 1) La visita; 2) La cata del loco; y 3) Mensaje en una botella.
Los relatos deben comenzar obligatoriamente, para cada categoría, con el texto de inicio que facilita la organización, y que podréis ver en las bases completas. La extensión máxima es de 600 palabras y se pueden enviar por e-mail o incorporándolos a vuestro blog.
El plazo está abierto. Toda la información aquí.

El segundo concurso del que os voy a hablar ya es un clásico en este blog. Me refiero al II Concurso de Microrrelatos de abogados.es.
Tras el éxito de la primera edición, en la que recibieron más de 5.700 relatos, el Consejo General de la Abogacía Española y la Mutualidad General de la Abogacía convocan la segunda edición que comienza en este mes de septiembre y que mantiene el mismo reto que en el concurso anterior: la creación de un relato sobre abogados, Derecho, justicia, jueces... que incluya cinco palabras obligatorias y que no exceda de las ciento cincuenta. El envío es muy simple: a través del formulario contenido en su web. Y las palabras de este mes son: litigio, vendimia, denuncia, globo y teclado.

¿Os animáis?

martes, 1 de septiembre de 2009

GRUPO CANALEJAS


A propósito del último relato que colgué en este blog, LOS PARÁSITOS DE LA CORDURA, voy a hablaros del GRUPO CANALEJAS, la Asociación Literaria a la que pertenezco desde hace aproximadamente un par de años. Somos en realidad un grupo de amigos que compartimos nuestra pasión por las letras y que, además de unirnos los lazos literarios, nos unen también los lazos geográficos, puesto que el grupo es eminentemente alicantino. Bueno, debo matizar este último dato, ya que en los últimos meses se han incorporado compañeros de Argentina, Madrid y Barcelona.
Mantenemos una comunicación constante a través de un grupo de correo al que llamamos “el saloncito” (que durante el verano ha estado un poco desierto, todo hay que decirlo, esperemos que la tertulia se anime pronto), y todos aquéllos a los que nos permite la distancia podernos reunir, solemos hacerlo una vez al mes, comemos juntos, nos miramos a los ojos, charlamos de nuestras cosas y verdaderamente disfrutamos.
Las actividades de grupo son variadas: hemos escrito encadenados, relatos a cuatro manos con distintas parejas y tenemos un par de proyectos viables y posiblemente publicables (en ello estamos).
Una de las últimas actividades, y que más nos ha enriquecido a todos, ha sido la creación de un certamen literario exclusivamente entre nosotros. El certamen, en su modalidad de relato breve, consistió en la creación de un texto de tres folios como máximo y que obligatoriamente debía comenzar con la frase: “Se oyó un trueno”. Cada participante debía aportar un libro y el conjunto de libros se distribuiría después entre los tres primeros premios. Para la plena eficacia del concurso una persona, en este caso la presidenta, fue el alma caritativa que no participó y que se ocupó de todos los aspectos técnicos. Los trabajos se presentaron sin firma, bajo el más absoluto anonimato. Una vez finalizado el plazo establecido para presentar obras se abrió otro por diez días para que cada participante criticara, valorara o diera su punto de vista, con aspectos positivos y negativos, sobre cada uno de los relatos presentados a concurso. Esta fase es la que a todos nos encantó porque sirvió para ver la propia obra con distintos y expertos ojos. Valorar un relato que no sabes quién ha escrito te dota de cierta libertad que de otro modo no disfrutas y te permite expresarte con total sinceridad sobre la obra que has leído. Al mismo tiempo, el autor de la obra descubre un universo literario nuevo, unos apuntes certeros, otras valoraciones con las que no está de acuerdo, pero siempre sale fortalecido y enriquecido con los comentarios ajenos. Bien, después de esa valoración pormenorizada se procedió a votación secreta y de ahí salieron los tres ganadores que recibieron sus correspondientes libros. La foto que acompaña a esta entrada corresponde a la entrega de premios, que tuvo lugar en la cafetería de la Fnac tras disfrutar de una buena comida. Ni están todos los que son ni son todos los que están, pero paso a presentaros a este grupo de buenos amigos con todo cariño. Empezando por la izquierda tenemos a Mercedes Tormo, colaboradora como yo de la revista virtual Visión Femenina y co-autora del libro infantil LOS CUENTOS DEL MURCIÉLAGO GOLOSO, a continuación está José Luis Ferris, importante escritor y poeta alicantino, fue el ganador en la edición de 1999 del prestigioso Premio Azorín de Novela con su obra BAJARÁS AL REINO DE LA TIERRA (debo aclarar que José Luis no pertenece al grupo aunque está estrechamente vinculado a muchos de sus miembros, fue una coincidencia encontrarnos con él); a continuación, muy sonriente, tenemos a Rafaela Lillo, excepcional poeta, muy premiada, autora del poemario LA SEMILLA DEL TIEMPO, publicado por TORREMOZAS, a su lado, un poco adelantada del resto y vestida de blanco está Paqui Pérez, gran lectora, se bebe los libros, escribe principalmente para el grupo, sin más pretensión que la de disfrutar; a continuación, por detrás y vestida de negro estoy yo; el fornido muchachote que se encuentra a mi lado es Roque Pérez Prados, del que ya he hablado anteriormente en este blog con ocasión de la publicación de su libro de relatos de terror VEINTE MANERAS DE BAJAR AL SÓTANO; a continuación vemos a Manuela Maciá, ilicitana como yo, escribe desde hace mucho tiempo, es autora de la antología de relatos NOSTALGIA DE PARÍS y próximamente saldrá al mercado su novela ETERNAMENTE HELENA; y por último “la jefa”, la presidenta de la Asociación, Mariángeles Salas, la que nos pone firmes, nos manda deberes, nos prepara las reuniones y mantiene vivo al grupo, escritora muy premiada, con obra publicada en varias antologías (en una coincidimos) y que próximamente publicará una de su sola autoría.
Como podéis suponer la obra que yo presenté a este particular concurso fue LOS PARÁSITOS DE LA CORDURA. ¿Que cómo quedé? Tercer premio ex aequo con Mercedes Tormo. Y me llevé un libro. Todo un lujo.