domingo, 21 de septiembre de 2008

MENSAJE NÚMERO UNO. ASTER NAVAS

Hoy me quedo con este breve texto de Aster Navas, escritor muy laureado que, como él mismo afirma, cada vez se encuentra más atraído por el microrrelato, minicuento o hiperbreve, como queramos llamarlo. La verdad es que sus creaciones son frescas, ingeniosas y sorprendentes. Para muestra un botón.


Hay aparatos fascinantes. Tal vez el más fascinante de todos sea el contestador automático. Ayer llamé por error a mi propia casa. Cinco tonos después me escuché a mí mismo lamentándome por no poder atenderme y sugiriéndome –ya saben- que me dejara un mensaje al oír la señal. No parecía mi voz. Me avergonzó su tono, su fingida cordialidad, el sinsentido del enunciado y no pude menos que llamarme “capullo” después del pitido. Desde ese día –soy muy sensible- mi contestador lo atiende una señorita de Telefónica. Cada vez telefoneo más a menudo a mi domicilio: me excita tanto imaginar su voz quebrando el silencio del piso vacío que me atrevo a hacerle las proposiciones más indecentes. Ella –es tan seria- se queda muda.

7 comentarios:

Fátima dijo...

Ja, ja, ja, ¡no está nada mal!, lo que más me ha gustado es que de algo tan cotidiano como es una llamada telefónica crea una historia.

Un abrazo

Maribel Romero Soler dijo...

Sí, es una invitación a sacarle partido a las cosas simples. ¿No crees? Otro abrazo.

Fátima dijo...

Ya lo creo, instrucciones para dar cuerda a un reloj, subir una escalera...en fin, que no sea por falta de temática ;).

Un abrazo

MOI dijo...

Ja, ja, ja, es muy bueno, es algo curioso, pero yo creo que la voz de mujer que suena en el telefono, la que te da las gracias en el cajero o la que te invita a volver pronto en la gasolinera, es la misma, y si la escuchas atentamente, da la impresión de que este intentando ligar contigo. En ocasiones las maquinas nos tienen mas cariño que las personas.

Maribel Romero Soler dijo...

Sí que es verdad, jajaja... Hay que añadirle la de: "su tabaco, gracias". Siempre es la misma, está pluriempleada, jajaja.

Aster Navas dijo...

Gracias, Maribel, por hacerme un hueco en tu blog.

Maribel Romero Soler dijo...

Gracias a ti por tu visita y felicidades por escribir micros tan buenos.