sábado, 27 de septiembre de 2008

LO PROMETIDO ES DEUDA

Al finalizar la última encuesta de este blog sobre Premios Nobel de Literatura prometí dedicar una entrada al poeta y ensayista mexicano Octavio Paz (1914-1998), que recibió el preciado galardón en 1990. Unos años antes, en 1981, había recibido el Premio Cervantes y unos años más tarde, en 1993, el Príncipe de Asturias. Son solo algunos de los reconocimientos que este escritor comprometido obtuvo durante su vida. Nieto del también escritor Irineo Paz, fue en la biblioteca de su abuelo donde comenzó a familiarizarse con las obras culturales más representativas. Publicó su primer poema a los 17 años y a partir de ese momento su proceso de creación se vio plasmado en diversas revistas literarias. Su obra es principalmente poética y ensayística.

Entre Irse y Quedarse

Entre irse y quedarse duda el día,
enamorado de su transparencia.

La tarde circular es ya bahía:
en su quieto vaivén se mece el mundo.

Todo es visible y todo es elusivo,
todo está cerca y todo es intocable.

Los papeles, el libro, el vaso, el lápiz
reposan a la sombra de sus nombres.

Latir del tiempo que en mi sien repite
la misma terca sílaba de sangre.

La luz hace del muro indiferente
un espectral teatro de reflejos.

En el centro de un ojo me descubro;
no me mira, me miro en su mirada.

Se disipa el instante. Sin moverme,
yo me quedo y me voy: soy una pausa.

4 comentarios:

MOI dijo...

Muy chulo el poema, lo etereo, lo intangible, lo que viene y se va. Tiene una especie de alegre melancolia. Me ha gustado.

Maribel Romero Soler dijo...

Me alegro. A mí también me gustó, sobre todo porque estoy convencida de que efectivamente "somos una pausa", a merced de algo o alguien que mueve los hilos.

sergio astorga dijo...

Hola Maribel, siguiendo la huella de Octavio Paz,a 10 años de su muerte realicé una exposición homenaje en la ciudad de Oporto y una de los cuadro y textos abordan éste poema.
Su gustas ir y venir meencantaría tu visita.
Un abrazo
Sergio Astorga

Maribel Romero Soler dijo...

Por supuesto, Sergio, en cuanto pueda me paseo por tu exposición, será un placer. Gracias a ti por entrar en este espacio. Un abrazo.