lunes, 27 de octubre de 2008

MÁS LIBRES


La mujer que había dentro de mí no necesitaba una gargantilla de perlas para poner el cuello, ni un reloj de oro para mostrar las muñecas. La mujer que vivía en mí fue capaz de colocar la cabeza en la guillotina y permitió que la esposaran como a una delincuente, ardió en la hoguera, fue vejada y humillada y murió aplastada por un montón de piedras. Esa mujer que aún vive en mí no me pertenece, porque está dentro de todas las mujeres de la Tierra, posee la fuerza de un volcán, el arrojo de un guerrero, y se levanta de cada caída para hacernos más libres.
Maribel Romero Soler.

4 comentarios:

sergio astorga dijo...

Maribel: Y la luna te toca y el sol te ampara y la noche toda es tu ministerio.
A veces tu lugar esta desieto en otras, el mundo es poco.
Un abrazo se levanta.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Sergio, el mundo es poco cuando la voluntad es mucha. Un abrazo libre.

MOI dijo...

Muy bueno, la verdad es que es envidiable el espiritu de lucha de muchas mujeres, "tu propia lucha te puede hacer libre"

Maribel dijo...

Muy buena frase, Moi, "tu propia lucha te puede hacer libre", incluso añadiría que la propia lucha puede hacer libres a los demás.